Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Análisis, Capitalismo, Economía

Scholz en China: ¿el último clavo en el ataúd de Alemania o un paso hacia la salvación? 

Scholz en China: ¿el último clavo en el ataúd de Alemania o un paso hacia la salvación?
Compartir:

4 Nov. 2022 11:05 h
Hay que ser verde para no darse cuenta de que la postura actual contra Rusia es desastrosa para Alemania. Lo mismo contra China, y el agujero que se cavó sería demasiado profundo para cualquier escalera. ¿Qué hará Olaf Scholz en China?

El viaje del Canciller Olaf Scholz a China ya está siendo objeto de fuertes ataques antes de que haya comenzado. Reinhard Bütikofer, un estudiante que abandonó los estudios de sinología y antiguo miembro del KBW, entonces líder del Partido Verde y ahora su portavoz de política exterior, dijo que el viaje «no era correcto en este momento, en este formato y con esta falta de claridad en la estrategia de la canciller«. La ministra de Asuntos Exteriores, Annalena Baerbock, también se quejó de no haber sido consultada: «El Canciller ha decidido el momento de su viaje. Ahora es crucial dejar claros en China los mensajes que establecimos juntos en el acuerdo de coalición, los mensajes que también traje aquí a Asia Central«.

Pero la OTAN haram del panorama mediático alemán tampoco se contiene. El Süddeutsche titula: «Una misión más, en solitario, de Scholz» y se refiere a las declaraciones realizadas en Bruselas para ponerse en marcha:

«El hecho de que Scholz viaje ahora a Pekín con una amplia delegación de representantes empresariales para presentar sus respetos al presidente chino Xi Jinping, que acaba de convertirse en autócrata, que amenaza a Taiwán con la guerra y que sigue siendo leal a Vladimir Putin a pesar de la invasión de Ucrania por parte de éste, es recibido con incomprensión«.

La ZDF ofrece un comentario bajo el título «Por qué Scholz no debe ir» y se mofa de que

«poco después del congreso del partido, poco después de la coronación del nuevo emperador Xi, llega alguien que, como los estados vasallos de China en el pasado, atestigua su honor y respeto con regalos. Xi no podría desear más».

El nuevo tema rector, ya introducido en la propaganda contra Rusia, es la «dependencia», en el sentido de que es malo depender de los productos de otros países, al menos si se llaman Rusia o China. Después de haber conseguido sumir a los alemanes en la oscuridad y el frío gracias a la renuncia a la «dependencia» del gas ruso, los Verdes, al igual que la Comisión de la UE, preparan ahora sanciones contra China y cortan también este salvavidas económico.

La justificación que se esgrime es, como siempre, los «derechos humanos», es decir, todas las fantasiosas narraciones de Adrian Zenz (los que entiendan el inglés pueden leer sobre esto en detalle en el canal The New Atlas); en realidad, por supuesto, el intento de mantener la hegemonía estadounidense está detrás de esto.

Scholz se sintió lo suficientemente presionado por estas múltiples acusaciones como para comentarlas en un artículo en el FAZ. No hay mucho que encontrar en él más allá de los tópicos habituales; lo más emocionante sigue siendo este pasaje:

«Alemania (…) en particular no tiene ningún interés en la formación de un nuevo bloque en el mundo. (…) En lo que respecta a China, esto significa que este país, con sus 1.400 millones de habitantes y su fuerza económica, desempeñará por supuesto un papel importante en la escena mundial en el futuro, al igual que lo ha hecho durante gran parte de la historia del mundo. Sin embargo, esto no justifica el llamamiento de algunos a aislar a China, ni implica una pretensión de dominio hegemónico por parte de China o incluso un orden mundial sinocéntrico».

De ello se desprende que Scholz, por un lado, a diferencia de sus socios de la coalición de los Verdes, al menos percibe la diferencia de tamaño existente entre Alemania y China, y que, por otro lado, al menos no quiere impedir un papel de China como potencia mundial. Por cierto, entre estas dos frases dice que Estados Unidos tampoco quiere una nueva formación de bloques; como el lector con formación geopolítica sabe, esto es una verdad a medias. Estados Unidos simplemente quiere ser la única potencia mundial.

Estas frases también son interesantes, aunque la interpretación de los hechos mencionados sea algo peculiar:

«La estrategia económica de dos circuitos de China tiene como objetivo fortalecer el mercado interno chino y reducir la dependencia de otros países. En un discurso pronunciado a finales de 2020, el Presidente Xi Jinping también habló de utilizar las tecnologías chinas para «reforzar la dependencia de las cadenas de producción internacionales de China». Nos tomamos en serio esas declaraciones«.

Hace unos años, la acusación contra China era que exportaba demasiado y que debía reforzar el consumo interno. Eso es exactamente lo que ha ocurrido. Ahora Scholz lee la declaración de Xi Jinping sobre las cadenas de producción internacionales como una agresión, cuando es todo lo contrario; es simplemente la reacción al hecho de que ya se estaba haciendo evidente en ese momento que Occidente quería sancionar a China. Hacer subir el precio de esto es sólo una autoprotección comprensible.

Pero al menos sus declaraciones intentan mantener un equilibrio entre la confrontación que exigen los transatlánticos y la cooperación que demanda la industria alemana. Este último también se ha pronunciado. El presidente de la Asociación Alemana de la Industria del Automóvil, por ejemplo, dijo que desvincularse de China sería «no sólo económicamente erróneo, sino también geopolíticamente equivocado«. La Asociación Alemana de Pequeñas y Medianas Empresas también destacó la importancia de China. El gigante químico BASF está reaccionando a los altos precios de la energía en Alemania trasladándose a China.

Es precisamente la presencia de los representantes de la industria lo que los Verdes reprochan. Scholz, dicen, debería llevar consigo a personas que tienen prohibida la entrada al país, debería ser provocador con respecto a Taiwán… Cualquier trato comercial con la República Popular es aborrecible para ellos.

Pero, ¿de qué hablará realmente Olaf Scholz en China? Es una pregunta que probablemente no pueda responderse inmediatamente, incluso después de su visita. Para ello, hay que ir primero a un lugar completamente diferente, a la conversación de Scholz con el presidente turco Erdoğan el 1 de noviembre.

Los dos resúmenes de esta conversación, el alemán y el turco, parecen informes de dos conversaciones diferentes. Por ejemplo, la versión alemana, además de elogiar el corredor de cereales, dice que Scholz «rechazó decididamente por infundada» la acusación rusa de que Ucrania está trabajando en una «bomba sucia» y que «el Canciller y el Presidente turco coincidieron en que la retórica nuclear de Rusia era irresponsable».

La versión turca versa sobre las relaciones germano-turcas, el deseo turco de neutralidad alemana en el conflicto con Grecia y la UE; sobre todo el complejo de Ucrania, sólo dice que ambos «también discutieron los últimos acontecimientos en la guerra ruso-ucraniana».

Y ahora la interesante nota a pie de página que explica por qué el abanico de expectativas sobre las conversaciones en China es tan extremo. Erdoğan se refirió a su llamada telefónica con Scholz en una transmisión en directo con varias emisoras turcas, donde dijo que tanto Scholz como Putin habían subrayado la importancia de la diplomacia en sus respectivas llamadas telefónicas. «Incluso Olaf estaba en un punto muy diferente hace un mes, pero ahora está en un punto diferente«. La Deutsche Welle en turco encontró esta declaración lo suficientemente significativa como para intentar blanquearla inmediatamente utilizando el resumen alemán. Lo que, por supuesto, no significa que la sugerencia de Erdoğan de que Scholz podría estar más dispuesto a negociar ahora que hace un mes no sea cierta.

La versión 1 de lo que podría ocurrir en la reunión de Scholz con Xi Jinping fue esbozada por Michael Hudson:

«El canciller alemán Olaf Scholz irá a China esta semana para exigirle que desmantele su sector público y deje de subvencionar su economía, o Alemania y Europa impondrán sanciones al comercio con China. No hay forma de que China ceda a estas ridículas demandas, al igual que Estados Unidos o cualquier otra economía industrializada dejaría de subvencionar su producción de microchips u otros sectores clave. (…) Esto promete ser el último clavo en el ataúd de la economía alemana».

Si no fuera por esta declaración errónea de Erdoğan, la expectativa que Hudson expresa aquí sería casi seguramente cierta. Aunque Scholz cuenta con representantes de la industria real y productora en su entorno, en los últimos meses toda la política exterior alemana (visible) ha estado completamente subordinada a los intereses de la economía rentista y, por lo tanto, a la hegemonía de Estados Unidos; no se ha oído ni una palabra sobre el Nord Stream. Las expectativas del socio de la coalición de los Verdes y de los «amigos» de Estados Unidos son claras, y hasta ahora no ha habido la más mínima resistencia a la anunciada caída dentro de la clase política. De hecho, tras la desastrosa ruptura con Rusia, una ruptura con China sería el último clavo en el ataúd, y los alemanes ya podrían empezar a practicar el tiro de arados de madera.

Pero hay otra variante, la de Pepe Escobar, que no suele estar mal informado; aunque, claro, hay que ser especialmente escéptico con las noticias que hacen brotar esperanzas inesperadas.

Escobar se remite a fuentes de empresas alemanas. Escribe: «Me dicen que Scholz va a China a negociar un acuerdo de paz con Rusia a través de Pekín«. Entre Berlín y Moscú, explica, nunca se interrumpió el contacto hasta el ataque al Nord Stream. La delegación podría intentar poner a China en el lugar de Estados Unidos como aliado. Y ahora cita a dos de sus fuentes: La primera:

«Si este intento tiene éxito, entonces Alemania, China y Rusia pueden aliarse y expulsar a Estados Unidos de Europa».

Y ahora la segunda:

«Olaf Scholz estará acompañado en este viaje por industriales alemanes que realmente controlan Alemania y no se sentarán a ver cómo la destruyen».

¿Condena o salvación, o una u otra, cual será sellada por este viaje? El alboroto que surgió de antemano, las vehementes protestas de la esquina transatlántica, sugieren al menos que hay una seria diferencia. Dado que los compañeros de Scholz son del sector y no de Allianz, Pimco o BlackRock, también es concebible que no quieran realmente seguir la agenda verde.

¿Pero la versión de Escobar? Eso significaría que Scholz volaría a China y entonces se rompería el semáforo (La alianza de gobierno alemán es rojo verde y amarillo, los colores del SPD, Verdes y FDP). Además, realizar ese cambio de alianza supondría poner patas arriba todo el aparato estatal y mediático para eliminar a los transatlánticos. Incluso el gobierno alemán más dispuesto y perspicaz es poco probable que pueda hacerlo sin apoyo externo o algo aún más exótico, la movilización política de su propia población.

Una variante aún más favorable, en caso de que Scholz, en contra de lo esperado, sea algo así como un canciller alemán, es más probable que sea una gran copia de la política serbia. Jugando a ser una mosca en la pared, insinuando que se va a ceder, pero, dando largas y esperando el momento en que la bestia estadounidense haya caído. La declaración a Xi Jinping debería ser entonces: «Lanzaremos toda la arena que podamos en el engranaje, pero tenga paciencia con nosotros«.
Una vez más, sólo el tiempo dirá qué versión se corresponde con la realidad.

*Fuente: DE.RT.com

Compartir:

Artículos Relacionados

1 Comentario

  1. César

    Digamos, «paciencia de chinos»….
    Pero, tiene la población alemana ésta paciencia?
    Y los franceses? Y demáses?
    La UE llama, precipitadamente a los 5 países balcánicos a quienes ha impedido su ingreso a comunidad Europea para darles nuevas promesas….Serbia ya tiene buenos contactos con Rusia.
    El choclo europeo se puede desgranar cuando, en el invierno, la temperatura llegue a MENOS
    10 o 20 grados….
    Los panteoneros del sistema, siguen cavando su propia tumba para (imaginada para los «untermenshen»- sub humanos), los soviéticos (que ya NO existen), los comunistas( que fueron reducidos al mínimo de su existencia)…por fin, los rusos, enemigos naturales de la super raza.
    Napoleón y la Wehrmacht (FFAA) alemana recibieron su medicina invernal.
    Habrá quienes, en comportamiento de Lemminge, se lancen al vacío de la irracionalidad?

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.