Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Facismo, Represión, Salud

«Ojalá que toda la república les señale con el dedo» 

«Ojalá que toda la república les señale con el dedo»
Compartir:

¡Ahora es el momento de reevaluar!

El nuevo totalitarismo ha sido establecido por numerosos responsables que deben rendir cuentas – eso es lo que hacen Marcus Klöckner y Jens Wernicke en el nuevo libro de Rubicon «Ojalá que toda la república les señale con el dedo«.

Son muchos los que han participado. Se han convertido en autores. Han cubierto de odio y violencia a ciudadanos intachables, les han robado su libertad. Controlados, amenazados, coaccionados y castigados. Han incitado, dividido, deshumanizado y traumatizado. Declararon enemigos del Estado a los críticos. Políticos, periodistas, científicos y empresarios no dejaron de actuar como sepultureros de la democracia y de anunciar el fin del orden liberal mediante dogmas casi religiosos y supuestas verdades últimas.

En el nuevo bestseller de Rubicón «Que toda la república los señale con el dedo«, que se publicará el 7 de noviembre, Marcus Klöckner y Jens Wernicke lo dejan claro:

el nuevo totalitarismo nunca se ha dirigido sólo a los no vacunados, sino que persigue la privación de derechos y el sometimiento planificado de todos los pueblos del mundo. La reconciliación es posible, pero presupone que las víctimas superen su impotencia y que los perpetradores asuman la responsabilidad por el increíble daño que infligieron a la vida, la integridad física y la libertad de los demás, y que reparen el daño.

Tom-Oliver Regenauer ya ha revisado el documento contemporáneo sobre la superación de la injusticia de Corona antes de su publicación.

En algún momento del futuro, la gente mirará hacia atrás a la década de 2020 y se preguntará cómo empezó todo. Querrán saber en qué momento de la posmodernidad la civilización dijo adiós a los valores de la Ilustración, al humanismo, a los derechos humanos universales y a la «autonomía soberana del individuo» (Nietzsche, Genealogía de la moral, 1887).

Nuestros descendientes querrán comprender dónde estuvo el punto de inflexión, hasta qué momento se podría haber detenido esa regresión. Al igual que hemos aprendido entretanto a comprender por qué el fascismo triunfó bajo la égida de Hitler. Por eso es necesaria una fase de reevaluación, documentación y reflexión.

La sociedad debe hacer una mirada autocrítica a los acontecimientos de los últimos dos años y medio, únicos en sentido negativo, para aprender de ellos. Especialmente ahora que la mayoría de los países han declarado el fin de la emergencia sanitaria, al menos temporalmente. Pero los responsables de la política, las empresas y los medios de comunicación en particular evitan esta reevaluación como el diablo evita el agua bendita.

Esperan que sus errores, en parte imperdonables, sean víctimas de la visión de túnel hacia Rusia o de la preocupación ante una hecatombre y que de esa forma caigan en el olvido. Precisamente por eso, el libro «Ojalá toda la república les señale con el dedo: La injusticia de Corona y sus autores» es un documento histórico contemporáneo de gran importancia.

Porque proporciona la cesura descrita al principio, el inicio de la «Nueva Normalidad» con una marca de tiempo. Documenta para la posteridad cómo, cuándo y dónde el lenguaje volvió a degenerar en un vehículo para un cambio impuesto de los límites morales y legales, un trampolín para un biototalitarismo segregador y dudoso.

«La historia es una filosofía que nos enseña a través de ejemplos», escribió una vez Henry St. John (1678 a 1751), autor político de la Ilustración.

A partir de 100 citas reveladoras de pretendidos representantes del pueblo, periodistas, médicos y otros personajes públicos, Marcus Klöckner, Jens Wernicke y Ulrike Guérot, que colabora en el prólogo, ilustran que la tiranía no se manifiesta por primera vez cuando los pelotones de fusilamiento desfilan por las calles o los países vecinos son invadidos al amanecer. Muestran cómo, en el transcurso de la presunta pandemia del siglo, la comunicación se convirtió en un arma, la información en una palanca de «ingeniería social», el espectro político en un hongo divisorio y el consolidado panorama mediático en una herramienta de propaganda.

Los sistemas totalitarios, históricamente hablando, siempre se implantan a través de la equiparación, reinterpretación y reincidencia del significado de las palabras. Violan literalmente el lenguaje: la guerra es la paz, la ignorancia es la fuerza, la libertad es la esclavitud. George Orwell envía sus saludos.

Así, el régimen de infección de Covid, dirigido centralmente y dispuesto a ignorar los procesos federales con la misma prepotencia que las prácticas éticas, también mostró una connotación agresiva desde el principio. La comunicación oficial de la crisis abrió cuñas de forma demostrativa en las estructuras socioeconómicas de un país desquiciado por las trompetas del pánico, los grupos de presión y los expertos autoproclamados. Sin embargo, la contaminación del discurso alcanzó su punto álgido con el lanzamiento de la campaña de vacunación.

Mientras que las máscaras, los encierros y los toques de queda fueron el centro del debate al principio, más tarde fueron las inyecciones de ARNm, las normas de acceso, los códigos QR, la vacunación obligatoria y las tarjetas de vacunación. Las aberraciones verbales de una élite interpretativa corrompida por los cárteles farmacéuticos, financieros y digitales culminaron en la discriminación abierta de las personas que no están dispuestas a subordinar su derecho innegociable a la autodeterminación corporal a la histeria colectivista.

Los no vacunados eran el nuevo grupo marginado. La culpa fue de ellos. Los leprosos. Herejes desleales. El nuevo enemigo artificial que todo tirano exitoso necesita para aglutinar al resto de la población -los dóciles, los temerosos, los crédulos y los obedientes- en torno a la bandera.

Desde el principio, la cobertura de facto de la crisis sanitaria proclamada en marzo de 2020 no dejó lugar a dudas de que se estaba produciendo un cambio drástico. Que se avecinaba un cambio de paradigma. El debate matizado, la argumentación equilibrada y basada en hechos y la zona gris pasaron al ayer: desde el «día cero» sólo existió el blanco y el negro. Correcto y falso. El bien y el mal.

Las monstruosidades semánticas recopiladas por los autores dejan en claro de forma inequívoca que la crisis de Corona, bajo esta luz, anuncia el comienzo de una era extremadamente oscura.

Los autores aportan lo que la evaluación oficial de las medidas de Corona por parte de una comisión de expertos nombrada por Berlín no pudo hacer: un doloroso análisis detallado de los modos inhumanos que dejaron profundas cicatrices difíciles de curar en el tejido conectivo social. Cada guerra de trincheras provocaba una nueva fisura. Las fisuras ya no se produjeron sólo en los medios políticos y en las cámaras de eco ideológicas, como sería habitual en un panorama partidista colorido y conflictivo, sino en las plantillas de empleados de las empresas, dentro de las familias y los círculos de amigos.

No fueron los cierres, las máscaras, los empujadores de ARNm o los códigos QR los que alejaron a la gente, sino las frases de encuadre, la semántica y la presentación de los correspondientes complejos temáticos por parte de las instituciones formadoras de opinión, los individuos influyentes y los «impfluencers» pagados. La élite interpretativa, alimentada por Cancel Culture y «Woko Haram», escribió, gritó y despotricó hasta convertirse en un auténtico frenesí. Disfrutaron realmente del recién ganado poder de insultar a los demás casi sin consecuencias, como sugieren algunas de las citas ahora conservadas:

«Lo que se necesita ahora no es más apertura, sino una cuña afilada. Uno que divide a la sociedad. (…) Conducida adecuadamente y en profundidad, la cuña separará la parte peligrosa de la parte en peligro de la sociedad»
(Christian Vooren, ZEIT ONLINE).

Pero incluso los peligrosos oficinistas, compañeros de viaje, acobardados y oportunistas tendrán que responder por el odio y la agitación en algún momento. Esto se aplica igualmente a Olaf Scholz, Karl Lauterbach, Jens Spahn, Wolfgang Niedecken o Nikolaus Blome, cuya cita fascista adorna la portada. Porque todos ellos demuestran un sorprendente olvido de la historia. Y parecen haber olvidado que todos los imperios caen. Eso puede llevar algún tiempo. Pero el papel es paciente.

«Recordar es elegir«, decía Günter Grass. Así, el Compendio del Terror, que publicará la editorial Rubikon el 7 de noviembre de 2022 en edición de bolsillo, libro electrónico y audiolibro, representa una cápsula del tiempo contra el olvido. Una cápsula del tiempo que se resiste a los comienzos aferrándose a ellos de forma inmutable.

Con su nuevo libro, los autores hacen exactamente lo que hace un verdadero demócrata: viven la participación, exigen un discurso constructivo y una reevaluación conjunta. Además, en un panorama mediático disfuncional, cumplen precisamente la tarea que le valió el nombre al Cuarto Poder: la documentación periodística de «lo que es».

Sin cronistas del presente, es impensable cualquier contextualización histórica de los acontecimientos actuales. Sólo mirando al pasado tiene sentido un registro no adulterado del presente.

Por esta razón, el libro de Marcus Klöckner y el editor de Rubikon, Jens Wernicke, debería ser leído por aquellos que apoyaron acríticamente el rumbo del gobierno alemán durante la crisis sanitaria temporal-permanente. Porque si estas personas, a la vista de las violaciones lingüísticas y las violentas rupturas de normas aquí reunidas, siguen manteniendo la postura de que tal comunicación caracteriza a una democracia libremente organizada, entonces al menos ya sabremos con quién estamos tratando: con fascistas.

A más tardar, después de leer este libro, uno ya no puede evitar llamar a las cosas por su nombre. Porque el fascismo no es de izquierdas ni de derechas, sino inhumano. Es el desprecio del ser humano. Las líneas rojas, tras cuya transgresión se podría haber hablado de descarrilamiento por descuido o ignorancia, han quedado muy atrás.

La intención, la acción concertada y el maltrato gratuito de los logros históricos de la civilización están ahora fuera de toda duda. Esto lo demuestra una vez más «Ojalá que toda la república les señale con el dedo«, en forma impresa, pues como es de temer que la economía de plataformas, cada vez más agresiva, ayude al olvido colectivo en el futuro, las pruebas desaparecerán así del espacio digital. Porque como se dice muy bien: Las armas del periodista son la verdad, el público y el archivo.

 

Texto en la solapa del libro:

Han participado. Se han convertido en perpetradores. Han invadido de odio y violencia a ciudadanos intachables, les han robado su libertad. Han controlado, amenazado, coaccionado y castigado. Han incitado, dividido, deshumanizado y traumatizado. Declararon enemigos del Estado a los críticos. Políticos, periodistas, científicos y empresarios no dejaron de actuar como sepultureros de la democracia y de anunciar el fin del orden liberal mediante dogmas casi religiosos y supuestas verdades últimas.

Marcus Klöckner y Jens Wernicke lo dejan claro: el nuevo totalitarismo nunca se ha dirigido sólo a los no vacunados, sino que persigue la privación de derechos y el sometimiento planificado de todas las personas en todo el mundo. La reconciliación es posible, pero presupone que las víctimas superen su impotencia y que los perpetradores asuman la responsabilidad por el increíble daño que infligieron a la vida, la integridad física y la libertad de los demás, y que reparen el daño.

 

Prólogo:

«Una persona se convierte en autor de un trauma por un acto que causa un daño traumático a otra persona. Esto puede ocurrir en el plano psicológico a través de la mentira, el engaño, la humillación, el bochorno, la degradación y la vejación. En el plano material se trata principalmente de hurtos y robos, en el plano físico de violencia física, homicidio o asesinato. Incluso alguien que «sólo» entra en un piso puede infligir daños traumáticos a su propietario. El propio hogar de una persona es su lugar seguro. La pérdida de esta sensación de seguridad tiene graves consecuencias psicológicas a largo plazo, aunque la compañía de seguros compense los daños materiales. La perpetración del trauma también puede producirse mediante la omisión de actos, como la negación de alimentos, ayuda, atención, contacto o protección frente a la violencia. (…) Los autores de los traumas pueden no respetar ningún límite, legal o moral. Por eso los autores de traumas hacen cosas que parecen completamente ajenas al sentido común. (…) Si no se pueden negar sus malas acciones, el principal objetivo de los autores de traumas es presentarse como inocentes. Para ello, lo mejor es intentar la inversión agresor-víctima, es decir, presentarse como la verdadera víctima, difundir mentiras sobre las víctimas, culparlas y avergonzarlas (…). De este modo, las víctimas son acusadas, puestas en la picota y deshonradas como los verdaderos autores. Sus propias malas intenciones se proyectan en las víctimas (…). Las víctimas que se defienden de la violencia son retratadas como particularmente malvadas y engañosas. Deben ser castigados con la máxima severidad. (…) Al igual que las actitudes de las víctimas, las de los agresores también se radicalizan con el tiempo. Actúan como si estuvieran completamente libres de miedo y nada ni nadie pudiera detenerlos. Si los autores de los traumas consiguen convencerse a sí mismos y a los demás de su ideología de autores, pueden permitirse disimular cada vez menos sus actos y ejercer la violencia de forma totalmente insensata y sin rumbo o de forma generalizada». –
El profesor Franz Ruppert en «¿Quién soy yo en una sociedad traumatizada? Cómo la dinámica agresor-víctima determina nuestras vidas y cómo podemos liberarnos de ella».

 

Comentario de la prensa sobre el libro:

«Que este libro entre en la lista de los más vendidos en el número uno». –
Dietrich Brüggemann, director de cine

«Deseo que este libro pase por muchas manos y llegue a la lista de los más vendidos. Lo que se me permitió leer me hace pensar. Algunas de las citas son casi insoportables. ¿Cómo ha podido ocurrir todo esto? Este libro es un documento de la historia contemporánea. Gracias». –
Dr. Friedrich Pürner, especialista en salud pública y epidemiólogo

«Klöckner y Wernicke dan muchos nombres al horror. Contra el olvido. Contra la negación de toda culpa. Un pedazo de historia contemporánea y una pieza fuerte de periodismo». –
Prof. Michael Meyen, investigador de medios de comunicación

«Es indignante que una sociedad supuestamente abierta haya aceptado la difamación colectiva, la exclusión, la privación de derechos y las peores aberraciones e incluso las haya hecho aceptables. El nuevo libro de Marcus Klöckner y Jens Wernicke contribuye de forma elemental a que todas las injusticias de los últimos años no puedan barrerse bajo la alfombra». –
Jens Fischer Rodrian, músico y poeta

«Muchos portavoces y responsables alemanes deberían estar entre rejas por incitación al pueblo, según el artículo 130 del Código Penal. Que al menos pidan disculpas, se arrepientan y se enmienden». –
Tom-Oliver Regenauer, productor musical

«Al leer este libro, me acuerdo de la revalorización del Instituto Robert Koch de sus siniestras maquinaciones bajo el nacionalsocialismo. Dice: «Para la transgresión de los principios humanistas, para la violación de la dignidad y la integridad física, no hay justificación en ningún momento del mundo, aunque la mayoría tolere o incluso exija ese comportamiento». Y además: «La lección más importante de este tiempo: todos los individuos, dentro y fuera del instituto, pueden y deben demostrar su valía. Nunca debemos aceptar la discriminación y el embrutecimiento emocional, la protección de los agresores o la diferenciación entre personas valiosas y menos valiosas». Gracias a Marcus Klöckner y Jens Wernicke por este libro. –
Tom Lausen, analista de datos

*Fuente: Rubikon

Más sobre el tema:

ACT3034432020SPANISH
Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.