Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Análisis

Después de Kazajstán, la era de las revoluciones de colores ha terminado 

Después de Kazajstán, la era de las revoluciones de colores ha terminado
Compartir:

12 de enero de 2022

Lo ocurrido en Kazajstán se parece cada vez más a un intento de golpe de Estado dirigido por Estados Unidos, Turquía, Gran Bretaña e Israel, frustrado de forma dramática por sus adversarios euroasiáticos

Los acontecimientos de 2022 en Kazajstán tienen huellas extranjeras por todas partes, y representan una lucha en desarrollo en Asia Central entre dos polos opuestos distintos.

El año 2022 comenzó con Kazajistán en llamas, un grave atentado contra uno de los centros clave de la integración euroasiática. Apenas estamos empezando a entender qué y cómo sucedió.

El lunes por la mañana, los dirigentes de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) celebraron una sesión extraordinaria para debatir sobre Kazajistán.

El presidente kazajo, Kassym-Jomart Tokayev, lo enmarcó de forma sucinta. Los disturbios se «escondían detrás de protestas no planificadas». El objetivo era «tomar el poder», un intento de golpe de Estado. Las acciones estaban «coordinadas desde un único centro». Y «militantes extranjeros participaron en los disturbios».

El presidente ruso, Vladimir Putin, fue más allá: durante los disturbios, «se utilizaron las tecnologías del Maidán», en referencia a la plaza ucraniana donde las protestas de 2013 desbancaron a un gobierno no amigo de la OTAN.

Defendiendo la rápida intervención de las fuerzas de mantenimiento de la paz de la OTSC en Kazajstán, Putin dijo que «era necesario reaccionar sin demora». La OTSC estará sobre el terreno «el tiempo que sea necesario», pero una vez cumplida la misión, «por supuesto, todo el contingente se retirará del país». Se espera que las fuerzas se retiren a finales de esta semana.

Pero aquí está el remate: «Los países de la OTSC han demostrado que no permitirán que se implanten el caos y las «revoluciones de colores» dentro de sus fronteras».

Putin estaba en sintonía con el Secretario de Estado kazajo, Erlan Karin, que fue el primero, en el registro, en aplicar la terminología correcta a los acontecimientos en su país: Lo que ocurrió fue un «ataque terrorista híbrido», perpetrado tanto por fuerzas internas como externas, cuyo objetivo era derrocar al gobierno.

La enmarañada red híbrida

Prácticamente nadie lo sabe. Pero el pasado mes de diciembre se frustró discretamente otro golpe en la capital kirguisa, Bishkek. Fuentes de inteligencia kirguisas atribuyen la ingeniería a una serie de ONGs vinculadas con Gran Bretaña y Turquía.

Eso introduce una faceta absolutamente clave de The Big Picture: La inteligencia vinculada a la OTAN y sus activos pueden haber estado preparando una ofensiva simultánea de revolución de color en toda Asia Central.

En mis viajes por Asia Central a finales de 2019, pre-Covid, era evidente ver cómo las ONG occidentales – frentes de la Guerra Híbrida – seguían siendo extremadamente poderosas tanto en Kirguistán como en Kazajistán.

Sin embargo, son sólo un nexo en una nebulosa occidental de niebla de guerra híbrida desplegada a través de Asia Central, y de Asia Occidental para el caso. Aquí vemos a la CIA y al Estado Profundo de Estados Unidos entrecruzándose con el MI6 y con diferentes corrientes de la inteligencia turca.

Cuando el presidente Tokayev se refería en clave a un «centro único», se refería a una sala de operaciones de inteligencia militar estadounidense-turca-israelí, hasta ahora «secreta», con sede en el centro de negocios del sur de Almaty, según una fuente de inteligencia de Asia Central muy bien situada.

En este «centro» había 22 estadounidenses, 16 turcos y 6 israelíes que coordinaban las bandas de sabotaje -entrenadas en Asia Occidental por los turcos- y que luego eran enviadas a Almaty.

La operación comenzó a desbaratarse definitivamente cuando las fuerzas kazajas -con la ayuda de la inteligencia rusa/OTC- retomaron el control del vandalizado aeropuerto de Almaty, que se suponía iba a convertirse en un centro de recepción de suministros militares extranjeros.

Los occidentales de la Guerra Híbrida tuvieron que quedarse atónitos y lívidos al ver cómo la OTSC interceptaba la operación kazaja a la velocidad del rayo. El elemento clave es que el secretario del Consejo de Seguridad Nacional de Rusia, Nikolai Patrushev, vio el panorama hace mucho tiempo.

Por lo tanto, no es un misterio que las fuerzas aeroespaciales y de transporte aéreo de Rusia, además de la enorme infraestructura de apoyo necesaria, estuvieran prácticamente listas para partir.

Ya en noviembre, el láser de Patrushev se centró en la degradante situación de seguridad en Afganistán. El politólogo tayiko Parviz Mullojanov se encontraba entre los pocos que destacaban que había hasta 8.000 activos de la maquinaria imperial salafista-jihadista, enviados por una línea de ratas desde Siria e Irak, merodeando por las tierras salvajes del norte de Afganistán.

Ese es el grueso del ISIS-Khorasan, o ISIS reconstituido cerca de las fronteras de Turkmenistán. Algunos de ellos fueron debidamente transportados a Kirguistán. Desde allí, era muy fácil cruzar la frontera de Bishek y aparecer en Almaty.

Tras la retirada imperial de Kabul, Patrushev y su equipo no tardaron en averiguar cómo se utilizaría este ejército yihadista de reserva: a lo largo de los 7.500 kilómetros de frontera entre Rusia y los «stans» de Asia Central.

Eso explica, entre otras cosas, el número récord de simulacros de preparación realizados a finales de 2021 en la base militar rusa 210 de Tayikistán.

James Bond habla turco

El desglose de la desordenada operación kazaja comienza necesariamente con los sospechosos habituales: el Estado profundo estadounidense, que prácticamente «cantó» su estrategia en un informe de la corporación RAND de 2019, Extending Russia. En el capítulo 4, sobre «medidas geopolíticas», se detalla todo, desde «proporcionar ayuda letal a Ucrania», «promover el cambio de régimen en Bielorrusia» y «aumentar el apoyo a los rebeldes sirios» -todos ellos grandes fracasos- hasta «reducir la influencia rusa en Asia Central.»

Ese era el concepto maestro. La implementación recayó en la conexión MI6-Turquía.

La CIA y el MI6 habían estado invirtiendo en equipos dudosos en Asia Central desde al menos 2005, cuando alentaron al Movimiento Islámico de Uzbekistán (IMU), entonces cercano a los talibanes, a causar estragos en el sur de Kirguistán. No pasó nada.

La historia era completamente diferente en mayo de 2021, cuando Jonathan Powell, del MI6, se reunió con la dirección de Jabhat al-Nusra -que alberga a muchos yihadistas de Asia Central- en algún lugar de la frontera turco-siria cerca de Idlib.

El acuerdo consistía en que estos «rebeldes moderados» -según la terminología estadounidense- dejarían de ser calificados de «terroristas» siempre que siguieran la agenda antirrusa de la OTAN.

Ese fue uno de los principales movimientos de preparación antes de la línea de rata yihadista hacia Afganistán, que se completa con la ramificación de Asia Central.

La génesis de la ofensiva hay que buscarla en junio de 2020, cuando el ex embajador en Turquía de 2014 a 2018, Richard Moore, fue nombrado jefe del MI6.

Puede que Moore no tenga ni un ápice de la competencia de Kim Philby, pero se ajusta al perfil: rabioso rusófobo y animador de la fantasía de la Gran Turania, que promueve una confederación pan-turca de pueblos de habla turca desde Asia Occidental y el Cáucaso hasta Asia Central e incluso las repúblicas rusas del Volga.

El MI6 está profundamente arraigado en todos los «stans», excepto en el autárquico Turkmenistán, montando hábilmente la ofensiva pan-turquista como vehículo ideal para contrarrestar a Rusia y China.

El propio Erdogan se ha volcado en una dura ofensiva de la Gran Turania, especialmente tras la creación del Consejo Turco en 2009.

El próximo mes de marzo, la cumbre del Consejo de la Confederación de Estados de Lengua Turca -la nueva denominación del Consejo Turco- tendrá lugar en Kazajistán. Se espera que la ciudad de Turkestán, en el sur del país, sea nombrada capital espiritual del mundo turco.

Y aquí, el «mundo turco» entra en un choque frontal con el concepto ruso integrador de la Gran Asociación de Eurasia, e incluso con la Organización de Cooperación de Shangai (OCS) que, crucialmente, no cuenta con Turquía como miembro.

La ambición de Erdogan a corto plazo parece en principio sólo comercial: después de que Azerbaiyán ganara la guerra de Karabaj, espera utilizar a Bakú para tener acceso a Asia Central a través del Mar Caspio, con la venta de tecnología militar del complejo industrial-militar de Turquía a Kazajistán y Uzbekistán.

Las empresas turcas ya están invirtiendo mucho en el sector inmobiliario y las infraestructuras. Y paralelamente, el poder blando de Ankara está a toda máquina, recogiendo por fin los frutos de ejercer mucha presión, por ejemplo, para acelerar la transición en Kazajistán de la escritura cirílica al alfabeto latino, a partir de 2023.

Sin embargo, tanto Rusia como China son muy conscientes de que Turquía representa esencialmente la entrada de la OTAN en Asia Central. La organización de estados turcos se llama crípticamente la operación kazaja «protestas de combustible».

Todo es muy turbio. El neo-otomanismo de Erdogan -que cuenta con el apoyo masivo de su base de la Hermandad Musulmana- esencialmente no tiene nada que ver con el impulso pan-turánico, que es un movimiento racialista que predica la dominación de los turcos relativamente «puros».

El problema es que están convergiendo a la vez que se vuelven más extremistas, con los Lobos Grises de la derecha turca profundamente implicados. Eso explica por qué la inteligencia de Ankara es patrocinadora y, en muchos casos, armadora tanto de la franquicia ISIS-Khorasan como de esos racistas turcos, desde Bosnia hasta Xinjiang pasando por Asia Central.

El Imperio se beneficia generosamente de esta asociación tóxica, en Armenia, por ejemplo. Y lo mismo ocurriría en Kazajstán si la operación hubiera tenido éxito.

Traigan los Caballos de Troya

Toda revolución de color necesita un Caballo de Troya «Máximo». En nuestro caso, ese parece ser el papel del ex jefe del KNB (Comité de Seguridad Nacional) Karim Massimov, ahora encarcelado y acusado de traición.

Enormemente ambicioso, Massimov es medio uigur, y eso, en teoría, obstaculizó lo que él consideraba su ascenso preordenado al poder. Sus conexiones con la inteligencia turca aún no se han detallado del todo, a diferencia de su acogedora relación con Joe Biden y su hijo.

Un ex ministro del Interior y de la Seguridad del Estado, el teniente general Felix Kulov, ha tejido una fascinante maraña que explica la posible dinámica interna del «golpe» construido en la revolución de los colores.

Según Kulov, Massimov y Samir Abish, sobrino del recientemente destituido presidente del Consejo de Seguridad kazajo, Nursultan Nazarbayev, estaban metidos hasta el cuello en la supervisión de unidades «secretas» de «hombres con barba» durante los disturbios. El KNB estaba directamente subordinado a Nazarbayev, que hasta la semana pasada era el presidente del Consejo de Seguridad.

Cuando Tokayev comprendió la mecánica del golpe, degradó tanto a Massimov como a Samat Abish. Entonces Nazarbayev renunció «voluntariamente» a su presidencia vitalicia del Consejo de Seguridad. Abish obtuvo entonces este puesto, prometiendo detener a los «hombres barbudos», y luego dimitir.

Eso apuntaría directamente a un enfrentamiento Nazarbayev-Tokayev. Tiene sentido ya que, durante sus 29 años de gobierno, Nazarbayev jugó un juego multivectorial demasiado occidentalizado que no necesariamente benefició a Kazajistán. Adoptó leyes británicas, jugó la carta pan-turca con Erdogan y permitió que un tsunami de ONGs promoviera una agenda atlantista.

Tokayev es un operador muy inteligente. Formado en el servicio exterior de la antigua URSS, domina el ruso y el chino, y está totalmente alineado con Rusia-China, lo que significa que está totalmente en sintonía con el plan maestro de la BRI, la Unión Económica de Eurasia y la OCS.

Tokayev, al igual que Putin y Xi, entiende que esta tríada BRI/UEE/SCO representa la última pesadilla imperial, y que desestabilizar a Kazajistán -un actor clave en la tríada- sería un golpe mortal contra la integración euroasiática.

Kazajstán, después de todo, representa el 60% del PIB de Asia Central, enormes recursos de petróleo/gas y minerales, industrias de alta tecnología de vanguardia: una república laica, unitaria y constitucional con un rico patrimonio cultural.

Tokayev no tardó en comprender las ventajas de llamar inmediatamente a la OTSC al rescate: Kazajstán firmó el tratado en 1994. Al fin y al cabo, Tokayev estaba luchando contra un golpe de estado dirigido por extranjeros contra su gobierno.

Putin, entre otros, ha subrayado que una investigación oficial kazaja es la única que puede llegar al fondo del asunto.

Todavía no está claro quién -y hasta qué punto- patrocinó a las turbas amotinadas. Los motivos abundan: sabotear un gobierno pro-ruso/chino, provocar a Rusia, sabotear la BRI, saquear los recursos minerales, impulsar una «islamización» al estilo de la Casa de Saud.

Apresurada sólo unos días antes del inicio de las «garantías de seguridad» entre Rusia y Estados Unidos en Ginebra, esta revolución de color representó una especie de contra-ultimátum -a la desesperada- por parte del establishment de la OTAN.

Asia Central, Asia Occidental y la inmensa mayoría del Sur Global han sido testigos de la fulminante respuesta euroasiática de las tropas de la OTSC -que, habiendo cumplido su cometido, se disponen a abandonar Kazajistán en un par de días- y de cómo esta revolución de colores ha fracasado, miserablemente.

Bien podría ser el último. Cuidado con la rabia de un Imperio humillado.

*Fuente: The Cradle

Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.