Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Análisis

¿Dirigió Pippi Calzaslargas las negociaciones de la OTAN con los rusos? 

¿Dirigió Pippi Calzaslargas las negociaciones de la OTAN con los rusos?
Compartir:

La foto superior nuestra una vista general del Consejo OTAN-Rusia en la sede de la Alianza en Bruselas, Bélgica, el 12 de enero de 2022.

14 ene. 2022 18:21

¿Es arrogancia o estupidez, o ambas? Hacer como que el mundo sea tuyo tiene consecuencias peligrosas en la política militar internacional. Tanto los Estados Unidos como los europeos de la OTAN no reconocen en absoluto la gravedad de la situación y el peligro para la seguridad europea en las negociaciones de Ginebra y Bruselas.

La lectura de los informes de los medios de comunicación alemanes o internacionales sobre la reunión entre Rusia y la OTAN celebrada en Bruselas el miércoles de esta semana da lugar a la fundada sospecha de que, con tanta coincidencia en el contenido, los medios de comunicación autoproclamados de calidad se lo han vuelto a poner fácil según métodos probados. Para no pisar a ningún político en su país con su propia valoración de las cosas, toman como plantilla la declaración oficial de prensa del Secretario General de la OTAN y la presentan con pequeños cambios, teniendo en cuenta los aspectos nacionales, como un «informe exclusivo» de su propio corresponsal sobre el terreno. Y si se examina el propio comunicado de prensa de la OTAN, uno se da cuenta rápidamente de que Washington estaba al mando.

Ante el temor de una nueva guerra en Europa del Este, la OTAN ha hecho un cauteloso intento de acercamiento a Rusia, dicen, y eso es en sí mismo positivo, sea cual sea el resultado. Pero Rusia ya está harta de parloteos y más parloteos sin que la OTAN responda un ápice a las legítimas preocupaciones de Rusia. Los rusos han acudido a Ginebra y a Bruselas para romper la cadena de amenazas que Estados Unidos y la OTAN están estrechando inexorablemente con su expansión militar en las fronteras de Rusia con una determinación obstinada e intransigente.

Esto terminará de una vez por todas, ya sea mediante negociaciones o por otros medios. Esa es la posición declarada de Moscú.
El 6 de enero de 2022, el viceministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Sergei Ryabkov, abordó esta cuestión en términos muy claros en una entrevista concedida al periódico ruso Izvestia, en vísperas de las conversaciones de Ginebra y Bruselas, y declaró que Rusia no tolerará más las pérfidas tácticas dilatorias de Estados Unidos y la OTAN. Ryabkov, que encabezó la delegación rusa en las conversaciones con Estados Unidos unos días después, dijo en la entrevista:

«En esta fase, lo más importante para nosotros es entender la forma de pensar de nuestros rivales. Hasta ahora sólo hemos escuchado comentarios bastante generales y abstractos por parte de Estados Unidos, la OTAN y otros países, en la línea de que algunas cosas son inaceptables, pero que lo más importante son las conversaciones, y que también es importante que Rusia desescale. Hay muy pocos núcleos racionales en este enfoque de las negociaciones, especialmente cuando se ve en el contexto de los continuos y extremadamente intensos desarrollos militares y geopolíticos en las áreas cercanas a las fronteras de Rusia por parte de la OTAN, por ejemplo, el estacionamiento de armas allí, la intensificación de las maniobras militares, que hemos mencionado varias veces, etc.

Debido a los drásticos cambios en la situación de seguridad de Rusia, tuvimos que iniciar este proceso de negociación urgentemente, tal y como nos ordenó el Presidente (Putin). Como el propio Presidente ha dicho en repetidas ocasiones, esperamos un resultado bastante rápido. Después de los acontecimientos de la próxima semana, veremos si es posible avanzar rápidamente y si existe la posibilidad de continuar en el rumbo que nos interesa en primer lugar».

Ryabkov admite en la entrevista que el enfoque ruso de las negociaciones es «bastante rígido» y que preferiría poder decir que la flexibilidad y el margen de negociación son las claves del éxito. Explicó por qué no es el caso esta vez diciendo:

«Nuestra táctica es completamente diferente y nuestro enfoque es bastante rígido, precisamente porque hemos tardado demasiado tiempo en convencer a nuestros colegas, y estos esfuerzos por nuestra parte sólo han conseguido hasta ahora que nuestros colegas nos escuchen pero siguen haciendo lo que quieren, por mucho que hayamos intentado detener la tendencia negativa de la seguridad euroatlántica en las fases anteriores de los respectivos esfuerzos diplomáticos y políticos. En todos los lugares a los que hemos ido siempre hemos tropezado con acciones que iban en contra de las promesas que nos hicieron e incluso con documentos que siguen siendo políticamente vinculantes».

«Por eso estamos haciendo ahora otro intento muy serio de llegar a un acuerdo después de todo sobre qué líneas no se pueden cruzar y qué planteamientos hemos establecido que no se pueden ignorar. Aquí estamos siendo especialmente duros. Me gustaría subrayar que el fin de la expansión de la OTAN hacia nuestra frontera, no aceptar nuevos miembros, no estacionar armas en los respectivos territorios, incluyendo por supuesto a Ucrania, no realizar maniobras de provocación, etc. – todas estas condiciones son absolutamente necesarias y sin ellas tenemos que declarar que la otra parte no cooperará».

«Sin eso no podremos llegar a un acuerdo porque, de lo contrario, sólo será una repetición de lo que ocurrió con nuestros intentos anteriores, pero en circunstancias que serán más tensas y hasta cierto punto más amenazantes para nosotros».

Pero, en su arrogancia o estupidez, ni Estados Unidos ni la OTAN reconocen la gravedad de la situación y el peligro para la seguridad en Europa, incluida Alemania. La respuesta del Secretario General de la OTAN, Stoltenberg, a este complejo en su conferencia de prensa tras la reunión del miércoles habla por sí misma:

«Las exigencias rusas incluyen que la OTAN no acepte más miembros y que retire las fuerzas militares en territorio de sus aliados en el este. Por su parte, los aliados reafirmaron la política de puertas abiertas de la OTAN y el derecho de cada nación a establecer sus propios acuerdos de seguridad. Los aliados dejaron claro que no renunciarán a su capacidad de protegerse y defenderse mutuamente, incluso con la presencia de tropas en la parte oriental de la alianza».

En lenguaje llano, Stoltenberg dijo: «Nos importan un bledo las necesidades de seguridad en Rusia y seguiremos admitiendo a sus vecinos en la OTAN y avanzando nuestras tropas hasta sus fronteras en esos países también».

Incluso en los días previos a las reuniones de Ginebra y Bruselas, EE.UU. y la OTAN justificaron su comportamiento hacia Rusia afirmando que Moscú era totalmente culpable de esta escalada de tensiones debido a su «comportamiento maligno» hacia el Occidente de EE.UU. y la OTAN y hacia sus vecinos. El secretario de Estado estadounidense Blinken incluso lo justificó en una conferencia de prensa hace unos días diciendo que Rusia había atacado y ocupado a varios de sus vecinos, por ejemplo, Georgia en 2008 y Ucrania en 2014. Nadie conradijo a Blinken. Ni siquiera los supuestos medios de comunicación europeos de calidad corrigieron al Secretario de Estado de EE.UU. sobre esta torpe mentira, a pesar de que una investigación independiente de la guerra de Georgia, encargada por la Unión Europea en 2009 concluyó que no era Rusia, sino el gobierno georgiano dirigido por el hijo adoptivo de EE.UU. y la OTAN, el presidente Saakashvili, el culpable del crimen de guerra agresiva.

La supuesta culpabilidad de Rusia en la guerra de Georgia es una mentira tan grande como la supuesta agresión y ocupación de partes de Ucrania. Todo lo que realmente sucedió en Ucrania en 2014 con la planificación activa y la ayuda de Occidente es completamente omitido por EE.UU./OTAN. Pero la reacción adecuada de Rusia al sangriento derrocamiento en Ucrania, coordinado políticamente por EE.UU. y algunos países de la UE, pero sobre todo apoyado financieramente con 5.000 millones de dólares, se califica de agresión extremadamente peligrosa, agresión contra el Estado supuestamente «democrático y soberano» de Ucrania, dirigido por un régimen violento instalado por Washington.

El hecho de que en aquel momento extremistas nacionalistas violentos y fuertemente armados y fascistas declarados utilizaran la tapadera de manifestantes pacíficos para derrocar al gobierno democráticamente elegido es simplemente borrado, eliminado en un agujero de la memoria. Lo mismo ocurre con el hecho de que el personal dirigente del nuevo régimen golpista de Kiev fue incluso nombrado por Washington, más concretamente por la señora Victoria Nuland. Los nuevos gobernantes se caracterizaron sobre todo por un odio extremo a Rusia, que encontró su expresión terrorista en actos arbitrarios e innumerables de violencia mortal contra los ciudadanos de habla rusa de Ucrania y contra los llamados «simpatizantes de Rusia» en la sociedad civil, los medios de comunicación, la cultura y la educación. Los gobernantes de Kiev, dirigidos por Estados Unidos y la OTAN, incluso han prohibido a los muchos millones de personas de ascendencia rusa que viven principalmente en el este de Ucrania, en el Donbass y Crimea, el uso de su propio idioma ruso.

Pero la presión crea contrapresión. La gente del Donbass ha luchado. De ahí surgió una sangrienta guerra. En ella, los defensores de su tierra natal del Donbass presentaron una excelente batalla contra los aspirantes a conquistadores de Kiev, que eran muy superiores en número y en armas. Cuando la campaña contra el Donbass amenazó con volcarse y acabar en un desastre para los gobernantes de Kiev, EE.UU. y la OTAN se pusieron rápidamente del lado de sus protegidos ucranianos y exigieron un alto el fuego. Así llegó el acuerdo de Minsk II para una solución diplomática del conflicto, que prevé una reforma constitucional con un estatus semiautónomo para las repúblicas del Donbass dentro de una especie de República Federal de Ucrania. Pero los gobernantes de Kiev no han dado un paso en esta dirección desde entonces, y sin embargo siguen siendo mimados por Estados Unidos y la OTAN.

Mientras tanto, la guerra a pequeña escala a lo largo de la línea del frente en el Donbass sigue ardiendo hasta el día de hoy. En el Occidente de EEUU/OTAN parece no molestar a nadie que ciertos batallones de voluntarios como el fascista ASOW sigan bombardeando pueblos en el Donbass, incluso con artillería pesada, solo para castigar y matar a los ciudadanos rusoparlantes de su propio país. Mientras tanto, los llamados batallones de voluntarios también se han integrado en el ejército regular de Ucrania como unidades intactas. Todo esto no sería posible sin el Occidente de Estados Unidos/OTAN, que sigue apoyando generosamente a estos criminales con dinero, entrenadores y nuevas armas, y sigue atrayéndolos con un ingreso a la OTAN.

No hubo ni una palabra de todo esto en los informes de los medios de comunicación en el período previo a las recientes negociaciones en Ginebra y Bruselas, pero sí de la agresión, la ocupación, la anexión y el comportamiento maligno de Rusia. Con el trasfondo de estas experiencias con los imperialistas de EE.UU. y la OTAN, por no mencionar sus crímenes en las guerras contra Yugoslavia, Irak, Libia, etc., ¿qué ruso en su sano juicio podría creer las altisonantes garantías de los representantes de EE.UU. y la OTAN de que la expansión hacia el Este no está dirigida contra Rusia?

Sin embargo, los representantes de EE.UU. y la OTAN trataron de vender a la opinión pública la reunión con la parte rusa como un éxito, porque volvían a hablar entre ellos. EE.UU. y la OTAN también querrían negociar la eliminación de las fortalezas militares rusas reconocidas, como la superioridad geográfica. Pero, sobre todo, quieren encadenar los frutos de la exitosa revolución técnico-militar rusa con las negociaciones, porque esta revolución garantiza el dominio de Rusia en toda una serie de ámbitos tácticos y estratégicos por muchos años. En principio, Moscú no se opone a las negociaciones sobre estas cuestiones, pero no mientras EE.UU. y la OTAN no abandonen sus planes de expansión hacia el Este y reduzcan su presencia militar en el mismo. Sin embargo, tal y como estaban las cosas en la noche después de las negociaciones en Bruselas, Occidente sigue rechazando categóricamente esto.

El viceministro de Asuntos Exteriores, Alexander Grushko, que encabezó la delegación de Moscú en Bruselas, declaró tras la reunión que la alianza militar occidental sigue sin mostrar «ninguna voluntad de tener en cuenta los intereses de seguridad de Rusia». La OTAN, dijo, está presentando a su país como el «principal adversario y la principal amenaza» y está aplicando una política similar a la de la Guerra Fría, cuando el objetivo de Occidente era mantener a la Unión Soviética en el suelo. Rusia se resistirá a la expansión de la OTAN hacia el este, incluso militarmente si es necesario, dijo Grushko.

Ahora hay que ver cuál será la decisión final de Estados Unidos y la OTAN la próxima semana sobre las propuestas rusas de garantía de seguridad. Según el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, las negociaciones sobre garantías de seguridad con Washington son el «formato principal» de su lista de prioridades. Dijo que ahora estaba esperando las prometidas respuestas por escrito a las propuestas de Moscú. Literalmente, dijo Lavrov:

«Los estadounidenses nos han prometido hacer un esfuerzo, pero les hemos dicho que tienen que hacer un gran esfuerzo y presentar sus contrapropuestas la próxima semana. Stoltenberg, el Secretario General de la OTAN, también ha aceptado, en nombre de la Alianza del Atlántico Norte, dar su reacción por escrito».

Las perspectivas de nuevas conversaciones dependerán de la resonancia que tengan las propuestas de Rusia en los Estados Unidos y la OTAN en Washington y Bruselas. Al rechazar los puntos clave de las propuestas rusas, a saber, el cese de su expansión hacia el este, la OTAN se mostraría «completamente incapaz de negociar», especificó el ministro de Asuntos Exteriores Lavrov.

Traducción para piensaChile: Martin Fischer

*Fuente: DE.RT.COM

Más sobre el tema:

Europa, la OTAN y el ruido de sables sin sables

Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.