Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Opinión

Somos novios 

Compartir:

EL IRRESISTIBLE NOVIAZGO DE ISABEL PREYSLER Y MARIO VARGAS LLOSA

O

EL LEGADO AMOROSO DE JACQUELINE KENNEDY Y ARISTOTELES ONASIS
Sobre el matrimonio de Jacqueline Kennedy y Aristóteles Onasis, iconos del éxito y del glamour del narcotizante capitalismo, circuló un chiste por todo el mundo que me limito a repetir: Un periodista le pregunta a la esposada ¿Dónde duermes ahora? La ex primera dama de EEUU le responde: en el suelo. El reportero sigue ¿Por qué? Ella contesta: para sentir algo duro.
El caso de Isabel Preysler y del marqués de Vargas Llosa es algo “distinto y distante” como diría el ex jefe de Gobierno Leopoldo Calvo Sotelo. Me explico: El Premio Nobel ha conseguido todo lo que se ha propuesto en la vida, excepto la presidencia del Perú, tras fracasar en las elecciones de 1990 que dieron la victoria al ingeniero Alberto Fujimori. La ciudadanía ¡qué horror! dio la espalda a ese monstruo de las letras que encabezaba la lista del Frente Democrático (Fredemo, que incluía al PP Cristiano).
No es que el pueblo peruano le desenmascarase, castigara sus delirios de alcanzar la más alta magistratura, supiera lo incómodo que se siente soportando el aliento de los fracasados y los pobretones, o despreciase sus ansias de elevarse entre las elites. Los incas se preguntaban ¿Por qué no vive aquí, conoce nuestros problemas y lucha por nuestros derechos? ¿Por qué sólo acepta quedarse en un palacio como jefe de Estado?
Hace poco Mario declaró que vive “como si fuera a vivir eternamente” ¡Admirable! Eso le ayudará a seguir alzando su cornucopia para desbordarla con la lluvia de diamantes que incesantemente cae sobre el paraíso capitalista. ¡El lujo es el único rubro   que no sufre en esta crisis! Por su parte, Isabel Preysler, que es admirada como una diosa en Filipinas – lo que ha comprobado este humilde escriba-, es la mayor cazatalentos de Iberia (españoles i lusos) y no la hace sombra ni la mismísima Nefertiti.
No es que sea frívola y seductora. Además de confesarse yonqui del arte, es ecologista y animalista. En su día se informó de que mientras hay seres inhumanos que abandonan a sus mascotas, ella, la Reina de Corazones, había mandado erigir un palacete liliputiense en el jardín de su lujosa mansión de Puerta de Hierro para su amadísimo perrito que, al parecer, huele mucho mejor que las modelos de Victoria´s Secret.
En el siglo pasado Fernando Sánchez Dragó escribió la celebérrima – y la mejor de sus obras- “Gargoris y Habidis: Una Historia Mágica de España”. Deberíamos reconocer que con ese título dio en el centro de la diana. Todo lo que ocurre en nuestro país está tocado por la magia: las fortunas aparecen y desaparecen; los ideales, ilusionan y entran en coma.; la izquierda, tras recibir tres polvitos del derviche Felipe González, sale del lodo, cual flor de loto, y se instala a la diestra del Señor.
Me viene de magín esta frase del ex presidente chino Deng Xiaoping (El Pequeño Timonel): “No importa que el gato sea negro o blanco, lo fundamental es que cace ratones”. Esa sentencia filosófica cautivó a F.G. y, la repetía jubilosamente antes de dejar la Moncloa y empezar a chochear en el Comité de Sabios de la UE y en las Puertas Giratorias que tantos mareos producen.
Tanto Deng como nuestro “emperador Adriano” (el eterno referente del sevillano) se aferraban a seguir manejando el poder en la sombra, allí, en esas regiones tenebrosas donde “la mano negra” se resiste a cerrar la tapa del ataúd de la seudo izquierda. El odia ser –como ha farfullado- un viejo jarrón para decorar las salas del P(SO)E. ¡No te quejes! ¡No es para tanto! ¡Eres la estrella polar de Los Polanco y de El País! Ese periódico líder en la creación de opinión pública en todas las Españas y las Dos Sicilias.
Ya en su día González dio “la nacionalidad exprés” a Vargas Llosa ¿Cómo no iba a hacerle ese favor si ambos coinciden en lo fundamental?: El amor, platónico y material, al Tío Sam, el guardián de las buenas costumbres de medio mundo, con especial énfasis en el continente del Ché y de las eternas revoluciones que casi nadie entiende en la Europa de los rubios de ojos azules, que no deja de mirarse al ombligo, al higo y “a la higa”,  como dice la ínclita Celia Villalobos (PP).
Dice “Adriano” que “PODEMOS tiene mucha rabia”, afirmación que parece sacada del maestro Yoda: “Veo rencor en tus ojos, peligro tienes de caer en las redes del lado oscuro de La Fuerza”. Su bebé adoptivo, Pedro Sánchez, ha remedado al mandamás y  declara sin complejos que la formación de Pablo Iglesias destila “odio”.
Somos legión los que nos preguntamos ¿Es posible ser de izquierdas y vivir sin rabia en un país con cinco millones de parados (contando los que se han borrado de las listas), con decenas de miles de desahucios, con trabajos miserables que te garantizan de por vida la pobreza y la semiesclavitud?  ¡Preguntad qué sienten a los familiares y amigos de los que se suicidaron tras perder el trabajo y no poder pagar la hipoteca, entre los que se encuentra un archiconocido periodista de televisión que hacía reír a todo el mundo con sus geniales comentarios deportivos!
¿Es posible vivir sin rabia con el frío asesino de campos de concentración sin nombre, donde poblaciones de niños, ancianos y enfermos sufren el terror de las compañías eléctricas que les cortan la luz? ¿Es posible vivir sin rabia cuando los Derechos Humanos han pasado a ser un lujo de las clases dominantes y un sueño inalcanzable para los que nacieron en una sociedad de puertas lacradas que lleva a los débiles al abismo, a la locura y al matadero?
Suelos helados; desahuciados viviendo en casas abandonadas; mendigos ardiendo en los cajeros de la banca; fracasados que buscan el sustento en contenedores de basura; jóvenes desdentados en los suburbios de las ratas; mujeres soportando palizas diarias porque no pueden independizarse; menores que mueren en las playas;  caimanes de acero en los sótanos del amo; el exilio, el destierro interior. Pronto comenzará la Semana Santa, son tiempos de Calvario, Cruz y Crucifixión. ¿Seguro que no hay motivos para vivir con rabia e incluso con odio? ¿No es la rabia, en estos tiempos de peste y de malaria, un síntoma de salud? ¿Un síntoma de que no estamos muertos? ¿Un síntoma de que sí nos importa el otro?
Y vuelve a cantar Quiquiriquí el Noble Gallo Beneventano para decir que le dejen al menos un palito, una agarradera, en el parlamento, para asirse a ella y gritar con su pico de oro que ¡YA NO CABEN MENTIRAS! y que la verdad palpita –todos los días y a todas horas- en los corazones sangrantes de las arrabales y “ranchitos” de “nuestro indignante quinto mundo”.

Compartir:

Artículos Relacionados

1 Comentario

  1. José Maria Vega Fernandez

    Un lujo de escritura que, como la mía, revela sangre de Iberia.
    Pero parece que nos quedamos en eso. Es difícil vencer al Mounstruo Dinero/Razón/Futuro sólo con filosofía y letras.

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.