Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Iniciativas

Marcha del 16 de abril: A ver, a ver, quién lleva la batuta! 

Marcha del 16 de abril: A ver, a ver, quién lleva la batuta!
Compartir:

Hoy se marchó en Santiago regiones y fue masivo. Más de 180.000 personas en todo el país caminaron nuevamente para exigirle al gobierno porque cambie por fin nuestro sistema educacional y, además, se sumó otra consigna: No más corrupción. Porque la gente está aburrida y hastiada de ver que los políticos están envueltos en escándalos como Penta Caval, entonces las demandas ya no son solamente para pedir cambios en las políticas sociales sino que la calle grita fuerte para denunciar a los que han corrompido la política y, con ello, han traicionado la confianza del electorado y de la población toda.
180 mil
La renovación de la marcha
Con Piñera aprendimos a gritar más fuerte. A movilizarnos. A salir a la calle a protestar con la consigna a flor de labios. Y durante el 2014 las marchas se volvieron menos masivas, quizá monótonas, porque existía la sensación de que con la Nueva Mayoría las cosas iban a cambiar. Pero no fue así y la gente hoy salió a mostrar un descontento que es ahora transversal en toda la clase política, porque ya no es la derecha la que rinde honores al empresariado, sino que es toda la amplia gama de partidos la que se ha manchado con la dinámica de los acuerdos que al final siempre terminan por perpetuar las malas prácticas del abuso y la segregación.
Que los corruptos no decidan
Sebastián Dávalos fue quien gatilló la mayor desilusión de la izquierda porque comprometió, directa o indirectamente, a la Moneda en un caso de corrupción de alto nivel. Y las pancartas lo recordaron y recordaron también a Penta-SQM y recordaron que el pueblo exige cambios reales y no solamente slogans de campaña. Por eso es que hoy fueron miles de personas las que volvieron a tomar la calle para decir que el movimiento social está vivo y sigue presente en el corazón de los estudiantes, de los apoderados, de los sindicatos y de la gente común y corriente que es capaz de volver a sumarse a la protesta para pedir cambios reales y no voladeros de luces.

Manuel García
Manuel García junto a Ismael Oddó estuvieron a cargo de la música.

No más corrupción
En Chile ya no decimos que vivimos en un país que no es corrupto. Ahora sabemos que los empresarios hacen arreglines enormes para que los legisladores estén siempre comiendo de su mano que provee dinero y votos para las campañas electorales. Entonces el descontento es amargo, y la rabia que nace de él es más fuerte y reactiva. Lo bueno es que se suma no solo el estudiante sino también el trabajador, el explotado, el necesitado e incluso el político honesto que no quiere quedar bajo la lupa acusadora de la opinión pública. Por eso es que podemos ver que la alta convocatoria de hoy logró sumar muchas voces que de repente se quedan en casa y, afortunadamente, fuimos muchos los que anduvimos por la Alameda y pudimos sentir otra vez que estamos decididos a terminar con la corrupción y con la transa política.
Caval y Penta son, insisto, los detonadores de una evidencia que siempre nos fue negada: aquella que dice que en Chile hay gente que le rinde honores a la clase dominante con el favor y con el voto de la clase dominada. Entonces ante esa evidencia no queda otra opción que la de protestar y salir a decirle a la Presidenta y a todos sus asesores, como también a la derecha que siempre atornilla con una sola mano, que no permitiremos más abusos y nunca más seremos ciegos ante la corrupción que nos degrada desde lo más íntimo del sistema político.
Reforma de los cuicos
Carabineros: más de lo mismo de siempre
No justifico la violencia ni el desmán, pero tampoco creo necesaria tanta represión y tanto palo. Hoy pude ver cómo Carabineros nuevamente usa una fuerza desmedida y toma detenidos a quienes, por lo general, no están haciendo nada. Pues no son los que tiran piedras o los que rompen letreros los que van al carro policial, sino precisamente aquellos que van pasando los que son tomados por los policías que, entre muchos, se dan a la tarea de tironear niños para justificar, quizá, la cantidad de palos que otorgan y la cantidad de lacrimógenas que echan al viento.
Represión
¡La represión de siempre!

Yo soy de los que está en toda la marcha. No somos un medio que solo saca postales de la violencia para cerrar las notas diciendo que los estudiantes son violentos. Y en ese tránsito de estar hasta que se apaga la última cámara de la prensa televisiva es cuando uno puede ver a los Carabineros repartiendo palos y manotazos, insultos, patadas y tirones, a todo quien se le cruza por delante. Hoy mismo me tocó ver cómo el guanaco le apuntaba en la cara a un tipo que sostenía un cartel. Lo dejó sangrando, herido, violentamente reducido por el simple hecho de sostener con convicción una pancarta. Y eso, a mi juicio, es un abuso que los medios no se entretienen en mostrar porque, insistamos en esto, cuando no hay cámaras filmando los de Fuerzas Especiales son otros; son esos mismos que reprimen en Lo Hermida durante la noche y son los mismos que pegan patadas a la gente para mostrar que son más fuertes. Entonces no nos vengan con el cuento de la seguridad únicamente, y un día digan que la violencia también se ejerce y se ejecuta desde el lado de la policía.
Cerrando:
Lo de hoy fue motivante. El saldo que queda es el de las 150000 personas que marcharon por la Alameda y el recuerdo es el de los miles de carteles y manifestaciones que piden mejor educación y menos corrupción. Con ese saldo, por donde se le mire, tenemos que estar contentos porque la marcha fue masiva, como en 2011, y seguramente la gente se seguirá sumando.
A no dispersarse
La calle ha vuelto a ser de los que luchan. La voz volvió a la marcha para exigir que Chile cambie.
@arturoledezma
*Fuente: El Ciudadano

Compartir:

Artículos Relacionados

1 Comentario

  1. Alfredo Armando Repetto Saieg

    La marcha de ayer no sólo se caracterizó por su clara masividad sino también por el contenido
    político que la rodeó, por ese ambiente contrario a la “democracia” de los “consensos”, por las
    consignas anti corrupción y contra los dirigentes y parlamentarios millonarios. Fuimos miles los
    que nos movilizamos contra las mentiras de la élite, contra la inepta “Nueva Mayoría”, contra los falaces progresistas y contra la soberbia de la UDI y RN. Le guste o no al partido del orden y de
    la estabilidad neoliberal, esta manifestación golpeó al sistema político en su integridad.
    Estuvieron todas las consignas, urgencias, demandas y rostros y así se superó ampliamente la
    sola reivindicación por una educación gratuita. Lo importante es que este 16 de abril acabó con
    la opción de resolver esta crisis mediante un acuerdo desde la cima del poder, siempre contra
    los intereses de los chilenos que no aceptamos la impunidad. Tal vez eso explique que al
    finalizar los discursos, las Fuerzas Especiales de Carabineros reprimieran con tanta brutalidad.
    Esa es la única respuesta posible de la derecha duopólica a la libre expresión de la voluntad
    popular: las descalificaciones, la violencia, las detenciones, los golpes, incluso la violación de los derechos humanos.

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.