Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Opinión

Continúa el etnocidio contra el pueblo mapuche 

Compartir:

Los medios de comunicación y la opinión pública en general difunden y se conmueven ante el asesinato del suboficial Daniel Silva y, por su parte, el gobierno lanza una nueva ley liberticida – lleva el nombre del ex ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter – que, so pretexto de aumentar las penas a los encapuchados, persigue eliminar la libertad mínima, como es la de manifestarse reivindicando sus derechos ante la autoridad.

 

Hay un evidente doble estándar en el caso del aleve asesinato del comunero mapuche, Rodrigo Melinao, en el sentido de que los medios de comunicación de masas apenas sí informan sobre este  crimen y, además, se anticipan a negar el carácter  presumiblemente terrorista de este luctuoso hecho. El fiscal, a mi modo de ver, actúa con excesiva prudencia –  y  como mapuches, a quienes se les persigue a sol y sombra -. Todos los  asesinatos son condenables desde el punto de vista legal y moral – personalmente me repugna la violencia – pero yo condeno es la manera injusta en que el Estado chilenos trata al pueblo mapuche y, por extensión, a todos los pueblos originarios.

Nuestra casta de plutócratas, mercachifles y políticos venales ha sido siempre racista, clasista y admiradora del nazismo – no en vano, los militares chilenos marchan al paso de ganso, y cualquier persona que asistiera, por casualidad, a estas desfiles, creería que está ante una película de la segunda guerra mundial -. Esta repugnante casta, que algún día será expulsada del poder, no sólo margina al pueblo mapuche, sino también a los provincianos – ver el caso actual de Tocopilla y de otros tantos- y, podría decirse, son peores que los colonialistas borbónicos españoles.

El ejército chileno, en la llamada “pacificación de la Araucanía”, actuó como una banda armada terrorista y genocida, aplicando la tortura – como bien lo saben hacer y, posteriormente, lo probaron en la inicua dictadura del tirano y genocida, Augusto Pinochet – a miles de comuneros mapuches, despojándolos, además, de sus tierras. Pero si se compara el trato de que la corona española dio a los pueblos indígenas con el del Estado de Chile, la primera fue más respetuosa de los derechos humanos que el segundo.

Pienso que el Estado de Chile debiera ser condenado por las distintas instituciones internacionales y por la opinión pública mundial como un Estado etnocida, que mantiene  a los pueblos originarios en un estado de miseria y de desprotección ante los abusos de los hombres armados – tanto de carabineros como  de los colonos – así como de la penetración de las empresas forestales, propias de este capitalismo salvaje, cuyos empresarios actúan cual piratas, sin Dios, ni ley.

Tanto la Concertación como la Alianza han tenido políticas muy erróneas con respecto a los pueblos originarios – no se podía esperar nada mejor de una casta racista,  con intereses creados y al servicio de las empresas forestales; la única solución que ven estos jerarcas es la represión y la aplicación de leyes liberticidas – por ejemplo, la antiterrorista -.

Del duopolio no se puede esperar que Chile reconozca ser un Estado multiétnico ni, mucho menos, multicultural –  término más suave y ambiguo -, ni pensar en el reconocimiento del pueblo mapuche como una nación – como lo hicieron los españoles en la época del Padre Luis de Valdivia – , pienso que, al menos, en el Parlamento chileno debiera existir una representación proporcional de los pueblos originarios, pero aún esta mínima aspiración se hace imposible debido a la perpetuación de la actual casta en el poder, cuyas características se ven reflejadas en el más pérfido de los clasismos, racismos y centralismos.

07/08/2013

Compartir:

Artículos Relacionados

21 Comentarios

  1. Rodrigo Guzmán S.

    Leí su artículo con algún interés hasta el punto en que habla de pueblos originarios. Pretende decir que el pueblo al que se refiere, habitó ancestralmente las tierras que ocupa y que reclama. ¿Son los Mapuches un pueblo originario? No se que historiador o político nominó pueblos originarios a los que habitaban los territorios antes de la llegada de los españoles. El pueblo Mapuche cruzó desde la pampa Argentina hacia la Araucanía y expulsó a los verdaderos pueblos originarios, que no eran guerreros, masacrando a niños, mujeres, adultos y ancianos que se opusieron a la invasión. La historia es así, siempre un invasor expulsará y masacrará a otros y se le llamará conquistador y no asesino . Los Mapuches vinieron a conquistar nuestro territorio, pero después vinieron otros conquistadores que fueron superiores en fuerza y los expulsaron a ellos, así es la historia.
    Respecto de la Ley Hinzpeter, existen políticos, con visión de estadistas, capaces de proponer o apoyar leyes para castigar delitos que de otra manera quedarían en la impunidad. La destrucción de la propiedad privada o pública, el saqueo de negocios, la quema y destrucción de autos y otras acciones delincuenciales, no pueden ser consideradas una forma de reivindicar supuestos o pretendidos derechos, que en la mayoría de los casos, no pasan mas allá de ser meros deseos, tal cual un niño desea un dulce. ¡Cuánta falta hace en nuestro país la DSN!
    Saludos cordiales a todos los lectores.

  2. olga larrazabal

    Argentina dice que los mapuche cruzaron desde Chile. ese cuento lo inventaron ambos países cuando al unísono cuando decidieron la exterminación del pueblo mapuche para apoderarse de miles de Há de tierra. La topografía suele indicar la antigüedad de los pueblos, y la topografía chilena, a pesar de los 500 años de conquista española es practicamente toda mapuche, desde el valle de Aconcagua hasta Chiloé, lo que revela que los mapuches llegaron hace muchísimos más años de lo que creemos y al mezclarse con otros pueblos más antiguos, porque los pueblos no se exterminan, se mestizan, absorbieron los genes de los más antiguos residentes, que venían de quizás 13.000 años AC, como lo muestran los restos arqueológicos. Genes que lo más probables lleves tu por el lado materno, si es que eres de familia chilena que viene de la colonia.

  3. René

    Sr, Guzmán: a ver si la ley Hinzpeter entonces castigará a los carabineros que asesinaron a Catrileo, Collío, Lemún y todos los crímenes de la DINA -que ha sido declarada como asociacíon terorista- y que aún están impunes.

  4. Rodrigo Guzmán S.

    Don René: sin entrar a calificar la culpabilidad o inocencia de las personas que menciona, no creo que la Ley Hinzpeter, de ser aprobada, deba castigar a esos señores, sería una aberración jurídica pues rompería el principio de irretroactividad de la ley. No se puede juzgar a alguien con leyes posteriores a la época en que se cometieron los ilícitos, mucho menos aplicar sanciones (salvo el principio pro-reo).

  5. JA

    Lo mas interesante, y para algunos de nosotros comico pero avergonzante, es ver a los milicos marchando al son de marchas alemanas que fueron inmensamente populares en Alemania Nazi.

    Ni una gota de verguenza. A que se debera esto?

  6. José García Peña

    Es cierto que el invasor impone siempre sus «leyes», tan obvio como que el pez grande se come al chico; pero esto no es motivo para que las víctimas se resignen a su suerte.

    Sr. Guzmán: Por los argumentos de sus comentarios, deduzco que Ud. ha leído algunos libros de historia, por lo que también sabrá lo que significa RECONQUISTA.

    La península Ibérica estuvo ocupada por el Islam durante casi ocho siglos y los cristianos terminaron expulsando a los musulmanes con su reconquista. Sus métodos de lucha fueron crueles y culminaron con la salvajada de la inquisición. Los demás cristianos europeos organizaron sus cruzadas y se dedicaron a reconquistar tierras, saqueando y matando todo lo que encontraban en su paso hacia Jerusalén. En comparación con esto, quemar una hacienda o matar a un ladrón ocupante, es solo un delito venial.

    ¿Con qué derecho moral pueden rechazar los cristianos de ese continente, que las comunidades autóctonas, con mayor antigüedad que los invasores europeos pretendan, si se lo proponen, organizar su propia reconquista?. De momento solo se limitan a recuperar una pequeña parte de sus tierras legítimas, robadas por los invasores europeos y si les permitís que lo consigan dentro de un sistema verdaderamente democrático, no tendrán motivos para pensar en una verdadera reconquista.

  7. Luis Alvarez S.

    Sr. Guzmán
    Te asienta muy bien el apellido, ¿Sabes a lo que me refiero? que me perdonen otros de apellido Guzmán
    ¿No te da verguenza pensar así?

  8. Luis Alvarez S.

    SR. Guzmán, lo que Ud. quiere decir es que no condenaría a los terroristas del estado, que asesinan sin misericordia a jóvenes mapuches, a estos criminales no se les debe aplicar la ley Hinzpeter¿¿¿??? La verdad no logro entender. Dicen los que dicen saber que los mapuche son terroristas. Pero, los que realmente saben, dicen que los que dicen saber no saben nada y que sólo hablan para que otros crean que saben, porque tal es la condición del Estado chileno.
    Pareciera que el pueblo mapuche sabe más que todos los que dicen saber que saben, porque cuando quisieron aniquilarle su palabra, la ocultó en la foresta, bajo un techo de choroyes que dejaron de cantar para que nada perturbara el silencio. Así, la palabra siguió oculta hasta que la necesitara el mapuche. Y la necesitó muchas veces para gritar las injusticias del racismo chileno, pero los que dicen saber dicen que eran sólo indios que no saben nada y que había que arrebatarles nuevamente la palabra, porque tal es la condición del Estado chileno.

  9. Rodrigo Guzmán S.

    Don José: es muy cierto que al invadido (víctima como usted menciona) no se le puede negar el derecho a iniciar acciones tendientes a recuperar aquello en lo cual fue menoscabado, sea su honra, su territorio u otros perjuicios.
    No fueron «los invasores europeos los que robaron sus tierras», es mas, nunca fueron sometidos por el conquistador español a tal punto que la corona española, terminó reconociendo al pueblo Mapuche como un estado independiente. Posterior a eso, casi medio siglo de avanzada nuestra independencia, se dicta el decreto que anexa el territorio de la Araucanía al Estado Chileno y de ahí sigue lo que se conoce como la pacificación de la Araucanía.
    No se trata entonces de devolver tierras al «usurpador europeo», a esa altura ya éramos criollos y aunque podríamos haber tenido alguna influencia europea, en definitiva éramos Chilenos, emancipados de la corona y con nuestro propio ordenamiento político y jurídico.
    De esta forma, la reconquista no se dará contra el invasor europeo sino contra el propio Chileno. ¿A quién le debemos quitar las tierras? Es muy fácil decir devolvamos tierras cuando esas tierras no nos pertenecen. Hoy día existen propietarios con sus derechos de propiedad debidamente inscritos en los CBR, lo que de acuerdo a nuestra legislación, le otorga la legitimidad de sus derechos de propiedad. Si dentro de un sistema democrático existen otros que reclaman esos derechos, deberán hacerlo en arreglo a la ley que nos rige a todos.

  10. José García Peña

    En la política pasa como en la religión. En religión, quien más frecuentemente nombra a Dios, es siempre el más canalla. En política, los canallas tratan de ocultar sus delitos con sus leyes. Los dos tipos de canallas han aprendido en la misma escuela.

    Si las poblaciones de este mundo, se hubiesen atenido a las leyes vigentes del lugar y el tiempo en el que tuvieron que vivir, no hubiera sido posible evolución alguna. Pensando en los dos últimos siglos, sin quebrantar leyes, no hubiera sido posible la fundación de sindicatos ni de partidos políticos.

    Las leyes han sido siempre armas mortíferas, manipuladas por los terroristas que las imponen para esclavizar a las poblaciones. Las poblaciones no dictan leyes, se atienen a relaciones humanas de convivencia.

    El mejor servicio que las leyes podrían hacer a la humanidad sería, fotocopiar en papel su contenido, rociarlo con arsénico y hacérselo comer a quienes las defienden.

  11. Mario Céspedes

    Parte I : Es extraordinario leer que quienes solo piensan en proteger y acrecentar los bienes de los que se han apropiado tratan de inventar la historia para que les sea favorable :

    1.- Es falso que los mapuche vinieron a poblar el actual Chile desde la actual Argentina. Ciertos comentaristas leerian con provecho cualquier historiador chileno, argentino o de otra nacionalidad. Los mapuche, cuyas huellas arqueológicas remontan por lo menos al siglo V antes de la era actual, empezaron por atravesar la cordillera para hacer intercambios de productos con los habitantes de la pampa. Estos contactos esporádicos se intensificaron cuando los españoles empezaron a perseguirlos hasta instalarse definitvamente en el territorio actualmente argentino frente a la Region de la Araucania chilena [Les Indiens Mapuche du Chili, Zavala JM, L’Harmattan, Paris, 2000].

    2.- Después del genocidio llamado « Pacificación de la Araucanía » cometido entre 1861 y 1883, a pesar de que se había acordado el respeto de las propiedades indígenas al sur del río Bio-Bío, el estado chileno se apropió por la fuerza de las tierras de los mapuches, mató a miles de guerreros pero tambien a mujeres, ancianos y niños, destruyó las viviendas, se robó el ganado e incendió los cultivos. Los mapuche fueron obligados a vivir en minúsculos predios llamados reducciones indígenas que equivalen a 6,8% de su territorio ancestral. (Continua en Parte II)

  12. Mario Céspedes

    Parte II : Sus tierras fueron distribuidas utilizando los llamados « títulos de merced » a miles de colonos europeos y chilenos no mapuche.
    Esto significa que :
    -los gobiernos de esa época no respetaron los tratados de la corona española ni tampoco aquéllos firmados por los gobiernos chilenos, que se apoderaron sin ninguna forma de retribución de las tierras de los mapuche, que se las regalaron a miles de colonos europeos y chilenos no mapuche y que los gobiernos chilenos sucesivos hasta el presente han mantenido esta situación
    -que los actuales herederos de esos colonos retienen tierras que ni ellos ni sus antepasados ni el estado chileno, nunca pagaron a sus legitimos dueños mapuche.
    3.- Contrariamente a lo hecho por muchos otros paises con sus pueblos originarios, tales como Canadá y Australia, Chile no ha reconocido la existencia del pueblo mapuche ni de los otros 9 pueblos originarios existentes. Ninguna constitución ha establecido que Chile sea un país plurinacional. Tal como los derechos a su tierra el estado chileno no le ha reconocido al pueblo mapuche el derecho a su diversidad, a su cultura y a sus crencias y en definitiva a su autodeterminación. (Continua en parte III).

  13. Mario Céspedes

    Parte III : 4.- El relator especial de la ONU que vistó recientemente Chile, Ben Emmerson, que le pidió al estado chileno de NO aplicar la ley Antiterrorista de Pinochet, utilizada por primera vez bajo M Bachelet, a ilicitos que no tienen caracter terrorista, asi como las conclusiones de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos permiten deducir : Chile actúa hasta el presente como si su decisión fuera el exterminio de los pueblos originarios.

    Asi la actuación de la policía, que los acosa y de los fiscales son discriminatorias. Los mismos hechos no tienen las mismas consecuencias si quien los hace es mapuche o no mapuche.

    Con Rodrigo Eliecer Melinao Lincan, 26 años, 3 hijos pequeños y 1 en gestación, condenado a 5 años de prisión por incendio terrorista de bosques, según declaración de testigos encubiertos, cuyo cadáver, con una bala en el pecho, fue encontrado en la mañana del 6 de Agosto en un lugar donde solo transitan policias armados o milicias civiles armadas de los terratenientes, 9 mapuches han sido asesinados, sin que los hechores conocidos hayan sido condenados.

    Verdaderamente Chile necesita una Constitución legitima que consagre la Verdad, la Justicia, los Derechos del Hombre, la Democracia, la Solidaridad y la Participación.

    Esperemos que el Presidente que será elegido en Noviembre, y su gobierno organicen este renacimiento.

  14. Rodrigo Guzmán S.

    PARTE I.- En la antigua Grecia hubo un grupo de intelectuales llamados sofistas quienes lograron gran influencia ya que poseían grandes dotes de retórica y dominaban ciertas disciplinas fundamentales: la retórica propiamente tal (arte de la persuasión a través de la palabra), la oratoria (arte de la elocuencia) y la dialéctica (arte de refutar y discutir).
    Al contrario de los filósofos, su finalidad intelectual no era la búsqueda de la verdad, sino lograr un alto prestigio en sus discípulos y oyentes y obtener jerarquía política, social y monetaria. Gracias a su preparación e influencia, el sofista fue considerado como la imagen intelectual y carismática del saber y su aporte al desarrollo de la política, la democracia y el conocimiento en la naciente Atenas es innegable.
    El exagerado uso de la opinión, no importando si esas opiniones fueran absurdas y sin fundamento, causó el desprestigio del movimiento, se convirtió en un medio para manipular a la sociedad griega con argumentos relativos y hasta con falsas nociones, tan sólo para obtener alguna utilidad material, poder político o figuración pública.
    En la actualidad podemos ver individuos que nos recuerdan a estos célebres personajes. Poseen una capacidad argumentadora avasallante, son especialmente hábiles para nutrirse de hechos ciertos o premisas válidas e incluso pueden llegar a conclusiones válidas, consiguiendo con ello que el argumento, muchas veces torcido, interesado o falaz, pase inadvertido.

  15. Rodrigo Guzmán S.

    PARTE II.- Parte de los hechos que nutren este debate, se originan en el reparto de territorios que antiguamente ocupaba el pueblo Mapuche, tal como extensamente se señala en comentarios anteriores. Del mismo modo y como consecuencia o conclusión, difícilmente es sostenible que esto no genere compensaciones a las generaciones actuales, las que de hecho, ya se están produciendo a través de la entrega de tierras a distintas comunidades. De ahí a justificar argumentalmente el uso de métodos violentos, como la quema de fundos, camiones y todo cuánto se pueda destruir, el amedrentamiento, amenazas y otras acciones de violencia contra quienes actualmente son los legítimos propietarios de la tierra, es inaceptable.
    No se trata entonces de desconocer el origen del conflicto ni de negar las compensaciones que puedan generarse. Se trata pura y simplemente de rechazar la validación de métodos violentos y terroristas para conseguir determinados fines. Tal como señalara un agricultor de la zona, después que le quemaron su casa y ocuparon su fundo, si el estado reconoce una deuda histórica con los pueblos originarios, entonces que ellos la paguen.
    Tal vez, a ciertos intelectuales a los que se les derrumbó una revolución que creían tener en la mano, ahora quieran inventar otra, trasladando el esquema dialéctico de lucha de clases a las aspiraciones de los pueblos originarios y donde cualquier método de lucha sea válido.

  16. Rodrigo Guzmán S.

    PARTE III.- Por supuesto estos intelectuales de la nueva revolución, exhibirán una capacidad impresionante para justificar o condenar hechos y a similitud de los sofistas, que introdujeron el relativismo, tendrán distintos discursos para justificar la violación de un derecho, dependiendo de quién la produzca. Así por ejemplo, al despojo de la propiedad privada en algunos casos lo llamarán robo y en otros reconquista. Impresionaba la habilidad de los sofistas para presentar un discurso justo y otro injusto sobre un mismo hecho.
    Por supuesto que estos nuevos revolucionarios nada dirán cuando líderes de comunidades otrora violentas, que incluso fueron acusados y condenados por hechos de violencia, abandonan sus métodos y mediante el diálogo y la negociación, logran títulos de dominio para sus comunidades y el apoyo y capacitación para hacer producir las tierras recuperadas. Del mismo modo, tampoco hablarán de los esquemas asociativos entre comunidades Mapuches y empresarios agrícolas de la zona que por ejemplo, permitirán formar una oferta exportable de miel o el caso de un emprendedor proveniente de una comunidad de Nueva Imperial dedicado a desarrollar juegos didácticos digitales y educativos, con pertinencia cultural Mapuche o los emprendimientos turísticos, gastronómicos, de aromaterapia y muchos otros desarrollados por estas comunidades que hoy cuentan con el apoyo de las instituciones gubernamentales. Será que eso no es revolucionario.

  17. Pedro

    Sr.Guzmân… Felicitaciones «Mr.Bla Bla»…. No se cansa de escribir tanto para no expresar nada?????????ex4g3

  18. Rodrigo Guzmán S.

    Gracias don Pedro… se me pegó lo de los sofistas. El mensaje es claro: todo el rigor de la ley y la fuerza del Estado contra los violentistas.

  19. Mario Céspedes

    Desde Moisés con sus mandamientos, (No matarás, no robaras, no mentiras, etc.) toda persona razonable está de acuerdo con la afirmacion «todo el rigor de la ley contra los violentistas».
    Veamos entonces quienes son los «violentistas» :
    Cada uno puede decir SI o NO frente a los personajes propuestos :
    1. Quienes violaron todos los pactos o tratados que la corona española y el estado chileno pasaron con el pueblo mapuche.
    2. Quienes masacraron, con las fuerzas armadas chilenas, un pueblo desarmado y sin organizacion centralizada en la « Pacificacion de la Araucania »
    3. Quienes se apoderaron por la fuerza del territorio ancestral mapuche
    4. Quienes protestaron por el despojo de su territorio
    5. Quienes nunca oyeron ni dialogaron seriamente con el pueblo mapuche
    6. Quienes recuperaron algunas tierras apropiadas por el estado chileno o por no mapuches
    7. Quienes allanan con violencia innecesaria, golpean a hombres, mujeres ancianos y niños
    8. Quienes han asesinado por lo menos 9 jovenes mapuche, incluso por la espalda
    9. Quienes conociendo a los asesinos no los han sometido a juicio
    10. Quienes encarcelan por años sin juicio a jovenes mapuche, que luego salen sin cargos
    11. Quienes utilizan la ley antiterrorista de Pinochet, con testigos ocultos, para juzgar actos que, segun los organismos internacionales, no son terroristas
    Sí, indudablemente los violentistas deben ser juzgados con todo el rigor de la ley.

  20. Pedro

    Seguramente no fueron los mapuches que quemaron vivo al joven fotogrâfo chileno Rodrigo Rojas de Negri….

  21. José García Peña

    Sr. Guzmán: imagínese que soy yo el que dicta la ley y Ud. al que se la quiero aplicar, ¿lo aceptaría?. Solo los zombis de las películas repetirían: «con todo el rigor de la ley».

    Las primeras leyes de las que tenemos noticias en los libros de historia, son de la antigua Sumeria. Estas leyes fueron concebidas para proteger a los débiles de los poderosos. El significado absolutista que tiene Dios en la religión, lo tiene la ley en la vida social y este significado es el que facilita a los delincuentes que dictan leyes, poder dar la «vuelta a la tortilla» y dictar leyes que «justifican» los crímenes de los poderosos contra los débiles.
    Esto es lo que sucede actualmente en el mundo y concretamente en Chile, contra los mapuches y otros sectores de la sociedad. En religión sería esto, convertir a Dios en Satanás.

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.