Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Opinión

Nueva izquierda / hay que dar el paso / para Crecer…para Vencer 

Compartir:

Dirán algunos que la izquierda no existe, que se fue para tratar de hacer sobrevivir a la moribunda concertación, que la izquierda está en sus casas o muy dispersa, y la verdad es que nunca como ahora los hombres y mujeres que han sostenido siempre que es posible dar por iniciado un nuevo modelo de país, están en inmejorables condiciones.

No hay que confundir la izquierda tradicional antigua con la potente fuerza nueva  que levanta las justas banderas de cambiar las viejas estructuras, y es bueno saber que ahora se trata justamente de aquello, sentar las bases de un proyecto de nueva sociedad a escala humana. La Nueva Izquierda no tiene que andar dando explicaciones por alianzas, las nuevas banderas si en algo tienen razón es justamente en que rechazan las viejas prácticas de los acuerdos a espaldas de las grandes mayorías.

La Nueva Izquierda, la que rescata y sostiene el pensamiento de los que forjaron el movimiento popular chileno, esos históricos que por décadas aportaron grandes esfuerzos para elevar la conciencia de las grandes mayorías, esta nueva generación de justos rebeldes e indignados se estructura y proyecta su intervención para entrar en la mejor hora a la historia de estos tiempos, cuando es más indispensable que nunca, cuando se hace una tarea ineludible.

En hora actual y las por llegar, la socialdemocracia/socialista/comunista (PDC/PS/PC) no será nunca capaz de interpretar a las nuevas generaciones sencillamente porque el recorrido es un camino hacia un modelo diferente y sin concesiones, es inevitable.

Chile es gobernado desde antes del 2010 por los herederos de la dictadura, los sostenedores un modelo oprobioso nunca antes conocido. Hasta hace algunas décadas todos los chilenos podían votar y el voto era representado en un parlamento más equitativo, participativo y menos excluyente. Los tiempos actuales nos muestra a un poder de Estado, convertido en una silla musical, donde todos juegan encantados….así  no.

Es verdad que desde los inicios de la republica el peso de las contradicciones de clase han caído siempre en los sectores más pobres, pero el Chile actual, con el modelo en sus aspectos sociales, económicos e institucionales no puede seguir  existiendo. No pueden los chilenos continuando siendo expulsados de manera tan violenta de participar en los destinos de la patria

La derecha UDI/RN, egoísta, amante del lucro y de los beneficios, ese pequeño sector social que se pone de rodillas ante el capital extranjero, y que obedece a los intereses de todo lo que venga del país del norte, y que intenta hablar como ellos y usar sus mismos perfumes, se resiste a aceptar por la vía democrática los cambios que son indispensables para poder que todos los actores de la sociedad puedan tener representación en el debate nacional, y también para sus aportes.

La derecha está llegando a niveles que son sencillamente inaceptables. El modelo se descarga extremadamente duro sobre millones de chilenos. Las grandes transnacionales tiene los mismo precios que en los países desarrollados, lo que obliga al endeudamiento con intereses muy elevados, y estos asuntos no pueden tener buen final, por esos lados no van los tiros.

El gobierno UDI/RN en estos años recorre los anuncio que la concertación hizo público en su ultima campaña. Se sabía que de tarde en tarde llegaría algún bono para los más pobres, eso ayuda a los que mintieron.

Puede que la izquierda tradicional antigua haya apostado en estos tiempos por hacer sobrevivir su vieja estructura, lo que no es en absoluto condenable. También es cierto que durante veinte años en cada periodo eleccionario había un candidato, un cura, una economista, un humanista, todo un asunto que no cumplía con el verdadero rol que debe asumir la izquierda, eso es aportar al movimiento popular, fortalecer los grandes pilares para la bases de un modelo diferente.

Los movimientos sociales salieron a la calle sin partidos, batallaron y ganaron…

Chile necesita que su memoria como país no sea olvidada. Cada día nace una nueva razón para juntar más voluntades, no puede caer en el olvido el país pobre/subdesarrollado actual, un país cojo, al que siempre le falta algo. Lo que el Chile real aspira son las palabras que salen desde todas las esquinas….el Chile diferente.

La Nueva Izquierda es la que rescatará las reivindicaciones, ellos, nuevas generaciones. Es entre ellos y desde ellos que nacerá el germen de la victoria, los pasos justos. Los sencillos están destinados a ser los protagonistas, y desde allí la suma de todos…estamos cerca de la hora de vencer los sueños….

Nueva Izquierda….venceremos

Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.