Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Análisis

Una nueva etapa histórica nacida desde la movilización en la calle… 

Compartir:

…el fundamento principal del cambio de escenario en Chile, está en las movilizaciones que expresan en buena medida el surgimiento de un nuevo sujeto social, que ciertamente recién despunta en su fase de construcción. Juan Andrés Lagos
Montevideo, 21 de noviembre de 2011 – Estamos asistiendo a ciertos fenómenos coyunturales, que parecen marcar una tendencia en buena parte del mundo, las socialdemocracias altamente insuficientes, tienen que optar por salirse del sistema o acatar el neoliberalismo, vaciándose ideológicamente, lo que subordina su accionar a una suerte de sistema en desmoronamiento (el capitalismo neoliberal), que esta forzando situaciones insostenibles a niveles sociales y políticos, con tal de mantener la rentabilización del capital, esto ha hecho que la era socialdemócrata, terminara, esto se comprueba con la perdida uno tras otro de sus gobiernos en las respectivas elecciones generales, pero el fenómeno es que los pueblos teniendo la reacción de pánico, como lo hicieran muchos pueblos de Europa en la era del fascismo y que justamente apuntalo en el poder a este y al nacional socialismo, huye hacia el orden establecido…

A pesar de que ya se está manejando por parte de las derechas emergentes, especialmente en Europa y tal vez en breve en Estados Unidos, normativas antidemocráticas, que quitan el protagonismo democrático y la soberanía de los pueblos (léase las normas del sexteto en la Unión Europea y en Estados Unidos, la segura reproducción por un gobierno republicano, de las leyes conculcadoras de derechos básicos, que han aprobado los Estados republicanos…a nivel nacional). Y al discurso de los ultraneoliberales, de que el problema es que existe demasiada democracia, desde la derecha se va acentuando un discurso, que tiende a limitar las libertades y a cercenar los derechos, con un claro ataque a las dinámicas democráticas…

Pero, extrañamente las derechas en el poder representan una oportunidad para las izquierdas y todos los sectores, políticos, sociales y económicos que quieren un cambio, profundo real y antisistémico…Y ¿cuál es esa oportunidad y desafío?…es el de unirse en un gran frente con capacidad de llegar al pueblo de establecer estrategias comunes, en ese sentido vale la pena observar el fenómeno histórico al que hoy asiste el entrañable pueblo de Chile…

Para observar más de cerca este que puede ser un paradigmático proceso, vamos a recurrir al excelente artículo titulado “Desafío Histórico” del militante periodista chileno Juan Andrés Lagos*… “La contradicción histórica entre dominación neoliberal y democracia soberana se agudiza en Chile. El paradigma posmoderno se triza y se agrieta producto de un acumulado histórico de descontentos que expresan el término de un ciclo y el inicio de otro que recién despunta. Por primera vez, desde el comienzo del primer ciclo que se inició en el siglo pasado, a comienzos de los noventa, la matriz de gobernabilidad sustentada en la llamada política de los consensos entre los dos bloques sistémicos, entra en cuestionamiento manifiesto por parte de mayorías nacionales aún no articuladas del todo en un proyecto alternativo político y orgánico.

Por primera vez, la delegación ciudadana y social de poder hacia dos bloques políticos relacionados por un pacto estratégico de gobernabilidad, ha entrado en una crisis latente que por momentos es manifiesta. Se cuestiona la política económica monetarista de acumulación, lo que se expresa en una creciente demanda por el fin al lucro y a la usura. Y por esa vía, entra en duda la credibilidad de un paradigma monetario que ha subordinado a Chile al flujo de acumulación de valor y plusvalía transnacional desde un territorio nacional privilegiado. Amplios sectores sociales instalan sus demandas como derechos ciudadanos, y comienza un rechazo transversal a una lógica de mercantilización extrema que inundó prácticamente toda la vida social e individual del país y sus habitantes. La contradicción-tensión ciudadano-consumidor se hace manifiesta.

Hay expresiones de subjetividad en construcción hacia nuevas formas de identidad, y las articulaciones orgánicas en territorios y frentes sociales alcanzan convergencias sociales y políticas que sólo se habían logrado (de manera diferente) en la resistencia y en la lucha en contra de la dictadura de Pinochet.” **

La toma de conciencia de que las políticas mercantilistas, que priorizan la rentabilización que son capaces de llegar al asesinato de quienes se movilizan (como no conmovernos al pensar en la sangre todavía niña de Manuel), criminalizan la protesta y van cercenando la democracia, son enemigos de los intereses del pueblo, que los de abajo deben ser explotados, para que crezcan los explotadores, lo que establece la confrontación directa de intereses en donde la calidad de vida, la libertad, la justicia para los de abajo, no será posible en un sistema que exorbita la plusvalía, para mantener el índice creciente de rentabilización sobre un capital que se acumula y comienzan a sentirse las consignas contra el lucro la explotación y la necesidad de actuar en tanto clase trabajadora…que van ganando la calle, que van ganando la conciencia del colectiva del pueblo de Chile y que van ganando la acción social y política a todo lo largo y ancho de la patria de Allende…

Tal vez de nuevo aquellas viejas banderas, torturadas y asesinadas por una de las dictadura más sanguinarias del continente…cuyos herederos son hoy la derecha en el poder…comienza a ver con asombro como se va constituyendo un frente social y político, que necesita articularse , organizarse y coordinarse, tal vez y sin tal vez la vanguardia que es hoy en el mundo los jóvenes, los jóvenes estudiantes, están empujando gracias a su decidida lucha y a la sanguinaria sangrías a que el gran capital somete a los pueblos, a aparecer en el horizonte un Frente de articulación social y político, que pueda comenzar a cambiar la historia de Chile desde la movilización y la organización del ese entrañable pueblo…

“Es más evidente ahora, para amplias capas ciudadanas, el rol de contención, fragmentación y exclusión de una institucionalidad política que era considerada como una especie de “limbo democrático” que se requería aceptar, tolerar y respetar: “Democracia en la medida de lo posible”…. Las movilizaciones sociales han dejado de ser hechos físicamente episódicos, temporales, y su rasgo más relevante es que expresan una tendencia, más allá de las formas que adoptan: Marchas, concentraciones, plebiscitos ciudadanos, paros, caceroleos, “thriller” callejeros. Irrumpen trazos y señales de que la ciudadanía desea y demanda democracia participativa, mientras las crisis de representación objetivamente instaladas en la institucionalidad política, se agudizan.”**

Es justamente la derecha, fiel en la representación de los intereses del gran capital y las oligarquías privilegiadas, la que se encuentra tomando decisiones que van a contrapelo del pueblo trabajador, que es ampliamente mayoritario y que merced a un trabajo fecundo de organizaciones políticas y sociales, hoy toma conciencia colectivamente que la fragmentación, la exclusión…la aceptación cómo dice Lagos de una democracia en la medida de lo posible, no es suficiente y que lo primero que ataca es los derechos básicos de las familias de los trabajadores, esta explosión de conciencia, tiene como asidero, que el mismo pueblo están sufriendo en carne propia, la crisis de representatividad que es hoy clara, pero hay algo más las mayorías del pueblo chileno están dispuestas a dar la batalla por el cambio y se están dando una lucha cuyo motor, son los jóvenes peleándole en la calle a la derecha, fue el fin de una educación excluyente y el comienzo de una incluyente y gratuita…fue el estallido de una generación que empujo al pueblo chileno…a ponerse andar un proceso, que como bien apunta Lago es un proceso en construcción… “…el fundamento principal del cambio de escenario en Chile, están las movilizaciones que expresan en buena medida el surgimiento de un nuevo sujeto social, que ciertamente recién despunta en su fase de construcción.

(Tal vez la política, la imaginación sociológica y la teoría de Antonio Gramsci pueden dar muchas luces conceptuales e históricas a la descripción y análisis de este sujeto social emergente, en construcción. Pero, el presente referencial de las clases en Chile y la historia política y social de nuestro país, que no se dejan capturar por el capricho de quienes pretenden imponer a priori eventuales sujetos que intentan justificarse desde una historicidad mesiánica, muestran la potencialidad de este factor socio-político, insistimos, recién en construcción). La política es también práctica teórica y generación de teoría, de formulación de marcos conceptuales; pero tiene un valor ético y estético cuando se reconoce desde y en la espesura de las masas, y desde y en los movimientos reales.

Es lo que ocurre en Chile y es lo que ha hecho cambiar generacionalmente el cuadro de correlación de fuerzas con grandes potencialidades para un camino emancipador de mayorías nacionales. El proceso tiene tal profundidad, que se inunda con la irrupción protagónica de las nuevas generaciones de chilenas y chilenos, hasta ahora mantenidos bajo control en la configuración de “mascotas” excluidas del ámbito de incidencia e influencia social. Eso cambió radicalmente, y en muy buena hora, todo indica que los jóvenes llegaron para quedarse. Pero toda construcción histórica con sentido emancipador, cuando es real, debe enfrentar desafíos que tienen tiempo y espacio. **

Pero esto plantea desafíos en el corto plazo deben multiplicarse los ámbitos en donde el pueblo de a pie en Chile, sea capaz de desarrollar un diagnostico propio y asertivo de crecer en la concientización, de los cambios necesarios y cuales pueden ser los caminos para los mismos, se debe apuntar más allá de la movilización (que es necesaria), hacía los desafíos futuros, ahora falta articular en el futuro que ya se viene, respuestas que agreguen a la movilización acciones de carácter político y esto en mi modesta opinión requiere de un gran frente con capacidad de articularse en la acción social y política…

De tal manera de que los actos futuras elecciones que se vienen, constituyan algo más, en este especie de itinerario del cambio en construcción…una construcción que debe partir desde ámbitos de base incluyentes, en donde participe el ciudadano de a pie… “Entonces, visto así, las elecciones que vienen, especialmente las parlamentarias y la presidencial, tendrán o deberán tener el carácter de referéndum plebiscitario, en el sentido que se vota no sólo por un programa, sino también por las formas en que se aplicará ese programa y su realización. ¿Cómo un gobierno de nuevo tipo avanzará hacia la realización de una nueva Constitución política, vía asamblea constituyente, si no enfrenta primero, para superar la actual correlación de fuerzas que le da a la derecha un poder de contención muy grande?.

La conquista de un gobierno de nuevo tipo es un paso gigantesco en esa dirección, en cuanto poder y expresión simbólica. Quienes no ven esto y se “saltan” hacia la pura y mecánica idea de que la asamblea constituyente resuelve el problema del poder, presentan un vacío en la necesaria vocación de poder político para la transformación. Toda la historia reciente de los pueblos de América muestra la certeza de esta hipótesis, y todo indica que Chile no es una excepción en este sentido. Por eso, la relación dialéctica entre gobierno de nuevo tipo, camino o vía de realización y fuerza material para ese proceso, es una asunto crucial.

Ahora, es bien probable que la derecha criolla, los clanes financieros, el imperialismo norteamericano y sus socios menores europeos, traten de frenar la lógica de cambios aún cuando éstos cambios sean parciales, desde un gobierno con esta impronta histórica. La ubicación exacta del carácter del período y la batalla principal, pueden ayudar a evitar los maximalismos que en nuestra historia y en la historia y presente de los pueblos de América, han costado muy caro a los pueblos, en primer lugar. El objetivo principal del período es derrotar a la derecha, en un sentido histórico y estratégico. Para eso se requiere un programa, un nuevo sujeto socio-político y alianzas acordes a la acumulación de esa fuerza y su materialidad.

Tal vez, desde este camino que abre brechas, es posible pensar en la realización de una ruptura democrática con el complejo, pesado y fuerte sistema de dominación actual. En este contexto, el surgimiento de nuevos bloques políticos puede dinamizar y ayudar al proceso de acumulación de fuerzas, especialmente si arranca desde la lógica de reconocer en los movimientos reales de masas un sujeto principal y no un componente secundario o que hay que “domesticar”.**

En esta construcción histórica, la misma podrá tener la profundidad de un nuevo paradigma para la patria chilena, en la medida en que se logre articular las aspiraciones del pueblo…y la disputa política de la hegemonía a la derecha y se llegue a conquistar el gobierno, este movimiento alcanzara la dimensión de propiciar procesos que lleven a cambios histórico, en la medida que siendo gobierno mantenga esa comunión (comunicación) con las grandes mayoría del pueblo…

Porque tal vez el cambio más radical a que se puede aspirar es que el pueblo que es sujeto histórico del cambio, logre articularse mediante un funcionamiento estructural con el gobierno, para hacer que la voluntad de las grandes mayoría tenga incidencia decisiva en la construcción de una nueva configuración de las vinculaciones y relaciones personales y estructurales dentro de Chile… “Todo movimiento histórico tiene y construye identidad. Ella emana de su propia dinámica. Genera productos culturales nuevos y muchas veces trasgresores. Disputa hegemonías cuando es emancipador de verdad. Pero también, todo movimiento histórico mira al pasado para construir futuro. La relectura del período reciente (no el de la lucha en contra de la dictadura) es una necesidad del presente referencial.

Pero esa relectura se está haciendo en las calles; en las marchas; en el rumor social. Y en grados no menores se deja capturar en las consignas. Este aspecto es tal vez el más relevante de todos, y atañe a todo intento real de tratar de que sean las masas, los sujetos, en definitiva el Pueblo, el que tome el protagonismo fundamental. Pero sin lugar a duda estamos ante la necesidad de un ethos nacional, no parcial, un paradigma valórico, ético y estético de una dimensión no conocida en Chile, ni siquiera en la lucha nacional, amplia y unitaria en contra de la dictadura. Chile, como estado nacional, se enfrenta a la encrucijada de construir en este tiempo histórico una subjetividad que no excluya a nadie del objetivo democrático que se plantea.” **

Si yo fuera un ciudadano de cualquier país del mundo desarrollado, miraría bien de cerca este proceso y volvería mi vista hacia los indignados de mi país…porque ellos y sus movilizaciones pueden ser la llave de los grandes cambios del futuro…

* Juan Andrés Lagos es miembro de la Comisión Política del Partido Comunista de Chile.
** http://www.rebelion.org/noticia.php?id=139679

(Información recibida de la Red Mundial de Comunidades Eclesiales de Base)

Compartir:

Artículos Relacionados

1 Comentario

  1. sergio

    la mas sanguinaria de las dictaduras fue la de pinochet y sus boys, que son los que estan en el poder ahora. pero la historia ya los tiene manchados a ellos y sus familiares por toda la vida y tambien a los que degollaron y torturaron esa mancha y sangre no se la sacaran jamas. y ahora defienden un modelo canalla, cruel y que les ha deparado toda la vida sus viajes, sus casas, sus autos y el sucio dinero que poseen manchado con sangre y sudor de los mas humildes por muchos años. pero no tienen escapatoria ni oportunidad porque el momento ya vendra sea como sea y tendran que soltar la teta que la han mantenido por mucho tiempo junto con los inmorales politicos y jueces que han avalado esta ignominia. es el momento de juntarse, acordar todo lo necesario para cambiar este sistema injusto y que nos quita dia a dia la salud, la felicidad, la justicia, la paz misma. el poder que se ha mantenido y que ha sido a puras migajas y mentiras ya no da para mas. los jovenes nos muestran el camino.

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.