El gobierno venezolano entregó a Colombia a colombiano nacionalizado sueco

¿Quién lo vendió para poner a la Revolución Bolivariana en riesgo de perder su ordenamiento estratégico?
¿Quién invitó a Joaquín Pérez Becerra?
Por: Iván Maiza

Fecha de publicación: 27/04/11
Nunca dejará de asombrarme la capacidad que tiene la izquierda latino americana para ir hacia delante sin mirar a los lados, sin planes a largo plazo, sin observancia del mundo en que vive. Sin importarle quien se juega la vida en cosas que no son estratégicas, ni siquiera tácticas, lo importante es siempre el sacrificio, el demostrar que no se está traicionando los más altos valores revolucionarios, el “nunca bajar la cabeza” de aquel personaje de Osvaldo Soriano en “A sus plantas rendido un León”.

Es triste que el Gobierno Bolivariano se haya tenido que ver en la necesidad de deportar al camarada Joaquín Pérez Becerra, un camarada del movimiento bolivariano de nuestra Colombia. Es triste y lamentable, es doloroso y bochornoso, pero yo no culpo en lo más mínimo al Gobierno Bolivariano, más bien lo compadezco, siento solidaridad con mis camaradas que tuvieron que realizar ese abominable hecho, sobre todo con el compañero Comandante, quién debe haber sufrido mucho.

El hecho es que Joaquín no estaba en Maicao perseguido por una jauría de las AUC y tuvo que cruzar la frontera, ni estaba clandestino, ni siquiera pasando roncha, estaba en Suecia montando su periódico, tranquilito. Y bueno, se vino a Venezuela, agarro un avión y chupulún, cae en Maiquetía. Previa llegada, la llamada de Santos a Chávez, “Ey parserito ¿todo bien?, pa allá va uno que busco yo, me lo detiene y me lo manda, ¿si?, usted no va a dejar mal nuestra amistad”.

Joaquín, en pleno vuelo ya estaba sentenciado, y el Gobierno Bolivariano también. Cabe destacar, para todos aquellos obtusos camaradas que solo ven pa´lante, que hasta en el momento en que Joaquín va volando, y Santos va a levantar el teléfono para llamar a Chávez, el Gobierno Bolivariano anda absolutamente inocente del tema. Posterior a la llamada de Santos, quedan dos opciones:

1 – Detenerlo

2- No Detenerlo

No hay que ser un genio para darse cuenta de que ambas opciones son una mierda. Si lo detienes pues te hechas encima a toda la izquierda que va pa´lante, si no lo haces te jodes con un vecino malandro, belicoso y apoyao. Si lo haces te jodes, si no lo haces te jodes, si lo haces eres una mierda, sino lo haces eres una mierda, dependiendo de quién te juzgue, ya sean los hermanos o los enemigos semi-pacificados.

Una estrategia que pone a Venezuela en situación de Perder-Perder, y a la derecha colombiana en una de Ganar-Ganar. Cuando Joaquín va en el avión, ya la derecha colombiana ganó. Cuando Joaquin va en el avión y Santos levanta el teléfono, ya el Comandante está preso, no Joaquín, es el Comandante Chávez quién queda preso de una decisión que jamás debió haber sido siquiera puesta en el tapete.

Ahora la pregunta es: ¿Cómo lograron poner a Chávez en semejante aprieto? Y claro para responderla debemos responder primero lo primero: ¿Quién le dijo a Perez Becerra que tomara ese avión? ¿Quién le dijo que todo estaba bien? ¿Quién le dio la seguridad de que todo estaba en orden? Estoy seguro que si alguien le dice que el gobierno no está al tanto y no está dispuesto a defenderlo si Santos se emputa, pues el hombre no se viene, seguro preguntó un par de veces por su seguridad y alguien le dijo “todo bien parsero, aquí lo esperamos”.

El momento es ideal, negociaciones en Cartagena entre Lobo y Zelaya, reapertura del comercio y de las relaciones entre Venezuela y Colombia, y previo a la extradición de Makled. Es el propio propio momento para poner a Chávez a decidir entre sus hermanos de la izquierda continental, o volver a los días del cierre de fronteras, de las acusaciones de que su gobierno es un gobierno forajido defensor de terroristas, volver a la militarización del Zulia, Táchira y Apure.

Un día después de lo de Joaquín Pérez Becerra, el guevonazo que aún cree que es presidente de España, Zapatero, desmiente una información de que el etarra más buscado estaba camino a Venezuela, ¿casualidad? ¿parte del plan? posiblemente si, posiblemente no. Lo cierto es que el que metió a Joaquín en ese avión, pareciera que trabaja pa aquel lado, junto a Zapatero, y al parecer no se esperaban la respuesta de Chávez y Zapatero se quedo sin su rol en esta película.

A todas estas, yo creo que Joaquín entiende, él sabe que una operación de carácter estratégico no se pone en riesgo por nada del mundo, y que si un cuadro se despista y da papaya, poniendo en riesgo toda una operación, sufrirá las consecuencias. Él sabe perfectamente que hay un orden cerrado y una línea de mando, una compartimentación de la información y que la información se divulga cuando las condiciones están dadas y que la unidad de las fuerzas revolucionarias son la garantía de la victoria. Él sabe todo eso, estoy seguro, y quiero creer, que no fue él quién violó las normas básicas de la militancia. Créanme que no diría esto mismo sobre si el caso fuera que un grupo de desplazados es obligado a regresar a donde les espera un comando de las AUC, el pueblo colombiano merece una defensa de este lado que se ha quedado corta, pero…..¡¡este hombre hombre estaba en Suecia!!, por eso me hago estas preguntas, por eso me parece un peine, una jugada, una trampa montada con la anuencia de alguien aquí, por eso la denuncio como trampa, por innecesaria, por evitable, por injustificadamente estúpida.

Nosotros vamos a elecciones en un año, la Revolución Bolivariana debe afirmarse nuevamente para el último y más importante período presidencial del Comandante Chávez, para lo cual hemos previsto dos frentes fundamentales de lucha, ambos con la premisa de otorgar Buen Vivir a la mayoría del pueblo, de este pueblo que busca consolidar su independencia definitiva, esos frentes son la Vivienda y la soberanía alimentaria, lo cual permitirá aumentar la felicidad de los pueblos, garantizar buena vida para los niños y niñas de la patria, nos permitirá demostrar que el socialismo es más productivo que el capital y consolidar un nuevo modelo de desarrollo y de producción en la región. Todo ello implica:

1 – No estar en guerra.

2 – No vernos obligados a aumentar el gasto militar.

3 – No tener la frontera cerrada (jodido ganar unas elecciones sin toallas sanitarias o pañales).

4 – Detener la carnicería sicarial sobre los lideres populares en las zonas agrícolas.

5 – Contar con materiales para la construcción y elaboración de viviendas.

La tarea principal es garantizar que los objetivos planteados para la elección del 2012 sean cumplidos, que se construyan casas, edificios, pueblos y se siembren las tierras de alimentos para la población, en eso hemos decidido jugarnos la continuidad del proceso revolucionario, y en eso damos lo mejor de nosotros día a día, para luego del 2013 al 2019 enfrentarnos a la necesidad de consolidar la revolución más allá del líder, la revolución caminando sobre sus propios pasos, el socialismo consolidado y el estado burgués transformado en Poder Popular.

Los tiempos que corren no son nuestros mejores momentos, el mundo sigue caminando hacia las guerras imperiales, que la derecha recupera espacios, los que han podido evitar agresiones se han quedado cruzados de brazos, es cierto también que nuestra sociedad venezolana no avanza hacia el socialismo al ritmo deseado, la economía rentista se niega a dejar de serlo, y aunque tenemos logros importantes, el tiempo de pasar a una segunda etapa se nos va montando encima, debemos se más hábiles que nunca, más cautelosos que nunca, y para ello se establecen caminos estratégicos.

¿En que parte de la estrategia está la parte en que peleamos con Santos porque un camarada decidió alegremente venir a propiciar un escarseo diplomático? ¿En que parte hemos dicho que es el momento de la confrontación contra esa oligarquía colombiana que tanto daño nos ha hecho? ¿No ha quedado claro desde hace varios meses que estamos en otra etapa de la estrategia? Vuelvo y repito ¿Quién montó en este momento a Joaquín en ese avión? ¿Quién lo vendió para poner a la Revolución Bolivariana en riesgo de perder su ordenamiento estratégico?

Lo cierto es, camaradas, que hemos aprendido, y hemos tenido que aprender a hacer movimientos ofensivos y movimientos retrógrados, a ocultarnos, a luego volver y dar pelea en espacios propicios, la Revolución Bolivariana aprendió a a ser ágil, a dar un paso para adelante y dos para atrás y aún así avanzar, aprendió a esperar y dar golpes precisos sin un intercambio agotador que lleva al desgaste, aprendió a sortear las trampas de la derecha, y todo eso lo vamos aprendiendo día a día con nuestro estratega Presidente. ¿Será que la izquierda del siempre pa´lante no quiere que seamos ágiles contra una derecha siempre astuta y artera? ¿Les molesta o no lo entienden? O será que……..¿hay sectores en la izquierda revolucionaria que reciben ordenes del DAS?

¿Y que tal si ni siquiera fuera necesaria una infiltración del DAS en el movimiento popular?

Pues estaríamos ante el escenario de que algunos “camaradas” o algunos “partidos revolucionarios” han aventurado planes para sabotear las estrategias planteadas por el Comandante, ¿incluso montando trampas a compañeros de lucha?, camaradas que no aceptan que el Comandante haya tomado la decisión de acercarse a Santos y están dispuestos a hacer cualquier cosa que “quiebre la confianza” entre Chávez y su pueblo, entre Chávez y los pueblos del continente. Camaradas que están dispuesto a marcarle la agenda al Gobierno Bolivariano a punta de acciones de sabotaje, ¿será posible eso? ¿como en los tiempos en que camaradas vendieron al Ché o sabotearon el M-26? prefiero pensar que fue el DAS.

La otra opción es que algún bravo militante venezolano haya dicho “un revolucionario puede invitar a otro a su revolución cuando le de gana” sin ver a los lados, sin observar lo que ocurre en el mundo, sin leer su entorno, sin calcular riesgos, sin prever escenarios, poniendo en riesgo tantas cosas, pasando por alto tantas otras, siempre pa´lante, pa´lante, pa´lante…..hasta el precipicio.

Amanecerá y veremos.

ivancho25@gmail.com

*Fuente: http://bitacoradeivan.wordpress.com/2011/04/26/quien-invito-a-joaquin-perez-becerra/


La censura de Estado de TeleSUR sobre el caso de Joaquín Pérez Becerra

Por Annalisa Melandri (Italia)

Se  ha publicado alegremente un artículo infame por la redacción de TeleSUR:  o tienen memoria muy corta o las directivas de gobierno son más fuertes que la necesaria solidaridad a un periodista comprometido con los mismos valores e ideales bolivarianos  de esta cadena televisiva  que nació hace seis años para ser un medio revolucionario y un “proyecto latinoamericano alternativo al neoliberalismo”.

Parece que algo se haya  perdido de los valores originarios en el transcurso de estos pocos años,   desde aquel 24 de julio de 2005 cuando en el 222 aniversario del nacimiento de Simón Bolívar,  la antena TeleSUR empezaba  a transmitir su  primer bloque de informaciones.

El artículo al que me refiero se titula “Acerca de Joaquín Pérez Becerra” y está escrito  por tal Ivan Maíza (que ni se quien es y ni voy a averiguarlo) y es el primero (y el único de opinión) que se encuentra en Google buscando TeleSUR+Joaquín Becerra. Las otras noticias publicadas por  TeleSUR respecto a la detención en el aeropuerto de Caracas y a la siguiente deportación a Colombia del periodista sueco director de la agencia ANNCOL, son de pura  crónica pelada, monda y lironda.

Evidentemente en la redacción de TeleSUR ya no recuerdan la solidaridad que muchos militantes y “periodistas terroristas” como ahora está de costumbre llamarnos,  les brindamos  cuando en el mes de noviembre de 2006 en Colombia el DAS detuvo el corresponsal de ellos, Fredy Muñoz, acusándolo de ser miembro de las FARC.

El entonces director de la antena televisiva,  Andrés Izarra (actual ministro de la Comunicación y la Información),  declaró en aquellas circunstancias  muy preocupado: “la vida de Muñoz corre peligro”. Tenía  razón. Colombia no es un país seguro para los periodistas que denuncian el  imperante terrorismo de Estado promovido por sus gobiernos y sus órganos de seguridad.

Pero Colombia, y  eso la redacción de TeleSUR debería saberlo muy bien,   no es un país seguro  tampoco para Joaquín Pérez Becerra, con mayor razón para este hombre, nacido allá,  ex concejal del partido Unidad Patriótica,  que  hace 20 años tuvo que huir de su país para no ser un numero más de los casi 4000 militantes de esta fuerza política asesinados  en pocos años por los   paramilitares y las fuerzas de seguridad colombianas.

Joaquín tuvo  que buscar refugio en Suecia después del secuestro y homicidio de su primera esposa, una víctima más de aquel genocidio político que llevó el nombre macabro de Baile Rojo.  Allá   obtuvo estatus de refugiado político y la ciudadanía sueca.

No obstante esta historia,  las autoridades de Venezuela  lo ha detenido, deportado y entregado en las manos del presidente colombiano  Manuel  Santos (ex ministro de defensa en el  gobierno de Uribe) sin pestañear, después de haber recibido Hugo Chávez  una llamada telefónica de parte de su homologo colombiano pidiéndole el favor.

TeleSUR entonces no se preocupa por la seguridad de Joaquín Becerra pero  además de eso publica artículos ofensivos y denigrantes.

Conociendo la trayectoria humana y  política del periodista sueco, que acabamos de contar, leer las infamantes preguntas, (¡no lo olvidémos! publicadas como opinión en la página de TeleSUR y no en cualquier bloguesito) que hace el tal Ivan Maíza, autor del artículo,  no se puede no reflexionar seriamente sobre el nuevo rumbo tomado por la Revolución Bolivariana: “¿Quién montó en este momento a Joaquín en ese avión? ¿Quién lo vendió para poner a la Revolución Bolivariana en riesgo de perder su ordenamiento estratégico?… ¿hay sectores en la izquierda revolucionaria que reciben órdenes del DAS?”

Eso se lee en la página de una cadena televisiva que pretende ser alternativa y además revolucionaria, que pretende dar la voz a los sin voz… Que pretende ser cadena televisiva de un gobierno revolucionario, bolivariano…

No es suficiente. Lo peor  es que el ex presidente de TeleSUR Andrés Izarra   desde su actual y tercer cargo de  ministro de  la Comunicación y la  Información (MINCI),   sabotea también la cobertura informativa respecto a las justas protestas que el gobierno está recibiendo  en estos días por la deportación de Joaquín Becerra.

Ayer en Caracas,   frente a la cancillería,   donde  centenares de representantes de los movimientos sociales y organizaciones políticas se habían  reunido para exigir al gobierno una explicación sobre lo sucedido, además de no estar presentes los periodistas de  TeleSUR  (que reciben precisas disposiciones del MINCI) ni de los mayores medios de comunicación, los pocos medios alternativos que cubrieron las protestas  como la Agencia Bolivariana de Prensa (será una casualidad pero la página ABP hoy no funciona),Radio del Sur, Avila TV,  Catia TV, Tribuna Popular, ALBATV,  lo hicieron “contraviniendo la orientación general del Ministerio de Comunicación”. Fuentes venezolanas comentaron que el mismo Izarra,  realizó varias llamadas telefónicas a unos de ellos,  amenazándolos e insultándolos por dar  cobertura del  plantón.

Vuelven entonces a la memoria las declaraciones que hacía en una entrevista hace dos  años  Aram Aharonian,  destacado periodista uruguayo,  uno de los fundadores  y ex director de  TeleSUR   que se alejó  de la misma por “diferencias políticas, e incluso éticas”: “Telesur está tomada por ineptos, contrarrevolucionarios en el amplio sentido de la palabra: gente que recita consignas para parecer revolucionarios pero que no tienen la menor idea de qué se trata”.  Sus acusaciones, que entonces parecieron pesadas y graves, estaban  referidas al mismo Izarra. Ahora se ven  definitivamente confirmadas por los hechos.

*Fuente: www.annalisamelandri.it

Leave a comment

Send a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *