Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Opinión

El origen de las guerras 

Compartir:

Afirmé el 4 de julio que ni Estados Unidos cedería, ni tampoco Irán;
“una, por el orgullo de los poderosos, y otra, por la resistencia al
yugo y la capacidad para combatir, como ha ocurrido tantas veces en la
historia…”

En casi todas las guerras una de las partes desea evitarla, y a veces,
las dos. En esta ocasión se produciría, aunque una de las partes no lo
desea, como sucedió en las dos guerras mundiales en 1914 y 1939, con
solo 25 años de distancia entre el primer estallido y el segundo.

Las matanzas fueron espantosas, no se habrían desatado sin errores
previos de cálculos. Las dos defendían intereses imperialistas, y creían
que obtendrían sus objetivos sin el costo terrible que implicó.

En el caso que nos ocupa; una de ellas defiende intereses nacionales,
absolutamente justos. La otra, persigue propósitos bastardos y groseros
intereses materiales.

Si se analizan todas las guerras que han tenido lugar a partir de la
historia conocida de nuestra especie, una de ellas ha buscado esos
objetivos.

Son absolutamente vanas las ilusiones de que, en esta ocasión, tales
objetivos se alcanzarán sin la más terrible de todas las guerras.

En uno de los mejores artículos publicados por el sitio Web Global
Research, el jueves 1º de julio, suscrito por Rick Rozoff, este emplea
abundantes elementos de juicio que son inapelables sobre los propósitos
de Estados Unidos, que toda persona bien informada debe conocer.

“…Se puede vencer si un adversario sabe que es vulnerable a un ataque
instantáneo e indetectable, abrumador y devastador, sin la posibilidad
de defenderse o de tomar represalias.”, es lo que piensa Estados Unidos
según el autor.

…Un país que aspira a seguir siendo el único Estado en la historia que
ejerce la dominación militar de espectro completo en la tierra, en el
aire, en los mares y en el espacio.”

“Que mantiene y extiende bases militares y tropas, grupos de batalla de
portaaviones y bombarderos estratégicos sobre y en casi cada latitud y
longitud. Que lo hace con un presupuesto de guerra récord posterior a la
Segunda Guerra Mundial de 708.000 millones de dólares para el próximo
año.”

Fue “…el primer país que desarrolló y utilizó armas atómicas…”

…EE.UU. conserva 1.550 ojivas nucleares desplegadas y 2.200 (según
algunos cálculos 3.500) más almacenadas y una tríada de vehículos de
lanzamiento terrestres, aéreos y submarinos.”

“El arsenal no nuclear utilizado para neutralizar y destruir las
defensas aéreas y estratégicas, potencialmente todas las fuerzas
militares importantes de otras naciones, consistirá en misiles
balísticos intercontinentales, misiles balísticos adaptados a
lanzamiento desde submarinos, misiles crucero y bombarderos
hipersónicos, y bombarderos estratégicos “super-stealth” capaces de
evitar la detección por radar y así evitar las defensas basadas en
tierra y aire.”

Rozoff enumera las abundantes conferencias de prensa, reuniones y
declaraciones en los últimos meses de los jefes del Estado Mayor
Conjunto y los altos ejecutivos del gobierno de Estados Unidos.

Explica los compromisos con la OTAN, y la cooperación reforzada con los
socios del Oriente Próximo, léase en primer lugar a Israel. Dice que:
“EE.UU. también intensifica los programas de guerra espacial y
cibernética con el potencial de paralizar los sistemas de vigilancia y
comando militar, control, comunicaciones, informáticos y de inteligencia
de otras naciones, llevándolas a la indefensión en todos los ámbitos,
fuera del táctico más básico.”

Habla de la firma en Praga, el 8 de abril de este año, del nuevo Tratado
START entre Rusia y Estados Unidos, que “‘…no contiene ninguna
restricción sobre el potencial actual o planificado de ataque global
inmediato convencional de EE.UU.’”

Refiere numerosas noticias en torno al tema, y grafica con un ejemplo
anonadante los propósitos de Estados Unidos.

Señala que “…’El Departamento de Defensa explora actualmente toda la
gama de tecnologías y sistemas para una capacidad de Ataque Global
Inmediato Convencional que podría ofrecer al presidente opciones más
verosímiles y técnicamente adecuadas para encarar amenazas nuevas y en
desarrollo’.”

Sostengo el criterio de que ningún presidente, ni siquiera el más
experto jefe militar, tendría un minuto para saber lo que debe hacerse
si no estuviera ya programado en computadoras.

Rozoff, imperturbable, relata lo que afirma Global Security Network en
un análisis titulado: “‘Coste de ensayar un misil estadounidense de
ataque global podría llegar a 500 millones de dólares’” de Elaine
Grossman.

“‘El gobierno de Obama ha solicitado 239.900 millones de dólares para
investigación y desarrollo de ataque global inmediato por parte de los
servicios militares en el año fiscal 2011… Si los niveles de
financiamiento se mantienen como han sido anticipados en los próximos
años, el Pentágono habrá gastado unos 2.000 millones de dólares en
ataque global inmediato para fines del año fiscal 2015, según documentos
presupuestarios presentados el mes pasado al Congreso’.”

“Un escenario horripilante comparable de los efectos de un ataque de
PGS, éste de la versión basada en el mar, apareció hace tres años en
Popular Mechanics:

“‘En el Pacífico, emerge un submarino nuclear de la clase Ohio, listo
para la orden de lanzamiento del presidente. Cuando llega la orden, el
submarino dispara hacia el cielo un misil Trident II de 65 toneladas.
Dentro de 2 minutos, el misil vuela a más de 22.000 kilómetros por hora.
Por sobre los océanos y fuera de la atmósfera acelera durante miles de
kilómetros.

“‘En la cúspide de su parábola, en el espacio, las cuatro ojivas del
Trident se separan y comienzan su descenso hacia el planeta.

“‘Volando a 21.000 km/h, las ojivas van repletas de barras de tungsteno
con el doble de la resistencia del acero.

“‘Sobre el objetivo, las ojivas detonan, haciendo llover sobre el área
miles de barras – cada una con 12 veces la fuerza destructora de una
bala de calibre .50. Todo lo que se encuentra dentro de 279 metros
cuadrados de esa vertiginosa tormenta metálica es aniquilado.’”

De inmediato Rozoff explica la declaración el 7 de abril del presente
año del jefe del Estado Mayor Conjunto de las fuerzas armadas rusas,
general Leonid Ivashov en una columna titulada “‘La sorpresa nuclear de
Obama’.”

En el mismo hace referencia al discurso del Presidente de Estados Unidos
el pasado año en Praga con las siguientes palabras: “‘La existencia de
miles de armas nucleares es el legado más peligroso de la Guerra Fría’- y
su firma del acuerdo START II en la misma ciudad el 8 de abril, el
autor dijo:

“‘No se puede descubrir en la historia de EE.UU. durante el siglo pasado
un solo ejemplo de servicio sacrificatorio de las elites
estadounidenses para la humanidad o para los pueblos de otros países.
¿Sería realista esperar que la llegada de un presidente
afro-estadounidense a la Casa Blanca cambie la filosofía política del
país, orientada tradicionalmente a lograr la dominación global? Los que
creen que algo semejante sea posible deberían tratar de comprender por
qué EE.UU. -el país con un presupuesto militar mayor que los de todos
los demás países del mundo en su conjunto- sigue gastando enormes sumas
de dinero en preparativos para la guerra’.”

“…’El concepto de Ataque Global Inmediato prevé un ataque concentrado
utilizando varios miles de armas convencionales de precisión en 2 a 4
horas que destruiría las infraestructuras críticas del país objetivo y
así lo obligaría a capitular’.”

“‘El concepto del Ataque Global Inmediato tiene el propósito de asegurar
el monopolio de EE.UU. en el campo militar y ampliar la brecha entre
ese país y el resto del mundo. En combinación con el despliegue de
defensa de misiles que supuestamente debería mantener a EE.UU. inmune
contra ataques de represalias de Rusia y China, la iniciativa de Ataque
Global Inmediato va a convertir a Washington en un dictador global de la
era moderna’.”

“‘Esencialmente, la nueva doctrina nuclear de EE.UU. es un elemento de
la nueva estrategia de seguridad de EE.UU. que sería descrita de modo
más adecuado como la estrategia de impunidad total. EE.UU. aumenta su
presupuesto militar, da rienda suelta a la OTAN como gendarme global, y
planifica ejercicios en una situación real en Irán para probar la
eficiencia en la práctica de la iniciativa de Ataque Global Inmediato.
Al mismo tiempo, Washington habla de un mundo totalmente libre de armas
nucleares’.”

En esencia, Obama pretende engañar al mundo hablando de una humanidad
libre de armas nucleares, que serían sustituidas por otras sumamente
destructivas, más idóneas para aterrorizar a los que dirigen a los
Estados y lograr la nueva estrategia de impunidad total.

Los yankis creen que la rendición de Irán está ya próxima. Se espera que
la Unión Europea informe un paquete de sanciones propias a firmar el 26
de julio.

El último encuentro del 5+1 se produjo el 2 de julio, después que el
Presidente iraní Mahmud Ahmadineyad afirmara que “su país retornará a
las conversaciones a fines de agosto con la participación de Brasil y
Turquía”.

Un alto funcionario de la UE “advirtió que ni Brasil ni Turquía serán
invitados a participar en las conversaciones, al menos no a esta
altura”.

“El canciller iraní Manouchehr Mottaki, se declaraba a favor de desafiar
las sanciones internacionales y continuar con el enriquecimiento de
uranio”.

Desde el martes 5 de julio alegan, frente a la reiteración europea, de
que promoverán medidas adicionales contra Irán, este ha respondido que
hasta septiembre no negociará.

Cada día disminuyen más las posibilidades de sobrepasar el insalvable
obstáculo.

Es tan evidente lo que va a ocurrir que se puede prever de forma casi
exacta.

Por mi parte debo hacerme una autocrítica, cometí el error de afirmar en
la Reflexión del 27 de junio que el jueves, viernes o a más tardar el
sábado se desataría el conflicto. Era ya conocido que buques de guerra
israelitas navegaban hacia ese objetivo junto a las fuerzas navales
yankis. La orden de registro de los mercantes iraníes estaba ya dada.

No me di cuenta, sin embargo, que había un paso previo: la constancia de
la negación del permiso para la inspección del mercante por parte de
Irán. En el análisis del tortuoso lenguaje del Consejo de Seguridad,
imponiendo sanciones contra ese país, no me percaté de ese detalle para
que la orden de inspección adquiriera plena vigencia. Era lo único que
faltaba.

El 8 de agosto se cumple el plazo de 60 días, dado por el Consejo de
Seguridad el 9 de junio, para recibir la información sobre el
cumplimiento de la Resolución.

Pero ocurría en realidad algo más lamentable. Yo trabajaba con el último
material elaborado sobre el delicado tema por el Ministerio de
Relaciones Exteriores de Cuba y dicho documento, no contenía dos
párrafos claves que eran los últimos de dicha resolución y expresan
textualmente:

“Solicita que, en un plazo de 90 días, el Director General del OIEA
presente a la Junta de Gobernadores del OIEA y, paralelamente, al
Consejo de Seguridad, para su examen, un informe en que se indique si el
Irán ha llevado a cabo la suspensión completa y sostenida de todas las
actividades mencionadas en la resolución 1737 (2006), y si está
aplicando todas las medidas exigidas por la Junta de Gobernadores del
OIEA y cumpliendo las demás disposiciones de las resoluciones 1737,
1747, 1803 y de la presente resolución;

“Afirma que examinará las acciones del Irán a la luz del informe
mencionado en el párrafo 36, que deberá presentarse en un plazo de 90
días, y que:

a) suspenderá la aplicación de las medidas siempre que el Irán suspenda
todas las actividades relacionadas con el enriquecimiento y el
reprocesamiento, incluidas las de investigación y desarrollo, y mientras
dure la suspensión, que verificará el OIEA, para permitir la
celebración de negociaciones de buena fe a fin de llegar a un resultado
pronto y mutuamente aceptable;

b) dejará de aplicar las medidas especificadas en los párrafos 3, 4, 5,
6, 7 y 12 de la resolución 1737, así como en los párrafos 2, 4, 5, 6 y 7
de la resolución 1747, en los párrafos 3, 5, 7, 8, 9, 10 y 11 de la
resolución 1803 y en los párrafos 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16,
17, 18, 19, 21, 22, 23 y 24 de la presente resolución, tan pronto como
determine, tras recibir el informe mencionado en el párrafo anterior,
que el Irán ha cumplido cabalmente sus obligaciones en virtud de las
resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad y los requisitos de la
Junta de Gobernadores del OIEA, determinación que confirmará la propia
Junta; y

c) en caso de que en el informe se indique que el Irán no ha cumplido lo
dispuesto en las resoluciones 1737, 1747, 1803 y en la presente
resolución, adoptará, con arreglo al Artículo 41 del Capítulo VII de la
Carta de las Naciones Unidas, otras medidas apropiadas para persuadir al
Irán de que cumpla lo dispuesto en dichas resoluciones y los requisitos
del OIEA, y subraya que deberán adoptarse otras decisiones si es
necesario tomar tales medidas adicionales…”

Algún compañero del Ministerio, tras el trabajo agotador de muchas horas
en la máquina sacando copias de todos los documentos, se durmió. Mi
afán de buscar información e intercambiar puntos de vista sobre estos
delicados temas, me permitió descubrir esta omisión.

Desde mi punto de vista, Estados Unidos y sus aliados de la OTAN han
dicho su última palabra. Dos estados poderosos con autoridad y prestigio
no ejercieron su derecho a vetar la pérfida resolución de la ONU.

Era la única posibilidad de ganar tiempo para buscar alguna fórmula para
salvar la paz, objetivo que les habría proporcionado mayor autoridad
para seguir luchando por ella.

Hoy todo pende de un tenue hilo.

Mi propósito principal fue advertir a la opinión pública internacional
de lo que estaba ocurriendo.

Lo he logrado en parte observando lo que sucedía, como dirigente
político que fui durante largos años enfrentando al imperio, sus
bloqueos y sus incalificables crímenes. Mas, no lo hago por venganza.

No vacilo en correr los riesgos de comprometer mi modesta autoridad
moral.

Seguiré escribiendo Reflexiones sobre el tema. Serán varias más después
de esta para seguir profundizando en julio y agosto, salvo que ocurra
algún incidente que ponga a funcionar las mortíferas armas que hoy se
apuntan unas a otras.

He disfrutado mucho los partidos finales de la Copa Mundial de Fútbol y
los partidos de voleibol, donde nuestro valiente equipo marcha a la
cabeza de su grupo en la Liga Mundial de ese deporte.

Fidel Castro Ruz

Julio 11 de 2010
8 y 14 p.m.

*Fuente: CubaDebate

Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.