Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Opinión

Brasil: Monseñor Cappio califica a Lula de insensato 

Compartir:

Monseñor Luiz Flavio Cappio, Obispo de Barra (Brasil), en declaraciones publicadas en el diario Folha de Sao Paulo, hizo duras críticas al Gobierno y a la Justicia por autorizar las obras de transposición del río, situación que llevó al prelado a 23 días de ayuno y oración como protesta pacífica al proyecto.

Para el religioso Franciscano Cappio, el mandatario 'fue muy insensible' durante su segunda huelga de hambre en menos de tres años y tildó al Supremo Tribunal Federal (STF) de 'sumiso' al revocar un fallo inicial de suspensión de las obras, decretando su reanudación.

'La decisión tomada por el STF es claramente sumisa porque, aunque soy lego en las causas jurídicas, las personas que entienden del asunto decían que los procesos (contra las obras) eran clarísimos, no tenía el STF como dar un parecer favorable', apuntó.

El religioso terminó con su prolongado ayuno después de atender el apelo de familiares, hermanos y amigos. También por una recomendación médica durante su hospitalización tras desmayar el miércoles cuando conoció el contradictorio fallo del STF.

El resultado, según el prelado, fue 'desalentador y decepcionante' y expresó su preocupación porque 'parece' que en el Ejecutivo 'dominan los otros poderes, coloca en 'jaque' el estado de derecho, ¿será que estamos viviendo otra dictadura? Ya confirmé que las vías jurídicas en Brasil, infelizmente, son inocuas'.

Lula da Silva dijo esta semana que no estaba dispuesto a ceder a las exigencias de Luiz Cappio y recordó que él mismo hizo una huelga de hambre contra el régimen militar en 1980 y la suspendió cuando el hoy Cardenal Claudio Hummes le explicó que esa actitud va contra los principios cristianos.

Las obras están detenidas desde hace una semana por una resolución judicial que fue revocada por la máxima corte de Justicia, pero los responsables del proyecto, militarizado desde su inicio en julio pasado, decidieron entrar en vacaciones navideñas hasta el 7 de enero, que ahora se prolongarán por unos días más.

Durante el ayuno, el Gobierno brasileño accedió a negociar con el Obispo y, en una reunión entre el Episcopado y el secretario privado de Lula, Gilberto Carvalho, se aceptó por parte de la Presidencia parar las obras durante dos meses, para 'explicar mejor' la obra a la población.

El polémico proyecto está presupuestado en unos 3.000 millones de dólares y prevé la construcción de 720 kilómetros de canales que desviarán agua del San Francisco, tercer río más caudaloso del país, a la pobre región árida nororiental de Brasil, que sufre el azote de persistentes sequías.

Los detractores del trasvase temen que se perjudique el entorno del río y que las multinacionales saquen provecho comercial sin considerar las consecuencias de ello.

El obispo, que completó  23 días de huelga de hambre, es la segunda vez que ayuna contra el proyecto. En 2005 realizó una primera huelga durante once días, hasta que arrancó la promesa del presidente Lula de modificar el proyecto.

Monseñor Luiz Cappio recibió el apoyo y solidaridad de  la propia Conferencia Episcopal Brasilera y de miles de personalidades y organizaciones cristianas de Latinoamérica y Europa.

* FUente: Revista “Reflexión y Liberación” 

Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.