Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Cultura

No es la razón ni la fuerza 

Compartir:


En esta tierra he nacido
Angosta como culebra
Que junto a la mar bravía
Se retuerce de tristeza
De tristeza, si señores
La vida no le da tregua
Porque antes que salga el sol
Viene el mar y le recuerda
Que en sus entrañas profundas
Hay heridas que no cierran
Y en un manotón de ira
Este mar que la alimenta
Descarga su zarpa rápida
Echa mano a lo que encuentra
Llevándose la esperanza
Al fondo de sus cavernas.
La tierra tiembla señores
De miedo al monstruo que acecha
En los abismos profundos
Y que a veces despierta.
Aún y así vienen tiempos
De apariencia placentera
donde miramos el mar
azul, ¡Que belleza!
Las montañas nos sonríen
El paisaje nos contempla
Y hasta el Señor en las nubes
Su calma nos manifiesta
permitiendo que sus frutos
lleguen hasta nuestras mesas.
En esta tierra he nacido
Angosta como culebra
Cuyo suelo bailarín
En las noches me despierta
Y miro aterrorizada
La lámpara de mi pieza
Que parece el incensario
Del curita de la iglesia
Que se bate ante mis ojos
Mostrándome la violencia
Y la ira más profunda
Que tiene la Madre Tierra
Y luego la oscuridad
Nos penetra y nos congela
Quedando solo el terror
De esta vida tan incierta.
Que nos deja a la intemperie
Llorando con nuestras penas.
Como decía Atahualpa
El payador de las sierras:
“No se ve la Cruz del Sur 
en las noches de tormenta. 
Hay que mirar dentro de uno 
para encontrarla a la huella.”
Así es la vida, señores
Del que nació en esta tierra
Llena de adobes caídos
Restos de nuestras certezas
Isla de bellos paisajes,
Cubierta de arena negra
Manto de luto que el mar
Nos regaló, como prueba
De que Natura es quien manda
No es la Razón ni la Fuerza.
 
Marzo 2010

Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.