Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Cultura

Nuevo libro sobre el Presidente Allende: «Las llamas son del infierno» 

Compartir:

Al parecer, estamos condenados los chilenos de esta generación, y tal vez de las próximas, a seguir interminablemente dando vueltas a las causas y consecuencias de aquel día 11 de septiembre, que partió en dos la historia de Chile y la sociedad chilena y que afectó de manera profunda las vidas de casi todos.

No es raro, por lo tanto, que haya dado origen a una copiosa literatura.

Este libro singular, de título original y extraño, “Las llamas son del infierno” escrito por don Carlos Abraham Flores Navarrete, se aparta en forma notable, por sus características, de todos los anteriores dedicados a la obsesión nacional. Tiene además un subtítulo, igualmente curioso: “Día, pasión y muerte de nuestro Señor Presidente”.

El autor dividió su obra en tres partes:
• Una inicial, “Chile: ser y tiempo”, en la que desarrolla una reflexión profunda sobre la historia de nuestro país y sobre eso que llamamos “identidad nacional”.

• Una segunda parte, “Chile: de sueños y martirios”, una crónica de extraordinaria agilidad, basada con rigor en hechos históricos y en testimonios, que se lee ansiosamente –por más que el lector crea conocer de antemano los hechos que relata y su desenlace-, con una sensación de suspenso comparable a la que experimentamos al asistir a la representación de una tragedia, la que no puede sorprendernos con hechos imprevistos porque conocemos de antemano el desenlace. Y, sin embargo, nos atenaza la garganta y nos mantiene clavados a nuestras butacas mientras los personajes marchan a su inevitable final. Este relato, rico en revelaciones, abarca desde el término del gobierno de Eduardo Frei, en 1970, hasta la víspera del 11 de septiembre de 1973.

• La tercera parte, que es, precisamente, “Chile: la tragedia”, está escrita, ¡oh sorpresa! en verso (salvo las necesarias acotaciones en prosa). El autor nos cuenta la tragedia de Allende y de Chile en el noble octosílabo de los romances, de la poesía popular y del canto  a lo humano y a lo divino, el metro en que, de manera natural, por instinto y predestinación lingüística, cortamos nuestro coloquio cotidiano.

El libro incluye además una cronología muy detallada del gobierno de la Unidad Popular, un índice onomástico y, por último, algunos documentos históricos tales como el programa de gobierno de la Unidad Popular, la renuncia del general Prats, el discurso del senador Carlos Altamirano en el Estadio Chile en la vísperas del golpe militar, el informe de autopsia del Presidente Salvador Allende,  etc.  

El autor vivió en el seno de la Universidad Técnica del Estado los inicialmente alegres, luego turbulentos y por último sombríos,  tiempos de la Unidad Popular, vio desde lo alto del Ministerio de Agricultura el palacio de la Moneda ardiendo luego del bombardeo. Su libro tuvo una gestación de cinco años. Es doloroso, es el producto de un gran sufrimiento. Por lo mismo, resulta más valiosa la objetividad que él mantiene en el relato de los sucesos.

Aunque creemos saberlo todo sobre aquel día y sobre la conspiración previa, nos encontramos en estas páginas con revelaciones o, a veces, con ciertos énfasis que nos hacen considerar de nuevo el significado de hechos conocidos y en algunos casos, olvidados. Por ejemplo: “El 8 de septiembre de 1970, es decir, sólo cuatro días después de realizada la elección presidencial que otorgó la mayoría relativa al Dr. Allende, el propio Presidente Frei Montalva reúne a los más altos jefes militares y les comenta que el día anterior había tenido una reunión con el Presidente Electo y que éste le habría expresado que ‘su acceso al poder era caer irreversiblemente en el marxismo’.” ¿Cuál es la fuente de esta información? El libro “Memorias” del general Carlos Prats González, Ed. Pehuén, agosto 1985, páginas 170, 171 y 172. Otras fuentes citadas son “La conjura” de Mónica González, “Yo,  Augusto” de Ernesto Ekaizer, “Interferencia secreta” de Patricia Verdugo, “El día decisivo” de Augusto Pinochet, etc. La bibliografía contiene más de 90 títulos.

El autor registra y sabe hilar con destreza hechos enormemente reveladores de la “pequeña historia”, que pueden parecer secundarios pero que son los que, en definitiva, dan el clima gris, letárgico, melancólico de las vísperas del desastre en el entorno del Presidente. Muy notable es, en este sentido, el relato de la despedida al general Prats que organizara Moy de Tohá, la esposa del ministro del Interior, José Tohá, en la Peña de los Parra. Allí se congregaron varios ministros, Letelier, Flores, Tohá, el secretario general del MAPU Obrero y Campesino Jaime Gazmuri y las esposas de varios de ellos. Es una reunión extraña y tensa, que tiene por momentos un carácter social frívolo, mientras se trata un asunto gravísimo: la inminencia del golpe militar. Angustiada por lo que acaba de decirle el general Prats (“Moy, lo que viene es espantoso”), ella pide a su esposo que escuche las noticias que trae Prats. Pero se escucha un tango, “La Cumparsita”, y la esposa del ministro Letelier, Isabel Margarita, saca a bailar al general mientras los demás observan. Durante el baile, el general dice al oído a su pareja: “Amiga mía, éste es nuestro último tango. El golpe, me temo, será la próxima semana”. La cita corresponde al libro “Yo Augusto” de Ernesto Ekaizer, como deja constancia el autor.     

El relato en verso avanza paso a paso, en múltiples planos, sujetándose siempre al rigor de los hechos. Asistimos a las vacilaciones de  Pinochet sometido a presión por los conspiradores, los sucesivos conciliábulos, el juramente de los golpistas ante la espada de O’Higgins, las vísperas febriles del golpe, los diálogos inciertos de Allende con sus ministros, luego sus discursos al país. Parte importante de la tragedia, son las comunicaciones radiales intercambiadas entre Pinochet y el almirante Patricio Carvajal, desde sus respectivos puestos de mando. Un diálogo grotesco, revelador.  Ningún otro documento deja tan al desnudo, como éste, la calidad moral, la bajeza del entonces comandante en jefe y sus adláteres.

Pinochet instruye a Carvajal: debe exigir la rendición incondicional del Presidente (lo repite a gritos una y otra vez); debe ofrecerle respetar su vida y su integridad física y en seguida “se le va a despachar para otra parte”. El marino precisa: “O sea, se mantiene el ofrecimiento de sacarlo del país”. Pinochet repite: “Se mantiene el ofrecimiento de sacarlo del país; pero el avión se cae, viejo, cuando vaya volando”. Carvajal asiente y celebra: “Conforme, je, je, je”. El autor incorpora literalmente a su poema este diálogo, obtenido,  como se sabe, mediante una interferencia de las comunicaciones radiales entre ambos personajes.

El poema concluye con un sorprendente diálogo entre el ateo Salvador Allende y una voz, que representa a Dios. De este diálogo parece desprenderse la inspiración esencialmente cristiana del ideario del Presidente. Sigue una epifanía, en la que el Salón Independencia de la Moneda se transforma en un templo mágico, en el que están presentes hombres y mujeres de todas las naciones, razas, culturas y creencias. El autor imagina así la meditación final de este hombre solitario que está a punto de quitarse la vida en medio del palacio de la Moneda, bombardeada y en llamas. Es el final inesperado, profundamente religioso y lírico, de un libro, ya lo dijimos, singular. Vale la pena leerlo y meditar una vez más sobre ese momento de nuestra historia que sigue y seguirá acompañándonos mientras vivamos.

Lanzamiento del libro «Día, Pasión y Muerte de Nuestro Señor Presidente«
Día:             Miércoles 3 de diciembre de 2008
Lugar:          Biblioteca Nacional (Sala América)
Hora:           19:00 horas
Ubicación:     Metro Santa Lucía

Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.