Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Opinión

Carta abierta de un profesor a María Música Sepúlveda 

Compartir:

Tranquila niña, quienes nos gobiernan son así, este es el mundo, aquí no puedes agredir con agua al que tú supones te agrede con lumazos; al que te trata sin respeto, sin dignidad, sin empatía, sin corazón.

Tranquila, niña, porque aunque lo parezca, este no es tu problema. Tú no tienes la culpa. Los responsables son los mismos que administran la riqueza “perdida” de este país, los que administran la educación de este territorio, antes de que tú nacieras.

Mírate, tienes 14 años, naciste en esta supuesta democracia, es decir, fuiste educada por la concertación y la derecha. O sea, lo tuyo es el resultado de nuestra educación y lo mismo sucede con los miles de jóvenes que se manifiestan con “odio”(?). Yo diría que es más bien DESESPERACIÓN.

Lo que ocurre hoy, y que pareciera espantar a nuestros ministros y acomodados políticos de turno, es resultado de la educación que hoy te ofrecen los “adultos”, y es resultado de sus políticas para impulsar un supuesto desarrollo, porque aunque hayan querido cambiar algo de su forma con reformas, maquillajes, montajes y promesas, lo que han hecho en realidad es sólo seguir mintiendo. Ofreciendo garantías que no alcanzan a cubrir. No mejorarán nada si no invierten realmente en la calidad de vida de las personas. O como lo diría incluso una fría empresa moderna: si no inviertes en el recurso humano, no creces. O sea, este país funciona peor que una empresa. Es cierto que hoy por hoy se están invirtiendo millones en algunos barrios, pero, ¿serán los socialistas, los ppd, los dc, los udi y otros militantes, los mejores profesionales en administrar el poder? Las nuevas generaciones se han dado cuenta que no, con hechos. Una prueba es la gran masa de jóvenes (incluso treintones y cuarentones) que no está inscrita en los registros electorales porque aquellos no los representan, ni siquiera su sistemita supuestamente democrático. Y dicho sea de paso, cuando le explicas a un joven o a un niño o a un curso lo del sistema binominal se mueren de la risa, y esa risa a la larga se transformará en una lágrima amarga, al saber que la vida es injusta.

Chile habla de crecimiento y no alcanza a cumplir con lo mínimo que un pueblo necesita. Y lo que es peor aún, permiten que los adinerados inversionistas pasen por encima de las normas que hoy exigen a una niña menor de edad. Es decir, tú lanzaste agua, la misma que purifica el cuerpo, el elemento vital, el elemento que se necesita para que una estrella lo sea y se forme en el espacio. ¿Y quién detiene a las celulosas, salmoneras, mineras e industrias que lanzan sus aguas contaminadas al río las Cruces, al mar de Ventana y a las aguas de nuestros valles a lo largo de Chile y océanos? ¿Frei?, ¿Vidal?, ¿Bachelet?, ¿el Intendente de Santiago?, o será la Ministro de Medio Ambiente? Nadie. ¿Quién se hace cargo del agua supuestamente potable que beben en Limache, Collahue y Nogales (interior de la V región) y que tiene exceso de sulfatos que proviene del ácido sulfúrico del relave de la minera ANGLOAMERICAN? Nadie, ninguno de los que opinan como si tuvieran realmente el poder. Tal vez lo tengan sobre parte del pueblo, pero no sobre sus papis gringos, que usan y abusan de nuestro ecosistema, considérese por ecosistema a las personas y al medio ambiente.

Escucho a la Presidenta cuando opina sobre el baño a la Ministra Mónica Jiménez, y escucho lo mismo que dice siempre: “Encuentro que es una actitud reprochable” ¡Basta de sus reproches!, señora Presidente. La calidad del modelo de Educación, y de la totalidad de los modelos que su gobierno continuista ofrece, es miserable. Si sólo nos remitimos a Educación podremos decir primero:

• Que no se ha pagado la deuda histórica de los profesores.

• Que los profesores jubilan con ¼ del sueldo que ganan.

• Que no pagan ustedes la totalidad de los premios (dineros) que ofrecen a los que salen destacados en la evaluaciones. (Respetuosamente le sugiero: LEA, REVISE LOS DOCUMENTOS Y LAS FACTURAS, Y LOS INFORMES –digo, si es que los hay, no por nada desaforaron a la anterior ministro).

Y esto sólo hablando algo del tema profesores, que también da para mucho.

Segundo, los estudiantes:

Los estudiantes de este país pasan hambre. Y si no lo pasan ellos, lo pasan sus familias que, a veces, saben que es la única inversión lógica que pueden hacer. Las universidades de este país son carísimas.

Tampoco pueden seguir estudiando post grados por falta de dinero, y eso de las becas se parece al cuento del lobo.

Es falso también que los seguros universitarios cubren los accidentes.

Y, finalmente, la calidad de la educación “gratuita” de sus alianzas de partidos, reprobó con un 3.7 .

Volviendo mi atención a ti, niña Música Sepúlveda, quiero que sepas que te comprendo. No apruebo lo que hiciste, pero tampoco te culpo. Culpo a los que no ven porque no les conviene. Culpo a los que, incluso días después del hecho, no han hecho ninguna reflexión profunda frente a este acto simbólico, y sólo hablan de castigos y se espantan desviando la atención de las personas hacía ti y dejando el tema de fondo: EDUCACIÓN DIGNA, fuera de foco, usando tu pequeña acción para seguir justificando sus gastos en fuerzas armadas y para volver a excusar sus formas tan alejadas de los habitantes.

Se hacen los super-ofendidos para desviar nuestra atención de leyes como la LGE que es igualmente pésima que la LOCE, que permite a la larga y por ejemplo, que se acredite la Universidad de las Américas, por parte de la vicepresidenta del Consejo Superior de Educación, Paulina Dittborn, siendo que otros del consejo opinaron más de tres veces que: "La Universidad de las Américas no cumple con los criterios de evaluación y términos de referencia definidos para las áreas mínimas de gestión institucional y docencia conducentes al título. Existen falencias muy significativas que no permiten la acreditación de la institución en el presente período" (Nación Domingo).

¿Y si es cierto que esa universidad le ofreció un cargo a dicha señora, qué opinará nuestra Presidente? ¿Dirá que también es reprochable?

¿Quién habla de Educación hoy en día?, ¿quién habla de Cultura cuando encarcelamos a nuestras mujeres como Patricia Troncoso y Elena Varela porque se acercaron al origen, e intentaron ayudar y conocer un pueblo que la democracia sigue agrediendo, día a día y sin descanso. Mientras la Presidenta de Chile postula a Ingrid Betancourt al Nóbel de la Paz, por orden-consejo de sus asesores, para que después la postulen a ella. Mientras el vocero de gobierno Vidal, el profesor de Historia, se expresa sin respeto hacia las personas, condenando a los que no han sido juzgados como Elena Varela, con una imprudencia tal que avergüenza a todo ciudadano.

Tal vez seguiría describiendo las circunstancias de un Chile injusto, que ocasionaron el hecho de que hayas lanzado agua a un Ministro. Vives en Santiago, ha de ser todavía más estresante. Insisto en que para mí y para muchos tú eres la víctima. Pero te sugiero que no vuelvas a actuar de esa manera. Y sugiero lo mismo a todos los jóvenes que lean este texto, la mejor forma es el diálogo, no repitamos el modelo violento que nuestras autoridades muestran. María Música, sigue estudiando y termina con buenas notas la Enseñanza Media, aprende y lee lo suficiente. Estudia una buena carrera (ojalá ellos y el dinero no te detengan) donde trabajes a futuro junto al pueblo, y en adelante ayuda desinteresadamente a las personas, pero no como estos políticos, que se nota todo lo hacen por dinero y beneficios. Y hoy por hoy descansa, ellos primero harán un alboroto y luego te perdonarán y te darán la mano en público para no quedar mal con la “gente”, ya que ellos también están DESESPERADOS, su modelo económico cae y sus nuevas posibilidades de ser reelegidos también.

Para terminar, los movimientos sociales no se terminan ni pierden fuerza porque un ministro lo diga. Tampoco podemos culpar de este acto a todos los estudiantes ni al gremio de los profesores. Este acto tiene sus raíces en la violencia con que se reprimen las manifestaciones y marchas de la calle. Este acto tiene sus raíces en la prepotencia con que asume una persona el cargo de gobierno por designación, imponiendo leyes como si fuésemos conejillos y no personas.

Vea la forma en como Iván Nuñez “entrevista" a María Música
ver video

* Fuente: Edipo Ediciones

Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.