Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Denuncia

Esa zona de indiferencia 

Compartir:

(APe).- Claudio Godoy de 18 años, Marcos Rodríguez de 20 y Sergio Petisco de 22, trabajaban clasificando papeles -residuos urbanos- en un tiempo que la basura se ha vuelto sagrada. Cerca de la una de la tarde -cuando el sol es un puñal clavado en ángulo recto- en la esquina de Plumerillo y Campana, fueron atacados por Cándido Urrutia y Omar Paz matando en el acto a Claudio e hiriendo gravemente a Marcos y a Sergio. Quizás porque los pibes miraban de reojo o porque el crimen se paga poco o tal vez la vida "es un pozo de malos sueños".

Quizás Claudio Godoy había comenzado a morir hace mucho tiempo y habitaba esa zona de indiferencia entre la vida y la muerte, huyendo -siempre- de la tumba que le cavaban sus pesadillas. Simplemente expuesto, simplemente indefenso, simplemente "nuda vida" en un tiempo de pañuelos que no pueden llorar. Villa Fiorito es aquel lugar que nadie soñó donde la vida ocurre entre hambres viejas y carencias profundas que les colgarán de los ojos para siempre. En la piel de Juan, de Rocío, de Alan, la ternura y la bronca hacen ruido: aunque todavía creen en la flor, en la pirueta perfecta que deja el pájaro de la mañana cuando vuela, aunque el aire se cargue de muerte y pegamento.

Los vecinos saben que Cándido Urrutia era un aliado de la Comisaría 5ta. de Lomas, aunque la policía lo niegue. Las mujeres de enfrente cruzaban las calles furiosamente madres, mientras la caballería prepara su pechada, y los perros bravos ladraban a un antiguo amor, rancio, encantador, sepulcral.

Estamos ante un viejo demonio: el Tiempo se come la vida y se fortalece con la sangre que perdemos, diría Baudelaire. La complicidad entre un tiempo sin memoria y la palabra que calla las cosas, los sueños y los hechos y no es capaz, por lo tanto, de salvar el exterminio del olvido.

Jean Améry manifestaba que para que el delito se convierta en una realidad moral para el criminal, para que quede enfrentado a la verdad de su delito, sencillamente debemos rechazar "aceptar que lo sucedido haya sido lo que fue". Que el olvido provocado por la presión social tiene un carácter no solo extra-moral sino antimoral. Es un derecho y un privilegio del ser humano no mostrarse de acuerdo con todo lo acontecido y en consecuencia tampoco con la curación biológica provocada por el tiempo. El hombre moral exige la suspensión del tiempo, clavando al malhechor en su fechoría.
+ 24/10/07
* Fuente: www.pelotadetrapo.org

Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.