Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Opinión

Los cambios al documento de Aparecida 

Compartir:
La versión “oficial” del Documento de Aparecida, contiene un alto número de cambios al Documento Conclusivo aprobado por la Vª Conferencia. (Nota de la Redacción de PiensaChile: Ver El Papa recibe adulterado el documento del CELAM, redactado en Aparecida (Brasil) )

De esos cambios, la gran mayoría son MENORES, de carácter redaccional o gramatical, y ayudan a la lectura fluida y comprensión del texto. Son cambios que eran necesarios y son de agradecer. Hay también cambios de lugar (y por lo tanto, de numeración) de varios párrafos, lo que altera la numeración del conjunto.

Pero hay también cambios MAYORES, los que afectan al contenido del texto de la Conferencia, debilitándolo o distorsionándolo.

Estos cambios afectan por lo menos a 40 de los párrafos numerados del Documento original. A veces, el cambio consiste en una censura (se elimina una palabra o una frase, o una parte más larga del párrafo en cuestión). Otras veces, es una interpolación (se intercala algo ajeno al original). O bien, consiste en ambas cosas a la vez (se reemplaza una cosa por otra).

Aquí presento 34 de esos CAMBIOS MAYORES, ordenados siguiendo un elenco de los que me parecen los nueve TEMAS MáS AFECTADOS. En cada Tema, luego de poner en paralelo los textos, señalo esquemáticamente la TENDENCIA (o la preocupación) que orienta esos cambios. Tendencia que, por lo demás, resulta bastante fácil descubrir.

En el paralelo, el texto original aparece en la columna del lado izquierdo, poniendo en letra negrita la parte afectada por el cambio. Y al frente, en la columna derecha y con la nueva numeración, aparece en letra cursiva la parte interpolada en la versión “oficial”.

LOS TEMAS MáS AFECTADOS

Versión original
1. LA VISION DE LA REALIDAD SOCIAL
69. …Sin embargo, según la Doctrina Social de la Iglesia, la Economía Social de Mercado sigue siendo una forma idónea de organizar el trabajo, el conocimiento y el capital para satisfacer las auténticas necesidades humanas. La empresa está llamada a prestar una contribución mayor en lab sociedad, asumiendo la llamada…

Versión “oficial”
69. …Sin embargo, según la Doctrina Social de la Iglesia, el objeto de la economía es la formación de la riqueza y su incremento progresivo, en términos no sólo cuantitativos, sino cualitativos: todo lo cual es moralmente correcto si está orientado al desarrollo global y solidario del hombre y de la sociedad en la que vive y trabaja. El desarrollo, en efecto, no puede reducirse a un mero proceso de acumulación de bienes y servicios, aun cuando fuese en pro del bien común, no es una condición suficiente para la realización de una auténtica felicidad humana (CDSI, 334). La empresa está llamada …

Tanto los interpoladores “oficiales” como la Conferencia misma, perdieron la oportunidad de hacer aquí un juicio profético (o ético) claro del capitalismo neoliberal de Mercado (como funciona de hecho en el actual mundo globalizado) en la perspectiva evangélica de las mayorías empobrecidas, es decir de las víctimas.


Versión original
74. Constatamos como hecho positivo el fortalecimiento de los regímenes democráticos en muchos países de América Latina y El Caribe según demuestran los últimos procesos electorales. Sin embargo, vemos con preocupación…
Versión “oficial”
74. Constatamos un cierto proceso democrático que se demuestra en diversos procesos electorales. Sin embargo, vemos con preocupación…

El cambio parece reflejar la preocupación de los sectores tradicionalmente dominantes, frente al poder que van conquistando democráticamente los sectores pobres (a menudo, indígenas) en países como Bolivia, Ecuador, Venezuela y el Sur de México.


Versión original
96. …cultura y expresiones religiosas. Permanece aún en los imaginarios colectivos una mentalidad y mirada colonial con respecto a los pueblos originarios y afroamericanos. De modo que, descolonizar las mentes…
Versión “oficial”
96. …cultura y expresiones religiosas. En algunos casos permanece una mentalidad y una cierta mirada de menor respeto acerca de los indígenas y afrodescendientes. De modo que, descolonizar las mentes…

En línea con el anterior, este cambio viene a minimizar el etnocentrismo “occidental” de nuestros sectores pudientes, secularmente habituados al “colonialismo interno” (Medellín) que, en formas nuevas, sigue vigente en nuestro continente.


Versión original
435. Es muy dolorosa la situación de tantas personas y, en su mayoría jóvenes, que son víctimas de la vorágine insaciable de intereses económicos de quienes comercializan con la droga

Versión “oficial”
422. El problema de la droga es como una mancha de aceite que invade todo. No reconoce fronteras ni geográficas ni humanas. Ataca por igual a países ricos y pobres, a niños, jóvenes, adultos y ancianos, a hombres y mujeres. La Iglesia no puede permanecer indiferente ante este flagelo que está destruyendo a la humanidad, especialmente a las nuevas generaciones. Su labor se dirige especialmente en tres direcciones: prevención, acompañamiento y sostén de las políticas gubernamentales para reprimir esta pandemia.

En la prevención insiste en la educación en los valores que deben conducir a las nuevas generaciones, especialmente el valor de la vida y del amor, la propia responsabilidad y la dignidad humana de los hijos de Dios. En el acompañamiento, la Iglesia está al lado del drogadicto para ayudarle a recuperar su dignidad y vencer esta enfermedad. En el apoyo a la erradicación de la droga, no deja de denunciar la criminalidad sin nombre de los narcotraficantes que comercian con tantas vidas humanas teniendo como meta el lucro y la fuerza en sus más bajas expresiones.

El documento “oficial” trae aquí un análisis y propuestas que serán útiles. Pero no apunta a las raíces del problema en el sistema socio-económico y cultural de masas dominante, del que son víctimas también los pequeños traficantes de los barrios. Por lo mismo, omite la responsabilidad de la iglesia y los cristianos de todo nivel en su dimensión testimonial y profética.


Versión original
490. …no un planeta con aire contaminado, con aguas envenenadas y con recursos naturales agotados.

Versión “oficial”
471. …no un planeta con aire contaminado. Felizmente en algunas escuelas católicas se ha comenzado a introducir entre las disciplinas una educación a la responsabilidad ecológica.

No se ve por qué eliminar aquí la referencia a las aguas y a los recursos naturales. La educación ecológica en las escuelas no es tan nueva, ni es mérito especial de algunas escuelas católicas.

La TENDENCIA de este grupo de cambios parece ser la de quitarle mordiente al análisis del sistema (injusto y corruptor de la vida), tomando distancia de la perspectiva de los empobrecidos.

2. LA VISION DE JESUCRISTO, de la Comunión Trinitaria, de María.

Versión original
191. La Eucaristía, signo de la unidad (…) misterio del Hijo de Dios hecho pobre, nos plantea…

Versión “oficial”
176. La Eucaristía, signo de la unidad (…) misterio del Hijo de Dios hecho hombre (cf. Fil 2,6-8), nos plantea…


Versión original
256. …fundamento de la Trinidad-Amor. Somos hijos de la comunión y no de la soledad. La experiencia de un Dios…

Versión “oficial”
240 . …fundamento de la Trinidad-Amor. La experiencia de un Dios…


Versión original
284. …La Virgen de Nazaret tuvo un papel único en la historia de salvación… (…) una familia, la familia de Dios.

Versión “oficial”
267. …La Virgen de Nazaret tuvo una misión única en la historia de salvación… (…) una familia, la familia de Dios. En María nos encontramos con Cristo, con el Padre y el Espíritu Santo, como asimismo con los hermanos.


Versión original
304. … la Palabra de Dios, permita un encuentro personal cada vez mayor con Jesucristo, experimentado como plenitud.

Versión “oficial”
289. …la Palabra de Dios, que conduzca a un encuentro personal cada vez mayor con Jesucristo, perfecto Dios y perfecto hombre (165) experimentado como plenitud…


Versión original
350. Por lo tanto, la meta que la escuela católica se propone respecto de los niños y jóvenes, es la de colaborar en la construcción de su personalidad teniendo a Cristo como referencia en el plano de la mentalidad y de la vida. Tal referencia…

Versión “oficial”
336. Por lo tanto, la meta que la escuela católica se propone respecto de los niños y jóvenes, es la de conducir al encuentro con Jesucristo vivo, Hijo del Padre, hermano y amigo, Maestro y Pastor misericordioso, esperanza, camino, verdad y vida, y así a la vivencia de la alianza con Dios y con los hombres.

Lo hace, colaborando en la construcción de la personalidad de los alumnos, teniendo a Cristo como referencia en el plano de la mentalidad y de la vida. Tal referencia…


Versión original
362. …participarnos de su propia vida. Es la vida que comparte con el Padre y el Espíritu Santo, la vida eterna. Su misión…

Versión “oficial”
348. …participarnos de su propia vida. Es la vida trinitaria del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, la vida eterna. Su misión …


Versión original
Ver también el 109 citado más abajo, para el Tema 5

Versión “oficial”
100b.

Más que avanzar en una visión bíblica, evangélica, para un discipulado más fiel y creíble en las actuales circunstancias, lo que parece buscarse con estos cambios y añadidos es acentuar una visión más dogmática, para una espiritualidad menos encarnada, para una ortodoxia y una moral “más seguras”


3. LA RELACION IGLESIA – MUNDO

Versión original

19. Este documento continúa la práctica del método “ver, juzgar y actuar”, utilizado en anteriores Conferencias Generales del Episcopado Latinoamericano. Muchas voces venidas de todo el Continente…

Versión “oficial”
19. En continuidad con las anteriores Conferencias Generales del Episcopado Latinoamericano este documento hace uso del método ver, juzgar y actuar.

Este método implica contemplar a Dios con los ojos de la fe a través de su Palabra revelada y el contacto vivificante de los Sacramentos, a fin de que en la vida cotidiana veamos la realidad que nos circunda a la luz de su providencia, la juzguemos según Jesucristo, Camino, Verdad y Vida, y actuemos desde la Iglesia, Cuerpo Místico de Cristo y Sacramento universal de salvación, en la propagación del reino de Dios, que se siembra en esta tierra y que fructifica plenamente en el Cielo. Muchas voces venidas de todo el Continente…


Versión original
235. … tendencias de secularización, la vida consagrada está llamada a dar testimonio…

Versión “oficial”
219 . … tendencias de secularización, también en la vida consagrada, los religiosos están llamados a dar testimonio…


Versión original
240. Su anhelo de escucha, acogida y servicio, y su testimonio de los valores alternativos del Reino, transformado en Cristo, el Señor, es posible (106)

Versión “oficial”
224. …Su anhelo de escucha, acogida y servicio, y su testimonio de los valores alternativos del Reino, muestran que una nueva sociedad latinoamericana y caribeña, fundada en Cristo, es posible (120).


Versión original
274. Si el impulso del Espíritu… (…) creativas, felices en el servicio. Nos vuelve…

Versión “oficial”
285. Cuando el impulso del Espíritu… (…) creativas, felices en el anuncio y el servicio misionero. Nos vuelve…

Aquí aparece asomar una dificultad grande de los censores a reconocer una densidad teologal en la vida cotidiana y la historia de la humanidad fuera de la Iglesia, vida e historia “profanas” que no tendrían por tanto nada importante que enseñar a la misma Iglesia. Tal vez tengan que ver con ello lo reproches de “secularización” que se dirigen a la Vida Consagrada (¿a las “comunidades insertas”?), y el recurrente sueño de “una sociedad nueva, fundada en Cristo” (¿según los criterios y las normas de la Jerarquía católica?. (Cf. La “Gaudium et Spes”).


4. LA IGLESIA Y EL PECADO

Versión original
98. La Iglesia Católica en América Latina y El Caribe, a pesar de sus deficiencias y ambigüedades, ha dado testimonio de Cristo…

Versión “oficial”
98. La Iglesia Católica en América Latina y El Caribe, a pesar de las deficiencias y ambigüedades de algunos de sus miembros, ha dado testimonio de Cristo…


Versión original
115. Reconocemos que muchas veces los católicos nos hemos apartado del Evangelio, que requiere un estilo de vida más fiel a la verdad y a la caridad, más sencillo, austero y solidario, como también nos ha faltado valentía, persistencia y docilidad a la gracia para proseguir la renovación iniciada por el Concilio Vaticano II…

Versión “oficial”
100 h. Reconocemos que en ocasiones algunos católicos se han apartado del Evangelio, que requiere un estilo de vida más fiel a la verdad y a la caridad, más sencillo, austero y solidario, como también nos ha faltado valentía, persistencia y docilidad a la gracia para proseguir, fiel a la Iglesia de siempre, la renovación iniciada por el Concilio Vaticano II…


Versión original
Ver también el 109 citado más abajo, para el Tema 5.

Versión “oficial”
100b.

Es habitual que la Jerarquía católica reconozca la infidelidad y el pecado en “algunos hijos” de la Iglesia, desde la primera conquista y también hoy, llamándolos en ese caso a la conversión personal.

Otra cosa es reconocer la evidencia histórica o sociológica ( a veces abrumadora) de que en la Iglesia ha habido y hay también pecado social (colectivo o masivo) y estructural (institucionalizado). Aquí no basta la conversión de personas y comunidades, sino que se requiere también la reforma estructural de la misma Iglesia, “en la cabeza y en los miembros”. (Cf. Juan Pablo II, “Ut Unum Sint” y “Tertio Milenio Adveniente”).

{mospagebreak}
5. LA IGLESIA: COMUNIDAD Y MINISTERIOS

Versión original
109. Lamentamos cierto clericalismo, algunos intentos de volver a una eclesiología y espiritualidad anteriores al Concilio Vaticano II, algunas lecturas y aplicaciones
reduccionistas de la renovación conciliar, la ausencia de un sentido de autocrítica, de una auténtica obediencia y de ejercicio evangélico de la autoridad, los moralismos que debilitan la centralidad de Jesucristo, las infidelidades a la doctrina, a la moral y a la comunión, nuestras débiles vivencias de la opción preferencial por los pobres, no pocas recaídas secularizantes en la vida consagrada, la discriminación de la mujer y su ausencia frecuente en los organismos pastorales. Tal como lo manifestó el Santo Padre …

Versión “oficial”
100 b. Lamentamos, sea algunos intentos de volver a un cierto tipo de eclesiología y espiritualidad contrarias a la renovación del Concilio Vaticano II (41), sea algunas lecturas y aplicaciones reduccionistas de la renovación conciliar; lamentamos la ausencia de una auténtica obediencia y de ejercicio evangélico de la autoridad, las infidelidades a la doctrina, a la moral y a la comunión, nuestras débiles vivencias de la opción preferencial por los pobres, no pocas recaídas secularizantes en la vida consagrada influida por una antropología meramente sociológica y no evangélica. Tal como lo manifestó el Santo Padre …


Versión original
190 f. …Orden: la opción de algunos cristianos de ponerse definitivamente al servicio pastoral de sus hermanos, una vez llamados por el Obispo.

Versión “oficial”
175 f. …Orden: el don del ministerio apostólico que sigue ejerciéndose en la Iglesia para el servicio pastoral de todos los fieles.


Versión original
209. El primero dice relación con la identidad teológica del ministerio presbiteral. El Concilio Vaticano II establece el sacerdocio ministerial al servicio del sacerdocio común de los fieles, y cada uno a su manera participan del único sacerdocio de Cristo (84). Cristo, Sumo y Eterno Sacerdote, nos ha redimido y nos ha participado su vida divina. En él, somos todos hijos del mismo Padre y hermanos entre nosotros, también los presbíteros. Antes que padre el presbítero es un hermano. Esta dimensión fraterna debe transparentarse en el ejercicio pastoral y superar la tentación del autoritarismo que lo aísla de la comunidad y de la colaboración con los demás miembros de la Iglesia. No puede tampoco caer en la tentación de considerarse solamente un delegado o representante de la comunidad sino un don para ella por la unción del espíritu en su ordenación y su especial unión con Cristo cabeza.

Versión “oficial”
193. El primer desafío dice relación con la identidad teológica del ministerio presbiteral. El Concilio Vaticano II establece el sacerdocio ministerial al servicio del sacerdocio común de los fieles, y cada uno, aunque de manera cualitativamente distinta, participan del único sacerdocio de Cristo (97). Cristo, Sumo y Eterno Sacerdote, nos ha redimido y nos ha participado su vida divina. En él, somos todos hijos del mismo Padre y hermanos entre nosotros. El sacerdote no puede caer en la tentación de considerarse solamente un mero delegado o sólo un representante de la comunidad, sino un don para ella por la unción del Espíritu y por su especial unión con Cristo cabeza.

“Todo Sumo Sacerdote es tomado de entre los hombres y puesto para intervenir a favor de los hombres en todo aquello que se refiere al servicio de Dios” (Hb 5,1).


Versión original
239. … que, en mutua relación con los Pastores, en comunión y diálogo fecundo y amistoso (105), están llamadas a estimular … Reino de Dios.

Versión “oficial”
223. … que, en auténtica comunión con los Pastores y bajo su orientación, en un diálogo fecundo y amistoso (118), están llamadas a estimular … Reino de Dios (119).


Versión original
363. …El bautismo (…), y lo hace hermano de los hijos del mismo Padre, reconociendo a Cristo como Primogénito…

Versión “oficial”
349. …El bautismo (…), y lo hace hijo de Dios, le permite reconocer a Cristo como Primogénito…


Versión original
Ver también el párrafo 224.

Versión “oficial”
208.

Estos párrafos de la Vª Conferencia, por fidelidad en le discipulado de Jesús y tal vez buscando una mayor credibilidad de la organización de nuestra Iglesia, acentúan (aunque tímidamente) la hermandad cristiana por sobre la jerarquía eclesiástica.

Los censores, en cambio, parecen preocupados, de salvaguardar la “distancia y categoría” de las “órdenes” clericales superiores sobre las inferiores, y sobre todo, del clero sobre los fieles. Curiosa resulta, en este contexto, la aplicación que se hace a un ministerio eclesial cristiano (ninguno de los cuales es nombrado ni descrito en el Nuevo Testamento como “sacerdotal”) de lo que afirma la Carta a los Hebreos (5,1) del Sumo Sacerdote del culto judío.


6. LAS COMUNIDADES ECLESIALES DE BASE (CEB’s) y las “pequeñas comunidades”.

Versión original
193. En la experiencia eclesial de América Latina y El Caribe, las Comunidades Eclesiales de Base confrecuencia han sido verdaderas escuelas que forman discípulos y misioneros del Señor, como testimonia la entrega generosa, hasta derramar su sangre, de tantos miembros suyos. Ellas recogen la experiencia de las primeras comunidades, como están descritas en los Hechos de los Apóstoles (cf. Hch 2,42-47). Medellín reconoció en ellas una célula inicial de estructuración eclesial y foco de evangelización. Arraigadas en el corazón del mundo, son espacios privilegiados para la vivencia comunitaria de la fe, manantiales de fraternidad y de solidaridad, alternativa a la sociedad actual fundada en el egoísmo y en la competencia despiadada.

Versión “oficial”
178. En la experiencia eclesial de algunas iglesias de América Latina y de El Caribe, las Comunidades Eclesiales de Base han sido escuelas que han ayudado a formar cristianos comprometidos con su fe, discípulos y misioneros del Señor, como testimonia la entrega generosa, hasta derramar su sangre, de tantos miembros suyos. Ellas recogen la experiencia de las primeras comunidades, como están descritas en los Hechos de los Apóstoles (cf. Hch 2, 42-47). Medellín reconoció en ellas una célula inicial de estructuración eclesial y foco de fe y evangelización (87). Puebla constató que las pequeñas comunidades, sobretodo las comunidades eclesiales de base, permitieron al pueblo acceder a un conocimiento mayor de la Palabra de Dios, al compromiso social en nombre del Evangelio, al surgimiento de nuevos servicios laicales y a la educación de la fe de los adultos (88), sin embargo también constató “que no han faltado miembros de comunidad o comunidades enteras que, atraídas por instituciones puramente laicas o radicalizadas ideológicamente, fueron perdiendo el sentido eclesial”
(89).


Versión original
194. Queremos decididamente reafirmar y dar nuevo impulso a la vida y misión profética y santificadora de las CEBs, en el seguimiento misionero de Jesús. Ellas han sido una de las grandes manifestaciones del Espíritu en la Iglesia de América Latina y El Caribe después del Vaticano II. Tienen la Palabra de Dios como fuente de su espiritualidad, y la orientación de sus Pastores como guía que asegura la comunión eclesial.

Despliegan su compromiso evangelizador y misionero entre los más sencillos y alejados, y son expresión visible de la opción preferencial por los pobres. Son fuente y semilla de variados servicios y ministerios a favor de la vida en la sociedad y en la Iglesia.

195. Las Comunidades Eclesiales de Base, en comunión con su obispo y el proyecto de pastoral diocesana, son un signo de vitalidad en la Iglesia, instrumento de formación y de evangelización, y un punto de partida válido para la Misión Continental permanente. Ellas podrán revitalizar las parroquias desde su interior haciendo de las mismas una comunidad de comunidades.

Después del camino recorrido hasta ahora, con logros y dificultades, es el momento de una profunda renovación de esta rica experiencia eclesial en nuestro continente, para que no pierdan su eficacia misionera sino que la perfeccionen y la acrecienten de acuerdo a las siempre nuevas exigencias de los tiempos.

Versión “oficial”
179. Las comunidades eclesiales de base , en el seguimiento misionero de Jesús, tienen la Palabra de Dios como fuente de su espiritualidad y la orientación de sus Pastores como guía que asegura la comunión eclesial. Despliegan su compromiso evangelizador y misionero entre los más sencillos y alejados, y son expresión visible de la opción preferencial por los pobres.

Son fuente y semilla de variados servicios y ministerios a favor de la vida en la sociedad y en la Iglesia. Manteniéndose en comunión con su obispo e insertándose al proyecto de pastoral diocesana, las CEBs se convierten en un signo de vitalidad en la Iglesia particular. Actuando así, juntamente con los grupos parroquiales, asociaciones y movimientos eclesiales, pueden contribuir a revitalizar las parroquias haciendo de las mismas una comunidad de comunidades.

En su esfuerzo de corresponder a los desafíos de los tiempos actuales, las comunidades eclesiales de base cuidarán de no alterar el tesoro precioso de la Tradición y del Magisterio de la Iglesia.


Versión original
196. Junto a las CEBs, hay otras variadas formas de pequeñas comunidades eclesiales, grupos de vida, de oración y de reflexión de la Palabra de Dios, e incluso redes de comunidades. El Espíritu las va haciendo florecer como respuesta a los nuevos desafíos de la evangelización. La experiencia positiva de estas comunidades hace necesaria una especial atención para que tengan a la Eucaristía como centro de su vida y crezcan en solidaridad e integración eclesial y social.

Versión “oficial”
180. Como respuesta a las exigencias de la evangelización, junto con las comunidades eclesiales de base hay otras válidas formas de pequeñas comunidades, e incluso redes de comunidades, de movimientos, grupos de vida, de oración y de reflexión de la Palabra de Dios. Todas las comunidades y grupos eclesiales darán fruto en la medida en que la Eucaristía sea el centro de su vida y la Palabra de Dios sea faro de su camino y su actuación en la única Iglesia de Cristo.


Versión original
Ver también 104 y 334.

Versión “oficial”
99e y 319

La intervención en esta sección ha sido profunda: en la censura, en la incorporación de frases y desarrollos nuevos, en la reestructuración del conjunto. Se conservan elementos importantes, pero debilitados o contrapesados por una insistencia obsesiva en la inserción parroquial y en la fidelidad al “tesoro precioso de la Tradición y del Magisterio de la Iglesia”.

Incluso, se renueva la sospecha, recogida por Puebla en un contexto histórico muy diferente, de la secularización y “radicalización ideológica” de “miembros de comunidad y comunidades enteras”. Todo lo cual parece justificar que se deje de lado la “decidida reafirmación” y el “nuevo impulso” que la Vº Conferencia quiso dar a las CEB’s en el nuevo contexto de América Latina y el Caribe.

Uno pude preguntarse cuál es el motivo real de tal rechazo. ¿Será que se teme a las CEB’s como amenaza o competencia? Pero, ¿para quiénes? ¿para las parroquias como estructura clerical? ¿para los movimientos que cunden en los sectores medios o altos? ¿Es hacia esas Parroquias y movimientos que tienen que convocar los discípulos misioneros pobres a sus vecinos y compañeros, los que buscan acogida fraterna, participación activa, y sobre todo, a un Jesucristo como ellos, con un mensaje de vida nueva en su realidad concreta? Si no hay más y mejores CEB’s y “comunidades pequeñas” (¿CCB’s?) ¿Cómo podemos quejarnos que tanta gente de nuestro pueblo sencillo busque todo eso en las congregaciones pentecostales que tiene a pasos de su casa, integrados (y a menudo pastoreados) por hombres y mujeres de su cercanía cotidiana? ¿O es que lo que teme cierta Jerarquía católica es simplemente que
los pobres vayan accediendo “en la Iglesia” a su mayoría de edad, y pasen a ser en la misma Iglesia sujetos activos?


7. LA LECTURA BIBLICA

Versión original
187. La renovación (…) una red de comunidades y grupos capaz de articularse logrando que los participantes se sientan (…) Toda parroquia está llamada a ser el espacio donde la escucha de la Palabra sea la fuente del discipulado misionero. Su propia renovación exige que se deje iluminar siempre de nuevo por la Palabra viva y eficaz.

Versión “oficial”
172. La renovación (…) una red de comunidades y grupos, capaces de articularse logrando que sus miembros se sientan (…) Toda parroquia está llamada a ser el espacio donde se recibe y acoge la Palabra, se celebra y se expresa en la adoración del Cuerpo de Cristo, y así es la fuente dinámica del discipulado misionero. Su propia renovación exige que se deje iluminar siempre de nuevo por la Palabra viva y eficaz.


Versión original
(Entre el 269 y el 270)

Versión “oficial”
254 (nuevo). El sacramento de la reconciliación es el lugar donde el pecador experimenta de manera singular el encuentro con Jesucristo, quien se compadece de nosotros y nos da el don de su perdón misericordioso, nos hace sentir que el amor es más fuerte que el pecado
cometido, nos libera de cuanto nos impide permanecer en su amor, y nos devuelve la alegría y el entusiasmo de anunciarlo a los demás con corazón abierto y generoso.


Versión original
Ver también los párrafos 19 (citados más arriba en el Tema 3) y 110.

Versión “oficial”
19. y 100c

El Documento original promueve insistentemente la lectura bíblica, como alma del discipulado misionero y de la convivencia comunitaria (cf. La “Dei Verbum”). Los censores “oficiales” parecen preocupados por equilibrar las cosas, insistiendo en la práctica sacramental y desvirtuando (en el 100c) el reproche de “sacramentalismo”.


8. EL ECUMENISMO y el diálogo interreligioso

Versión original
106. …No con la misma intensidad en todas las Iglesias se ha desarrollado el diálogo ecuménico e interreligioso, enriqueciendo a todos los participantes.
En otros lugares se han creado escuelas…

Versión “oficial”
99 g. …No con la misma intensidad en todas las Iglesias se ha desarrollado el diálogo ecuménico. También el diálogo interreligioso, cuando sigue las normas del Magisterio, puede enriquecer a los participantes en diversos encuentros. En otros lugares se han creado
escuelas…


Versión original
114. …no es adecuado englobar a todos en una sola categoría de análisis, ni llamarlas simplemente “sectas”. Muchas veces no es fácil el diálogo ecuménico con grupos cristianos que atacan a la Iglesia Católica con insistencia.

Versión “oficial”
100 g. …no es adecuado englobar a todos en una sola categoría de análisis. Muchas veces no es fácil el diálogo ecuménico con grupos cristianos que atacan a la Iglesia Católica con insistencia.


Versión original
241. …metodológicos de nuestra Iglesia. En verdad, mucha gente que pasa a otros grupos religiosos no está buscando salirse de nuestra Iglesia sino que está buscando sinceramente a Dios.

Versión “oficial”
225 . …metodológicos de nuestra Iglesia. Esperan encontrar respuestas a sus inquietudes. Buscan no sin serios peligros responder a algunas aspiraciones que quizás no han encontrado, como debería ser, en la Iglesia.

La Vª Conferencia, como fruto del debate entre los mismos obispos y de una escucha sincera a los “observadores” evangélicos, promueve con esperanza el ecumenismo y (más débilmente) el diálogo interreligioso, valorando positivamente a “los diferentes”. La tendencia de los censores denota más bien miedo, preocupación porque la participación católica sea muy controlada, incluso por el Vaticano.

Pareciera presuponerse que sólo en la Iglesia católica romana pudiéramos encontrar a Jesucristo “camino, verdad y vida”.


9. LA FAMILIA

Versión original
301. …activamente en la comunidad eclesial. Esto nos interpela profundamente…

Versión “oficial”
286. …activamente en la comunidad eclesial. Sin olvidar la importancia de la familia en la iniciación cristiana, este fenómeno nos interpela profundamente…


Versión original
460 a. …atendiendo a su formación integral.

Versión “oficial”
441. a. atendiendo a su formación integral. De importancia para toda su vida es el ejemplo de oración de sus padres y abuelos, quienes tienen la misión de enseñar a sus hijos y nietos las primeras oraciones.


Versión original
467. La Palabra de Dios nos interpela, de muchas maneras, a respetar y valorar a nuestros mayores y ancianos. Incluso nos invita a aprender de ellos, con gratitud, y a acompañarlos en su soledad o débil condición. La frase de Jesús…

Versión “oficial”
448. El respeto y gratitud de los ancianos debe ser testimoniado en primer lugar por su propia familia. La Palabra de Dios nos interpela de muchas maneras a respetar y valorar a nuestros mayores y ancianos.

Incluso nos invita a aprender de ellos con gratitud, y a acompañarlos en su soledad y fragilidad. La frase de Jesús…

La preocupación por la familia, presente con insistencia en el Documento original, se refuerza aquí aun más. Aparentemente, se da por un hecho que entre nosotros, en general, la familia sigue en condiciones de trasmitir la fe cristiana y los valores básicos de la vida humana


10. OTROS TEMAS
en los que asoma una preocupación por quitarle fuerza al Documento original, son: LA OPCION POR LOS POBRES (406  392 , donde se añade “Ella, sin embargo, no es exclusiva ni excluyente”); y LA MUJER (109  100b , citados más arriba en el tema 5, donde se censura la denuncia de la discriminación de la mujer en la Iglesia).

Santiago de Chile, 20 de agosto 2007

Crónica Digital/Revista Pastoral Popular

Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.