La quimera del oro

La posesión del oro es la expresión máxima de la estupidez de este depredador bípedo llamado hombre. Charles Chaplin se volvió loco en la película La quimera del oro y, acosado por el hambre, soñaba que sus zapatos se convertían en una suculenta y humeante gallina. Hernán Cortés quemó las naves por el oro y la Melinche fue capaz de traicionar a sus hermanos inaugurando, según Octavio Paz, el carácter artero de nuestra raza latinoamericana. El oro, en California, significó la movilización de millones de seres humanos que lo único que buscaban era un gramo de tan preciado metal.

Daniel López Pinochet es, justamente, el carácter opuesto de estos ambiciosos locos que han marcado la historia: solamente es un ahorrativo general que, con razón, pensó en dejar asegurada su familia cuando muriera, por tal razón, fue capaz de prever todas las coyunturas posibles en la economía, como cualquier premio Nóbel de esta ciencia oculta. En épocas de auge invirtió en acciones, que rentabilizaron entre un 50 y un 100% anual; en épocas de baja compró bonos y, en épocas de gran crisis como en las del petróleo, varias toneladas de oro.

Hoy viene de descubrirse, después de años, una presunta custodia de 9.000 kilos de lingotes de oro, guardados en el Hong Kong and Changay Banking Corporation, (HSBC), el segundo banco más grande del mundo, después del Citibank. Según dicen los mal hablados, el valor de este depósito se calcula en 160 millones de dólares. Hasta el cronista más aturdido y corto de miras puede equivocarse en los montos de las cuentas de nuestro general (r).

En el caso del Banco Riggs se comenzó la indagación por 8 millones de dólares y hoy vamos cercano a los 100 millones; si le sumamos los 160 U.S., estaríamos en un cuarto del billón de dólares. Ni siquiera Atahualpa, el rey Midas, que convertía todo lo que tocaba en oro, ni los faraones, ni otros cuantos buscadores de El Dorado; se dice que hay menos oro en la Laguna de Guatavita, en Colombia, que los millones que tiene nuestro emperador “dios sol”, el gran Daniel.

Según el abogado defensor de la familia, Pablo Rodríguez, nuestro empobrecido ex militar ha tenido que empeñar la siútica perla que lucía cuando se presentaba como caballero republicano, en el plebiscito de 1988, y sólo le queda el anillo de matrimonio, que lo ata hasta la eternidad a su amor y gendarme, Lucia Hiriart.

Como siempre, el Ministerio de Relaciones Exteriores sigue marcando ocupado: el cónsul de Hong Kong se informa por El Mercurio y La Nación y no aporta ninguna información – dicho sea de paso, es el mismo personaje que salió del consulado de Montreal por sospechosas actuaciones durante el gobierno militar -; si el periodista Jenaro Prieto estuviera vivo, le cambiaría  el nombre a este reino de “Tontilandia a Robolandia”. El que no roba es un gil o es “rey de los huevones”.


Presentación de libro
Antonio Elizalde, rector de la Universidad Bolivariana, tiene el agrado de invitar a Ud. al lanzamiento del libro

Del profesor Lagos a la Chica de rojo Bachelet

crónicas cotidianas de la casta política en el reino de Estupidilandia, de Rafael Luis Gumucio Rivas

El domingo 29 de octubre, de 2006, a las 20.30, en la Sala Camilo Montt, de la Feria del Libro, Estación Mapocho.

Presentarán esta obra:

Rafael Gumucio Araya, escritor
Marco Enríquez-Ominami, diputado
Patricio Abarca Mora, periodista
Paul Walder, periodiata
Leave a comment

Send a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *