Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Análisis

La reconquista de Gaza 

Compartir:
Con la cínica ironía de los militares, la invasión a Gaza por el ejército israelí ha sido bautizada “Lluvia de Verano”. Mirándola desde Palestina, recomenzó la ocupación militar de Gaza. Mirándola desde Israel, el Tsahal, el ejército, está intentando salvar la vida del cabo Gilad Shalit, de 19 años. La única central eléctrica ha sido el primer objetivo que los israelíes bombardearon, dejando a oscuras, probablemente durante varios meses, a cerca de 700 mil personas y abriendo, en un verano tórrido, las puertas a una crisis sanitaria.

Los helicópteros Apache han destruido tres puentes en la principal carretera de la Franja. Decenas de tanques han ocupado el ex aeropuerto de Dahaniya. Otras dos columnas han entrado desde el sur de la Franja y la zona norte ha sido repetidamente bombardeada. Un avión Mirage mató a un dirigente de las brigadas Mártires de Al Aqsa. En el mercado de Jabalia la gente de Gaza, resignada, intenta comprar lo posible, harina, leche en polvo, con el poco circulante que aún le queda.

Los enfrentamientos que en los meses pasados habían llevado a las facciones palestinas al borde de una guerra civil, desaparecieron. Aún el 8 de mayo en Kahn Younis hubo una batalla con tres muertos entre las brigadas Ezzedin al Qassam, de Hamas, y los Mártires de Al Aqsa, cercanos a Fatah. En estos días los milicianos de Al Fatah –el partido laico fundado por Arafat, y que hoy apoya al presidente Abu Mazen– patrullan el territorio junto a los de Hamas, el partido religioso que gobierna la Autoridad Nacional Palestina con el repudio occidental. Al cierre de esta edición ha sido confirmada la entrada de tanques israelíes en la zona norte de la Franja.

Grande es el repudio palestino al arresto durante la noche de ocho ministros y unos 50 diputados palestinos, miembros de Hamas, por el ejército israelí. Es una de las decisiones más graves tomadas por Israel. Demuestra, junto al hallazgo del cuerpo de un joven colono israelí, secuestrado y asesinado en Cisjordania, que la escalada no puede detenerse en las próximas horas.

Según la versión oficial israelí, los puentes y la central eléctrica han sido destruidos para impedir que los milicianos que secuestraon al cabo Shalit puedan trasladarlo. Mirando los escombros causados en pocas horas de reocupación, es evidente que no es así: Israel quiere demostrar la omnipotencia de sus armas y, como afirma el presidente palestino Abu Mazen, castigar al pueblo de Gaza.

El unilateralismo israelí.
Israel tiene el ministro de Defensa más pacifista de la historia del país. Amir Peretz, como fundador de Paz Ahora, pedía el retiro desde Gaza y hoy, como ministro, vuelve a ocupar este territorio palestino junto a Ehud Olmert, el delfín de Ariel Sharon que gestionó el retiro el año pasado. Para la derecha, desde las columnas del diario Yediot Ahronot, es fácil acusar al gobierno de no tener un plan, “ni para los secuestros, ni para los lanzamientos de misiles Qassam, ni para el previsible gobierno palestino de unidad nacional entre Fatah y Hamas”.
La semana pasada, el llamado “documento de los presos” había abierto las puertas al diálogo intrapalestino y hacia Israel. En la cárcel de Hadarim, Fatah, Hamas, Jihad Islámica y el Frente Popular de Liberación han firmado un acuerdo que lleva a Hamas a reconocer implícitamente la existencia de Israel en las fronteras de 1967. Es un documento importante, orquestado por el más prestigioso de los 8.500 presos palestinos, Marwan Barghouti.

Los que detuvieron a Shalit, respaldados por Abu Mazen y por la sociedad de Gaza, que vive el problema de los presos como central, piden que sea canjeado por las mujeres y por los cientos de menores presos en las cárceles israelíes. El documento de los presos llevaría definitivamente a Hamas a una posición pragmática que le otorgaría la posibilidad de gobernar realmente, superando el aislamiento internacional, e insertarse definitivamente en las instituciones palestinas.

El plan fue desechado por el gobierno israelí. Ehud Olmert, que no es Ariel Sharon pero quisiera serlo, quiere imponer el más unilateral de los planes de paz en seis décadas de guerra. Es el “Plan de Convergencia” que, sin ninguna mesa de diálogo con los palestinos, abandonaría apenas algunas de las colonias de Cisjordania. Son las más chicas, aisladas, poco interesantes, para, a cambio, anexionar al territorio israelí no sólo toda Jerusalén sino las grandes colonias ilegales de Modi’in Illit, Gush Etzion, Ariel, Ma’aleh Adumin, que suman más de 200 mil habitantes.

Para concretar su proyecto, Olmert cuenta con la actual debilidad palestina y con el apoyo de George W Bush. El plan Olmert desborda por la derecha el “mapa de ruta”, que hasta ahora era el faro occidental para la resolución del conflicto, y ni siquiera recuerda la existencia de resoluciones internacionales que exigen el retiro de Israel más allá de las fronteras de 1967 y la demolición del muro. En la reciente visita de Olmert a Europa, la primera desde que es primer ministro, se topó con la gélida distancia del francés Jacques Chirac y la inesperada indiferencia del británico Tony Blair. Para los europeos el unilateralismo absoluto de Olmert-Bush, sin ni siquiera buscar una negociación, o reenviándola a la futura aparición milagrosa de “un líder palestino responsable”, es todavía una medicina indigesta. Ahora la nueva invasión de Gaza, que se suma a una crisis humanitaria ya gravísima, amplifica las preocupaciones.

La masacre silenciada.
Sólo en la semana anterior a la captura del cabo Shalit, incursiones y bombardeos israelíes habían causado la muerte de 14 civiles, entre los cuales varios niños y una mujer embarazada de siete meses. Esto sin contar los nueve muertos de una misma familia en la playa de Gaza. Las imágenes de la niña Huda Ghalia que llora abrazando el cadáver del padre han dado la vuelta al mundo transformándose en un símbolo del terrorismo de Estado israelí. Aunque el ejército israelí niega haber sido autor material de esta masacre de civiles, varias fuentes independientes, entre las cuales se cuenta Human Rights Watch y el diario conservador británico The Times, confirman la versión que atribuye al Tsahal el exterminio de la familia Ghalia.

En lo que va del año el ejército israelí ha asesinado –según Amnistía Internacional– por lo menos a cien civiles, entre los cuales hay 30 niños, sólo en la Franja de Gaza, donde en los últimos tres años han sido muertos 800 civiles. A éstos hay que agregar las ejecuciones extrajudiciales por parte del ejército, que, según AI, nunca han terminado.

Al menos 600 ciudadanos están detenidos sin ninguna acusación formal y en condiciones durísimas: una Guantánamo más en tierra israelí. Yediot Ahronot exige el asesinato, por parte del ejército, de ocho líderes palestinos empezando por el primer ministro Ismail Haniyeh.

El terrorismo del Tsahal no es la única cara de la desesperación de Gaza. En los hospitales de una Franja con un 78 por ciento de pobreza, la tercera parte de los niños que mueren por “enfermedades banales” que –denuncia UNICEF– se podrían curar si a los hospitales pudieran llegar medicinas, médicos y aparatos sanitarios. Israel ha bloqueado las transferencias fiscales, es decir, las tasas pagadas por los mismos palestinos pero gestionadas por los israelíes. El bloqueo europeo, estadounidense e israelí hace que médicos, maestros y otras categorías de trabajadores públicos hayan llegado al cuarto mes sin cobrar. Es la paradoja de una medida pensada para castigar al pueblo palestino por su voto democrático de enero de 2006.

Artículo publicado por la revista uruguaya Brecha http://www.brecha.com.uy
Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.