Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Opinión

Secundarios: muchachos, es hora de ocupar los espacios ganados 

Compartir:
Es el momento ahora de entrar a trabajar con esa inteligencia, asertividad y profundidad que demostraron los secundarios a través de su Asamblea Nacional.
Es el momento histórico de poder canalizar la demanda social en una instancia si no de negociación, sí de cruce de visiones y de soluciones concretas para la Educación en Chile. Cuando esos estudiantes pueden, además, canalizar las propuestas concretas de 900 mil estudiantes, es obvio que su peso político es evidente, pero no importa acá el número de los miembros que integran ese comité, sino la fuerza de convicción que deben demostrar con argumentos sólidos, con información, con imaginación para armonizar en un nuevo proyecto de LOCE los temas fundamentales para la calidad esperada. Detrás de ellos se alinea una gran esperanza ciudadana, que podrá apoyarlos con profundo respeto al liderazgo que han conquistado como actores sociales.

Trasladar la movilización y la presión social a una instancia de propuestas, significa que el movimiento estudiantil cambia de escenario, pero debe mantenerse aglutinado para ir supervisando la marcha de los acontecimientos. Las políticas públicas que demanda el movimiento y que refleja el profundo interés de la mayoría de los chilenos, deben apuntar sustantivamente a:

Lograr que el Derecho a la Educación se consagre constitucionalmente recuperando expresamente para el Estado el deber de fijar la orientación de la educación hacia un proyecto de desarrollo nacional, que oriente la participación de los privados con un norte común, que sea el hilo conductor del gasto social en Educación.

Caminar hacia un nuevo proyecto nacional de educación que revise y reoriente los contenidos mínimos del Currículum de la Enseñanza Media, y que sirva de nueva guía para definir los programas de estudio y caminar en la superación de defectos estructurales que se observan en la educación. Esto llevaría a una revisión de la municipalización, revisar las carreras que ofrece el mercado hasta ahora y fiscalizar efectivamente a los sostenedores privados, exigiendo que se ajusten a requerimientos de calidad mínimos aceptables. Se trata de revisar la eficacia del gasto en educación, lo que significa talvez no aumentar mucho más los recursos, sino de evaluar ese gasto por productos esperados y reformulando los parámetros de financiamiento público a los sostenedores.

Cuando el gobierno de Michelle Bachelet abre este camino, la percepción ciudadana es que quiere aprovechar el impulso de los secundarios para implantar una reforma que en su programa no se había planteado inicialmente, pero que ahora se puede empujar con peso político y social. Esto deben apreciarlo los exitosos secundarios y entender que han logrado realmente remecer el sistema y pueden ahora ayudar a la sociedad chilena a empezar a recrear los modelos educacionales para que sean coherentes con un deber ser de justicia social y profundización de la democracia.

Por lo tanto, sin entramparse en cuantos van a sentarse al Comité, le pido a los secundarios que mantengan sus fortalezas y pasen a ocupar estos espacios con seguridad, con esas espaldas grandes que les da la gente de manera transversal y que ellos deben capitalizar para el cambio de fondo que necesita la educación chilena para el corto, mediano y largo plazo.
Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.