Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Opinión

Blues de New Orleans 

Compartir:
Si usted no había visitado New Orleans, ya es tarde, ya no existe.
Si usted no tuvo la oportunidad de saltar detrás de la banda de un jazzy funeral, al compás de “los santos vienen ya”, ya es tarde, esos funerales están destinados a la ciudad entera, si usted no pudo recorrer los bares y restaurantes recomendados por Truman Capote, escritor nacido en esa ciudad, la más alegre y auténticamente pluricultural, pues ha existido sucesivamente bajo bandera francesa, española y norteamericana, por ahora ya es tarde.

Si no vino al carnaval de un semana conocido como Mardi Gras (martes de confesión), entonces será donde esta festividad baquica se adopte porque ahora no se puede. Si nunca vino al jazzfest a escuchar a sucesores del gran Louis Arrmstrong, como Kermit Ruffins o Wynton Marsalis, ya es tarde, tendrá que escucharlos en otra parte, no en New Orleans, donde nació el gran Louis, el trompetista negro de la voz ronca y los ojos saltones.

Pero, ¿quién mató a New Orleans? La furia del huracán “Katrina” y la negligente ineptitud del gobierno de Bush, que, por imprevisión y terquedad, está convirtiendo a la hiperpotencia en una nación con las mismas carencias del tercer mundo. Bush -lo recuerdan en la prensa norteamericana los más prestigiosos columnistas-, con toda su soberbia, siempre se opuso a enfrentar el problema del recalentamiento global. Muchos fenómenos de la atmósfera del planeta Tierra,  proceden de ese fenómeno meteorológico que, por lo demás, es muy previsible en agosto, clara y repetidamente anunciado como ‘temporada de huracanes”.

Además del destrozo que dejó el anunciado huracán., hubo otros factores. Como preguntó el afilado crítico de Bush, el cineasta Michel Moore: ¿Dónde estaban los helicópteros que se necesitaban para el rescate? ¿Dónde las tropas de la Guardia Nacional, el ejército de reserva que resulta tan util en estas emergencias? Estaban en Iraq, la guerra privada de la dinastía Bush y sus ‘cronies”.

El desastre también demostró la vulnerabuilidad de EE.UU., a pesar de que Bush  no se cansa de repetir que el lucha por la seguridad de los norteamericanos. Otra histórica mentira más.

Enviado a PiensaChile por Paralelo 21
Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.