«Sr. Mosciatti, su decisión, a mí me pareció y me sigue pareciendo una falta de respeto con la gente, con sus auditores/as»

Carta Abierta al Sr. Tomás Mosciatti

Propietario y Director del Radio Bío Bío

Presente

Don Tomás, recuerdo que el año pasado, una noche, llamé al 800810810 de su redioemisora preguntando qué había sido del periodista y conductor de el «trasnoche» de la Bío Bío, Cristian Gil (yo era oyente habitual de este programa radial… ), y me mandaron a la cresta…. con evasivas fáciles, inexcusables.

Fue, pues, en el contexto de la desaparición de la Bío Bío de este admirable y carismático comunicador, que jamás oí ni leí algún tipo de explicación por parte de su radio, don Tomás: usted decide sacarlo, abruptamente, del aire y sin una sola consideración con sus auditores/as, en particular con quienes admiran a este notable conductor y periodista, conocido como Gilhino.

Crsitian Gil

No se lo había dicho, y aunque haya pasado ya un año de la salida súbita e inentendible de Gilhino de las noches de la Bío Bío, ahora se lo digo:  no entiendo cómo un profesional tan querido por la gente pudo salir de golpe de las noches de esta radio suya, don Tomás, y sin que usted ni esta radio hasta hoy hayan hecho mención alguna sobre ello. A mí me pareció y me sigue pareciendo una falta de respeto con la gente, con sus auditores/as, falta de respeto cuya autoría lo salpica directamente a usted, don Tomás.

El punto es que no entiendo cómo usted, con toda su inteligencia y sensibilidad, no es capaz de darse cuenta del talento, gracia, carisma, humanidad, humildad, simpatía, espontaneidad, transparencia, sensibilidad, llegada, enganche y química que posee Gilhino, cualidades todas que derrocha este profesional de las comunicaciones y que son innatas en él; cualidades todas que lo hacen conectar como nadie con la gente, en especial en esas horas en que esta gente  -sus cuerpos, sus sentidos, sus sentimientos-  necesitan estímulos diferentes a esos que se dan durante el día.

Es que la gente percibe, la gente sabe captar cuando tiene al frente a un ser humano auténtico, don Tomás… como lo es Cristian en su calidad de comunicador y de persona. En la escuela pasa lo mismo: a l@s niñ@s no se les puede engañar: ell@s perciben a l@s profes auténtic@s y que de verdad conectan con su afectividad y sus emociones. Se lo digo como profesora. Por lo mismo, no se entiende, le reitero, que usted, con toda su experiencia como comunicador y dueño de una radioemisora, no haya sido capaz de darse cuenta cómo Cristian Gil conecta con la audiencia, en especial por las noches.

Dicho en otros términos, sus auditores de trasnoche no conectan con gente estructurada, emocionalmente neutra, gente que haga gala de risas de plástico y que «comunique» incluso con cierta tonalidad psicológica sarcástica desde los estudio de la Bío Bío… ¡Menos por las noches!  La gente, más que nunca, en esas horas, sintoniza su radio esperando que el comunicador conecte con su afectividad y emocionalidad, tarea que no cualquier comunicador es capaz de lograr y gatillar, sobre todo en estos tiempo, señor Mosciatti.

Antes de despedirme, le cuento que anoche, luego de meses de mantener apagada esta radioemisora por las noches, volví a poner la Bío Bío…, y escuchar a Gilhino fue tónico no solo para mí sino para miles, se lo aseguro.

En resumidas cuentas, lo más sanador, lo más digno, la reserva humana y profesional más notable de Radio Bío Bío se hizo carne anoche en esta radioemisora, luego de meses de silencio, en la voz de un profesional imprescindible llamado Cristian Gil, extrañado tanto tanto por cientos de auditores/as que lo reconocen como el más querido, como el más carismático conductor de «El Trasnoche de la Bío Bío».

Si usted me permite, don Tomás: ¡Gracias Gilhino por regresar! ¡Por fin has vuelto, admirable y jamás olvidado hijo pródigo de es@s cientos de radioescuchas nocturn@s de esta emisora llamada Bío Bío que jamás, jamás, te olvidaron!  ¡Larga vida a tu voz por las noches en esta gran radioemisora! ¡Tu voz le devuelve a este programa nocturno esa sensibilidad y carisma humanos que tanto le han hecho falta; voz que jamás, ¡jamás!, debió salir del aire!

Atentamente,

Profesora Fresia Antillanca

Artículo publicado en Opinión y etiquetado , , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.