¿Por qué en Chile hay revolución?

Las ideas de la revolución francesa han cuajado en Chile 230 años después.
Un viejo orden está cayendo, mientras el nuevo busca su forma. Ya no hay vuelta atrás pues el cambio ya está instalado en la subjetividad colectiva, no se parece a nada ocurrido antes, es una revolución con su propia indiología podríamos decir. Es una apuesta que supera lo político, lo cognitivo, lo emocional, y apunta incluso a lo espiritual. Es el gen indio, que esperaba su momento para manifestarse, el que está instalado en el 90% del chileno, asúmaselo o no. Y es este gen el que se ha apropiado de las ideas de la ilustración, y las ha ampliado, y cargado de nuevos sentidos.
Es el que predomina en las calles, usando los medios de batalla ancestrales, piedras y palos. Que no matan pero sirven más para arrojar la furia, para arrojársela al enemigo. Hasta en este accionar se ve el sello ético de esta revolución.

Si la tierra se rebela a través de cataclismos, su pueblo es el chileno. El enemigo es una estructura injusta mantenida solo por la fuerza. Cada chileno en este momento es un guerrero. La propia tierra lo ha preparado para sacudir el orden social.

Hablamos del espíritu, pero del espíritu en una tierra, una geografía, un paisaje a liberar de sus cadenas, y sus aprovechadores. No son ideas, esto no es metafísica, esto es una praxis. Es recuperar el aire, la vista, el olfato, el sentir que somos hermanos bajo este cielo, entre estas montañas y este océano. Y que nos debemos aprecio, respeto. Libertad, Igualdad Fraternidad en la Pachamama. El Newén somos todos.

Es una rabia de siglos la que se está manifestando, una lucidez de cambio de era, no es algo que puedan extinguir, ni con sus parásitos comunicadores ni con su indigna policía. Es una rebeldía incluso ecosistémica.

Desde un plano intelectual, y hasta poético, lo que se está generando en Chile, son nuevas formas, nuevos decires; nuevas ideas. La dignidad se abre camino a raudales inundándolo todo. Solo se ahogaran los indignos, y descorazonados. La dignidad es un solo corazón… de un pueblo que se hace llamar pueblo.

Llamadle empatía, característica psicológica primordial en cualquier relación humana… solo sucumbirán los inhumanos.

No sabemos cómo sigue esto, más sabemos lo esencial.

Empujamos todos con toda la fuerza, para despejar, liberar nuestra tierra de usuras, de abusos, de mentiras.

¡Somos nuevamente gente de la tierra!

Artículo publicado en Pueblos en lucha y etiquetado , , , , , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.