Así hizo llorar Joan Manuel Serrat a Love of Lesbian

La hija del cantautor tendió el contacto para que su padre colaborara en el nuevo disco del grupo. El día que se encontraron el estudio «era un gallinero»

«Realmente pasó como un cometa. Se fue y dejó una estela de silencio y de solemnidad que fue espectacular». Así recuerdan los integrantes del grupo indie español más popular (junto con Vetusta Morla) Love of Lesbian el día que Joan Manuel Serrat pasó por su estudio a grabar un tema para el nuevo disco de la banda, El poeta Halley, que sale a la venta el 4 de marzo, cuatro años después de su último trabajo, La noche eterna. Los días vividos. La responsable de esta unión entre catalanes fue Candela, hija de Serrat y seguidora fiel de Love of Lesbian.

Ella hizo de puente para que el encuentro entre su padre y el grupo fuera posible. Les pasó el contacto y tras varios correos electrónicos llegó la hora de la verdad. El grupo recuerda aún con cierta conmoción cómo instantes antes de que Serrat subiera a grabar el estudio era un espacio con inflación de nervios. «Cinco minutos antes de que llegara Serrat el estudio era un gallinero. Fue como: ‘Que ya está subiendo...’. La consigna era no molestarle. Cuando entró fue súper amable y natural. Escuchó el tema un par de veces y dijo ‘lo tengo’. Se metió dentro de la cabina y, sin la música, empezó a recitar y se marcó sus pausas. Al cabo de 15 minutos estábamos tomando cava en la terraza del estudio».

Aunque generacionalmente les distancian muchos años, la pleitesía que demuestran los grupos indies españoles con el compositor catalán no tiene fisuras. Hace unos años la edición española de Rolling Stone realizó una macroencuesta con más de 100 personalidades del mundo de la música para designar las 300 mejores canciones del pop-rock español. Entre los votantes estaban bandas independientes como Los Planetas, La Habitación Roja o Sidonie. La canción ganadora fue Mediterráneo, el clásico de Serrat. Todas estas agrupaciones jóvenes reconocieron que cantautor catalán siempre ha cultivado el espíritu que ellos abrazan: hacer siempre la música que le pide el cuerpo, independientemente de presiones comerciales. Serrat fue el primer indie.

Si conocer a tu ídolo ya es emocionante, trabajar con él debe ser algo que tardas en digerir. A partir de ese momento no concebirás mejor tema de conversación que rememorar aquel día, y emplearás gran parte de tu vida en narrar la historia a todo aquel que quiera escuchar. Y eso es lo que ha hizo ayer Love of Lesbian en el programa de Radio 3 Hoy empieza todo, dirigido por Ángel Carmona, último premio Ondas al mejor presentador de radio musical. «Se nos ha puesto a todos la espalda recta«, llegó a decir Carmona mientras el grupo narraba su encuentro con el veterano compositor, de 72 años. «Santi [Balmes, cantante y letrista del grupo] lloró emocionadísimo. Que viniera Serrat fue algo increíble, un momento culminante para él, que se dedica a hacer letras y a escribir libros», desveló en el programa otro de los miembros del grupo, mientras Balmes se volvía a emocionar y decía: «Que te recite Serrat… Yo ya me retiro«.Serrat participa en la última canción del disco, que se llama como el álbum, El poeta Halley.
*Fuente: El País

 

Acojo en mi hogar

Palabras que he encontrado abandonadas en mi palabrera

Examino cada jaula y allí

Ladrando vocales y consonantes

Encuentro sucios verbos

Que lloran después de ser abandonados

Por un sujeto que un día fue su amo

Y de tan creído que era

Prescindió del predicado

Esta misma semana

Han encontrado a un par de adjetivos transtornados

A tres adverbios muertos de frio

Y a otros tantos de la raza pronombre

Que sueñan en sus jaulas

Con ser la sombra de un niño

Señalo entonces

A las palabras que llevan más días abandonadas

Y me las llevo a casa

Las vacuno de la rabia y las peino a mi manera

Como si fueran hijas únicas

Porque en verdad todas son únicas

Acto seguido

Y antes de integrarlas en un parbulario de relatos o canciones

Les doy un beso de tinta

Y les digo que si quieres ganarte el respeto

Nunca hay que olvidarse los acentos en el patio

A veces les pongo a mis palabras

Diéresis de colores imitando diademas

Y yo sólo observo como juegan en el patio de un poema

Casi siempre te abandonan demasiado pronto

Y las escuchas en bocas ajenas

Y te alegras, y te enojas contigo mismo

Como con todo lo que amamos con cierto egoísmo

Y uno se queda en casa

Inerte y algo vacío

Acariciando aquel vocablo mudo llamado silencio

Siempre fiel, siempre contigo

Pero todo es ley de vida

Como un día me dijo el poeta halley

Si las palabras se atraen

Que se unan entre ellas

Y a brillar

Que son dos sílabas (*)

(*) Los españoles suelen decir que hay que vivir, arriesgarse a vivir porque la vida «son dos días«, aquel en que nacemos y ese otro, cuando morimos. Este grupo, a propósito de palabras y gramática, no dice que «son dos días» sino que «son dos sílabas«.

 

Artículo publicado en Cultura y etiquetado , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.