Movilización en Valparaíso: A tres años del asesinato de Macarena Valdés

Valparaíso 21 de agosto 2019Organizaciones mapuche de la V  región, con la presencia de Rubén Collío, compañero de Macarena Valdés, convocaron a una movilización al cumplirse tres años del asesinato de esta weichafe (guerrera), luchadora por la vida, defensora de la tierra y el medio ambiente.

Centenares de personas, hombres, mujeres, niños, niñas, mapuche y no mapuche, se congregaron a las 18 horas en la Plaza Sotomayor para marchar por las calles de Valparaíso exigiendo justicia y castigo a los culpables.

La multitud se desplazó hacia la Plaza del Pueblo Salvador Allende y durante el trayecto, el fuego de las antorchas que portaban algunos manifestantes y una intervención realizada en medio de la calle, se transformaron en un símbolo de vida y energía, un elemento que convierte el recuerdo de las y los guerreros caídos, en newen (fuerza) para continuar la lucha en contra de la depredación del medio ambiente y los recursos naturales. Precisamente por  oponerse a la destrucción de la ñuke mapu (madre tierra)  fue asesinada Macarena Valdés.

En febrero del año 2018, en un conversatorio realizado en la localidad de Neltume, Rubén Collío entregó antecedentes de las diligencias y estudios realizados por el perito forense, Dr. Ravanal, ocasión en donde manifestó que:

“PUDIMOS DEMOSTRAR TÉCNICAMENTE QUE LA NEGRA YA ESTABA MUERTA CUANDO LA COLGARON , MACARENA NO SE QUITÓ LA VIDA Y ESO SIGNIFICA QUE ALGUIEN LA COLGÓ Y, POR LO TANTO, SIGNIFICA QUE SÍ HUBO PARTICIPACIÓN DE TERCERAS PERSONAS.”

La columna de manifestantes recorrió las calles del Puerto, que a esa hora se encuentran con un gran número de transeúntes  que regresan a sus hogares después de la jornada laboral, los cuales observaron atentos y en respetuoso silencio el paso de las y los manifestantes, mientras el sonido de los kultrunes y los gritos recordando a Macarena, clamaban por justicia.     

En el escenario de la Plaza del Pueblo Salvador Allende se realizó un pequeño acto, en donde Rubén Collío manifestó:

“Créanme que entiendo su rabia, les entiendo y comparto su rabia, créanme que nadie les va a entender su rabia mejor que yo, nadie les va a entender la rabia mejor que mis hijos. También tengo rabia, créanme que es difícil, terriblemente difícil controlar la rabia. El odio es una energía terriblemente poderosa. Trataron de llenarnos de odio, mi vida estuvo llena de odio. La fuerza sin control se transforma en caos. Necesitamos organización. El amor es más poderosos que el odio, y no crean que es un discurso pacifista, porque no soy pacifista, definitivamente no sirvo para poner la otra mejilla, pero somos muy pocos y hay que ser inteligentes también, porque no nos vamos a andar regalando. El momento del weicham va a venir y necesitamos prepararnos para ese momento. Ese momento no es ahora, no es ahora cuando hay niños presentes, no es ahora cuando hay familias presentes. Cuando se convoque a weicham, ¿entienden lo que es weicham?, weicham es la guerra declarada de frente, así como yo ando, que me reconozcan como enemigo, porque cuando llegaron a mi casa, sabían que era mi casa, porque yo tengo claro que los que mataron a la Negra son unos perros cobardes, pero sigo en la misma casa esperando que un día me vayan a ver a mí. Porque no les tengo miedo. Esperando también que llegue gente como organizarse, porque hace tres años que estamos pidiendo lo mismo: organización. Hay que despertar, hay que organizarse, porque nos están matando y nos quieren seguir matando, y nosotros al menos no estamos dispuestos a permitirlo. Cuando se llama a Weicham no se lleva niños, a gente que no quiera pelear. Pero se convoca abiertamente a weicham. Nos declaramos abiertamente como enemigos y entonces decimos, bueno, ya que somos enemigos y no podemos llegar a un acuerdo, entonces va a haber weicham. Pero hoy día no se convocó a weicham. No estamos celebrando, estamos conmemorando que un día como hoy fueron dos cobardes a amenazar a la casa de la lamnien que nos arrienda el terreno y en pocas horas más se van a cumplir tres años de que otros cobardes entraron a nuestra casa, mataron a la Negra y después la colgaron para que creyéramos que se había suicidado. Durante la mañana estuvimos conversando de eso, fue una conversación súper íntima.

Tengo rabia, he tenido que soportar una montonera de injusticias, pero gracias a la organización y al apoyo de la gente PUDIMOS DEMOSTRAR QUE LA NEGRA ESTABA MUERTA CUANDO LA COLGARON Y QUE ALGUIEN LA PUSO AHÍ. Los peritajes han sido costosos, pero los pudimos realizar gracias a la gente que nos creyó y nos apoyó, gente que tenía conciencia. La Negra tenía carácter fuerte, era una mujer de weicham, la Negra era una weichafe (guerrera), por eso me molestó tanto cuando al principio la tildaban de la mujer del werken (vocero), porque una mujer es mucho más que el compañero que tiene al lado, la Negra era mucho más que “la mujer de”, valía y pesaba por ella misma. Por eso hasta el día de hoy nos duele que la hayan matado. Hoy día, cuando me invade el odio, lo que hago es pensar en la Negra y en las cosas que ella hacía y que ella me decía. Para cada cosa hay un momento. Este no es el momento del weicham. Paciencia, porque ese momento va a llegar y por favor, ¡escúchenme!, cuando es momento llegue, por favor lleguen. Cuando sea el momento del weicham no arranquen, porque les vamos a pedir que estén ahí. Hoy día no es el momento del weicham.

Tengo odio en mi corazón, tengo rabia y me cuesta controlarla, imagínense como me cuesta pedirle que se controlen.

Tres años. En enero de 2018 demostramos que a la Negra la mataron. Un año y medio y todavía no hay nada. Nos ocultaron información. DESDE OCTUBRE DEL AÑO PASADO ESTÁ EL RESULTADO DE LA MUESTRA DE ADN, LA MUESTRA QUE HABÍA RASTROS DE ADN EN LA PARTE DE LA CUERDA CON LA QUE LA TIRARON Y PARA LEVANTARLA. Recién tuvimos esa información anteayer, porque se pidió específicamente ese informe.

Estamos peleando contra un monstruo gigantesco, que es el capital, que tiene dinero suficiente para comprar las conciencias de quienes tienen el poder.

Hay que ser inteligentes, hay que organizarse, hay que conocerse, hay que respetarse y formar lazos de confianza firmes…el momento del weicham va a llegar.

Hoy día estamos de duelo, porque esa es la sensación que yo tengo. Hoy día estoy recordando cómo me sentí hace tres años atrás; estoy recordando como la abracé en la mañana, la comida que preparó, como bañó y cuidó a mis hijos, a sus hijos…Respeto con eso, por favor.”

 

Luego, las y los manifestantes continuaron la movilización, marchando por Avenida Brasil hacia el sector de Bellavista, lugar en que existe un Mural en homenaje a Macarena Valdés, donde se realizó un acto y una a velatón como finalización de esta actividad de protesta popular. En este lugar una compañera cantó una canción en homenaje a Macarena Valdés, mientras encendían pequeñas velas en la parte inferior del mural.

Allí, Rubén Collío manifestó que el lugar donde viven

“es un lugar lleno de agua, de vertientes, de agua pura, lleno de vida, lleno de hermosura, es un lugar lleno de paz y ahí estoy con mis hijos intentando de llenarnos de esa paz…yo no soy un mensajero de la paz y  tengo mucho dolor y rabia, pero esa rabia hoy se debe transformar en amor para recordar a la Negra y ese amor nos debe guiar para organizarnos en forma inteligente, para que cuando sea el momento del weicham, estemos preparados y ese amor nos dé la fuerza necesaria para vencer. Hoy es el momento del recuerdo, la exigencia de justicia, de castigar a los culpables, aunque eso no devolverá la vida de Macarena, pero es necesario que lo logremos y para eso debemos continuar la lucha.”

 

Artículo publicado en Derechos de la mujer, Derechos Humanos, Medioambiente, Pueblo Mapuche. Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.