Las burbujas en punto de no retorno, explotarán si o si

Para explicar esta nota debo partir con algunos tecnicismos que pueden ser de gran ayuda para entender la crisis de fondo que asola al mundo, incluido nuestro pequeño país. En la banca, la “Reserva Fraccionaria” es muy conocida para la creación de deuda y la quiero explicar con un ejemplo muy simple. Un banco, al que llamaremos Banco “Uno” recibe un depósito por $ 1.000 del cliente “A” su “base monetaria” y la obligación del Banco “Uno” es constituir una reserva sobre dicho depósito de un 2%, es decir $ 20, dinero que debe mantener en caja o puede depositar en el banco central. Luego el mismo Banco “Uno” toma los restantes $ 980 y los presta al cliente “B”, quién los utiliza para pagar al cliente “C”, el cual deposita dicha suma nuevamente en el Banco “Uno”. Este Banco procede a abonar los $ 980 en una cuenta del cliente “C”, y constituye una nueva reserva de 2% por dicho depósito, es decir, $ 19,60 quedando un monto de $ 960,40 que puede volver a prestar a otro cliente rebajando la reserva de 2%. Así de forma infinita, la cifra original se puede multiplicar por 100 o 1.000 veces en el sistema que se llama de “Reserva Fraccionaria”.

Es un ejemplo simplificado, porque el préstamo del banco “Uno” puede ser depositado en otro Banco, por ejemplo en el Banco “Dos”, sin embargo, habrán préstamos del Banco “Dos” o de otros Bancos que se depositarán en el Banco “Uno”, y así sucesivamente entre todos los bancos van multiplicando el dinero que crean como crédito a partir del depósito original de $ 1.000.- Las diferencias de saldos entre los bancos las resuelven con un mecanismo que les permite totalizar sus depósitos, préstamos y otros valores que intercambian entre ellos que se llama de, “compensación, liquidación de pagos y valores” liquidando sus diferencias de fondos mediante la “liquidación bruta en tiempo real”, en que todos compensan los saldos en determinados momentos.

Puede ocurrir que a un banco le falte dinero para liquidar sus diferencias. En ese caso el banco solicita dinero a otros bancos, o al banco central pagando la “tasa interbancaria” o la “tasa de descuento” respectivamente. Internacionalmente se usa la tasa “Libor”. A partir del mecanismo antes señalado es más fácil comprender como se creó el crédito de la crisis que vivimos y sus consecuencias. Es la banca privada la que crea la oferta monetaria con el crédito y por lo tanto las burbujas. Se crea dinero a partir de la nada con desequilibrios en la economía mundial y eso es lo que está ocurriendo actualmente. Tasas en mínimos e impresión de dinero que se acumula en inversiones rentables por la especulación, con desarrollos eufóricos de aumentos y ganancias que están fuera del mundo real.

La multiplicación del crédito no surge solo, es orientado por la intervención de los bancos centrales, mediante a lo menos de 3 mecanismos. 1) Subir o bajar el coeficiente de caja (%) sobre los depósitos que un banco debe mantener como dinero en reservas liquidas, 2) Fijando la tasa de referencia interbancaria, que en esto momentos fluctúa entre 0% y 0,25% en EE.UU. 3) Comprar títulos hipotecarios y bonos, como lo hace la FED, (Operaciones de Mercado Abierto), donde ha comprado más del 50% de las emisiones y está creando distorsiones en el mercado.

Los bancos centrales, mayoritariamente la FED, han impreso US$ 12 billones en dinero para ampliar la “base monetaria” en los bancos, lo que da una idea del gigantesco potencial del crédito que han montado. Recientemente el Banco de Japón reiteró su compromiso de seguir incrementando la base monetaria a un ritmo anual de 80 billones de yenes (US$ 666.000 millones), a través de compras agresivas de activos. La aplicación de esta política, suponía que aumentaría el crédito para reactivar la economía, realizar nuevas inversiones, inyectar capital operativo, incentivar el consumo, aumentar el gasto, etc. Pero no fue así. El mundo dispone de exceso de capacidad productiva y una gran cantidad de mano de obra cesante debido a problemas estructurales que conocían quienes hacen estas decisiones. En consecuencia, fue definido a priori que el crédito creado estaba destinado a fortalecer al sector más rico, inyectando más fondos al área financiera, donde la velocidad del dinero y la rentabilidad se multiplican por el efecto especulativo a nivel tal, que se estiman en miles de billones los derivados que se han formado como activos financieros “fantasmas” que no tienen estadísticas ni informes y se desconoce su magnitud.

Con los referentes anteriores mencionados, aquí es donde nos sumergiremos en aguas más profundas para comprender el fondo de la crisis y les ruego tengan paciencia con los tecnicismos. Las burbujas se pueden crear en el valor de las acciones, en el precio de la tierra, las propiedades, los bonos, o con el dinero, lo que puede resultar en hiperinflaciones, ya que el precio del dinero cae. Este último aspecto abre un signo de interrogación sobre la fortaleza del dólar que veremos brevemente más adelante. El dinero creado por el QE3 (Expansión Monetaria), a través del crédito en los bancos, esta invertido en instrumentos financieros y otra parte a fluido como crédito principalmente para que grandes empresas se auto recompren sus propias acciones. ¿Para qué hacen eso?, para mejorar los dividendos que pagan a los accionistas y realimentar el valor de sus acciones en la bolsa donde vuelve a subir el precio y sigue la especulación. Sabemos que el mercado de acciones en EE UU está sobrevalorado.

¿Cómo se mejora el dividendo con la recompra?, es muy simple. Si la empresa “A” dispone de $ 50.000 para pagar dividendos a 1.000 acciones en poder de los accionistas, ($ 50.000/1000) pagará un dividendo de $ 50 por acción. Ahora, si la empresa “A” recompra con crédito 200 acciones de la misma empresa, el dividendo que pagara a 800 acciones sube a $ 62,5 por acción, ($50.000/800). ¿En cuánto mejoró esta operación a la economía?, en nada, es un fraude. Son miles de millones de dólares los que se han utilizado para recomprar acciones y otros miles de millones los han usado las grandes empresas para comprar empresas más chicas, donde el dinero fluye hacia los más ricos. “La esperanza del QE era que esta liquidez se tradujera en más inversión y gasto, pero el motivo por el que no tuvo más éxito en EE UU., es porque el sistema bancario no estaba funcionando muy bien.” J. Stiglitz, Nobel de economía, “El País” 30/9/2015.

La acumulación de dinero en bolsones especulativos o para financiar el déficit de los gobiernos ha creado una exorbitante deuda desde 1970 a partir del gobierno de R. Reagan, quien lanzó su tristemente famosa frase, “La economía USA no funciona porque los ricos no son suficientemente ricos y los pobres no son suficientemente pobres”, además de parar el orden y la disciplina en el sistema financiero mundial. No es un fenómeno nuevo, por eso es muy difícil creer que los ex presidentes de la FED, Aland Greenspan y Ben Bernanke y el poderoso equipo de economistas y analistas bajo sus órdenes no hayan advertido las señales de burbujas que se estaba formando con las viviendas hasta que reventó la crisis Sub Prime del 2008. Ellos sabían lo que podría ocurrir, pero tenían un “as” bajo la manga, usarían US$ 16 billones para intervenir y salvar, una vez más, a la banca en favor de los sectores de altos ingresos. Esta forma de actuar en economía y finanzas responde a la ideología neo liberal del 1% de los más ricos.

En la actualidad, el mundo se enfrenta a una nueva gran crisis que tiene a la FED de cabeza, porque su decisión de no subir las tasas en su reunión de Septiembre, se debe a la presión del mercado, considerando la debilidad y la tendencia a la baja de varios indicadores económicos de Estados Unidos, sin embargo, nuevamente se ha vuelto a reactivar la discusión sobre si subir las tasas antes de fin de año. ¿Las razones? La principal sospecha es poder frenar las burbujas instaladas en el crédito, las acciones, los bonos, etc., Lo más grave, es que no reconocen la nula eficacia de la política seguida para reactivar la economía, algo que ha comprobado Japón por más de una década.

El banco de inversión Credit Suisse informa que la valoración de muchas de las nuevas empresas, las más conocidas y exitosas se han ido a las nubes después de la crisis financiera. En el 2009, la valoración total se situaba en sólo unos pocos millones de dólares y sólo cuatro calificaban como tales. Hoy existen 124 empresas y la valoración combinada subió a US$ 468 mil millones de dólares desde el 2009 cuando partieron con un valor total de US$ 13 mil millones. Un aumento de 30 veces en el número de empresas y la valoración total ha subido en casi 3.500%. ¿Realidad o fantasía? Ya lo sabremos y de la peor manera. Los mercados de deuda están inmersos en una gran burbuja y en algún momento reventará. La deuda global se calcula cerca de los US$ 225 Billones, frente al PIB mundial de unos US$ 80 Billones. Los niveles de deuda de las principales economías occidentales han sido impresionantes con un promedio de 265% del PIB, Estados Unidos 239% del PIB y con deflación. Japón destaca con 393%, la zona Euro con 270%, en los países emergentes, China 235%, Korea 228%, Singapore 242%.

Esto nos lleva a creer que en el futuro el dólar pueda colapsar en la medida que se transparente cual es la pérdida real de dicha moneda. Los países emergentes están vendiendo la deuda de Estados Unidos, en especial China que ha disminuido en US$ 500 mil millones sus reservas, y se estima que podría llegar a liquidar hasta US$ 1 billón en Treasuries, (deuda soberana) debido a que el mundo cada vez cree menos lo que dice EE.UU., que vale el dólar, en una economía de consumo que no funciona, con una gigantesca en circulación de dólares y sin oro para responder parcialmente a ello. Actualmente, el límite de deuda USA está en US$ 18,11 Billones y la deuda actual ronda los $18,4 Billones por lo que será necesario un nuevo acuerdo en el Congreso sobre la elevación del techo de la deuda. Los profesores de Harvard, Rogoff y Carmen Reinhart, explican con argumentación empírica de numerosos países y 200 años de estudio, que “cuando el ratio Deuda-PIB de una economía excede el 90% está abocada a un crecimiento inferior por largo tiempo, y además, cuando la economía no presenta fuerza, tracción autónoma ni sostenibilidad suficientes, para pagar el servicio de la deuda, la inflación no crece para deteriorar el valor de las deudas, entonces se presenta un problema de dimensiones incalculables”. Si suben las tasas, estos casos se multiplicarán.

Lo anterior nos lleva a China nuestro último punto. El gigante asiático se está adentrando en un nuevo modelo económico en el que “financiar” a EEUU dejará de ser uno de sus objetivos y ya está creando sus propias instituciones como el Banco de Inversiones Asiático, el Banco para el Nuevo Desarrollo o el Fondo de la Ruta de la Seda, etc. Como es un país tan grande, casi imposible de gestionar en forma centralizada, presenta focos de crisis importantes en desarrollo que afectarán a todo el resto del mundo, porque un crecimiento inducido con gasto público es insostenible en el tiempo. El gobierno chino tiene miedo a la inestabilidad política, y por lo tanto libera rápidamente enormes cantidades de estímulos a la economía, como los préstamos bancarios equivalentes al 29% del PIB en 2009 y está liquidando deuda USA y dólares para recuperar la inversión. Existen burbujas en el crédito, en el precio de los bienes inmobiliarios, los excesos de inversión industrial y en los costos fijos asociados a ellos. Tendrán que desinflarse y afectará a todas las economías que se beneficiaron enormemente con el ascenso de China como Australia, Rusia, Brasil, Canadá, Chile por el cobre, etc., que serán impactadas. Cuando el gobierno Chino determine la hora de transparentar la situación económica, concluyendo el apoyo que sostenía las burbujas, el gran fraude de las burbujas en todas partes, llegará a su fin.

Japón está más allá del punto de no retorno y deberá salir a vender su deuda en el extranjero que chocará en las tasas con la deuda de EE UU. Su declive es terminal y como gran socio comercial de China, impactará a China y los rebotes de unos y otros le quitarán la sonrisa al modesto avance de EE UU., donde algunos predicen que esto ocurrirá en un plazo de tiempo de 2 a 3 años, y por ello, no sería extraño que la FED lance un nuevo QE4, o baje las tasas a niveles negativos, como en Europa, aumentando las burbujas para ganar tiempo extra mientras se crea una mega burbuja.

Mario Briones R.

Artículo publicado en Análisis y etiquetado , , , , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.