Padre de niña transgénero emplazó a la senadora Jacqueline van Rysselberghe

Víctor Escobar profundizó en Cooperativa la experiencia familiar que retrató al programa «Contacto» de Canal 13.

Abogó por la aprobación de la Ley de Identidad de Género, que se tramita actualmente en la Cámara Alta.

Escobar profundizó en Una Nueva Mañana la experiencia de «transición social» que está viviendo su hija -que durante cinco años fue criada como un niño, «Baltazar»– y detalló algunas de las dificultades que ha debido enfrentar debido a la ausencia de una Ley de Identidad de Género vigente.

«Yo sé que todo el mundo está en contra de la discriminación, pero mi hija, por tener un nombre de varón, si va al médico lo van a llamar por el nombre de varón, y va a entrar una niña y todos van a quedar mirando raro. Eso ya nos ha pasado: cuando uno va a la Urgencia a viva voz llaman a ‘Baltazar Escobar’, y la que camina es Andrea Escobar«, relató el padre, que junto a su esposa decidió presentar una demanda contra el Colegio Pumahue de Chicureo, donde hasta este año estudiaban sus hijos.

Víctor Escobar recordó el «espanto» que mostró la directora del establecimiento cuando le explicaron el caso y las recomendaciones de los expertos para que «Andy» pudiera asistir a clases y ser tratada como una niña.

«Su reacción fue impresionante» y dos semanas después les comunicó, con mucha «frialdad», que la petición había sido rechazada.

«El objetivo de la demanda es que le pidan disculpas a mi hija. Ella sufrió, lloró… Necesita que le pidan disculpas», señaló el padre, que indicó que la demanda también exige «que ese colegio se capacite en lo que es identidad de género y los derechos que tienen los niños diferentes, para que si algún día les vuelve a tocar, no cometan el mismo error».

Imagen foto_00000003

«A todos nos toca sufrir y mi hija también va a tener que sufrir, pero si yo puedo hacer que sufra un poco menos, mi misión como padre está cumplida», dijo Víctor Escobar. (Foto: Canal 13)

Escobar explicó a Cooperativa que si hoy existiera una Ley de Identidad de Género «sería mucho más fácil poder cambiarle el nombre» a Baltazar y «no tendría que pedirle favores a nadie», como ocurrió en el caso del Colegio Pumahue.

«Yo quiero un país diferente, porque no es justo que niños que nunca han tomado una decisión –ellos no decidieron que sus genitales no fueran lo que ellos esperaban, eso se dio- sean discriminados. Por eso mismo me gustaría mandarle un mensaje a la señora Van Rysselberghe, que es la presidenta de la Comisión (de Derechos Humanos del Senado) donde se está discutiendo esta ley: que me responda el mail que le mandé solicitando una reunión para que ella pueda tener la opinión de un padre que necesita que su hija se cambie de nombre, que necesita que su hija tenga más derechos«, expresó.

«Yo quiero un mejor país y, por lo que yo he sabido, la señora Van Rysselberghe no quiere que ese mejor país esté. Ella se ha declarado en contra de esta ley», lamentó Escobar.

Imagen foto_00000001

El padre acusó que Jacqueline van Rysselbergje ni siquiera ha contestado el mail que él le envió solicitando una audiencia para darle a conocer su historia. (Foto: UNO) NdR piensaChile: La señora van Rysselberghe repite a menudo, hipócritamente, que ella está por la vida y ¿esta niña no es vida?. Es increíble que esté sentada en el Senado, decidiendo sobre nuestras vidas, habiendo utilizado para ellos dinero que nos fue robado a todos por sus padrinos de PENTA. Y ahora preside la Comisión de Derchos Humanos. Sencillamente ¡asqueroso!, antidemocrático. ¿Hasta cuándo?

«Para los niños no es tema»

El padre dijo en la entrevista que una situación como la que vive su familia «le puede pasar a cualquier persona» y es más común de lo que se piensa: «Lo que pasa es que se ha escondido, por eso nadie lo conoce».

«Niños trans han existido siempre, pero siempre se escondió». En tal sentido, su decisión de hacer pública la historia en televisión obedece a que «vimos la posibilidad de poder hacer algo por nuestra hija, para que el camino a ella se le haga más fácil y, de pasadita, también a todos los niños que tienen la misma condición».

«Una de las cosas de las que nos hemos dado cuenta es que para los niños de la edad de la Andy y de mi hijo Martín, que tiene nueve; para los amigos de mi otra hija, que tiene 13, no es tema. Duele entender que la generación de uno es la que está castrada mentalmente, y que no es capaz de entender. Todos los problemas que hemos tenido –que no han sido muchos- han sido con adultos«, contó, explicando cómo la misma educación tradicional lo afectó a él para afrontar la situación.

«Yo sufrí harto, porque mi corazón me decía que tenía que apoyar a mi hija pero mi mente me decía que no, porque todo lo que me enseñaron iba en contra de lo que yo estaba haciendo… Mi mente se ha abierto mucho desde hace tiempo, pero a mí me costó, porque no es solamente aceptar o conocer un tema, sino que uno se preocupa por lo que va a tener que pasar su hijo y uno siempre quiere protegerlos para que no sufran. Una de las cosas que tuve que entender de esto es que a todos nos toca sufrir y mi hija también va a tener que sufrir, pero si yo puedo hacer que sufra un poco menos, mi misión como padre está cumplida«, afirmó.

*Fuente: : Cooperativa.cl

Relacionados:

Artículo publicado en Derechos Humanos y etiquetado , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.