Los sobrevivientes del pleistoceno

A los dirigentes de la UDI hay que preservarlos, visto que forman parte de una especie en vías de extinción prácticamente desaparecida en el resto del planeta. Si es verdad que lo raro y lo escaso es caro (ya tú sabes: la ley de la oferta y la demanda…), vendiendo o alquilando a estos tíos podemos aumentar el PIB de manera acojonante.

No digo que hubiese que facilitar su reproducción, no hay que pasarse de rosca: a pesar de mi conocido espíritu pionero e innovador, no tengo pasta de mártir.

Engañados por la ferocidad de la dictadura que apoyaron con todas las fuerzas de los uniformados, en la UDI hay quién cree ser velociraptor e incluso alguno que se toma por un tiranosaurio rex de la era mesozoica, pero en realidad son mayormente megaterios (del griego: therion = bestia y mega: grande) del pleistoceno.

Tampoco hay que llamarse a engaño. Los megaterios fueron los ancestros de los perezosos, de acuerdo, pero no vivían en los árboles como los filófagos placentarios neo-tropicales del presente.

Por otra parte, si los perezosos actuales se alimentan principalmente de yemas, hojas y brotes tiernos, los megaterios del pleistoceno eran omnívoros y comían de todo. Para ello poseían enormes garras y una poderosa dentición ante la cual la sonrisa de Golborne no califica pero tiene el mérito de señalar el parentesco.

Ya ves que hay materia. Otro elemento que contribuye poderosamente a establecer más allá de cualquier duda razonable esta extraordinaria filiación que la Academia de Ciencias de Chile no debiese tardar en proclamar a la faz del mundo, reside en que si bien los megaterios tenían un cuerpo grande… poseían una cabeza chica. Para muestra un botón, un inestimable y cercano colaborador de POLITIKA me señala – sin perjuicio de ir más lejos – un ex presidente de la UDI.

En fin, que si tienes alguna dificultad para reconocerlos (si están callados, porque cuando hablan…) basta con tomar en cuenta que cuando un dirigente de la UDI tiene problemas de salud no va a ver un médico sino un paleontólogo.

Algunos pseudo científicos pretenden que los megaterios son una especie extinta. Se ve que no han venido a Chile, tal vez en razón de lo rasca del sitio web de la ya mencionada Academia de Ciencias. Esos profesores Sprtschk sostienen que “aunque aún no está dicha la última palabra acerca de las causas de la extinción del megaterio, su desaparición está muy asociada a la de los otros mega-mamíferos americanos que no fueron capaces de competir a largo plazo con otras especies más exitosas y de menor talla”.

¡Anathema! (la reprobación digo… no el grupo rockero de Liverpool)
¿Quién pudiese pensar que un UDI normalmente constituido no es “competitivo”?
¿Quién pudiese afirmar que hay especies más exitosas?
Y para más inri de menor talla. No te jode…

Como quiera que sea, lo que precede son argumentos imparables para defender la tesis que sostengo en estas escasas líneas, a saber, que el megaterio (o más propiamente los megaterios) no están extintos sino vivitos y coleando en la copia feliz del edén, tesis que próximamente tomará la forma académica de un estudio – Chile, como todo el mundo sabe y nos lo envidia, es el país de los “estudios” – saturado de estadísticas, encuestas de opinión y entrevistas a media docena de “psíquicas” con el que, imitando al muy joven y prodigioso TS Spivet, tengo la sana intención de competir por el prestigioso premio Baird del no menos prestigioso Museo Smithsoniano de Washington.

Como te decía en la primera línea de esta nota que hará historia, “A los dirigentes de la UDI hay que preservarlos…”

La última edición de POLITIKA sigue disponible.
Para descargarla. pinche aquí:
Click here

Artículo publicado en Opinión y etiquetado , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.