Pablo Neruda vive en el corazón del pueblo

El 12 de Julio de 1904 en Parral nació Neftalí Ricardo Eliecer Reyes Basualto, conocido mundialmente, con el paso de los años, como Pablo Neruda.

Su muerte física se produjo el 23 de Septiembre de 1973, cuando faltaban menos de un mes para que se cumpliera el segundo año desde que se le confiriera el Premio Nóbel de Literatura.

Durante el sueño dejo de latir su corazón, roto por el impacto del golpe de estado dado a Salvador Allende y su gobierno, por esos "chacales que el chacal rechazaría". Los mismos que le persiguieran a inicios de la década del 50, los que asolaron esa América que tanto amaba, tomaban el país a sangre y fuego, quemaban sus libros, saqueaban sus casas y perseguían a miles que, como él, solo soñaban con la liberación plena de los mas pobres, los mas humildes.

A ciento dos años de su nacimiento y como cada año desde que muriera, Pablo Neruda vuelve a nacer.

Esta cantando a las huelgas heroicas que son reprimidas, en las tomas de terrenos que se seguirán sucediendo mientras no exista vivienda digna para todos, en los paros de los empleados públicos y las movilizaciones de los estudiantes, en la búsqueda de los desaparecidos y en la demanda de verdad y justicia.

Pablo Neruda canta por cada nuevo sindicato que nace, pues en ellos se refleja la unión de los explotados que quieren mejorar su futuro, en el trabajo manual, en los servicios, la pesca, las minas, en las empresas de todas las áreas de la economía.

El poeta vive en todas las luchas que se dan en norte, el sur, el centro de Chile y en el mundo entero. Camina junto a los jóvenes y a los ancianos, recibe y acaricia con sus manos los dibujos de miles de pequeños, que quieren demostrarle su amor en este nuevo cumpleaños.

Pablo Neruda no estará en los homenajes sin compromiso ni marchara con los que callan ante las heridas lacerantes de los más pobres. Ese nunca fue su lugar.

Pablo Neruda vuelve a nacer entre su pueblo y vivirá eternamente en el.
….
Entré a una casa de marineros.
La madre me esperaba.
«No lo supe hasta ayer —me dijo—: el hijo
me llamó, y el nombre de Neruda
me recorrió como un escalofrío.
Pero le dije: qué comodidades,
hijo, podemos ofrecerle?» «él pertenece
a nosotros, los pobres —me respondió—,
él no hace burla ni desprecio
de nuestra pobre vida, él la levanta
y la defiende». «Yo le dije: sea,
y ésta es su casa desde hoy».
Nadie me conocía en esa casa.
….
Del Canto General – El Fugitivo
Manuel Ahumada Lillo
Presidente C.G.T. MOSICAM
Artículo publicado en Cultura. Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.