Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Análisis, Entrevistas, Internacional

«Esta guerra es por Alemania» 

«Esta guerra es por Alemania»
Compartir:

Emmanuel Todd, nacido el 16 de mayo de 1951 en Saint-Germain-en-Laye, es un historiador francés. Se hizo mundialmente famoso con su libro «La chute finale» (1976), que predijo el colapso de la Unión Soviética. Su libro «Après l’empire» (2002), que trataba del hundimiento del poder en Estados Unidos, también fue un bestseller mundial. Todd investiga en el Institut national d’études démographiques (INED) de París, principalmente sobre cuestiones de demografía, estructura familiar, religión y educación. Su libro más reciente, «Où en sommes-nous ?», tiene como tesis que las estructuras familiares son el motor inconsciente de la historia humana. Emmanuel Todd estudió en el Instituto de Estudios Políticos de París y se doctoró en la Universidad de Cambridge.

10 de enero de 2023

Entrevista con el historiador y antropólogo Emmanuel Todd

Weltwoche: Muchas gracias, cher Emmanuel, por aceptar esta entrevista. No has hablado en público recientemente.

Emmanuel Todd: Estuve en Japón, donde se publicó un libro mío. Se trata de un bestseller del que no existe edición original en francés. Su tema es la guerra en Ucrania. En Francia, no participé en los debates. Te concedo la primera entrevista porque escribes en alemán. Esta guerra es por Alemania.

Weltwoche: Antes de hablar de la guerra en Ucrania, me interesa su valoración de una noticia que ha circulado recientemente: la población mundial ha superado la barrera de los ocho mil millones de habitantes. ¿Qué dice el demógrafo sobre esta cifra?

No me asusta. Lo preocupante es que las tasas de natalidad descienden en todos los países desarrollados. En Alemania y Japón llevan mucho tiempo por debajo de la media: 1,4 y 1,5 hijos por mujer. Esto no basta para renovar la población. Ahora los demás países también han retrocedido a este nivel. En Estados Unidos, una mujer tiene dos hijos, entre tanto 1,6; mientras que en China son 1,3.

Weltwoche: Al mismo tiempo, la población mundial crece.

Todd: Nos esperan tiempos difíciles, con unos diez mil millones de personas. Pero no durará mucho. Lo realmente grave es la depresión demográfica. Taiwán y Corea producen la mayor cantidad de semiconductores del mundo. En Corea del Sur, las mujeres dan a luz a 0,8 hijos. En los países industrializados más productivos, la población activa se desploma. En China, la fábrica del mundo, la población activa disminuirá un 35% en los próximos veinte años. Esa es una de las razones de la inflación.

Weltwoche: ¿Y la explosión demográfica en África?

Todd: Quizá en un futuro próximo la gente esté muy contenta de tener mano de obra africana.

Weltwoche: En 1976 usted predijo el colapso de la Unión Soviética debido a las tendencias demográficas. ¿Qué papel desempeña la demografía en la guerra de Ucrania?

Todd: Como en las dos primeras guerras mundiales, se trata del equilibrio entre las grandes potencias. La diferencia: entonces estábamos ante una expansión demográfica, ahora estamos ante una depresión. Durante un siglo, las cifras de población habían aumentado: un 110% en Gran Bretaña, un 160% en Alemania, un 166% en Rusia y un 525% en Estados Unidos. En Francia, el crecimiento se limitó al 16%. El país era líder en las industrias del automóvil, la construcción aeronáutica, el cine y la energía nuclear.

Weltwoche: ¿A qué se refería su certeza de que la Unión Soviética se derrumbaría?

Todd: Por el aumento de la mortalidad infantil. Entonces yo tenía 25 años. Hoy utilizo los mismos parámetros. Cuando Putin llegó al poder, la mortalidad infantil disminuyó rápidamente. Hoy en día, la mortalidad infantil es mayor en Estados Unidos que en Rusia. Rusia no – Estados Unidos está en crisis.

«Occidente ha subestimado completamente a los rusos, su déficit intelectual es aterrador».

 

Weltwoche: Usted describió este declive en 2002 en «Weltmacht USA: Ein Nachruf».

Se ha confirmado. Estados Unidos se retiró de Afganistán e Irak. No pudieron detener el ascenso de Irán. Tampoco en China. Los saudíes ya no toman en serio a Estados Unidos. En Estados Unidos, la mortalidad aumenta y la esperanza de vida disminuye. Todos los periódicos escriben: Occidente es normal y Putin está loco. Los rusos son monstruos sedientos de sangre. La demografía dice lo contrario: Rusia se ha vuelto más estable y su sociedad más civilizada. Lo que está ocurriendo en Rusia está perfectamente claro para mí. Entiendo el pensamiento y las acciones de Putin y puedo explicarlo en tres minutos. Los rusos son brutales y racionales, incluso sus mentiras son casi racionales. Soy muy consciente de que pienso y siento de forma completamente distinta a mis contemporáneos. Por eso dejé de hablar.

Weltwoche: Hace unos días, cuando usted también quiso cancelar esta entrevista, habló con bastante desesperación de la «irracionalidad occidental».

Todd: El comportamiento de Occidente es un completo misterio para mí. En aquel momento, sólo podía entender la implosión de la Unión Soviética porque soy un apasionado lector de novelas de ciencia ficción. Ahora, en esta guerra, se siente como en «Ubik» de Philip K. Dick: nunca sabes dónde estás. Los periódicos nos cuentan cómo los rusos están disparando a las prisiones que han ocupado. Que están disparando contra centrales nucleares que controlan sobre el terreno. Que están volando oleoductos que ellos mismos construyeron.

Weltwoche: ¿Quién es el responsable del sabotaje del Nord Stream?

Los americanos, por supuesto. Pero no importa en absoluto. Es normal. La pregunta importante es: ¿Cómo puede una sociedad creer que podrían haber sido los rusos? Estamos ante una inversión de la realidad posible. Esto es mucho peor. El estudio de una sociedad así es fascinante. Ahora estoy escribiendo un libro sobre eso. Será el último. Mi actividad como autor comenzó con el ensayo sobre el colapso de la Unión Soviética. Quiero concluir con un trabajo de razonamiento sobre la tercera guerra mundial. Me niego a aceptar la pérdida imperante de la realidad que sufren sobre todo los europeos, y quiero intentar comprenderla. Una de mis hipótesis es el colapso del mundo protestante.

Weltwoche: ¿La pérdida de realidad distingue a Europa de los rusos?

Todd: También de los americanos, que saben muy bien lo que hacen. Su idea del poder es clara y cínica. Siempre han librado guerras -incluso las han instigado- para hacer valer sus intereses. Se entienden muy bien con Putin. Los rusos también hablan de relaciones de poder, pero su lenguaje es defensivo. Los europeos despotrican sin ejército sobre la paz y la difusión de sus valores humanistas. El pensamiento geopolítico se les escapa. Entre la estrategia ofensiva de los estadounidenses y la estrategia defensiva de los rusos, los europeos se encuentran en un impresionante estado de confusión mental. Esto es especialmente cierto en el caso de Alemania.

Weltwoche: ¿Cómo explica su confusión? ¿Con sentimientos de culpa y el esfuerzo por estar en el bando de los buenos en esta tercera guerra mundial?

No. ¡No! En absoluto. Siento mucha simpatía por los alemanes. Francia no tiene ningún papel en esta guerra. Su peso es cero. Macron habla, Macron viaja: todos se ríen de Macron. No es el peor, porque está lejos de ser el más rusófobo. Alemania es un país que ha renunciado a la guerra. Un país prácticamente sin ejército. Un país que produce tan pocos niños que su principal preocupación es traer mano de obra para mantener su industria. Estaba en la misma situación que Japón. Pero Japón ha tomado una decisión diferente. Japón no quiere inmigrantes, Japón quiere seguir siendo Japón. Para ello, estaba dispuesto a perder mucho poder y a desplazar su industria a China. Alemania, en cambio, ha mantenido su industria. Sólo le interesa la economía. Su lógica era: Rusia suministra gas, nuestros dos países son complementarios. Y desde 1945, Estados Unidos ha velado por nuestra seguridad en un mundo para el que ya no queremos ser una amenaza. El proyecto Nord Stream nació de esta consideración totalmente racional. Se trataba de evitar los gravámenes impuestos por Ucrania y Polonia. La tragedia de Alemania es que aún creía estar protegida por Estados Unidos.

Weltwoche: ¿Y eso ya no es así?

Todd: Tras el colapso de la Unión Soviética, Zbigniew Brzezinski había descrito Eurasia como el nuevo «gran tablero de ajedrez» de la política mundial en «El gran tablero mundial«. Los nacionalistas e ideólogos rusos como Alexander Dugin sueñan con Eurasia. En este «tablero de ajedrez», Estados Unidos debe defender su supremacía: ésa es la doctrina de Brzezinski. En otras palabras, impedir el acercamiento de Rusia y China. La crisis financiera de 2008 dejó claro que con la reunificación Alemania se convirtió en la primera potencia de Europa y, por tanto, también en rival de Estados Unidos. Hasta 1989, era un enano político. Ahora Berlín hizo saber que estaba dispuesta a dialogar con los rusos. La lucha contra este acercamiento se convirtió en una prioridad de la estrategia estadounidense. Estados Unidos siempre había dejado claro que quería torpedear el acuerdo sobre el gas. La expansión de la OTAN en Europa del Este no iba dirigida principalmente contra Rusia, sino contra Alemania. Alemania, que había confiado su seguridad a Estados Unidos, se convirtió en el objetivo de los norteamericanos. Siento una gran simpatía por Alemania. Sufre el trauma de la traición de su amigo protector, que también fue liberador en 1945.

Weltwoche: ¿Y Putin no tuvo más remedio que invadir Ucrania?

Occidente provocó a Rusia. El politólogo estadounidense John Mearsheimer ha señalado con sobriedad que la cooperación de británicos y estadounidenses con su ejército convirtió de hecho a Ucrania en miembro de la OTAN. Estaba armado para atacar a Rusia. El ataque de Putin fue una invasión defensiva. Había anunciado esta respuesta y amenazado con la guerra.

«La economía rusa no se ha hundido. Ningún ser humano puede explicarlo».

 

Weltwoche: ¿Y así fue como sucedió?

Todd: Mearsheimer argumentó que Ucrania tenía una importancia existencial para Rusia. Pensó que la victoria de Putin era una certeza. Pero también pensó que Estados Unidos renunciaría a Ucrania. En este segundo punto, se equivocaba. Esta guerra también tiene una importancia existencial para ellos: si Rusia gana, el sistema imperial de Estados Unidos se derrumbará. Su deuda es fenomenal. Para mantener su prosperidad, Estados Unidos depende del tributo de otros países.

Weltwoche: ¿Pero planeaba Ucrania realmente un ataque contra Rusia?

Estaba en preparación. Junto con Estados Unidos, Gran Bretaña y Polonia, Ucrania quería reconquistar el territorio ruso -¡ruso de verdad! – territorios en el Donbass. También Crimea.

Weltwoche: El Donbass y Crimea formaban parte del Estado soberano de Ucrania.

Déjeme terminar.

Weltwoche: ¡Por favor! Volveremos a la pregunta.

Todd: Sufro por Ucrania, es terrible lo que le están haciendo. Ella nunca fue realmente el problema. Al principio se trataba de frustrar la reunificación europea bajo dominio alemán. Las relaciones geoestratégicas lo demuestran. La verdad de la OTAN es así: Consiste en el eje Washington-Londres-Varsovia-Kiev. Alemania y Francia son sus socios menores; su posición dominante en Europa ha terminado. Los polacos y los ucranianos insultan y vejan constantemente a los alemanes. Para ellos, esto es insoportable. La potencia que pretendía protegerlos no ha dejado nada por hacer para aplastar la posición dominante de Alemania en Europa. Alemania se encuentra en una situación que la sobrepasa cognitivamente.

Weltwoche: ¿Qué quiere decir?

Los alemanes no querían ir a la guerra. Scholz, que me parece una persona muy razonable, fue criticado por no querer implicarse. La guerra es horrible, espantosa, repugnante, terrible. Los alemanes saben muy bien que Nord Stream fue destruido por los estadounidenses. Por una acción militar conjunta de americanos, británicos y polacos. Contra Alemania. Pero no pueden decirlo. De hecho, los alemanes fueron atacados por los americanos. Querían cortarles el suministro de gas ruso. Al fin y al cabo, Alemania no ha capitulado del todo: Scholz viajó a Pekín. Alemania se niega a que los estadounidenses corten el cordón de China.

Weltwoche: Parece una locura.

Todd: Sólo así -racionalmente- se puede entender el extraño y contradictorio comportamiento en esta guerra. Por un lado, la unión de las economías china y alemana es racional. Y como China seguirá siendo aliada de los rusos a largo plazo, también significa que Alemania no está completamente absorbida por el campo occidental. Al mismo tiempo, este provocador viaje a China se compensa con el reconocimiento del Holodomor como genocidio. Esto es grotesco. En el contexto de una incipiente tercera guerra mundial, el Parlamento alemán quiere determinar qué es y qué no es genocidio. Los alemanes no son conscientes de las implicaciones de este paso. Al hacerlo, están equiparando el Holodomor -que, por cierto, causó proporcionalmente menos muertes que la Gran Hambruna en Irlanda- con la Shoah. Con un poco de malicia, se podría calificar de antisemita la votación en el Bundestag. Que relativiza Auschwitz. En esta guerra, uno tiene la impresión de que el mundo quiere volver loca a Alemania.

«La tragedia de Alemania es que se creyó protegida por EEUU».

 

Weltwoche: Me refería a esta locura cuando dije que esta vez Alemania se siente en el lado bueno: se ha puesto a sí misma en este estado sin coacción externa. Como compensación por su culpa histórica.

No. ¡No! Por supuesto, existe una responsabilidad compartida. Pero esta guerra trata de intereses por los que siempre se ha luchado: Gas, reclamaciones de energía, territorios.

Weltwoche: Occidente -Europa- habla de libertad, democracia, derechos humanos, que se defenderían en Ucrania, y compara a Putin con Hitler. Putin dice que lucha por la desnazificación de Ucrania. Allí él ve actuar a los neonazis, que dieron un golpe de Estado en 2014 y desde entonces cometen genocidio contra los rusos en el este del país. En cada discurso de guerra, se burla de la decadencia de la civilización occidental LGBT. Eso tampoco es especialmente racional.

Todd: La forma en que la cuestión LGBT se ha transformado en una guerra retórica es realmente notable. Occidente acusa a los rusos de homofobia, y la Duma responde con leyes aún más estrictas contra la propaganda LGBT. En este frente, la brecha entre Occidente y el resto del mundo es claramente visible. El resto del mundo es indiferente a los valores occidentales y a su democracia; se resiste a sus lecciones morales. No le interesa la guerra en Ucrania. También se puede explicar esta ruptura con argumentos antropológicos. En Occidente predominan los sistemas de parentesco bilaterales: los bandos del padre y de la madre tienen la misma importancia. La forma de vida dominante es la familia nuclear; el individualismo configura la sociedad. En el resto del mundo prevalece la cultura de la patrilinealidad: el estatus social del niño depende únicamente del padre. Es el caso de Rusia, China, el mundo árabe y África. Este es quizás el aspecto más peligroso de esta guerra: bajo el discurso de los valores, existe un inconsciente antropológico diferente. En cuanto a la cuestión LGBT, los dos mundos no pueden entenderse ni ponerse de acuerdo.

Weltwoche: ¿Eso significa que el juicio moral de esta guerra conduce a la desesperanza?

Todd: No subestimo en absoluto la importancia de la moral. Odio la guerra. No quería comentarlo porque no me siento especialmente competente ni llamado a predicar valores éticos.

Sin embargo, ojalá los alemanes se dieran cuenta: El lado del bien en el que quieren estar no es el de Estados Unidos esta vez.

El buen medio: acabar con esta guerra. Pero como historiador, lo analizo sin sentimentalismos. Y eso plantea la pregunta: ¿quién ganará?

Weltwoche: ¿Y, en su opinión?

Todd: Siempre pasa lo mismo con las guerras mundiales: las cosas resultan completamente distintas de lo que uno piensa. Cuando estalló la Primera Guerra Mundial, todo el mundo estaba convencido de que acabaría muy pronto. En 1940, la Línea Maginot se consideraba infranqueable y el ejército francés el más fuerte del mundo. Esta vez prevaleció la idea de los rusos avasalladores. Inesperadamente, el ejército ucraniano resistió el ataque gracias al apoyo. Las sanciones se impusieron en la creencia de que pondrían a Rusia de rodillas. Pero su economía no se ha hundido. Nadie puede explicarlo. El producto nacional bruto de Rusia -Bielorrusia incluida- representa el 3,3% del producto nacional bruto total de Occidente. El rublo ha ganado un 23% frente al dólar desde el estallido de la guerra, y un 36% frente al euro. Mientras tanto, la cuestión ya no es si la economía rusa puede resistir. Si no la europea. Por eso hablo tan poco de Ucrania.

Weltwoche: Vivió el Holodomor y el Holocausto. Ahora es el escenario de la Tercera Guerra Mundial.

Olvídelo. Soy muy consciente del precio que está pagando Ucrania. La destrucción del país. Los muertos y heridos. La vida en la guerra es terrible. Se trata cada vez más de una guerra de desgaste, una guerra en la que convergen el poder militar y el industrial. Especialmente en lo que respecta a la potencia industrial de los adversarios, teníamos ideas completamente equivocadas. Aunque un análisis sobrio habría sugerido una valoración diferente. Tras la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos representaba el 45% de la producción industrial mundial. Hoy es un máximo del 27%. En el campo de la ingeniería mecánica, China lidera con un 29%. Le siguen Alemania y Japón, con cerca del 15% cada uno. Italia y Estados Unidos compiten por el cuarto puesto, con un 7% cada uno. China ha destruido la mano de obra estadounidense, y como Trump lo reconoció y lo dijo, se convirtió en presidente.

Weltwoche: «¿Qué pasa con la fuerza industrial y las reservas rusas?

Todd: Ambos bandos utilizan armas cada vez menos sofisticadas, es imposible evaluar qué bando se rendirá primero. La guerra pone de manifiesto el problema fundamental de los estadounidenses: carecen de ingenieros. En Estados Unidos, el 7% de los estudiantes se forman como ingenieros. En Rusia, la cifra es del 25%.

Weltwoche: ¿A un nivel intelectual comparable?

Todd: Sin duda es mayor en Rusia. Los estadounidenses compensan su déficit con la inmigración. La mitad de los científicos e ingenieros estadounidenses nacieron fuera del país. Son principalmente indios y chinos. Se puede calcular lo que ocurrirá si China prohíbe la emigración de sus estudiantes. La industria armamentística depende de los ingenieros. Incluso un ejército moderno está formado por ingenieros. He leído los textos de Putin. Conoce la debilidad de los estadounidenses y la desindustrialización. Es consciente de que su economía se basa en parte en valores ficticios y que deben su prosperidad a la imprenta. Por eso se atrevió a atacarles. No tengo ni idea de cuál es el equilibrio de poder actual. La OTAN está a punto de agotar sus reservas. Rusia también. A pesar de su ridículamente pequeño producto nacional bruto, es capaz de resistir a los estadounidenses. Occidente ha subestimado completamente a los rusos, su déficit intelectual es aterrador.

«Entiendo los pensamientos y acciones de Putin y puedo explicarlos en tres minutos».

 

Weltwoche: ¿Putin y los rusos son más inteligentes?

Todd: Su estrategia se basa en la «longue durée» del declive estadounidense. Estados Unidos lo compensa presionando a sus antiguos protectorados. El control sobre Europa -especialmente Alemania- y Japón se ha convertido en su prioridad. Chirac, Schröder y Putin protestaron contra la guerra de Irak en una rueda de prensa conjunta. Desde entonces, Estados Unidos ha logrado lo que en alemán se denomina la «Gleichschaltung» de Europa. El resto del mundo, sin embargo, se mantiene con Rusia. Cuando era comunista, sembraba el miedo y el terror. Era ateo, imperialista. Hoy, Rusia representa una visión conservadora del mundo y defiende la soberanía de los pueblos y las naciones, que todas tienen derecho a existir.

Weltwoche: Excepto Ucrania. Putin no sólo le ha negado este derecho. Prácticamente negó su existencia.

Todd: Putin exigió que se respetara el idioma en las zonas de habla rusa. Y quería que Ucrania no se uniera a la OTAN. Esta guerra podría haberse evitado.

Weltwoche: Sencillo: nadie obligó a Putin a invadir.

Todd: Alemania y Francia son en parte responsables. Estaban constantemente en Kiev. Europa soñaba con expandirse hacia el este, hacia Ucrania. La reacción rusa fue provocada por la concentración militar, el entrenamiento y el «asesoramiento» del ejército ucraniano. Si la OTAN se hubiera abstenido de hacer de Ucrania parte de su disposición militar, esta guerra no se habría producido.

Weltwoche: Todo esto ocurrió con el consentimiento de Ucrania, y nadie obligó a Putin a caer en la trampa de esta provocación.

Todd: Donetsk está a cien kilómetros de la frontera rusa. La distancia a Washington es de 8400 kilómetros. La guerra tiene lugar en la frontera rusa. Esa es otra razón por la que es una guerra defensiva – una guerra para defender. Yo no cuestiono el derecho de Ucrania a existir. Y como antropólogo, tengo buenos argumentos para apoyar su existencia: Las estructuras familiares en Ucrania están mucho más cerca de la tradición liberal e individualista de Europa que del sistema patriarcal y autoritario de Rusia.

Weltwoche: ¿Qué dicen los datos demográficos sobre Ucrania?

No ha habido un censo desde 2001. La población disminuye rápidamente. ¿Qué regiones están afectadas, quién emigró, quién se quedó? No se sabe. Hoy se glorifica al país como una democracia en ciernes. Al principio de la guerra, era un Estado fallido y completamente corrupto. Ucrania se financia externamente, ya no es un Estado clásico. Lo poco que sé: el país es capaz de hacer la guerra. Pero no tengo ni idea de cómo funciona.

Apenas liberada (independizada), se negó a renunciar al control de los territorios rusos. Se trata de un comportamiento bien conocido, este caso ha ocurrido varias veces entre las guerras mundiales. La pretensión de Ucrania de querer conservar dos regiones, relativamente pequeñas, contra su voluntad y la de su diez veces más poderoso vecino, Rusia, no es razonable. Es absurdo. Rusia exigió garantías para su seguridad. Y exigió para las poblaciones rusas del Donbass y Crimea, que son verdaderamente rusas, una vida que respete su autonomía cultural. Esta guerra no debería haber estallado. Como todas las guerras.

Weltwoche: Y ahora es una guerra mundial.

Todd:

Si Rusia sobrevive, mantiene el Donbass y Crimea, si su economía sigue funcionando y puede remodelar sus relaciones comerciales, con China y la India – entonces Estados Unidos ha perdido la guerra. Y, como consecuencia, perderá a sus aliados.

Por eso Estados Unidos y la OTAN seguirán adelante. Y por eso ésta es una guerra mundial que durará. Su causa principal es la crisis de Occidente.

Weltwoche: Que justifican con la demografía y la desindustrialización.

Todd: Occidente está formado por los Estados atlánticos EEUU, Gran Bretaña y Francia. Trajeron al mundo la Ilustración, la razón y el liberalismo. Lo que tienen en común es el despliegue de la industria en favor de una sociedad del conocimiento y los servicios. En este sentido, Japón y Alemania, que siguen dependiendo de la industria, no son Estados occidentales. En Alemania, la emancipación de la mujer está menos avanzada y la distribución de los papeles de género es más tradicional que en Francia e Inglaterra. Y como las mujeres estudian menos, hay más ingenieros. En 1933, cuando Hitler llegó al poder, a nadie se le habría ocurrido llamar a Alemania país occidental.

Weltwoche: ¿Esta afiliación se produjo con la derrota de 1945?

Todd: La afiliación de Japón y Alemania a Occidente es el resultado de una conquista militar. Los japoneses son plenamente conscientes de ello. Conozco el país, he estado más de veinte veces en Japón, donde soy muy conocido. Los japoneses hablan de ello con bastante normalidad. Pero no desean pertenecer a Occidente. Son muy modernos, pero al mismo tiempo se aferran a su tradición y cultura. Los alemanes actúan como si pertenecieran a Occidente. Eso también forma parte de su neurosis. La guerra ha convertido de nuevo a la primera potencia económica de Europa en un protectorado atemorizado y condescendiente. Pero entiendo muy bien a los alemanes. Esta guerra también me ha sumido en una profunda crisis de sentido. Puede que le diga esto porque nos conocemos desde hace mucho tiempo. Siempre pensé que nosotros, los franceses, éramos tontos. Y me consolé con Inglaterra, donde viven tres de mis nietos. Estudié en Cambridge, es mi hogar espiritual. Pero hoy Inglaterra es un país confuso y en decadencia. Su prensa y su gobierno se entregan a un delirio de guerra que ni siquiera se ve en Alemania. Por todo lo que he escrito en las últimas décadas, incluso sobre la guerra de Irak: ni una sola vez he criticado a los ingleses con una sola palabra. Ahora me están desesperando.

Weltwoche: ¿Cómo ve el mundo del mañana?

Todd: Occidente ha perdido sus valores y se encuentra en una espiral de autodestrucción. Europa vuelve a caer bajo la dominación estadounidense. Debido a su débil demografía, no será China quien domine el mundo, sino India quien se alce con el estatus de superpotencia. Rusia está redefiniéndose como superpotencia culturalmente conservadora y tecnológicamente avanzada. Sin embargo, a pesar de defender los valores familiares tradicionales y luchar contra el movimiento LGBT, su tasa de natalidad no mejora. Esto significa que ya se encuentra en la misma crisis metafísica que Occidente. En Ucrania están en guerra el uno con el otro. Si no se detiene la guerra, la perderán todos.

-Traducido desde el alemán al castellano para piensaChile: Marin Fischer

*Fuente: Die Welt Woche

Más sobre el tema:

¿Un viejo poder en declive? Occidente entre el sentido de la realidad y la ilusión

Compartir:

Artículos Relacionados

2 Comentarios

  1. Patricio Pérez

    Hace mucho tiempo que no leía una entrevista a un personaje más incoherente y soberbio, es triste escucharlo hablar como si tuviera la razón.

    1. Èdip Rei

      Pero en ciertos asuntos fundamentales sí que tiene razón:
      Europa y Occidente están en decadencia y con un grado de irracionalidad espantoso.
      Por ejemplo, presumen de querer la «igualdad» absoluta entre hombre y mujer, pero no ven la contradicción de obligar sólo a los hombres (civiles) a luchar en la guerra.
      Precisamente, el catedrático de la Universidad de Valencia Ferran Suay fue destituído en junio (2022) del cargo que tenía por comentar con sus amigos de Twtter esta discriminación.
      Y parece que los catedráticos no protestaron por esta arbitraria violación de la «libertad» de cátedra.
      Una señal más de que todos aceptan esta irracional censura plenamente, contraria a los valores occidentales.

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.