Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Ciencia - Técnica, Salud

La esquizofrenia 

La esquizofrenia
Compartir:

El término, desde el griego, significa hendir, escindir (esquizo) y espíritu (frené), es decir alma o espíritu dividido. Esta designación es importante porque define con precisión la psicosis como una disociación (Spaltung); hoy aceptado por todas las corrientes y escuelas de psicología.

Hemos de entender la disociación como un grave trastorno de las asociaciones que direccionan el pensamiento del sujeto, y que se expresan en las muy diferentes acciones de su mundo psíquico. Se expresa de dos formas. La primera se denomina trastorno primario del pensamiento, y es definido como una atenuación de las asociaciones. Estas se disocian surgiendo graves roturas en los múltiples enlazamientos que guían los pensamientos, la patología fractura de forma anómala los pensamientos. De aquí surgen los pensamientos delirantes e ilógicos con la realidad.

La segunda forma es denominada trastornos secundarios del pensamiento, los que transcriben la manera en que las ideas se reagrupan, pero en ausencia de las representaciones finales, se generan los complejos afectivos, pues, cualquier cosa opuesta al afecto, se escinde, se elimina anómalamente. Por el contrario, lo que la persona favorece con su afecto, es igualmente anormal. Así, la persona queda imposibilitada de pensar en lo que es contrario a su afecto.

De esta manera, el esquizofrénico se solaza en sus deseos anormales, irreales y no existiendo aquello que pudiera evitar realizarlos, provoca un refuerzo de sus delirios y fantasías ilógicas e irrealizables, las que sólo empatizan con su anormal situación.

Ese estado se expresa en la cotidianidad de muchas maneras, incluso muy diferentes entre sí, pero por lo común se acentúan las consiguientes peculiaridades: incoherencia de pensamiento, también de los actos y la afectividad, tanto hacia sí mismo como hacia los demás (la psicología las llama discordancia, disociación y disgregación)

El alejamiento de la realidad vivencial, junto con una marcada internación en sí mismo, lo conduce a darle mayor importancia a sus creaciones fantasiosas (autismo), acentuando intensamente una actividad delirante y muy desestructurada. Y la cronicidad de esta grave patología, que progresa indefectiblemente hacia un acentuado detrimento emocional y mental, llega siempre a un estado demencial definitivo e irreversible.

El autor, Alejandro Francisco Masferrer Leyton, es Psicólogo, especializado en Psicodiagnóstico proyectivo
Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.