Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Opinión

Plebiscito y Nueva Constitución: ¿La Zanahoria? ¿Es tan urgente la nueva Constitución? 

Plebiscito y Nueva Constitución: ¿La Zanahoria? ¿Es tan urgente la nueva Constitución?
Compartir:

Esta noticia, con foto y todo, trae hoy «Publimetro»:
Los presidentes del Senado, Jaime Quintana (PPD), y de la Cámara de Diputados, Iván Flores (DC), junto a los presidentes de las comisiones de Constitución, senador Felipe Harboe (PPD) y diputado Matías Walker (DC), acodaron la tramitación de un proyecto que permita llamar a un plebiscito para una nueva Constitución.

Los parlamentarios buscan la integración de dos proyectos que abordan el tema, que ya estaban en la comisión de Constitución de la Cámara, y permitir su rápido trámite.

«El mecanismo para crear una nueva Constitución. Dentro de las fórmulas está la convención constituyente y la asamblea constituyente. Cada uno votará como corresponde y nosotros tenemos es la decisión de iniciar el proceso constituyente», detalló el senador Harboe.

Asimismo, plantearon acuerdos para que cuando pase al Senado también pueda ser despachado con rapidez -a más tardar en noviembre-, lo que permitiría convocar el plebiscito en diciembre de este año.

*Fuente: Publimetro

 

Con los años y las experiencias acumuladas, uno se va poniendo desconfiado, y ver tan contentos y sonrientes a estos señores, me provoca bastante preocupación. ¿Por qué motivo?. Julián Alcayaga escribió en artículo publicado por piensaChile «Los amarres de la Constitución» un par de afirmaciones que me han llevado a este estado de preocupación.

Alcayaga escribe:

La Concertación y la Nueva mayoría, siempre argumentaron que los cambios sociales que el país necesitaba, no se hicieron porque los amarres de la Constitución no lo permitían. Eso es absolutamente falso, esos cambios no se hicieron solo por falta de voluntad política de los gobernantes que hemos tenido desde 1990 a la fecha.

Y luego dice que en la ciudadanía siempre ha habido deseo y voluntad de cambios, pero la que se ha impuesto

[…]  no es la de nuestros gobernantes, sino la que los grandes grupos financieros internacionales y nacionales, le han impuesto a nuestros gobernantes y a los partidos políticos que los han respaldado.

Cuando Pinochet dejó el gobierno, en 1990, el 90% de la producción del cobre estaba en manos del Estado, hoy solo menos de un tercio lo produce Codelco. Este descalabro lo hizo la Concertación sin que la Constitución haya tenido absolutamente nada que ver en esta desnacionalización. Por el contrario, Pinochet dejó vigente en la Constitución del 80 (Disposición 3° Transitoria) la Nacionalización de la Gran Minería del Presidente Allende (Disposición 17° Transitoria de la Constitución de 1925). No es la Constitución que permitió la desnacionalización del cobre, sino las transnacionales que corrompieron a los dirigentes de los diferentes gobiernos de la Concertación y de la derecha.

Es decir, de acuerdo a lo que sostiene el abogado y economista Julián Alcayaga, ninguno de los cambios sociales y económicos, que está solicitando la actual protesta y movilización, están impedidos de realizarse por la actual Constitución. No es la Constitución que impide esos cambios, sino los gobernantes y los partidos políticos que han estado en el gobierno desde 1990 a la fecha, los que no han querido hacer los cambios, por corrupción o cambio de ideología, poco importa, pero no es la Constitución que lo ha impedido. Es más, vistas las cosas como lo constata y denuncia Alcayaga, proponer hoy cambiar la Constitución, puede no ser más que un volador de luces para engañar al pueblo con esta promesa y luego, una vez mas, no hacer los cambios que se necesitan. En este engaño el gobierno y la oposición están unidas.

El único cambio que realmente es necesario, es la reforma constitucional para nacionalizar el agua y la pesca, pero si se dan cuenta, nadie de los que quieren cambiar la Constitución, lo proponen. Pura demagogia.
Si bien es cierto que la actual Constitución no es democrática, por la forma como se gestó y aprobó, no debemos olvidar que en Chile nunca ha habido una Constitución con participación del pueblo soberano. En Colombia hubo Asamblea Constituyente, y a pesar de ello, en este último años han sido asesinados cientos de dirigentes sindicales y sociales. ¿Y? ¿De qué sirvió el proceso constituyente?
Por ello amigos lectores, ojo al charqui. Podríamos avanzar una enormidad exigiendo cambios importantísimos AHORA y no soñar que con una nueva Constitución vamos a solucionar todos los problemas.
Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.