Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Opinión

Sombras de la China 

Compartir:

1.
231 operarios de la fábrica de Calzados Guante alcanzaron  los 22 días
de huelga, luego de los cuales votaron afirmativamente la oferta del
dueño, Félix Halcartegaray, que no se condice en lo absoluto con el
sacrificio cotidiano de los trabajadores.

Guante tiene 82 años de existencia y el sindicato 73, y esta fue la
primera huelga que realizaban los trabajadores. La mitad de los obreros
recibe en promedio, poco más del sueldo mínimo por su labor, y la suma
de sus demandas representaba alrededor de un 2 % de las utilidades de la
empresa.

El secretario del Sindicato de Trabajadores de Guante indicó que “la
evaluación de la asamblea de operarios paralizados es, en general,
positiva. Logramos que se mejoraran algunas condiciones higiénicas y
sanitarias; que se indemnicen a las familias de los compañeros que
fallezcan (hay muchos obreros de edad); un reajuste del sueldo del IPC
más un punto; un bono de gratificación garantizado de $ 50 mil pesos
este año, y el 2011 y 2012 de $ 75 mil pesos como mínimo y podría
aumentar de acuerdo a las ganancias de la empresa. El último monto sobre
utilidades había sido apenas de $ 23 mil pesos por operario.”

Oscar Acevedo relevó el coraje de las mujeres trabajadoras durante la
huelga, quienes fueron las verdaderas “protagonistas y sostén de la
movilización”,  mientras que la empresa “esperaba que ellas presionaran
para bajar la huelga, cuando fue todo lo contrario. Una de ellas, que no
quedó satisfecha con los términos de la última oferta, dijo con fuerza
que “esto recién comienza”. Ese era el ánimo de mis compañeras.”

La estrategia patronal para debilitar el movimiento fue como enfrentar
un pájaro con un arma atómica. El abogado asesor de los propietarios de
la empresa fue Álvaro Pizarro Maass, el mismo personaje que el
presidente Sebastián Piñera nombró recientemente a través del Servicio
Nacional de la Mujer (Sernam) para participar en la comisión
gubernamental “Mujer, Trabajo y Maternidad”. Pizarro Maass también
presta servicios antisindicales a  otras empresas. Es decir, Álvaro
Pizarro Maass fue ubicado por Piñera en una instancia teórica y
publicitariamente  creada para ayudar a las mujeres trabajadoras, y al
mismo tiempo asesora a grandes propietarios para castigar salarial y
laboralmente a obreras. Por su parte,  el propio dueño de Guante,
informó que la empresa vende 30 millones de dólares anuales, de los
cuales 10 millones corresponden a utilidades. La suma de las demandas de
los obreros que precipitaron la huelga, con suerte, arañaba un 2 % de
las ganancias. Mientras los operarios de la fábrica de zapatos hacían
ollas comunes bajo la lluvia, el empleador premiaba a los obreros que no
participaban de la huelga con abundantes parrilladas de carne y una
pantalla gigante para que vieran el Mundial de fútbol. De todos modos, y
pese a las pretensiones atemorizantes del empresario, las mujeres,
mucho más que los hombres, fueron las que mantuvieron las posiciones más
firmes durante la paralización de faenas. Acaso porque conocen mejor
que los varones lo que cuesta vivir. A fin de cuentas, son obreras y
realizan las labores del hogar al mismo tiempo.

La lucha de los operarios de Guante, los efectos relativos de la huelga y
el comportamiento sobreactuado del dueño y del propio gobierno con
objetivos ejemplares, son el resumen paradigmático de la relación
capital / trabajo en el Chile del Bicentenario. Una celebración
alienante y sin sentido alguno para los sin herencia.

2.
Un estudiante expulsado y 35 con matrícula condicional fue el resultado
de la movilización de los alumnos del Liceo municipal Confederación
Suiza. Los padres y los estudiantes bregan codo a codo por el
fortalecimiento de una educación pública en caída vertical frente a la
enseñanza particular subvencionada que actualmente supera la mitad de
todo el sistema escolar chileno. Los profesores, en tanto, mantienen un
silencio cómplice respecto de la política persecutoria contra los
muchachos por parte de las autoridades del colegio, de la Municipalidad
de Santiago y del Ministerio de Educación, dirigido por el próximo
candidato a la presidencia de la derecha histórica, Joaquín Lavín –Opus
Dei y ex colaborador de la dictadura pinochetista-. Incluso algunos
docentes del establecimiento que se declaran de izquierda han dado la
espalda a los alumnos, toda vez que los estudiantes jamás han dejado de
apoyar irrestrictamente al gremio profesoral cada vez que han hecho
paros para obtener reajustes y bonos. El terror a perder el trabajo
muerde indecorosamente la ética, principios y comportamiento de un
gremio que hasta hace unos años, todavía era la reserva histórica de
Chile frente a la embestida privatizadora del lucro sobre la escolaridad
pública.  

En tanto, 10 estudiantes de la Universidad Academia de Humanismo
Cristiano fueron expulsados de esa casa de estudios por realizar una
toma que duró menos de un minuto y que tenía como objeto demandar una
enseñanza no regida por las leyes desiguales del mercado. La Universidad
Academia de Humanismo Cristiano declara oficialmente que su misión es
“proponer alternativas que contribuyan al establecimiento de una
sociedad más justa que combine el compromiso con la tolerancia, con la
capacidad de escuchar y aceptar distintas opiniones de manera
igualitaria, respetando los derechos básicos de las personas,
independiente de su género, raza, cultura, nivel social, actividad,
credo o ideología. Nuestra Universidad, a través de su función docente,
busca la formación integral de sus estudiantes y propicia en los
profesionales que educa, una ética social que difiere de un patrón
individualista y de beneficio personal”.  El Presidente del Directorio
de la Universidad, y miembro del Tribunal de Disciplina que sancionó a
los jóvenes, es Claudio González Urbina, representante de la Fundación
de Ayuda Social de las Iglesias Cristianas (FASIC), ligada a la defensa
de los derechos humanos. ¿Qué te pasó Claudio?

3.
En misérrimos $ 172 mil pesos (314 dólares) quedó el salario mínimo,
aprobado a la velocidad del rayo por el Congreso. Descontado el ahorro
previsional obligatorio basado en el sistema de capitalización
individual se deja el sueldo básico en $ 137 mil pesos (es decir, en 250
dólares, $ 4.500 pesos diarios / 8 dólares), en un país donde un solo
pasaje del metro subterráneo para un viaje cuesta 1 dólar; el kilo de
pan  2 dólares; un arriendo promedio bajo habitacional para una familia
de 4 personas, 237 dólares; y la adición restringida de gas,
electricidad y agua del mismo grupo familiar, 90 dólares mensuales. Los
gastos de alimentación, salud, educación, seguridad social, vestuario y
recreación multiplican los requerimientos salariales explosivamente.
Como en Chile no existen derechos sociales garantizados, el salario es
la síntesis que determina la calidad de vida de los trabajadores y las
grandes mayorías nacionales. Las cifras de los trabajadores que
remuneran el sueldo mínimo en Chile son opacas: van desde un 15 % a un
30 %. Como si fuera poco, el ingreso mínimo mensual que reciben los
asalariados jóvenes menores de 18 años y mayores de 65 años, es de $ 100
pesos líquidos mensuales (182 dólares / 6 dólares diarios).

El salario mínimo “aumentó” en términos nominales un 4,2 %. Sin embargo,
el 2009 el Índice de Precios al Consumidor (IPC) cayó un 1,4 % a causa
de la recesión económica. El informe de política monetaria del Banco
Central de junio señaló que, en números anualizados, el IPC llegará a
diciembre a un 3,8 %. Es decir, el incremento real del salario mínimo se
redujo a 0,4 %. Y esos pocos pesos reajustados  se devaluarán el
próximo mes debido a la inflación. En una cantidad de familias no
determinada por las instituciones estatales, el salario mínimo es, al
mismo tiempo, el ingreso máximo de esa familia. Por otro lado,
nuevamente las centrales sindicales callan, no convocan, colaboran.

4.
Preocupados, y con razón, se encuentran los analistas del poder ante la
crisis multidimensional del capitalismo que hoy daña estructuralmente el
Estado de Bienestar en Europa y sus índices de crecimiento; y provoca
una recesión a escala ya no sólo norteamericana (donde existe una tasa
de desempleo histórica y una contracción económica vinculada
dinámicamente, tanto  al déficit fiscal multimillonario originado por el
salvataje  al capital financiero, como a los siderales gastos bélicos y
la jibarización de la demanda y las importaciones de productos
terminados y materias primas específicas). Naturalmente, la
mundialización financiarizada de la economía no podía dejar fuera a
China, provocar su enfriamiento y ralentización de motores. Los cerebros
de la empresa de servicios financieros LarraínVial, auguraron que
“China, mermando su dinámica, la demanda por materias primas sería
marcada, escenario que tendría efecto en la industria minera.” El
gigante asiático es el principal comprador de cobre y asociados de la
producción de cobre en Chile. Y Chile, cuyo lugar en el mundo está
determinado por el modo primario de exportación extractivista
esencialmente del metal rojo, sufriría –y ya sufre- una baja de demanda
que podría desmoronar los precios del cobre y, por tanto, los ingresos
estatales y la actividad de la economía chilena en su conjunto.
Asimismo, los productos de las grandes tiendas comerciales –retail- en
un 70 % son de origen chino. Como el Banco Central de ese país anunció
la flexibilización del yuan, lo más probable es que  los productos
importados por Chile aumenten de precio. Al respecto, el gerente de
Estudios de la Cámara de Comercio de Santiago, George Lever, indicó que
“Las agresivas reducciones de los precios observados en los últimos años
están llegando a su fin, debido a que China enfrenta no sólo presiones
cambiarias, sino también laborales, que están incrementando sus costos
de producción.”

Irónicamente, las mercancías chinas podrían llegar a convertirse en un
lujo en un Chile donde hasta hace pocos años, cualquier producto de
origen oriental era mal mirado y catalogado de “vulgar”. Muchos
chilenos, víctimas del arribismo triste que hace presa de un sector
importante de la sociedad, cortaba con tijeras las etiquetas que decían
Made in China. ¿Cómo se recompone aquello que se ha destruido
completamente?
Julio de 2010

Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.