Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Opinión

Ingresamos para ganar: para demostrar que con la fuerza de los trabajadores organizados no se juega 

Compartir:
Estimados y queridos compañeros como bien Uds. Saben iniciamos una marcha que haría historia.

Nuestra llegada a Santiago fue silenciosa  y fuimos dejando detrás nuestro por cada ciudad que pasamos la sensación que este puñado de hombres dispuestos a luchar por sus derechos podrían marcar la senda de unidad que los trabajadores tanto necesitan.

Fuimos apoyados por los más pobres, por estudiantes y pobladores, por trabajadores que creyeron en esta lucha y cada vez que nos acercábamos a la capital sentíamos que el mayor sacrificio estaba allí.

Sentíamos que esa mole de cemento frío nos recibiría con asombro pero que el calor de las poblaciones de los nuestros, de aquellos que no hemos cambiado, de aquellos que aun sentimos que la unidad del pueblo y de los trabajadores lograrán el cambio profundo y revolucionario que necesitamos serán la fuerza  para seguir avanzando.

Llegamos con muchos compañeros heridos, ulceras varicosas reventadas, pies reventados, hipertensión, neumonías, pero allí estábamos marchando por la Alameda hacia La Moneda, marchando con la CUT el 29, encerrando al ex presidente Patricio Aylwin y obligándolo a hablar sobre nosotros. Reuniéndonos con senadores y diputados  y lo más importante reuniéndonos con los pobladores, con las infinitas corrientes partidarias extraparlamentarias, dando el golpe final al poder, con la toma por la fuerza del Palacio Aristía con la guardia y carabineros incluidos. Se rompieron las puertas y los vidrios e ingresamos para ganar: para demostrar que  con la fuerza de los trabajadores organizados no se juega.

Fue un momento tenso y peligroso más aun cuando por todos lados ingresaron fuerzas especiales, entonces nos preparamos para resistir. Les hicimos saber que de allí nadie nos movería. La oportuna intervención del Padre Alfonso Baeza, de la Conferencia Episcopal, apoyada por Enrique Palet y la del diputado Sergio Aguiló calmó los ánimos y fuimos escuchados. 

El presidente de la Camara de Diputados nos gestionó una reunión y la voluntad del Ministro del Trabajo nos permitió avanzar en un acuerdo que para nosotros fue un triunfo.

Muchos nos ayudaron. No podemos desconocer el aporte de Juan Pablo Letelier, de Marcos Enríquez, de Sergio Aguiló, de Andrés Pascal y de otros tantos compañeros, camaradas y amigos que nos entregaron su solidaridad.

Agradecer a los compañeros del Movimiento por la Asamblea del Pueblo (MAP) que pusieron a su equipo de salud desde el primer paso y que aun siguen con nosotros. A Uds. Compañeros y otros que seguramente se me olvidan.

El día 11 de septiembre nos darán la respuesta final solo espero que el gobierno recapacite y podamos regresar a Talcahuano con un triunfo.

Quiero por ultimo compañeros resaltar la disposición del Ministro del Trabajo Osvaldo Andrade, estoy confiado en que hará todo lo posible por instalar las mesas de trabajo que busquen soluciones reales a los problemas de los trabajadores.

Fraternalmente 
Juan Espinoza .

* Fuente: Informativo Asamblea del Pueblo

Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.