Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Declaraciones

Paraguay: organizaciones populares rechazan convertirse en productores de agrocombustibles 

Compartir:
Paraguay: Carta a la ciudadanía paraguaya
Rechazo de las organizaciones sociales a la visita de Rodrigues y la Comisión Interamericana del Etanol.

Con motivo de la visita del Dr. Roberto Rodrigues, ex ministro de Agricultura del Brasil y co-presidente de la Comisión Interamericana del Etanol, a nuestro país, invitado por la Cámara Paraguaya de Exportadores de Cereales y Oleaginosas (CAPECO) para disertar sobre el futuro de los agrocombustibles, las organizaciones sociales, campesinas, barriales, e instituciones, exponemos nuestro rechazo y hacemos referencia a la declaración nacional de las organizaciones sociales "Chake ñuha: la trampa de los agrocombustibles" , de abril de este año.
Esta campaña falaz que está siendo promovida por el gobierno y los agronegocios atenta contra nuestra soberanía alimentaria, cultural y territorial. Se pregona desde diversos espacios, nacionales e internacionales, tanto privados como públicos sobre los "beneficios económicos y ambientales" de la producción de los agrocombustibles para el Paraguay, mientras que se invisibiliza la catástrofe social y ecológica que se esta por generar al expandir y agravar el modelo agroexportador a base de monocultivos industriales transgénicos de alto uso de agrotóxicos.

Nuestro rechazo se basa en las siguientes 10 razones:

1.    Ninguna fuente de combustibles, fósiles o vegetales, sería suficiente para abastecer el actual patrón de consumo energético. La única manera efectiva de solucionar el problema es la reducción del consumo. La propaganda nos dice que usar combustible vegetal es ecológico, pero no es cierto, sólo sirve para calmar la conciencia del desastre ecológico producido por los países desarrollados.

2.    La producción de agrocombustibles, dada la demanda de los países del Norte, significará una presión enorme sobre la tierra agrícolamente utilizable. Esto agravará aún más la deforestación, el desgaste del suelo y su capacidad de absorción de agua, aumentando la erosión. Por otro lado, la quema del bosque nativo libera mucho más dióxido de carbono (CO2, tóxico) que jamás las plantaciones de monocultivos van a captar. Secar esteros para la siembra de monocultivos libera también grandes cantidades de CO2.

3.    El balance energético de los agrocombustibles es negativo. Esto significa que se gasta más derivados del petróleo que agrocombustible producido, ya sea para la fertilización, la producción misma, el transporte y el procesamiento. Esto vale tanto para la producción de etanol como de agrodiesel.

4.    La producción de agrocombustibles compite con las tierras que ahora se destinan a la producción de alimentos. Esto significa que la producción de alimentos básicos no procesados (como el maíz, trigo, tubérculos, porotos, frutas, etc.) aumentarán mucho de precio y quedarán fuera del alcance de los sectores más pobres de la sociedad.

5.    La expansión de los monocultivos energéticos se hará sobre tierras hoy habitadas por indígenas y campesinos, provocando una expulsión todavía más masiva de la que hoy estamos presenciando con el avance de la soja transgénica. Las consecuencias van a ser, el aumento del éxodo rural, de la miseria en la ciudad, de la migración, de la delincuencia.

6.    La riqueza generada por los cultivos quedará en pocas manos y seguiremos siendo un país exportador de materias primas. El modelo de los agrocombustibles es la culminación del modelo de la revolución verde y de la biotecnología. La materia prima generada será para exportar a los países ricos del norte, ganarán las multinacionales de la distribución, se profundizará la dependencia neocolonial y se barrerá con lo poco que queda de soberanía.

7.    La  producción de agrocombustibles va a exigir todavía un mayor uso de pesticidas y fertilizantes químicos dañando aún más la salud de los pocos campesinos que queden, afectando al suelo y al agua. Las grandes transnacionales semilleras (Syngenta, Monsanto, Dupont, Dow, Bayer, BASF) ya están diseñando nuevas variedades genéticamente modificadas de cultivos energéticos (maíz, árboles, etc)

8.    El modelo de agrocombustibles nos va a hacer alimentariamente dependientes de las grandes multinacionales y grandes productores ya que implica un nuevo ordenamiento de la producción agrícola. Con lo que sobra del maíz después de sacarle el jugo para el alcohol se van a alimentar vacas y novillos (en gigantescos establos o feed lots). Los pools de siembra instalan corrales de engorde industrial para pollos y cerdos con una perfecta integración vertical de toda la cadena de producción, desde la siembra del maíz y soja hasta los frigoríficos y con la infraestructura para la exportación. De esta manera, serán capaces de abastecer al mercado con alimentos baratos de pésima calidad y garantizarán una "seguridad alimentaria" donde la persona común ya no tendrá derecho a decidir lo que quiere comer.

9.    El fomento de los agrocombustibles es -para los países del Norte-básicamente una estrategia de diversificación de la dependencia energética de la Unión Europea (del gas de Rusia y Argelia, petróleo del medio oriente) y de los EE.UU. (petróleo del medio oriente y Venezuela) con un control imperial recuperado y perfeccionado. Para ello disfrazan los verdaderos motivos hablando de que son beneficiosos para el medio ambiente.

10. Aumentará la importancia y poder de las empresas certificadoras, aún cuando estas certificaciones no tenga ningún efecto para obviar los desastrosos efectos que acabamos de mencionar. Solo servirá para darle legitimidad y justificación a un modelo que ya se muestra afectado por la dura crítica de los distintos movimientos y organizaciones de base pero también de organismos internacionales muy reconocidos como la OCDE.

******

Declaración oficial de Chake ñuha Sobre las trampas del agrocombustible y los servicios ambientales

24 de Abril 2007, Asunción – Paraguay

Paraguay se ha puesto como meta el exportar agrocombustibles a corto plazo. Los planes son exportar al menos 50 millones de dólares en el término de cuatro años, y simultáneamente dejar de importar por lo menos 150 millones de dólares de carburantes fósiles en el mismo período. Según ciertas investigaciones científicas este cálculo no sale; investigadores como Pimentel afirman una ecuación energética negativa en la producción de agrocombustibles porque necesitan más insumos fósiles para producción, elaboración y transporte que emiten después en la combustión en el motor del coche.

El auge de la superficie cultivada con plantas energéticas solo se puede realizar a través de una expansión exponencial de monocultivos en gran escala a cuenta de la tala de los remanentes del bosque, sustitución de cultivos ya existentes o expulsión de pequeños productores campesinos e indígenas. Esta expansión de por sí significa más consumo de combustibles fósiles y emisión de dióxido de carbono de lo que se espera generar y ahorrar con los agrocombustibles.

La expansión del monocultivo es la causa directa de la grave situación que vive actualmente la mayoría del pueblo paraguayo, con una economía volcada a la exportación de soja forrajera, con un costo en salud de miles de personas contaminadas, la casi desaparición del Bosque Atlántico con la consecuente pérdida de biodiversidad, la disminución del empleo rural y la pérdida de la cultura indígena y campesina, un constante éxodo del campo a la ciudad donde los emigrantes rurales se enfrentan a la miseria y el desempleo. Las cifras de crecimiento macroeconómico no significan una mejora de las condiciones de vida de la mayoría sino el enriquecimiento desmedido de una delgada capa social egoísta y sus aliados transnacionales.

Planteamos un rechazo a todas las medidas políticas y económicas que promueven el desarrollo de agrocombustibles y la expansión de monocultivos de gran escala:
  
1.      Rechazamos la renovación de la ley de biocombustibles que solo significa alivios fiscales para que las transnacionales instalen la infraestructura necesaria para profundizar el saqueo de nuestros Recursos Naturales. Esta nueva industria no implica ningún progreso para la población, repite el esquema de los silos de soja transgénica, son industrias sin trabajadores que se alimentan de un agro sin agricultores. Tal como el modelo sojero que se ha expandido sin contribuir a las mayorías, ahora Paraguay se vende a los nuevos agronegocios energéticos con la presión fiscal más baja de la región y ofreciendo sin mayores escrúpulos, los remanentes de bosques y las tierras de las comunidades campesinas e indígenas.

2.      Denunciamos la "Alianza del Etanol" y la propuesta de que Paraguay suministre al  alcoducto brasileño por ser este un proyecto que tendrá graves consecuencias en la población y el medio ambiente. Esta  alianza estratégica con el Brasil en la producción de alcohol carburante,  es para la exportación a EE.UU., Europa y Japón. Los acuerdos económicos sobre agrocombustibles de Paraguay con EEUU y la Unión Europea están en la misma línea.

3.      Asimismo denunciamos el Primer Congreso Americano de Biocombustibles a realizarse entre el 10-12 de Mayo en Buenos Aires, Argentina (1), donde participarán el ex vicepresidente de los Estados Unidos, Al Gore; el ex presidente de Colombia, Andrés Pastrana; el ex Embajador de Estados Unidos en Chile, Gabriel Guerra Mondragón y Alberto Moreno, director ejecutivo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Este evento parece ser la presala del remate de los recién inaugurados fondos del BID, fondos que se estiman pueden llegar a un  monto de US$ 200.000 millones para aprovechar y dominar la producción de los agrocombustibles. El mismo BID junto con el gobierno de Brasil estrechamente ligado al empresariado paulista y de los EEUU aunarán este fondo.

4.       No se reconoce que estas estrategias implican inherentemente expansión de infraestructura de comunicación, tales como carreteras, puertos, ductos etc  que promoverán mayor deforestación y no resolverán los obstáculos de comercialización y aislamiento que sufren los campesinos e indígenas paraguayos. Esta expansión de infraestructura implica la concreción del mega proyecto del IIRSA (Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana).

5.      Este desarrollo de mercado no es para resolver la pobreza del país ni para aliviar el cambio climático, aspira esencialmente a abastecer el nuevo mercado de la industria automotriz del norte especializado en agrocombustibles y tampoco resuelve la dependencia del Paraguay de importaciones de combustibles fósiles.

6.      Asimismo, rechazamos todas las propuestas de implementación de servicios ambientales por que son estrategias maquilladas para expropiarse de nuestros recursos naturales y territorios.

Nuestra propuesta es:

1. Que las políticas públicas favorezcan la permanencia de las comunidades rurales e indígenas, apostando por su desarrollo comunitario y territorial con una reforma agraria integral y la recuperación de la Soberanía Nacional (Alimentaria, Territorial y Cultural) como eje principal de la democracia de nuestra sociedad.

2. Que en vez de promover la producción a gran escala de agrocombustibles, se planteen medidas serias para asegurar la Soberanía Alimentaria  y Energética en América Latina con medidas de disminución de consumo de energía en el Norte  a la vez que se aseguren mejores condiciones de abastecimiento en el Sur y se apueste por el arraigo y la repoblación del campo.

3. Exigimos una moratoria global para los monocultivos de agrocombustibles y el comercio internacional de agrocombustibles, incluyendo en estos el comercio de bonos de carbono. Requerimos de una moratoria para evaluar las potencialidades y los peligros de este desarrollo, denunciamos que somos victimas  de la consecuencia de los monocultivos industrializados y tememos que el mercado de agrocombustibles pueda producir consecuencias  aun más catastróficas. Entendemos que el fenómeno del cambio climático requiere medidas urgentes, pero estas inevitablemente tienen que primeramente ser resueltas en el nivel de consumo de los países del Norte y no a través de potenciar el Modelo Agroexportador y generar mas presión sobre nuestra tierra y nuestra población.

Proponentes: ALTER VIDA – ASAGRAPA – BASE IS – CCDA – CEIDRA – CMB – CNOCIP – CONAMURI – Federación de Pueblos Guaraníes – GRR (Arg) – IDECO – Iniciativa Paraguaya de Integración de los Pueblos – MAP – MCNOC – ONAC – SEPA – SERPAJ, PY – SOBREVIVENCIA, Amigos de la Tierra, Py – Universidad Nacional de Pilar y otros.

¡Queremos un Paraguay soberano que produzca alimentos para su población!

* ASAGRAPA, BASE Investigaciones Sociales, CEPAG, CCDA, CIPAE, COBAñADOS, CMB, CNOCIP,CONAMURI, Iniciativa Paraguaya para la Integración de los Pueblos, MAP, MCP, MCNOC, OLT, SERPAJ y Sobrevivencia Amigos de la Tierra- Paraguay.

Nota:

(1)   Un evento que pretende perfilarse "la principal plataforma de intercambio de ideas, tendencias y proyectos en el sector emergente de los biocombustibles. Se analizarán proyectos ya en curso en América y Europa, así como la manera de replicarlos e incluso optimizarlos en América Latina" – http://www.biofuelscongress.org/index_esp.asp

* Fuente: Adital  
Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.