Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Opinión

El presente de las Comunidades Eclesiales de Base 

Compartir:
Queridas hermanas y hermanos:
Les envío la versión abreviada y adaptada de lo que escribió José Marins antes de la Conferencia de Aparecida, sobre el presente de las Comunidades Eclesiales de Base (CEBs), en que nos plantea preguntas muy interpelantes y nos da pistas muy alentadoras. Lo que expone Marins se dio en Aparecida. El documento final de los Obispos recoge el ánimo y entusiasmo y respaldo a las CEBs como experiencia eclesial. El texto aprobado en Roma, añade los temores y los recelos y señalamientos negativos, y también las diluye en algunos párrafos con el nombre pequeñas Comunidades o uniéndolas a los movimientos.

Lo hago por dos razones:

a) Creo que lo acontecido en Aparecida con el documento final en relación con las CEBs, relanza lo que expresaba Marins y lo sigue mostrando como un desafío.

b) Me permití ir añadiendo preguntas en cada capítulo a fin de ayudar a nuestra reflexión. Pienso que el texto es válido en sus preguntas para nuestras CEBs en todos nuestros países. Pero las respuestas serán muy variadas. Como rehice el texto para una reunión aquí en Nicaragua, en las preguntas pongo Nicaragua, pero cada una-uno puede poner el nombre de su país.

Con un abrazo y deseando que lo expresado en Medellín y en lo mejor de Aparecida, siga siendo algo muy vital en nuestras CEBs "como célula inicial de estructuración eclesial y foco de Evangelización y actualmente motor de promoción humana y desarrollo" (Medellín)

Fraternalmente
Arnaldo Zenteno
CEBs de Nicaragua

El presente de las Comunidades Eclesiales de Base (CEBs)

José Marins

* Versión abreviada y adaptada de lo que escribió José Marins antes de Aparecida, sobre el presente de las CEBs en que nos plantea preguntas muy interpelantes y nos da pistas muy alentadoras. Lo que aquí expone Marins se dio en Aparecida. El documento final de los Obispos recoge el ánimo y entusiasmo y respaldo a las CEBs como experiencia eclesial. El texto aprobado en Roma, añade los temores y los recelos y señalamientos negativos, y también las diluye en algunos párrafos con el nombre pequeñas Comunidades o uniéndolas a los movimientos.

1. QUé SE DICE DE LAS CEBS?

¿Qué se dice de las Comunidades Eclesiales, en los medios eclesiásticos de América Latina y Caribe?

A) Las opiniones más frecuentes van en esta línea:

+ "Las CEBs dejaron de ser novedad", como lo eran en la década del 70.

+ "Cesaron de ser sospechosas". Particularmente en fines del 70 y en la década del 80 han sido cuestionadas y perseguidas. Por aquel entonces, han recibido el rótulo de "proféticas", de parte de las "izquierdas"; y de "comunistas" o por lo menos "subversivas", de parte de las "derechas". Puebla las ubicó como concentración de la Iglesia local, inmediatamente abajo de la parroquia (N°. 640ss). + En la década del 90, las CEBs eran todavía presentadas como alternativas exitosas, pero ya se las colocaba al lado de los movimientos.

+ Ahora, en el nuevo milenio, las CEBs, parece que dejaron de interesar a la mayoría de los obispos.

+ Los Medios de Comunicación, en manos de los poderes económicos dominantes divulgaron la afirmación falsa de que la Iglesia había condenado la Teología de la Liberación y que por lo tanto las CEBs iban a desaparecer.

Después de más de 30 años invirtiendo tiempo y esperanzas en las CEBs, una evaluación menos superficial y más objetiva se hace necesaria.

PREGUNTA: De estas opiniones ¿cuáles han sido las más frecuentes en el medio en que nos movemos o en los Medios de Comunicación Social?

B) Como mínimo hay que preguntarse a propósito de las CEB:

+ ¿Qué han aportado a la Iglesia, a la sociedad y a las personas? ¿Dónde y cómo están actualmente?, ¿Serán un grupo socio-político; un equipo de estudio bíblico; un movimiento laical de vida en comunidad? ¿O tienden a desaparecer?

PREGUNTA: ¿Qué estamos aportando a la Sociedad y a la Iglesia? Por ejemplo entre los nuevos excluidos como son los emigrantes, o ¿cómo hemos vivido la esencial dimensión misionera? ¿Nos hemos reducido a un grupo de reflexión bíblica, con reflexiones comprometidas, pero sin actuar?

C) ¿ Desaparecen las CEB?

En los últimos años, muchas CEB, en efecto, han desaparecido. Las razones pueden ser las más diversas, por ejemplo:

(1) El cambio de los ministros ordenados – sacerdotes, obispos – las han dejado morir sin darles apoyo o lugar en la vida pastoral. Hubo también intentos de "parroquializar" las CEBs, reduciéndolas a una tarea parroquial como la de buscar fondos.

(2) El hecho de las migraciones internas y al exterior. Miembros calificados de las CEBs, formados lentamente en la nueva experiencia comunitaria de base, emigraron dejando grandes vacíos en la articulación y vida de sus CEBs.

(3) El área de militancia política. En casos aislados hubo manipulación de partidos y movimientos políticos. De otro lado, pasada la época de las dictaduras militares o de las represiones militares y para-militares, con el resurgimiento democrático de los partidos políticos, cristianos con vocación de militancia sistemática en la política han disminuido su presencia en las CEBs.

En aras de la objetividad, hay que tener presente que lo que ha pasado con las CEBs no es caso ni raro ni único en la historia de la Iglesia.

(4) La magnífica generación del Vaticano II, que se extingue. La carismática pléyade de obispos, sacerdotes, laicos que hicieron posible Medellín, como el Vaticano II de América Latina y el mismo Concilio, se está terminando. No ha dejado sucesores a su altura. Los nuevos líderes se insistió más en la "gran disciplina", más en el Magisterio; más en lo administrativo-organizativo, que en lo misionero; más en la identidad católica perspectiva del Reino. La autoridad se centralizó en todos los niveles. Lo infra-eclesial se volvió dominante, relativizando o suprimiendo progresivamente la presencia en el mundo como fermento, sal, luz. Lo cultual y la fuerte preocupación por la ortodoxia llevaron a que los espacios de creatividad teológica, litúrgica y aun pastoral se fueran restringiendo.

PREGUNTA: ¿Por cuál de esas razones o hechos aquí mencionados o por cuáles otros hechos han desaparecido no pocas CEBs en Nicaragua?

(D) Suprimirlas

Pueden ser identificadas dos maneras constantes de "liquidar" las CEBs. La primera es suprimirlas directamente, ni siquiera mencionarlas. La segunda, más eficaz es la de "diluirlas": todo es CEB. Entonces se acercan de tal manera las CEB a los movimientos y servicios específicos de la Iglesia, que ya es muy difícil  identificarlas. El vocablo CEB desapareció poco a poco de los documentos pontificios más recientes, por ejemplo en la exhortación apostólica de Juan Pablo II, la propuesta que los obispos sinodales habían votado sobre CEB fue suprimida. Esto decían los Obispos y esto se suprimió:

• Que se afirme de nuevo que las pequeñas Comunidades Eclesiales de Base de nuestra Iglesia de América son un elemento importante.

Que en todo el continente americano se dé un nuevo impulso a la evangelización, mediante la pequeña comunidad eclesial.

• Que de impulso a este modo particular este estilo de acción pastoral que ofrece la posibilidad de una mayor participación de los laicos.

Las CEB no solo son suprimidas de documentos, no solamente están ausentes de los documentos, sino que hay una substitución eclesial proponiendo otros enfoques y prioridades teológico pastorales, de forma consciente se desea que ellas desaparezcan.

PREGUNTA: ¿Cómo han querido suprimirnos en Nicaragua?

E) Diluirlas

La fórmula más efectiva de hacer desaparecer las CEB como arriba mencionamos, ha sido la de diluirlas, reduciéndolas a un grupo bíblico o para ejercer tareas parroquiales o quedándose encargadas únicamente de tareas sociales como cooperativas.

El blanco se volvió el término Comunidad Eclesial de Base. Aunque antes haya sido mencionado literalmente por las Asambleas generales del Episcopado Latinoamericano, ahora se buscan sustitutos, a veces ambiguos como "Comunidad" (en general); Grupos Fraternos; Pequeñas Comunidades… agregándoles inmediatamente los movimientos y grupos apostólicos, dando a entender que a fin de cuentas, son como diferentes nombres de lo mismo.

Los más recientes documentos de la jerarquía, no explicitan que ellas sean una célula eclesial fundamental.

PREGUNTA: ¿Cómo nos han diluido o nos hemos autodiluido las CEB en Nicaragua?

2. ¿QUé HA DICHO LA JERARQUíA SOBRE LAS CEBs?

A) Documento fundante: MEDELLíN.

La refundación de la base eclesial, "eclesiogénesis", inspirada en las Primeras Comunidades Cristianas y en el Vaticano II, tiene como texto fundante, en Medellín, Pastoral de Conjunto, n. 10,15. Texto aprobado por Pablo VI y por él retomado en su Encíclica Evangelii Nuntiandi.

Se trata de un texto fundante. En el Documento de Medellín, las CEB son concebidas como estructura de Iglesia: "La vivencia de la comunión a que ha sido llamado, debe encontrarla el cristiano en su Comunidad de base, es decir, una comunidad local o ambiental, que corresponda a la realidad de un grupo homogéneo, y que tenga una dimensión tal que permita el trato personal, fraterno entre sus miembros ". "La comunidad cristiana de base es así el primero y fundamental núcleo eclesial, que debe, en su propio nivel, responsabilizarse de la riqueza y expansión de la fe, como también del culto que es su expresión. Ella es, pues, célula inicial de estructuración eclesial y foco de la evangelización y, actualmente, factor primordial de promoción humana y desarrollo".

PREGUNTA: ¿Somos eso que dice Medellín? ¿Tenemos conciencia de ser célula inicial de estructuración eclesial? Y ¿tenemos plena conciencia de ser foco de evangelización y factor primordial de promoción humana? ¿Lo hemos vivido así o nos hemos quedado en ser grupos más o menos articulados, pero sin ser un nuevo modo de ser Iglesia?

B) Otros documentos de la Jerarquía

Además del documento fundante, las CEB aparecen también en:

– El Sínodo Episcopal de 1974.

– La exhortación apostólica "Evangelii Nuntiandi" (1975), n. 58.

– El Sínodo Episcopal de 1977.

– El Documento de Puebla (1979), asume todo lo dicho sobre CEB en Medellín y en Evangelii Nuntiandi: Puebla Sitúa el proceso de la CEB en los nn. 96, 97, 105, 111,119, 125, 156, 173, 239, 273, 368, 462, 565, 629, 672, 850, 867, 983,1147,1309. Capítulo específico sobre las CEB: Situaciones que favorecen el proceso de la CEB, n. 648. Y señala su lugar en la estructura eclesial, ( n. 261) Contenido doctrinal: 96, 173, 239, 261, 273, 618, 629, 640-643, 648, 650, 653,1147

– Sínodo Episcopal de 1985.

– La Exhortación Apostólica, "Christifideles laici" de 30 Diciembre 1988 (n. 26).

– La Encíclica Redemptoris Missio, 7 de Diciembre 1990, n. 51.

– La Exhortación apostólica "Ecclesia in America", 22 de Enero de 1999 (n. 73).

– La exhortación apostólica "Ecclesia in Asia", 1999 (n. 132).

– La exhortación apostólica "Ecclesia in Oceania", 2001 (n. 43, a pesar de ser bastante genérico).

En nivel de las Iglesias particulares, la de Brasil es la que más ha publicado sobre el tema. El documento de 1983, aplica a las CEB lo que Lumen Gentium, n. 26 dice de la Iglesia como tal: "En estas comunidades, aunque frecuentemente pequeñas y pobres o que vivan en la dispersión, está presente Cristo, por cuya virtud se congrega la Iglesia, una, santa, católica y apostólica".

PREGUNTA: ¿Cuáles de esos documentos conocemos o conocemos al menos los párrafos principales de Puebla?

{mospagebreak}

3. ¿QUE HACEN LAS CEBs ante ese quererlas suprimir, diluir…?

A) Resisten

Las CEBs aparecen históricamente en el cuadro de la Iglesia del siglo XX, en primer lugar no como respuesta a una coyuntura socio-política (aun cuando ésas hayan sido condicionantes) sino, más bien aparecen como una exigencia teológico-pastoral.

Ellas nacen como reestructuración eclesial, no como movimiento social o laical. Surgen como una nueva expresión del ser y del conjunto de la misión de la Iglesia. Las CEBs, son un acontecimiento CUALITATIVO. Están orientadas, por su propia originalidad, a configurar un nuevo modelo eclesial.

Por todo eso, en la practica, las CEBs resisten:

+ A ser Iglesia paralela. Al contrario, siguen perseverantemente buscando a los pastores;

+ A separar la fe de la vida y a no comprometerse con la transformación de las estructuras;

+ A dejar a los pobres. El compromiso con los pobres estará siempre presente en la vida de las CEBs, desde sus inicios, mucho más en línea de concientización-liberación  y también de asistencia, y promocional

+ A tergiversar sobre la meta del Reino (No centrada en la iglesia misma, sino en el Reino)

+ A colocar en segundo plano la vocación de la Iglesia de ser una comunidad misionera;

+ A dejar de lado su responsabilidad profética y de transformar las estructuras.

PREGUNTA: ¿Cómo CEB hemos resistido? ¿Por cuál de los modos señalados allí por Marins, hemos resistido o de qué otra manera? O ¿no hemos resistido?

B) Renacen

El teólogo Pe. José Comblin afirmaba: "Las CEBs, lejos de estar superadas, son más actuales y más necesarias que nunca – pero no las CEB que estamos conociendo. Son necesarias otras, nuevas, que nazcan de los verdaderamente excluidos. Las CEB como todas las instituciones de Iglesia, necesitan ser fundadas de nuevo para ser fieles a su programa, con nuevos miembros que pertenezcan realmente a los nuevos excluidos…".

Las CEBs van resurgiendo más bien: como una exigencia misionera de llegar como Iglesia, más allá de las presentes estructuras eclesiásticas. Por eso las CEBs implican, a medio y a largo plazo, una reestructuración eclesial. Son una nueva expresión de la misión de la Iglesia, no son un evento sino más bien un proceso.

Concretamente las CEB s renacen,

a) Con el MOVIMIENTO BíBLICO, especialmente como LECTURA ORANTE de la Palabra de Dios;

b) Con el despertar de la conciencia de ciudadanía, la reconstrucción del tejido social, a partir de expresiones de la base y la tarea ecológica;

c)  En el encuentro con las culturas – indígena,africana,migrantes;

d) En el desafío del multiculturalismo;

e) En el desafío del aislamiento urbano, cada día mas destructor de la identidad;

f) En ocasión de catástrofes de la naturaleza (terremoto) o catástrofes provocadas (post-guerra en El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Honduras…) En Honduras, la original iniciativa de los Delegados de la Palabra que se desarrolla en torno a formación de CEB.

Las CEB renacen : en varios países de América Latina. En la India, el obispo Thomas Dabre, tiene la diócesis organizada en CEB. En Australia, más de 10 diócesis han comenzado a trabajar con CEB, en los últimos 10 años.etc.

Las asambleas nacionales de CEB, generalmente conocidas como "Encuentros intereclesiales", han aumentado en número de participantes y frecuencia. Conocidas en Brasil y México, ahora acontecen regularmente en Bolivia, Argentina, Paraguay, Uruguay, Ecuador, Venezuela, Honduras y en el presente año de 2002 va a acontecer por primera vez en USA (San Antonio, Texas) (Nota y en Nicaragua, y ahora en Guatemala y Honduras).

PREGUNTAS:

a) De los modos que señala Marins, ¿en cuál de ellos o de qué otra manera hemos renacido?

b) ¿Hemos renacido o estamos renaciendo? por ejemplo entre los nuevos excluidos como son los emigrantes, o ¿cómo hemos vivido la esencial dimensión misionera?

c) O por el contrario ¿nos hemos quedado en la rutina de nuestros buenos grupos?

C) Sorprenden

Sorprenden por lo creativo y profético que manifiestan:

a) En su punto de partida: la constante relación con la vida y con la gente – en su cultura y realidad, en su historia y valores – tomada como sujeto colectivo y privilegiado.

b) En su objetivo: El Reino de Dios en sus cuatro dimensiones integradas: personal, social, eclesial y escatológica.

c) En su método teológico-pastoral que trabaja con algunas preguntas referenciales decisivas: ¿Donde está la gente en la realidad social? ¿Dónde está Dios? ¿Dónde está la Iglesia? ¿Dónde debemos estar nosotros como CEBS? ¿Dónde tiene que estar nuestra comunidad y cada uno de nosotros hoy en la coyuntura social y religiosa?

Esa metodología desarrolla una participación corresponsable y propicia la formación de una conciencia crítica de la comunidad particularmente en relación a su vida y misión.

d) En su ministerio colegiado que incluye siempre la presencia femenina;

e) En su configuración porque viven con un mínimo de estructuras y máximo de vida. Las CEBs cruzan las fronteras de la institución eclesial; llegan donde la organización eclesial no llega geográfica, numérica y ministerialmente; crean un sujeto eclesial laical colegiado; establecen un contacto privilegiado con la vida (lenguaje, lugar, cotidianidad, eventos, símbolos, acciones, contactos) desde los fieles no desde los líderes, precisamente porque son las raíces más finas de la estructura eclesial;

f) Se mueven contra-corriente, porque mientras el macro proceso de la globalización es económica y culturalmente excluyente, las CEBs son incluyentes posibilitando vivir la ciudadanía tanto eclesial como social

PREGUNTA: ¿ Cómo hemos sorprendido – además del hecho de sobrevivir y seguir adelante? ¿Por cual de los modos que señala Marins o de qué otra manera?

D) Desafían

Como las CEB se encuentran en la frontera entre la institución eclesial y "los otros", traen en sí semillas de respuestas no teóricas, sino vitales, a lo que esta siendo desafío a todos los credos: ¿tiene futuro la religión en un mundo globalizado? Después de los eventos del 11 de Septiembre, ¿se puede esperar que la fe religiosa, las Iglesias sin proselitismos, serán mediadoras de la comunión entre los pueblos?

Las CEB comprueban que eso será posible desde un micro proceso en cadena sin el cual los macro procesos se pierden.

PREGUNTA: ¿En verdad somos un desafío con nuestro pensar y actuar? O ¿nos hemos vuelto inofensivas?

Nota: Sobre el punto del RESISTIR, Marins cita unos párrafos de mi librito: Las CEBs un Amor apasionado y una Esperanza inquebrantable.

Pensemos si es cierto lo que escribí hace años, y si en verdad así RESISTIMOS:

Para ilustrar este punto, Marins dice lo siguiente: transcribimos la síntesis que hizo el Padre Arnaldo Zenteno S.J., una síntesis bien evangélica de como las CEBs de Nicaragua siguen resistiendo: "cada día tantas personas de las Cebs queremos vivir el Evangelio y mantener viva la Esperanza.… Como nos invita la Carta a los Hebreos: Sigamos profesando nuestra Esperanza sin que nada nos pueda conmover, ya que es digno de toda confianza Aquel que se comprometió (Heb 10:23) Eso queremos con todo el corazón: Mantener viva la Esperanza y Humildemente Anunciar el Evangelio con Pasión y con Alegría.

Y al pensar en el caminar de las Comunidades, en los poquitos que somos y la gran mayoría tan Pobres, no puedo menos que alegrarme y los invito a alegrarse con Jesús al ver hecha realidad la Oración y Alegría de Jesús: Gracias te doy, Padre, porque has revelado lo mensaje a los pequeños y sencillos (Lc 10:21-22).

En medio de tantas dificultades, dolores, masacres de los seres queridos, de tantas esperanzas y de tantas frustraciones y de tantas luchas de estos 36 años, es impresionante la perseverancia y la fuerza de estos Pobres que están en las Comunidades. Eso es una gracia de Dios y por lo mismo aun en medio del dolor, se vive con alegría. Como decía hace poco Don Pedro Casaldáliga: sean Esperanzados y Esperanzadores.

El mismo P. Arnaldo da muchos detalles de cómo las CEBs colocan en práctica su resistencia. Entre varios detalles escogemos lo que pone al final de su mencionado artículo:

"- Fortalecer la Sociedad Civil. Participar en los movimientos que luchen contra la corrupción. Y mantener una actitud crítica y autocrítica con denuncias proféticas.

– Fortalecer a las Comunidades para que unan Fe-Vida, que sean Misioneras y que sean Proféticas encarnando el Evangelio en nuestra situación concreta y tan crítica.

– Potenciar la Solidaridad Externa a Interna – especialmente con los excluidos".

PREGUNTA: De todo esto ¿cuál nos parece lo más importante?

Marins termina su escrito con un testimonio sencillo, y muy significativo y que se da en la vida cotidiana de las CEB  allá y acá. Pensemos qué testimonio de la gente de nuestras CEB nos conmueve y motiva más.

Martina: Mamá de 4 hijos y esperando el quinto: "Yo misma he levantado. Oí la Palabra y me levanté del piso. En la casa acababa con mis hijos, los golpeaba, les trataba con palabras groseras. Ahora soy diferente. No se si aprendí mucho en la comunidad. Lo que sí cambió fue mi vida. Mi vida antes y ahora es totalmente diferente. Lo que no llega a la vida no viene de Dios. Lo que es de Dios, tiene que ser posible entenderlo y ponerlo en práctica juntos, porque en Comunidad nos ayudamos en eso"

Bueno, queridas/os hermanas/os, como ven por esto que les voy escribiendo, el artículo del P. Marins nos plantea preguntas muy serias -preguntas que nos está planteando la misma realidad y el querer ser fieles a ese don inmenso, don y responsabilidad- que son las CEBs volcadas en el Seguimiento de Jesús al servicio de nuestro Pueblo. Una pregunta recorre todas las preguntas ¿cómo ser hoy la Buena Noticia de Jesús en nuestro mundo atormentado, globalizado (en positivo y en negativo), individualista, depredador de la naturaleza? ¿Cómo vivir y ser señal de solidaridad, de fraternidad, de justicia, de inclusión en un mundo insolidario que excluye a las mayorías? Y todo esto vivido desde la real pequeñez de nuestras CEBs.

Arnaldo
Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.