Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Iniciativas

Colectivos de Trabajadores: ¡Tomando partido por el Pueblo y su protesta, organízate y lucha! 

Compartir:
Comunicado público de los CC.TT. frente a la Protesta Nacional convocada para el 29 de marzo.

Un gran malestar se siente en las calles, en los lugares de trabajo, en las micros, en el metro; los trabajadores, la gente humilde, aquellos que contamos sólo con nuestro esfuerzo para vivir y defendernos de la desigualdad, como se escucha por ahí, nos sentimos humillados, tratados como animales. Y las verdaderas causas no son errores técnicos, de organización –“el transantiago ha sido mal planificado”, o la falta de liderazgo – “la Presidenta preside, pero no gobierna”- , sino algo más profundo.

Si el nuevo sistema de locomoción colectiva santiaguina nos humilla cada mañana, tarde y noche; si los estudiantes apenas estudian al no ver futuro; si los profesores no sienten entusiasmo en su labor dado el recargo de horas que requieren para hacerse un sueldo decente; si los trabajadores subcontratados no saben quién es el patrón para exigir el cumplimiento de leyes sociales y mejoras salariales; si los pescadores artesanales ven disminuir dramáticamente la masa de peces a su alcance; si a los pueblos del norte se les está acabando el agua potable y se les amenaza con la destrucción de los glaciares, si los pueblos de la “mapu”-tierra siguen siendo reprimidos aún después de arrebatarles sus bosques …, todo ello y mucho más, se deriva directamente de opciones políticas tomadas por la misma clase dominante que, en 1973, recordemos, no titubeó en defender sus intereses con un sangriento golpe y que hoy administra su poder con la complicidad de la autoritaria tecnocracia civil concertacionista.

El malestar que sentimos cotidianamente y que paradójicamente se acrecienta con la llegada de nuevas modernizaciones, como las autopistas y el Transantiago, es efecto directo de esas opciones; del reinado sin límites de la propiedad privada y de la lógica del negocio bajo el alero y colaboración de quien debiera ser el guardián y gestor del bien público y común, el Estado.

Lo público se ha privatizado hasta tal punto que el Estado mismo es manejado desde las oficinas de los grupos económicos mediante mecanismos de dudosa calidad ética. Se ha conformado un cártel público-privado que une a empresarios, políticos y funcionarios cuyo único fin es defender los intereses del gran capital y reproducir el poder de una tecnocracia que transita entre el estado y el sector privado sin que nadie diga nada.

No es extraño entonces que el malestar comience a aflorar en las calles, a veces espontánea, otras veces organizadamente. Es legítimo que el pueblo se exprese al sentirse maltratado, incluso que en ocasiones haya quienes desahoguen su malestar y rabia con actos que contradicen el “orden público” que es el orden de la desigualdad y la injusticia. Por supuesto nos oponemos a la violencia irracional pero ello no implica que aceptemos la criminalización de la protesta social como pretende el gobierno y la derecha. Las clases dominantes siempre han buscado mostrar a los pobres como delincuentes y sus luchas como delitos, despolitizándolos, e incluso calificándolos de terrorismo.

Hoy las grandes mayorías no están organizadas y gran parte de las organizaciones políticas tradicionales han sido incapaces de asumir su tarea. ¿Dónde están quienes estarían llamado a hacerlo, los partidos políticos de la izquierda? Es lamentable que unos, evadiendo la responsabilidad histórica de luchar por los intereses del pueblo, privilegien sus intereses propios al buscar integrarse como socios minoritarios al cártel público-privado de la política institucional chilena; es lamentable también la incapacidad de otros para contribuir a superar el vacío de propuestas en que nos debatimos las pocas fuerzas populares y de trabajadores organizadas.

No queda más que reapropiarnos de la política. El pueblo es el que puede y debe organizarse a sí mismo, con sabiduría, decisión, responsabilidad y compromiso; y le compete organizarse desde las bases mismas, a partir de necesidades locales, con una mirada amplia hacia el bien de todos los desfavorecidos y hacia el futuro de la sociedad en su conjunto. El pueblo puede y debe rescatar la política para sí.

Tomando partido por el pueblo y su protesta, llamamos a participar en una protesta social responsable, una protesta que sabe lo que quiere, una protesta que rescate de veras la política para los trabajadores, es decir, que nos devuelva como pueblo el protagonismo, la vocería y la capacidad de decisión que nos corresponde.

Santiago, 26 de marzo de 2007.

Colectivos de Trabajadores, CC.TT. – RM
A crear uno, dos… cien colectivos!

¡Libertad a los presos políticos mapuche!
¡Avanzando en la construcciòn de una Alternativa…!
Red de comunicaciones de los Colectivos de Trabajadores, CC.TT.
web:     www.cctt.cl

e-mail:  cctt@cctt.cl
Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.