Perro viejo no aprende nuevas tretas

De buena nos hemos salvado. Si Lavín hubiese sido el Presidente estaríamos regresando a las cavernas, guiados por el Opus Dei. Eso se deduce del último Congreso o Cónclave de la UDI. Al menos hemos de agradecerles su claridad. Hay otros que se dicen socialistas para administrar mejor el fundo del patrón y en plan renovados (o arrepentidos) privatizan lo que pillan.
 
Francisco de la Maza, Alcalde de Las Condes, perdió por goleada. La línea dura y tradicional, como corresponde a buenos Conservadores, se impuso ampliamente. Nada de Democracia dentro de la UDI. Esa palabra grosera ni siquiera debe pronunciarse. Entre amigos, como dijo Lavín, las cosas se resuelven por acuerdos. Supongo que por lobbys, componendas, arreglines y macanas similares.
 
Nada de votaciones. ¡Imagínense! ¿Que diría Mi General Pinochet si se entera que sus muchachos han decidido tomar sus decisiones por el sistema de votar, como hace cualquier pelafustán democrático? Así lo dijo con mucho valor y claridad la señora Evelyn Matthei : "Tú, Francisco, y tú, Pablo", para que no haya dudas de que se refería a de la Maza y a Zalaquett. Luego los acusó de haber hecho "más daño a la UDI del que han intentado hacer los gobiernos de la Concertación" (¡Que envidia me dan esos señores. A mi nunca me han piropeado así!) Y para rematarlos les dijo que "ustedes se han burlado del partido, lo han pasado bien con toda la prensa que han obtenido estos días". Se olvidó de Mario Olavaria. No se porque, pero se olvidó de acusarlo.
 
A mi me da la impresión de que Francisco de la Maza, Pablo Zalaquett y el mentado Olavarría no son muy inteligentes. ¿A quién se le puede ocurrir que la UDI se democratice? ¿Cómo han podido imaginar que los amiguetes de siempre que están manejando el emboque por el palito, van a soltarlo y dejar que los militantes tomen decisiones? Ellos ya tienen al fantasma de Jaime Guzmán y a sus directores espirituales del Opus Dei para que les digan lo que deben hacer.
La señora Matthei, que todavía cree en la inocencia de su padre de puro buena hija que es, a pesar de saber que su papá tenía que saber del Comando Conjunto, ha dejado bien claro que con los sagrados principios del pinochetismo no se juega.
 
Por si fuera poco, Lavín, tan conciliador como siempre, dijo bien claro que la esencia de la UDI "no era un militante un voto". Claro que con su habitual habilidad para nadar y guardar la ropa ofreció una de cal y una de arena. Ofreció meter más mujeres a la Directiva y, en privado, esta dispuesto a acercar la UDI a la clase media y a la juventud. ¡Que más quisiera Lavín que embaucar a más gente! Pero sin darles derecho a voto, sino la obligación de votar por él en próximas elecciones. Lavín en su afán de ser Presidente de Chile está dispuesto a imitar a Salvador Allende y presentarse tres, cuatro y cinco veces si hace falta. ¡Lastima que eso sea lo único que imita del Presidente Mártir!
 
En el lujoso Salón Azul de Las Termas El Corazón, la alcaldesa de Concepción, Jacquelinne van Rysselberghe, se lanzó contra los alcaldes "reformistas", les denunció por su falta de "capacidad y talento" y salir en las "portadas de diarios". ¿Envidia u honestidad fascista? Claro que ha sido por envidia; los fascistas nunca han sido honestos. Lo que le molesta a la Alcaldesa es que sus colegas quisieran democratizar a la UDI. Algo tan absurdo como cuadrar el círculo. Un verdadero oximorón, como ‘inteligencia militar’, ‘momio honesto’, es la expresión ‘UDI democrática’. Algo en verdad imposible . ”Soñé que la nieveardía…”, pero soñar que UDI se democratice, es demasiado. La UDI es una máquina electoral (para conseguir votos) manejada por el sistema del amiguismo y el animismo, o sea el culto a los espíritus, en especial al del susodicho difunto Guzmán.
 
Patricio Melero tuvo el encargo de calentar los motores tras el modesto discurso de Francisco de la Maza. Melero explicó que el estilo de la UDI es lavar los trapos sucios en casa y nada de veleidades democráticas. Novoa afirmó que "…la UDI tiene que mantener algo que la ha caracterizado y que es la fortaleza principal de nuestro partido: amplio debate, pero, en definitiva, unidad en torno a las decisiones que se toman". En otras palabras, este partido está en manos de unos cuantos amigos y entre ellos cocinan las habas. Me recuerda esa expresión ‘amigo de los amigos’ que servía a una sociedad secreta ilícita para identificarse entre ellos.
 
En este ambiente no resultó raro ni contradictorio que el Alcalde Gonzalo Cornejo se echara para atrás y retiró su pedida de sacar del partido a los dirigentes vinculados a la Dictadura y hasta pidió perdón por su estupidez. ¡Cómo va a sacar a los dirigentes vinculados a la Dictadura, si la UDI es la continuación de la Dictadura, pero ahora sin Pinochet! Además, pobre Cornejo, no sabe que nosotros los vamos a perseguir, y vamos a conseguir un juicio justo para cada uno, y como estoy seguro de su culpabilidad, estoy seguro de que algún día irán presos por su complicidad en el Genocidio.
 
Van Rysselberghe (que por sus ideas bien podría ser Von) cerró con ataques muy duros, de tal forma que Zalaquett (que habló después del Van Von) se chupó, aunque insistió en sus planteamientos, pero de modo blandito y se retractó de las críticas que había hecho a la Directiva. Como buen udiento, aunque le gustaría ser demócrata, sabe cuidarse las espaldas y nadar sin mojarse demasiado.
 
El gran perdedor no fue Francisco de la Maza, sino un país largo y flaco, perdido al fin del mundo y llamado Chile, que no consigue sacudirse el fantasma de la Dictadura ni tener partidos políticos democráticos.
Leave a comment

Send a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *