No dilatemos nuestra decisión: Lo central es la unidad y el Paro General

Boletín N° 4 – Iquique, 17 de agosto de 2019
Una vez más se convoca a una protesta nacional, esta vez para el 5 de septiembre y por alguna razón que desde la provincia no podemos entender, se evita convocar a un paro general y se persistirá en  jornadas agitativas insistiendo en argumentos que la gran mayoría de los chilenos y chilenas ya conocen, porque así se ha demostrado en multitudinarias movilizaciones. Es improbable que los empresarios y sus gobiernos hayan logrado convencer a alguien que ha marchado, de que las AFP son beneficiosas.

Sin embargo, igual convocamos a participar de la jornada del 5 de septiembre y de cualquier actividad que signifique acumular fuerzas, pero lo importante es no permitir que los árboles nos impidan ver el bosque, ya que la gente está más que convencida de los argumento debido a que vive en carne propia los problemas, por lo que es necesario pasar a formas superiores de lucha y no hay otra alternativa que no sea convocar a un paro nacional. Ningún dirigente se puede esconder en argumentos pueriles y utilizar a las bases, señalando que estas no comprenden o no saben y, cual acólito religioso, intenta persistir en “propagar la buena nueva”. Todos debemos entender que desarrollamos nuestra existencia, personal o colectiva, inmersos en sociedades complejas en las cuales el factor incertidumbre debe manejarse sobre la base de relaciones que se construyen en una praxis concreta. Por lo tanto, nadie puede pedir la certeza total de éxito para convocar a una movilización.

Ahora  bien,  si  por  cualquier  motivo  existe  una demora para convocar a un Paro Nacional, desde las bases debemos tomar la iniciativa. No hay razón alguna para que en la provincia de Iquique no podamos hacerlo y, en este plano, primeramente debe haber una iniciativa desde la dirigencia, ya que lo central es la decisión política de efectuar la paralización, luego consultar a las organizaciones y a compañeros y compañeras en general, para fijar las condiciones que permitirán realizarlo.

¿Cuál puede ser la gran ventaja desde las provincias? Obviamente es la unidad, ya que las divisiones del sindicalismo se generan en Santiago, no hay fraccionalismo alguno que haya surgido desde las regiones. Si se asegura el factor unitario asumiendo que toda orgánica es respetable, que es ridículo urdir hegemonía si hemos retrocedido y los mejores argumentos y decisiones salen de grandes colectivos, en la diversidad y no de pocos iluminados, es factible que podamos avanzar.

Desde nuestra especificidad debemos emprender una lucha regional, complementaria a la que libran nuestros compañeros del sur y la capital. Debemos movilizarnos por el mejor salario, la estabilidad laboral, los beneficios sociales y la pensión digna, ya que en estos cuatro contenidos abarcamos puntos como los sueldos, los bonos, la igualdad salarial, las contrataciones, negociaciones colectivas, seguros, despidos, vivienda, salud, jornada laboral, retiros programados, etc. Sobre ello debe construirse una plataforma que permita movilizarnos apelando a las formas de lucha históricas de las y los trabajadores.

Este boletín es publicado por la  ESCUELA SINDICAL ROMELIO JIMÉNEZ, Iquique – Chile

Artículo publicado en sindical y etiquetado , , , , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.