Dossier: Jorge Peña Hen y el sueño que le costó la vida

El legado de Jorge Peña Hen: Ias orquestas sinfónicas infantiles y juveniles en Chile y en América Latina
por Olivia Concha Molinari (Chile)
Publicado el 25 marzo, 2018 , en Cultura, Historia – Memoria

 


Jorge Peña Hen, su música y los niños

Esta página nos permite conocer a uno de los músicos de mayor relevancia en la historia cultural y musical de Chile. Tiene como objetivo el dar a conocer la vida, la obra y la trascendencia en el tiempo de Jorge Peña Hen, en Chile y Latinoamérica.

Se presenta su biografía, algunos antecedentes de sus creaciones musicales y muestra cuales fueron sus inicios, su trabajo con los niños, lo que significó un plan docente musical experimental, que ha perdurado por más de treinta años y que sirve como modelo a distintas entidades musicales de la actualidad.

Además contiene información del trabajo audiovisual Jorge Peña Hen: su música y los niños y además nos permite conocer parte del Compact Disc del mismo nombre. La música del audiovisual, esta basada en este disco realizado en 2001 por los ex alumnos del maestro Jorge Peña, que actualmente son músicos profesionales de las principales orquestas de Chile.

Un trabajo basado en testimonios de quienes de alguna manera trabajaron o estudiaron junto al maestro. Reúne los testimonios de su familia y de sus alumnos y profesores. Esta visto desde el punto de vista de los afectos y de la identidad regional, mostrando su entorno con vistas de la ciudad, y con gran presencia de las orquestas de niños actuales.

La historia del Maestro es altamente motivadora especialmente para la juventud, puesto que es el ejemplo de un joven soñador, que creyendo en un ideal y viviéndolo con intensidad, con perseverancia y trabajo, llega a cumplir su sueño.

Para el Documental se realizaron filmaciones en La Serena, Paihuano, Monte Patria, Ovalle, Concepción y Santiago. Estas filmaciones consideran orquestas de niños, entrevistas a ex alumnos que continúan en la música o que se han desarrollado en otras áreas, a ex profesores de la escuela. El documental muestra más de 100 fotografías de las actividades que don Jorge realizó en la época.

Es un trabajo realizado por Guillermo Milla Figueroa, quién fue uno de sus ex alumnos e integrante de la Orquesta Sinfónica de Niños de La Serena y quien es desde 1985 integrante de la Orquesta Sinfónica de Chile.

*Fuente: WebArchive

Es importante recordar a las personas que lucharon por un ideal y que lamentablemente ya no están entre nosotros…
16 de Octubre, 2006
JORGE PEÑA HEN (1928 – 1973), llega al mundo el 16 enero de 1928 en la ciudad de Santiago. Sus padres el doctor Tomás Peña y Vitalia Hen vivían en Coquimbo, pero viajan a Santiago a recibir a su hijo. Su infancia ocurre en Coquimbo, mientras sus estudios los realiza en La Serena. Posteriormente viaja a Santiago para realizar sus estudios en la carrera de Derecho, pero el llamado de la música es más fuerte y decide ingresar al Conservatorio de Música de Santiago, de la Universidad de Chile.
El creó una nueva docencia musical masiva y dinámica, con el predicamento de que la educación para la belleza es una necesidad ineludible en la formación integral del hombre y que a la pedagogía le corresponde entregar y desarrollar el arte en todos los niveles como para lograr un desarrollo de las comunicaciones y para lograr el aprendizaje de la belleza.
Entonces, el tenía la idea de que a lo largo de todo Chile, debiera existir una columna vertebral de escuelas de artes, que encauzaran a todas las vocaciones, las destrezas de los niños, porque incluso él decía… «Yo me preocupo de la música, pero lo mismo puede hacerse en el deporte” …, que se preocupen de todas las vocaciones y destrezas de los niños y así lograr un desarrollo cultural masivo y efectivo” .
El sueño del maestro se comienza a concretar en la fundación de la Escuela Experimental de Música de La Serena en 1965, dependiente de la Universidad de Chile, a través del Conservatorio Regional, y del Ministerio de Educación. Allí nacen las primeras orquestas infantiles de Chile y Sudamérica, producto de una experiencia única en América del Sur, basada en la incorporación de la enseñanza musical con vivencia instrumental, a la etapa básica de la Educación.En 1973 contaba con tres orquestas de niños desde la edad de nueve años, tres bandas instrumentales y numerosos conjuntos de cámara, con los que realizó giras nacionales e internacionales, motivando el interés por imitarlo en otras ciudades.
Jorge Peña Hen fue detenido en La Serena y asesinado el 16 de octubre de 1973 a sus 45 años de edad, en el Regimiento Arica de La Serena. Su legado musical sin embargo, perdura y se eterniza en los niños que siguen haciendo música en las escuelas que inspiró este joven soñador.

A 25 años de su muerte fue sepultado en el parque Pedro de Valdivia de La Serena, el 12 de diciembre de 1998. Desde el otoño de 2004, sus cenizas descansan en el Valle de Elqui.

Peña Hen era peligroso para la dictadura, él tenia un sueño que se estaba haciendo realidad, la música llegaria a todos sin distinción de clase social, la música saldría a encantar a los niños en los pueblos de Gabriela Mistral y todo Chile, esos niños podrían ir por el mundo mostrando su arte. Ese sueño le costó la vida.

Los Asesinos
Acompañado por una comitiva de diez oficiales del Ejército, el General Arellano Stark por orden de Augusto Pinochet, recorrió desde el sur hasta el norte del país entre el 30 de septiembre y el 22 de octubre de 1973. El paso del helicóptero Puma del Comando de Aviación del Ejército con su comitiva a bordo dejó a 26 personas muertas en el sur y otras 71 en las ciudades de La Serena, Copiapó, Antofagasta, y Calama al norte del país, un recorrido escalofriante bien merecedor del apodo, la «Caravana de la Muerte.»
NOMINA DE FUSILADOS EN LA SERENA POR LA «CARAVANA DE LA MUERTE»
Ejecutados el 16 de Octubre de 1973

AEDO HERRERA OSCAR GASTON
23 años, Campesino
ALCAYAGA VARELA CARLOS ENRIQUE
38 años, Secretario Regional CUT
ARAYA GONZALEZ JOSE EDUARDO
23 años, Campesino
BARRANTES ALCAYAGA MARCOS ENRIQUE
26 años, Supervisor Manufact.
CONTRERAS GODOY JORGE ABEL
31 años, Campesino
CORTES ALVAREZ HIPOLITO PEDRO
43 años, Obrero Construcción
CORTES CORTES OSCAR ARMANDO
48 años, Campesino
ESCOBAR ASTUDILLO VICTOR FERNANDO
21 años, Campesino
GUZMAN SANTA CRUZ ROBERTO
25 años, Abogado
JORDAN DOMIC JORGE MARIO
29 años, Medico
MARCARIAN JAMETT MANUEL JACHADUR
35 años, Agricultor
OSORIO ZAMORA JORGE OVIDIO
35 años, Profesor Universitario
PEÑA HEN JORGE WASHINGTON
45 años, Profesor Univ/Director Orquesta
RAMIREZ SEPULVEDA MARIO ALBERTO
44 años, Profesor Universitario
VERGARA MUÑOZ GABRIEL GONZALO
22 años, Campesino
«Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera.» Pablo NerudaHoy en Chile existe la Fundacion de Orquestas infantiles, que reconoce sus origenes en la iniciativa del Maestro Peña Hen. Esta entidad tiene como objetivo promover la creación de orquestas infantiles y juveniles manteniendo las existentes…………..Este es el mejor homenaje al Maestro, el desarrollo de su obra y la formacion musical de los niños que los lleva a los mejores escenarios internacionales.

*Fuente: ElObservatodo

 


Jorge Peña Hen

por Juan Elías Zepeda Pérez

Desde su juventud estudió música  y tocaba el piano por lo cual lo apodaron “Chopin” sus compañeros de curso: impulsó la formación de un coro polifónico mixto de alumnos para reunir dinero que permitiera a su promoción viajar al Sur de Chile, el coro actuó exitosamente en 1944 y 1945. Desde entonces dirigía con cortas y delgadas batutas que el mismo elaboraba con varillas de naranjo o membrillo. Se matricula en la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile, pero no terminó pero sí los de música en el Conservatorio Nacional, dándoles especial importancia a los de composición con el maestro Pedro Humberto Allende, regresa a La Serena  como profesor de Música del Liceo de Hombres y del Liceo de Niñas y Escuela Normal. Junto con un grupo de personas y algunos músicos aficionados realiza conciertos sinfónicos corales con obras de Haendel y Bach, conciertos educacionales,  audiciones al aire libre y radiales. Esta nutrida programación cristalizó en la fundación de la Sociedad Juan Sebastian Bach de La Serena, en mayo de 1950, y organiza el primero de los festivales Bach. Artista de corazón, se le veía con frecuencia en el piano rodeado de alumnos. Cuando planeaba sus retablos de Navidad, pedía que la escenografía del pesebre estuviera inspirada en “La Anunciación de los Magos” de Botticelli o de otro pintor renacentista; otras veces hacía alusiones al geometrizante arte de Piet Mondrian, a las escenas costumbristas de Brugel “El viejo”. Nunca se le vio con un libro en las  manos que no fuera una partitura; pero siempre estaba al corriente de los libros más leídos y de los autores más solicitados.

La Sociedad Bach plasmó sus actividades culturales formando en su seno una orquesta de cámara y un coro polifónico de adultos, el “maestro Peña” como ya cariñosamente se le llamaba, deseaba que la ciudad tuviera una orquesta sinfónica. Continuó con sus conciertos y audiciones, solicitando continuamente a la Universidad de Chile la fundación de un conservatorio lo que logró seis años después, no quiso que se llamara Conservatorio de Música, sino Conservatorio Regional de La Serena, para dar cabida en él a otras artes como ballet y teatro. Fue su primer director. Transcurridos 23 años, el “maestro Peña”, “Alma Mater” de esta institución musical nacida en el calor de aquellos festivales de 1950, podía sentirse satisfecho de su labor. Como testimonio irrefutable estaban sus realizaciones: el Coro Polifónico, la Orquesta Filarmónica de La Serena, la creación de los Retablos de Navidad, el impulso al Teatro y al Ballet, el Plan de Extensión Docente, la primera Orquesta Sinfónica de Niños, La Escuela Experimental de Música, Reforma del Conservatorio Regional, Comisión Interuniversitaria de Reforma de la Educación Musical “CIREM”, Las Escuelas de Música y Difusión Artísticas de Ovalle, Copiapó y Antofagasta. De no haber sido tronchada su vida habría logrado su anhelo de hacer de La Serena, junto con la Sociedad Juan Sebastian Bach, la “Capital Musical” de Latinoamérica.

El Conservatorio Regional de La Serena fue creado en marzo de 1956, con un examen de admisión en el que se seleccionaron 66 alumnos, de un total de 204 inscritos e inició sus actividades el 20 de abril de ese mismo año. La creación del Conservatorio permitió un mejoramiento técnico para los músicos locales y la incorporación de algunos profesionales estables al medio musical de la zona. Durante los primeros años, el Conservatorio realizó su labor docente conforme a los planes y programas, metodologías y régimen de trabajo del Conservatorio Nacional de Música de Santiago y por su intermedio la Universidad de Chile suscribió contratos con la Sociedad J. S. Bach de La Serena para promover la difusión musical a través de la orquesta de Cámara y coro polifónico de la institución mencionada, configurando temporadas de conciertos y una vasta labor en las ciudades de las entonces provincias de Atacama y Coquimbo. La calidad interpretativa de los conjuntos serenenses les permitió incluir en sus programas, con el apoyo de ejecutantes y solistas de Santiago, El Magnificat, trozos de La Pasión según San Mateo, el Concierto para dos violines en re menor de Bach, el Concierto grosso en Fa Mayor N°2 de Haendel, el Concierto K.107 de Mozart, el Concierto N°4 en Sol Mayor de Beethoven, el Concierto en mi menor para violín de Mendelssonhn, Pedrito y el Lobo de Prokofiev, el Concierto en la menor para violín de Vivaldi, la Suite “The Fairy Queen” de Purcell.

En 1961 fue creado el Centro Universitario de La Serena, y algunos años más tarde pasó a integrarse el Conservatorio Regional. La Orquesta  Filarmónica de La Serena desarrolló una amplia difusión musical que se extendió  de Arica a Ovalle realizando conciertos que incluían un variado repertorio de obras sinfónicas y de cámara. En el periodo 1963/4 disminuyeron considerablemente las subvenciones; las entregadas por el ministerio fueron suprimidas, quedando solamente la municipal con lo cual no alcanzaba para una realización de una labor de difusión  se llegó a la conclusión  de que era imposible para una ciudad de provincia como La Serena, mantener una orquesta sinfónica profesional o semiprofesional que realizara una actividad musical permanente. La solución estaba en incorporar  a los niños en el proceso de enseñanza-aprendizaje de instrumentos musicales, para que en un futuro próximo entregaran instrumentistas que pudieran constituirse en orquesta.

Así en 1964, se inició un plan  docente para niños de enseñanza básica para contar en el futuro con músicos suficientes para reestructurar la disuelta Orquesta Filarmónica de La Serena. El plan de extensión docente fue un proyecto experimental conjunto entre la Universidad de Chile, a través del Conservatorio Regional, y la Sociedad Bach de La Serena, que consistió en seleccionar cerca de 100 (se citó a 150) alumnos de los cuartos años primarios de cinco escuelas de La Serena y enseñarles nociones elementales de música y a tocar un instrumento musical con miras a la formación de alumnos que pudieran interpretar música y formar una orquesta. El Conservatorio Regional aportó los profesores y la Sociedad Bach, los instrumentos musicales; se obtuvo, además, el concurso de otras instituciones y de particulares que donaron o prestaron algunos instrumentos. Se junta a todos los niños en el gimnasio de la escuela N°11, en el cual ya se habían trasladado algunos instrumentos como violines, violoncellos, flautas, clarinetes, oboes y otros de percusión y se procedió a seleccionar a los alumnos primero por sus condiciones físicas y luego se les toma un examen de aptitudes musicales que consistió en hacerlos cantar, entonar escalas, en repetir ritmos con pie y manos y diferenciar sonidos agudos  de los graves, luego se les puso en contacto con los instrumentos musicales y se anotaron sus preferencias que ellos hicieron presente. Después de seis meses de práctica el proyecto del Plan Docente logró que los muchos participantes se juntaran, formando una Orquesta, que se completó con alumnos del Conservatorio Regional de entre 9 y 13 años fue tan optimo el resultado, que el 20 de diciembre, siete meses después de haber iniciado esta nueva actividad docente musical, se presentó en el Teatro del Liceo de Niñas de La Serena la primera Orquesta  Sinfónica de niños del país y de Latinoamérica.

El éxito alcanzado por el Plan de Extensión Docente y su culminación con la creación de la Primera Orquesta Sinfónica de Niños de La Serena, no constituyó para el maestro Peña él término de un proceso, sino más bien la apertura de una brecha en los moldes clásicos de la enseñanza musical impartida en el país. Se hizo necesario, entonces, contar rápidamente con una escuela que, aparte de impartir los conocimientos de ramos generales comunes a todas las escuelas, incluyera en sus programas y actividades una dedicación casi preferencial por la enseñanza de la música e instrumentos, con tanta dedicación como la que debe dárseles a las demás asignaturas. La Sociedad  Bach de La Serena y el Conservatorio Regional se abocaron a esta tarea moviendo influencias educacionales y especialmente musicales para que el Ministerio de Educación creara una escuela de música que reuniera estos requisitos. Existía apuro por la apertura de esta escuela, puesto que no debía dejarse pasar el éxito alcanzado por el Plan de Extensión Docente. Los tramites y gestiones tuvieron éxito, y el 16 de mayo de 1965 se fundó la Escuela Experimental de Música de La Serena. Se la llamó así dado el carácter experimental en la aplicación de programas especiales de estudios musicales en el nivel básico, correspondiente a esos años. La enseñanza de ramos generales quedó a cargo de la Dirección de Educación Primaria y la enseñanza musical fue impartida por el Conservatorio Regional. Durante las mañanas los alumnos tenían clases como en cualquier otra escuela primaria del país y en las tardes clases colectivas de instrumentos, de seis alumnos por cátedra, bajo la supervisión de profesores del conservatorio luego de dos años de funcionamiento, la Escuela Experimental de Música  pasó a depender totalmente de la Universidad de Chile a través del Conservatorio Regional. La Universidad aprobó planes de estudios y programas del ciclo de educación básica. Pasando la tuición de la Escuela de Música a la Universidad de Chile y deja de llamarse Experimental.

Con fecha 10 de octubre de 1967, el Conservatorio Regional hizo una presentación al Departamento de Pedagogía de la Facultad de Ciencias y Artes Musicales que tenía como finalidad plantear una nueva orientación de la Educación  Musical en general, este proyecto contemplaba la creación de escuelas básicas de música por parte del Ministerio de Educación, con la asesoría permanente de profesores del Departamento de Música y Arte Escénico, ex Conservatorio Regional. El Departamento de Música contaba ya con los recursos humanos y materiales para enfrentar este desafío siempre y cuando se obtuvieran los aportes del Ministerio de Educación; profesores de ramos generales, locales escolares y subvenciones que podía provenir de CORFO norte; materiales didácticos (instrumentos) podrían ser facilitados por el Departamento de Música, todo el costo del proyecto, en principio, estaría realizado con el aporte de la ley 16.433 que ya había sido modificada por la ley 16.840 Art. 224. Se logró la creación de las Escuelas de Cultura y Difusión Artística de Copiapó Decreto N° 6.478 (Santiago 14 de abril de 1971) la Escuela de Cultura y Difusión Artística de Ovalle Decreto N° 313.994 (Santiago 26 de junio de 1970) y la Escuela de Desarrollo Artístico de Antofagasta Decreto N° 23.017 (Santiago 8 de septiembre de 1971) dependiente del Ministerio de Educación.

El Plan de Extensión Docente fue la piedra angular de la reforma. Constituyó no sólo un trabajo de investigación a través de un proceso de experimentación, sino que llegó más lejos, proyectándose al futuro, y así fueron encadenándose consecuencias; Escuela Experimental de Música, la aparición de Orquestas Sinfónicas de niños y bandas, el cambio de estructuras del Conservatorio Regional y, por la aplicación  de nuevas técnicas de enseñanza en nuevos planes y programas de estudio; todo ello incidiría  en la aplicación de nuevos métodos de enseñanza-aprendizaje de la música en los niveles básico y medio de la enseñanza superior; o sea, en la formación universitaria. La apertura a la docencia superior se entendió como una proyección lógica del trabajo realizado desde 1965 con orientación, intención, técnicas nuevas en el campo de la enseñanza musical. Se desarrollaron macro y microcurriculum que se iniciaría en 1973. Corresponde mencionar que el consejo del Departamento de Música y Arte Escénico, en enero de 1972 creó el Área de Música que albergaría  a las carreras musicales universitarias que se darían en el Departamento de Música.

El maestro Peña compuso numerosas obras sinfónicas y de cámara una ópera para niños, música para escenas y obras diversas, compuso muchas obras artísticas para conjuntos sinfónicos y de cámara integrados por niños de diferentes niveles de aprendizaje musical y de ejecución, pero lamentablemente muchas de ellas se han perdido. Ganó el trofeo ”Caupolicán” por la música de la película chilena “Río Abajo”, fue premiado también su “Cuarteto para cuerdas” en la bienal de la música chilena. El triunfo y el desastre le eran engañosos. Lo que valía por sí mismo era lo hecho con esmero, hasta quedar contento con ello. Cada año, el 2 de diciembre, la Sociedad Bach ofrecía un concierto de Navidad. En una ocasión, teniendo listo y ensayado el programa de un concierto sinfónico coral, con música alusiva  a la Navidad y Villancicos, aquél no pudo realizarse porque el concertista solista en violín no pudo venir de Santiago. Para aprovechar lo que estaba preparado, lo combinó con la actuación de los niños y jóvenes como personajes Bíblicos, más una escenografía con luces y tramoya una estrella que corre guiando a los reyes magos hasta situarse sobre el pesebre y así nacieron los retablos de Navidad, con una combinación de cantata y autosacramental que se presentaron en la plaza, estadio, parque y catedral de La Serena. Nació en él la idea de abordar con los niños el campo operístico,  creó la ópera “La Cenicienta” para escolares de educación básica -sus partes vocales son sencillas y algunos de sus temas son tomados de rondas y melodías  infantiles-, la primera en Chile y Latinoamérica.

“Soy músico decía, por eso me preocupo por la música, pero esto mismo debe hacerse con las otras artes, e incluso con el deporte”. Una concepción profunda de educación con mejores fundamentos que permitieran colocar las actividades artísticas en el justo rol que merece en el desarrollo de la juventud; la educación para la belleza constituye una necesidad, ineludible en la formación integral del hombre, y le corresponde a la pedagogía introducir el arte en todas las acciones humanas como una causal de embellecimiento del entorno que nos rodea con múltiples aplicaciones en las actividades sociales y de comunicación entre sí y hacia otros sectores culturales. Para él, el  arte no era un mero adorno, sino una parte importante de la vida, tal vez la más importante, hacer arte era una forma noble de ocupar su tiempo. Amó a los niños, a su música y, sobre todo, a su padre, a su madre y a sus hermanos, a su esposa, a su hija y a su hijo. Estando en prisión pidió a sus amigos que entregaran la pluma con que escribía su música a su madre, porque ella se la había regalado, y así se hizo; y que el reloj fuera entregado a su hijo, lo que no  pudo ser.

Toda su vida luchó por realizar  sus ideales, hasta su trágica muerte.

*Fuente: CulturalDomeyko

Artículo publicado en Cultura, Historia - Memoria. Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.