Cataluña: A la revolución por la derecha

Extractos de «El referéndum del 1 de octubre y las responsabilidades de la izquierda», de Ferran Gallego, conclusiones del encuentro sobre “Federalismo, izquierda y Cataluña”

<p>Artur Mas y Carles Puigdemont en enero de 2016. </p>

Artur Mas y Carles Puigdemont en enero de 2016. 

4 de octubre de 2017
Dos días antes del amago de referéndum del 1 de octubre en Catalunya, un amigo me linkeó un texto del historiador Ferran Gallego publicado en Rebelion.org y titulado El referéndum del 1 de octubre y las responsabilidades de la izquierda. No se trataba propiamente de un artículo sino más bien de las conclusiones –redactadas por el autor a partir de las ponencias y el posterior debate– del encuentro sobre “Federalismo, izquierda y Cataluña” celebrado en el CAUM (Club de Amigos de la Unesco de Madrid) el pasado 16 se septiembre. Entre los análisis que llevo leídos en torno al procès, puede que este sea –en relativa sintonía con las espléndidas crónicas cuasi-diarias que para esta revista viene haciendo Guillem Martínez– el que mejor encuadra «la hegemonía cultural que lo sostiene», «la posición subalterna de la izquierda en su desarrollo», y cómo, por detrás de lo que bien cabe considerar el triunfo de algo muy semejante a lo que Gramsci llamó «revolución pasiva», lo que está teniendo lugar es «la recuperación de la legitimidad institucional, el liderazgo político y el poder social por parte de una derecha catalana cuya complicidad en la gestión reaccionaria de la depresión económica vigente desde el 2008 no ha sido interpelada durante estos siete años de movilización».

El texto de Gallego acierta a sintetizar, con ejemplares lucidez y vigor, diferentes puntos de vista que no han dejado de expresarse ocasionalmente durante los días y semanas pasadas, me temo que con escaso eco: de ahí que recomiende muy vivamente su lectura. Dado que se trata de un texto extenso, y deliberadamente ceñido a lo expuesto durante el encuentro al que se remite, en el cual se debatió el problema desde una perspectiva eminentemente marxista y republicano-federalista (la que presumiblemente asumen el PCE y el PSUC), opto aquí por seleccionar y destacar, despojándola de sus más connotados énfasis, algunas de sus observaciones a mi juicio más útiles y valiosas, y a las que los acontecimientos vividos en las últimas jornadas (las del 1 y 3 de octubre) no han restado nada de su oportunidad ni de su valor, más bien todo lo contrario. Hacerlo me ha de servir –a mí, que ni mucho menos milito en ninguna formación comunista, ni me atrevería a declararme como tal– para clarificar mi propia visión de lo que está ocurriendo, y quizá sirva a algunos lectores –simpaticen o no con la izquierda histórica y, por así llamarla, “tradicional”– para clarificar la suya propia. Más adelante trataré de dar forma, si puedo, a mis propias conclusiones. De momento, pido disculpas a Ferran Gallego, que publicó su texto mediante una licencia de Creative Commons, por descontextualizar algunos pasajes del mismo, desvirtuando probablemente no pocos de sus alcances. Lo hago persuadido de que estas muestras de su trabajo han de contribuir a su más amplia divulgación y a extender y profundizar la discusión en torno a los graves hechos que estamos viviendo.

1. “Las condiciones actuales de la crisis catalana, que es en buena medida una crisis del Estado y de la izquierda españoles, es resultado directo de dos factores. Por un lado, los efectos devastadores de la depresión económica sobre las clases trabajadores y las clases populares. Por otro, la movilización social contra tales circunstancias, que se ha desarrollado sin que existiera un proceso de politización de la protesta que se mantuviera en los márgenes culturales de las tradiciones emancipadoras de Catalunya; que ofreciera un reforzamiento de la conciencia de clase y que sostuviera la autonomía de los análisis y propuestas realizados por los trabajadores; que ayudara a comprender la crisis económica asignando la responsabilidad que en ella han tenido precisamente quienes lideran ahora el proceso independentista. Tal vacío –producto de torpezas y errores, pero también resultado de derrotas históricas de las organizaciones de la izquierda obrera– bloqueó las posibilidades de una movilización de fuerzas alternativas en Catalunya.”

2. “La desmedida represión ejercida por el gobierno de Rajoy, que ha seguido a la imposibilidad de abrir vía alguna de diálogo institucional, ha agravado las cosas. Conocemos perfectamente cuáles son los déficits de cultura democrática que arrastra la derecha española. No tienen que darnos lecciones sobre ello fuerzas nacionalistas que han pactado tan frecuentemente con ella, permitiendo que los trabajadores de toda España –también de Catalunya– fueran explotados en condiciones cada vez más ultrajantes por quienes han gestionado las diversas fases de este gran ciclo de crisis económica y devastación social.”

3. “Las dinámicas plebiscitarias no están pensadas para permitir que se elija. Han sido diseñadas para establecer una elección bipolar, que destruye todos aquellos aspectos sustanciales que dividen a personas y colectivos en una democracia. Es cierto que otros procesos constituyentes han ido acompañados del indispensable acto de refrendo que muestra el ejercicio final de la soberanía popular. Pero este es el primer caso en el que un referéndum que quiere fundamentar la constitución de un nuevo Estado se realiza dejando fuera de ese ejercicio de soberanía a la mitad de la nación a la que se reconoce como sujeto, no solo al resto de los españoles, en cuyas manos debería estar también el derecho a decidir sobre la modificación radical de una comunidad política que fue creada y gobernada con el apoyo explícito de los mismos que ahora deciden, de forma unilateral, la posibilidad de romper el orden institucional del que fueron necesarios gestores.”

4. “El Partido Popular ha planteado desde hace tiempo, y la ha acelerado desde el inicio de la gran depresión, una revisión del orden político español. En ese orden, y en lo más íntimo de los compromisos constitucionales del pacto de 1978, se encontraba la preservación de los derechos sociales de los españoles, que definen en última instancia la calidad de nuestra condición de ciudadanos y la naturaleza de nuestro sistema político. La crisis ha sido manifestación y oportunidad de una ofensiva a todos los niveles contra aquellos compromisos. Ha sido fruto de nuestra debilidad y del devastador ciclo histórico abierto en la última década del siglo XX que no hayamos sido capaces de presentar batalla a esta mutación que obedece a una correlación de fuerzas, y determina una correlación de fuerzas en el futuro. La pérdida de nuestra soberanía colectiva es una de las más expresivas consecuencias de esta ofensiva y uno de los factores más necesarios para la aplicación de políticas de expropiación de derechos sociales en España. La percepción de esta pérdida de soberanía de todos los españoles y su utilización para el recorte de derechos sociales y la quiebra del compromiso constituyente ha dado pie a una quiebra del sistema de representación política general. Ha generado movilizaciones que han puesto de relieve la necesidad de definir de nuevo el concepto de soberanía. Y, naturalmente, ha actuado a un ritmo distinto y con hegemonía distinta en la Catalunya movilizada frente a la crisis. El nacionalismo catalán ha sido capaz de ganar la hegemonía, y de articularla con singular pericia en este proceso de crisis orgánica, por la especial congruencia entre la conciencia de fractura de soberanía, la pérdida de derechos y la reivindicación del autogobierno, que el nacionalismo ha sabido deslizar hacia una muy concreta plasmación del derecho a la autodeterminación. Ha aprovechado la movilización para orientarse, como lo ha hecho la derecha españolista, hacia la ruptura del compromiso constitucional. Una ofensiva no se entiende sin la otra. Y, sobre todo, no se comprende sin saber que lo que ha conseguido normalizarse en Catalunya no es la equivalencia entre democracia y república, sino la identificación de democracia y nacionalismo.”

LO MÁS DELEZNABLE DEL PROCESO HA SIDO LA COINCIDENCIA DEL LLAMADO ‘CHOQUE DE TRENES’, QUE ES, EN REALIDAD, EL PUNTO EN EL QUE SE PRODUCE EL ENCUENTRO ANTAGÓNICO DE AMBAS OFENSIVAS NEOCONSERVADORAS

5. “El ritmo concreto de esta ofensiva nacionalista en Catalunya está determinado por objetivos que nada pueden tener con los de la aspiración de la izquierda a que las clases populares restablezcan y redefinan su soberanía. Por ello, lo más deleznable del proceso ha sido la coincidencia del llamado ‘choque de trenes’, que es, en realidad, el punto en el que se produce el encuentro antagónico de ambas ofensivas neoconservadoras. El nacionalismo catalán ha querido que las cosas discurran por un terreno de visible contrariedad, de falta de acuerdo entre españoles, de situación límite, de impresión de ultraje y de sentimiento de revuelta. Era el escenario que le convenía, del mismo modo que conviene a la recomposición del poder político y del diseño ideológico de la derecha españolista. En los dos casos, se habla de ponerse al servicio de la soberanía popular. En los dos casos, la quiebra de la convivencia de afirma como excusa para reforzar el poder en proceso de recomposición. En los dos casos, se burla el sentido preciso del concepto y la práctica de la soberanía popular.”

6. “Si las cosas se han ‘tramitado’ políticamente –‘procesalmente’– como se ha hecho en Catalunya, no es porque no ha habido otro remedio ni por la ceguera e intransigencia del poder central. Una ceguera y una intransigencia que se acompaña, también, de exquisita lucidez para sacar la mejor tajada de este enfrentamiento. Las cosas se han hecho así deliberadamente. No se ha buscado reunir a una mayoría social y política de los catalanes en la lucha por recuperar la soberanía que todos los españoles hemos perdido desde el tramo final del siglo XX. No se ha hecho una propuesta de consenso, que permitiera reunir en torno al autogobierno a una gran mayoría. Se ha buscado la propuesta más radical, la que se sabía que no podía agrupar a todos los sectores populares, la que rompía de forma irreparable la cohesión nacional de Catalunya, tan severamente defendida por la izquierda contra los embates del nacionalismo desde 1980. Se ha construido un proyecto que de forma inevitable, suponía la escisión de los catalanes, separándolos ideológicamente en torno al eje de discriminación del nacionalismo y en torno al objetivo máximo de una independencia inmediata. En cualquier otro escenario, una conducta de este tipo sería calificada de insensata con respecto a los propios intereses de quien la ejerce. Pero no es así. Se trata de una muy bien meditada asignación de recursos de movilización y negociación. Se trata de un ejemplar proceso de construcción de una hegemonía. Se trata de una aleccionadora plasmación del concepto de revolución pasiva. La renuncia a una vía más lenta, de objetivos más modestos, que mantuviera siempre como elemento esencial la unidad nacional de Catalunya y evitara la dislocación de las clases populares y la renuncia al proyecto federal para España, no ha sido el producto del azar o de la mera resistencia de la derecha nacionalista española. Ha sido un método buscado por el nacionalismo catalán. Plantear un objetivo de parte como si fuera el de toda Catalunya, hacer de la secesión una propuesta inmediata, ha sido la forma de evitar que la movilización de los catalanes se realizara al margen del liderazgo de la actual coalición de gobierno de la Generalitat. Las escenas del debate parlamentario de los días 6 y 7 de septiembre solo pudieron sorprender a los ingenuos: para Junts pel Sí y ERC, y en buena medida para la CUP y un sector minoritario de los Comunes, las condiciones eran las deseables. Lo que se buscaba era el abandono del Parlamento por quienes no son secesionistas. Lo que se buscaba era su neutralización institucional, como forma más visible de su indefensión política. Lo que se buscaba era que la oposición a la ofensiva nacionalista procediera de instancias estatales y se ejerciera con el discurso nacionalista español. De este modo, se construía un bloque histórico sellado por el compromiso de la secesión. Tal bloque histórico precisa de estas condiciones de excepcionalidad, necesita un discurso trágico, se alimenta de una reivindicación radical, esencialista, tensionada, con manifestaciones públicas de resistencia a un poder ajeno. Un compromiso por el autogobierno habría descartado esta escenificación.”

7. “Lo que se ha producido no es una insurrección popular frente al Estado. La Generalitat es Estado. Y lo es completamente, voluntariamente, con relevante complicidad en la formación del actual Estado español, y con obsceno apoyo a todas las medidas de expropiación de derechos que se ha producido desde el inicio de la depresión. De no haber dispuesto de los recursos del Estado, la coalición nacionalista nunca habría conseguido canalizar la protesta social por una ruta identitaria como esta. Nunca habría logrado llevarnos a la encrucijada imposible en la que nos hallamos. El beneficio institucional de cuyas rentas ha vivido este Govern desde 2010 ha sido condición necesaria para obtener un escenario de hegemonía. No ha sido suficiente, desde luego. Porque ha sido precisa una movilización causada por el sufrimiento y la indignación que el nacionalismo asociativo ha sido lo bastante hábil como para hacerlo coincidir con una hoja de ruta gubernamental. Y ha sido precisa la ausencia, falta de coraje, irresponsabilidad e inclinación a la cursilería de una parte importante de la izquierda catalana, que se encuentra en uno de sus peores momentos de inmadurez, incapacidad de análisis e invalidez ideológica, groseramente consolados por la sorprendente euforia con que algunos sectores expresan su dependencia de la hegemonía nacionalista y de la recomposición política de la derecha.”

8. “El escenario del día 1 [todavía por llegar, recuérdese, cuando se escribieron estas líneas] manifiesta con toda claridad lo que es el futuro próximo. No nos engañemos ahora. En efecto, el día 1 no va de independencia [como advertía Ada Colau]. El día 2 no tendremos una República catalana. Pero sí una clase dirigente que supera su crisis orgánica o, por lo menos, habrá de dirimir sus contradicciones en un espacio resguardado. El proceso ha destruido a todos los partidos de izquierda federal en Catalunya: primero el PSC, luego ICV, después EUiA y, ahora, Catalunya en Comú, tras la falta de sintonía alarmante entre la posición en el debate parlamentario y la convocatoria a votar del equipo de Ada Colau. El derecho a la autodeterminación se habrá ejercido de una forma bien curiosa: asumiéndose como pantalla que impide realizar un análisis del sistema político existente en Catalunya y vinculado a la política austericida del bloque dominante en la UE. Al afirmarse como punto de partida y de llegada al mismo tiempo, ese derecho prescinde de lo que, en teoría, habría de definirlo histórica y políticamente: como ejercicio de la crítica de la soberanía popular. ¿Puede afirmarse que de eso se tratará, cuando la primera condición es mantener una alianza de silencio en lo sustancial, de coincidencia en el acto de ir a votar que, a sabiendas de la victoria del SI, consolida la legitimidad del poder de la Generalitat, puesto a salvo de cualquier denuncia, movilización e incluso interpelación sobre las condiciones concretas de su gestión? Pero es que, además, los dirigentes nacionalistas saben que esa República no va a proclamarse con efectividad. Lo que han querido es dar un golpe de fuerza y darlo a solas, sin representar a una gran mayoría del pueblo catalán en la lucha por el autogobierno, sino representando solo a los nacionalistas en el combate por la independencia. La participación será utilizada para negociar de igual a igual –por ilusorio que pueda esto parecer─, ostentando, a partir de ahora, la representación popular destilada, precisamente, de la división irrevocable del pueblo. Poco preocupa esa circunstancia. El nacionalismo catalán está acostumbrado a hacerlo así. Ahora aumenta su apuesta. Y lo hace con la satisfacción de haber sabido desviar una grave crisis de legitimidad, que podía haber instaurado una mayoría de izquierdas y un nuevo ciclo de lucha por el federalismo republicano en toda España.”

-El autor, Ignacio Echevarría, es editor, crítico literario y articulista

*Fuente: CTXT

Artículo publicado en Análisis y etiquetado , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.