Chile 1973 – Venezuela 2017: De las democracias a las dictaduras

29/05/2017
parqueadero_autos.png

Palacio de La Moneda, en foto hecha despues del 11 de septiembre de 1973. Se ven huellas del bombardeo.

La involucración de la acción encubierta de Estados Unidos en Chile en la década entre 1963 y 1973 fue extensa y continuada. La Agencia Central de Inteligencia [CIA] gastó tres millones de dólares como esfuerzo para influir en el resultado de las elecciones presidenciales chilenas de 1964. Ocho millones de dólares fueron gastados, secretamente, en los tres años entre 1970 y el golpe militar en septiembre 1973, con más de tres millones de dólares gastados solo en el año fiscal 1972.

Acción encubierta en Chile 1963-1973 Informe de la Comisión del Senado de EE. UU. designada para estudiar las operaciones gubernamentales concernientes a actividades de inteligencia en Chile. 18 de diciembre de 1975

Ni espontáneo, ni inédito, es lo que desde 2013 estamos viviendo los venezolanos. Los actos terroristas, vandálicos, así como la escasez de bienes esenciales, la inflación inducida, los llamados a paralizar el país, el calificar al presidente de la República de dictador, tirano y asesino, el presionar a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) para que dé un golpe de Estado, y la no disposición a dialogar por parte de los factores políticos de la oposición, siguen, con más o menos algunas adaptaciones, el manual que Estados Unidos de Norteamérica ha puesto en práctica desde hace décadas.

Esta afirmación se desprende de las conclusiones a las que llegaron los propios senadores de EE. UU. en 1975 cuando fueron comisionados para investigar acerca de las operaciones gubernamentales concernientes a actividades de inteligencia en Chile entre 1963 y 1973. Concluyeron los senadores: “Del apoyo a fuerzas que los Estados Unidos consideraron como democráticas y progresistas en Chile, al final hemos terminado apoyando y animando el derrocamiento de un gobierno elegido democráticamente.” [1]

En otras palabras, reconocieron que apoyaron el derrocamiento del gobierno democrático de Salvador Allende y la instauración de la dictadura de Pinochet, una de las más cruentas del continente americano. Con base en el mencionado informe, el 10 de octubre de 1976, Carter acusó a los republicanos del derrocamiento de Salvador Allende. [2]

El Manual, aunque se titula “de las dictaduras a las democracias”, pareciera buscar lo contrario: derrocar gobiernos socialistas electos democráticamente, los cuales son considerados una amenaza, no contra EE. UU., sino contra los grandes capitales transnacionales. [3]

Nos planteamos dos objetivos con este trabajo. Por una parte, mostrar muy resumidamente las similitudes de lo que ha venido ocurriendo en Venezuela los últimos 4 años con lo acontecido en Chile entre 1970 y 1973. Disponemos, para ello, de los documentos y de las informaciones de prensa publicados durante los tres años del gobierno de Allende, los cuales fueron organizados cronológicamente en un trabajo titulado Los mil días de Allende [4] Por otra parte, queremos mostrar las acciones llevadas a cabo y financiadas por la CIA con el objeto de derrocar el gobierno democrático de Allende. Contamos para este segundo objetivo, con el Informe de los Senadores de EE. UU., titulado Acción encubierta en Chile, mejor conocido como Informe Church por el senador que presidió la comisión. [5]

A la luz de los acontecimientos, no es igual el testimonio de los voceros de la Unidad Popular, del pueblo chileno, incluso del mismo Salvador Allende, de lo escrito y suscrito por los senadores de EE. UU. en 1975.

Por lo tanto, para quienes todavía dudan de que históricamente EE. UU. ha dirigido los planes de derrocamiento de gobiernos progresistas y democráticos; que ha activado mecanismos de sabotaje a los mercados y las economías acompañados de discursos en el que se culpa a los modelos socialistas; que ha financiado a los partidos políticos de oposición, especialmente los de la ultraderecha para promover actos violentos con modalidades vandálicas y terroristas; que también ha financiado a los medios de comunicación, al sector privado y a los grupos paramilitares; la invitación es a leer detenidamente el Informe Church. Aquí citamos solo algunos fragmentos.

I. El Chile de 1970-1973

Durante los mil días del gobierno de Allende, escasearon los alimentos, medicamentos, repuestos y bienes esenciales. Como consecuencia de la escasez también proliferaron los mercados negros. El pueblo chileno se vio sometido a hacer largas colas para adquirir los productos esenciales, situación que estuvo acompañada de incrementos desproporcionados de los precios y del tipo de cambio en el mercado negro. Inexplicablemente este escenario económico se observó a pesar de que el producto interno bruto per cápita en Chile fue el históricamente más alto durante esos tres años.

Pero el pueblo chileno, no solo fue agredido en lo económico. En escalada, comenzaron a evidenciarse actos vandálicos, terroristas y fascistas en varias de las ciudades; asedios a hospitales; incendios de unidades de transporte; atentados y asesinatos selectivos de líderes políticos; así como llamados a paros generales, incluyendo los sectores de la salud y del transporte; amenazas a los transportistas para que no prestaran el servicio; presiones y llamados a la Fuerza Armada Chilena para que derrocara al gobierno de Allende; manipulación de la información publicada en los medios de comunicación, especialmente El Mercurio; acusaciones al gobierno de ser represor y llamados a la OEA para que ejerciera presión sobre Chile.

Así que cualquier parecido con la realidad actual venezolana, no parece ser casualidad.

Algunos titulares de la prensa chilena entre 1970-1973

Se lee en la prensa chilena de la época: “Terroristas volaron otro oleoducto”. (El siglo, 04-11-1973) [6]; “La CUT [Central Unida de Trabajadores] llama a parar la sedición fascista” (Puro Chile, 09-11-1973) [7]: “15 incomunicados por asesinato del edecán naval de Salvador Allende” (Las noticias de Última Hora, 04-11-1973) [8]; “Población completa discute peligro de la guerra civil.” (El siglo, 04-11-1973) [9] ; “Ola de atentados en todo el país.” (Las noticias de Última Hora, 10-11-1973) [10]; “Atentado a hospital. Manos asesinas limaron los cilindros donde se guarda el gas” (El siglo, 02-11-1973) [11]; “Dos agricultores fueron baleados por un comerciante antipatriota, en venganza porque estaban trabajando en el transporte de alimentos.” (Las noticias de Última Hora, 04-11-1973) [12]; “Producto del allanamiento [en la Universidad Católica de Valparaíso] se encontró un verdadero arsenal de diferentes tipos de armas, explosivos y todo tipo de elementos terroristas, tales como 343 bombas Molotov, bombas de mano, explosivos, detonantes, linchacos, miguelitos, máscaras contra gases, rejillas de protección para la cara, garrotes de acero, etc”. [13]

Algunos sucesos violentos y terroristas en Chile entre 1970-1973

Fue incendiada la sede del Partido Comunista en Valparaíso; fueron arrojadas dos bombas molotov contra la sede del Partido Radical; una carga de dinamita voló un poste del tendido eléctrico de la red sur entre Talca y Maule; se registraron atentados con bombas incendiarias contra dirigentes y locales del gobierno; en Viña del Mar, unos 200 militantes de Patria y Libertad y del Partido Nacional apedrearon las vitrinas de las tiendas; se produjeron apagones en tres provincias; intentaron incendiar el diario Última Hora de la Unidad Popular; como una muestra de lo económicamente seguros que se sienten por sus supuestas pérdidas, camiones de carga son incendiados por sus dueños al sur de Santiago; fue incendiada la sede provincial de la CUT; hubo numerosos atentados con piedras, bombas y tiros contra camioneros no adheridos al paro, uno de ellos sufrió quemaduras graves. [14]

Palabras de Salvador Allende

Para agosto de 1973, en su discurso a la Nación, Allende informó que “el terrorismo desatado por los camioneros y sus acólitos ha provocado en los últimos días 71 atentados a ómnibus, 37 a camiones, 2 a otros vehículos, 16 a bombas gasolineras, 37 a vías ferroviarias, 10 a puentes carreteros importantes, 6 a oleoductos y un número incontable a sistemas de luz, agua y alcantarillado, tiendas, comercios, radios y estaciones de TV. El país debe entender que estamos ante una ola de terrorismo que deforma la publicidad, que se ha llegado hasta a inmiscuir a extranjeros, a calumniar a países amigos con los cuales tenemos relaciones”. [15]

El 26 de noviembre de 1971, Allende en un discurso que pronuncia en presencia de Fidel Castro, caracteriza así el episodio:

“No es de extrañarse que ayer hayamos visto en Santiago una demostración de mujeres que, venidas desde el barrio alto, llegaron al centro de Santiago; es conveniente que el pueblo sepa que ese grupo numeroso, y lo era, de mujeres, iba presidido, o precedido mejor dicho, por un grupo de 70 u 80 muchachos con máscaras, con bastones con incrustaciones metálicas y seguramente armados; flanqueaban las columnas femeninas grupos organizados de hombres con iguales características y cerraban la marcha otro grupo similar.

”Autorizada por el Gobierno, porque no negaremos jamás el derecho que consagran nuestras leyes a que los opositores paseen por las calles de Chile; también en resguardo absoluto del orden, pusimos meta y término a esa demostración. Demostración que tenía como expresión de protesta las ollas vacías de los más rancios sectores de la burguesía, de aquellos que nunca supieron de la carencia de alimentos vitales y aquellos que llegaron y se retiraron en poderosos vehículos, y aquellos que estuvieron en Providencia arriba hasta las 3 o 4 de la mañana, interrumpiendo el tráfico, quemando neumáticos, pudiendo incendiar casas y habitaciones; por lo tanto, esa demostración tenía un contenido político y una decisión, y eso el pueblo debe aprenderlo”. [16]

Palabras de Carlos Altamirano, secretario general del Partido Socialista

Altamirano, el 10 de septiembre de 1973, expresó:

Quieren la guerra civil. La oposición no quiere una salida pacífica y democrática, (…) Con vehemencia criminal buscan la guerracivil en nuestra Patria, y para ello han montado toda una gigantesca empresa publicitaria y de terrorismo.

”Con el paro provocan desabastecimiento, hambre, angustia, que quieren transformar en repudio popular al Gobierno, y que a la CIA el mantenimiento de esta guerra le sale muy barata. Cada camionero paralizado recibe 7 mil escudos que ‒al cambio negro como lo convierte la CIA‒ equivale a dos o tres dólares. Es decir que comprando a 10 mil camioneros han gastado un millón 200 mil dólares en 40 días, ¡qué guerra más barata para los americanos!

”Junto con el terrorismo, el sabotaje, las maquinaciones jurídicas, las acusaciones desenfrenadas, los sediciosos han encontrado también terreno propicio en algunos pocos elementos de las FF. AA.”. [17]

II. El Informe Church, 1975 [18]

ACCIONES

De propaganda

“La forma más extendida de acción encubierta en Chile fue la propaganda.

”La forma más común de proyectos de propaganda es simplemente el desarrollo de ‘infiltrados’ en organizaciones de comunicación que pueden ubicar artículos o se les puede pedir que los escriban. Por ejemplo, un proyecto de la CIA en Chile apoyó desde uno a cinco colaborares en medios de comunicación durante los siete años que operó (1965-1971). La mayoría de estos colaboradores trabajaban en el principal diario de Santiago el cual era cardinal en los empeños propagandísticos de la CIA [El Mercurio].

”Los esfuerzos de propaganda secreta en Chile también incluían propaganda ‘negra’: material falso creado para ser presentado como el quehacer de un individuo concreto o grupo. En las elecciones de 1970, por ejemplo, la CIA usó propaganda ‘negra’ para sembrar discordia entre los Comunistas y los Socialistas y entre la confederación nacional obrera y el Partido Comunista Chileno”.

De apoyo a medios de comunicación

“El mayor y probablemente el más significativo caso de apoyo a organizaciones de comunicación fue el dinero suministrado a El Mercurio el principal diario de Santiago, bajo presión durante el régimen de Allende. La Comisión 40 autorizó $700,000 para El Mercurio el 9 de septiembre de 1971 y añadió otros $965,000 a esa autorización el 11 de abril de 1972. Un memorándum del renovado proyecto de la CIA concluyó que El Mercurio y otros medios de comunicación apoyadas por la Agencia habían jugado un papel importante en la puesta en marcha del golpe militar del 11 de septiembre de 1971 que derrocó a Allende”.

De apoyo a partidos políticos chilenos

“La mayoría del apoyo secreto americano a partidos políticos fue suministrado como parte de los esfuerzos específicos para influir en los resultados electorales. Sin embargo, en distintos casos la CIA proporcionó subvenciones a partidos para fines más generales, cuando las elecciones no eran inminentes.

”En una secuencia de decisiones entre 1971 y 1973, la Comisión 40 autorizó cerca de $4 millones para partidos de la oposición en Chile. La mayor parte de este dinero fue al Partido Demócrata Cristiano (PDC), pero una parte considerable fue entregada al Partido Nacional (PN), un colectivo conservador más radicalmente enfrentado al gobierno de Allende que el PDC. También se hizo un esfuerzo para dividir la dirección de la coalición Unidad Popular introduciendo elementos para romperla”.

De la política económica exterior de los Estados Unidos hacia Allende

“La política económica exterior de los Estados Unidos hacia el gobierno de Allende fue gestada en los más altos niveles del gobierno de los Estados Unidos, y coordinada por grupos de trabajo interagencias. Las notas de Richard Helms del 15 de septiembre reunido con el presidente Nixon; reunión en la cual se inició el Plan de Acciones II contiene la siguiente indicación: ‘Hacer gritar a la economía’. Una semana más tarde el embajador Korry informó diciéndole a Frei, a través de su ministro de defensa, que ‘Ni un solo tornillo o tuerca se permitirá que llegue a Chile bajo el gobierno de Allende’.

”La política de presión económica articulada en NSDM 93 de noviembre de 1970 fue llevada a cabo a través de varios medios. Toda nueva asistencia exterior bilateral fue parada. Los Estados Unidos usarían su posición predominante en instituciones financieras internacionales para congelar el flujo de nuevos créditos multilaterales u otras ayudas financieras. Para aumentar su aceptación, la ayuda financiera o las garantías a las inversiones privadas de los Estados Unidos en Chile concluirían, y los empresarios de los Estados Unidos se enterarían de la preocupación del gobierno y sus restricciones políticas.

”La ayuda bilateral de los Estados Unidos, $35 millones en 1969, fue de $1.5 millón en 1971. Los créditos bancarios de exportación importación, los cuales habían totalizado $234 millones en 1967 y $29 millones en 1969, bajaron a cero en 1971. Préstamos del Banco de Desarrollo Interamericano (BDI), en el cual los Estados Unidos mantenían lo que significaba un veto, habían totalizado $46 millones en 1970; bajaron hasta $2 millones en 1972 (cifras de los Estados Unidos AID). Sin embargo, el Fondo Monetario Internacional ingresó a Chile aproximadamente $90 millones durante 1971 y 1972 para ayudar en las dificultades de cambio extranjero [el tipo de cambio en el mercado ilegal registró valores desproporcionados].

De la participación de las corporaciones multinacionales

“Además de proporcionar información y cobertura a la CIA, las corporaciones multinacionales también participaron en tentativas secretas para influir en la política chilena.

”Después de las elecciones del 4 de septiembre, el gobierno de los Estados Unidos adoptó una política de presión económica directa contra Chile. Específicamente el Departamento de Estado fue dirigido por la Comisión 40 a contactar con hombres de negocios americanos que tuvieran intereses en Chile para ver si de esta manera les podían influir en que tomaran acciones de acuerdo con la política de presión económica de los Estados Unidos en Chile.

”El 29 de septiembre, el Jefe de División del Hemisferio Occidental de la CIA se reunió con un representante de ITT. El oficial de la CIA perseguía que ITT se involucrara de una manera más activa en Chile. De acuerdo con documentos de la CIA, ITT tomó nota de la presentación de guerra económica de la CIA”.

De esfuerzos directos para promover un golpe militar

“Los esfuerzos de los Estados Unidos para alterar el curso de la política chilena alcanzó la cima en 1970: la CIA fue orientada a emprender un esfuerzo para promover un golpe militar en Chile, evitando así el ascenso al poder de Salvador Allende.

”La conspiración del golpe fracasó y Allende fue declarado Presidente. Después de su elección, la CIA y los agregados militares mantuvieron contactos con militares chilenos con el fin de recopilar información. Esos contactos se dirigieron a animar al ejército chileno a reaccionar en contra de Allende”.

“En julio de 1969 la Central de la CIA en Santiago solicitó y recibió la aprobación del cuartel general para un programa secreto que estableciera infiltrados de inteligencia en los servicios del ejército chileno con el fin de controlar la conspiración del golpe militar. El programa duró cuatro años; incluía agentes colocados en los tres cuerpos militares chilenos así como oficiales de alto mando, oficiales en activo, generales retirados del estado mayor y reclutas.

”Las ventas militares saltaron rápidamente de 1972 a 1973 e incluso más aún de 1973 a 1974 después del golpe. El entrenamiento de personal militar chileno en Panamá también aumentó durante los años de Allende.

Está claro que la CIA recibió informes de inteligencia durante los meses de julio, agosto y septiembre de 1973 del plan golpista a través del grupo que llevó a cabo con éxito el golpe del 11 de septiembre”.

FINANCIAMIENTO

¿Qué compró en Chile la CIA con el dinero de esta operación encubierta?

”Financió actividades cubriendo un amplio espectro, desde simple propaganda manipuladora con la prensa hasta apoyo a gran escala de partidos políticos chilenos, desde encuestas de opinión pública hasta tentativas directas para fomentar un golpe militar. El panorama de actividades ‘normales’ de la Central-CIA en Santiago incluía la inserción de materiales propagandísticos creados por la Central en los medios de comunicación chilenos mediante el pago, apoyo directo a publicaciones, y esfuerzos para oponerse a los comunistas y al ala izquierdista de las organizaciones de estudiantes, campesinos y trabajadores.

Se gastaron ocho millones de dólares en tres años entre las elecciones en 1970 y el golpe de Estado en septiembre de 1973. El dinero se suministró a organizaciones de comunicación, partidos políticos de la oposición y, en cantidades limitadas, a organizaciones del sector privado”.

A los partidos políticos

“Cerca de medio millón de dólares se canalizaron a grupos de oposición durante el mandato de Allende. A comienzos de 1971 las subvenciones de la CIA posibilitaron que el PDC [Partido Demócrata Cristiano] y el PN [Partido Nacional] compraran sus propias empresas de radio y periódicos. Todos los partidos de la oposición recibieron dinero antes de las elecciones municipales de abril de 1971 y para las elecciones al Congreso en julio.

”En noviembre de 1971 se aprobaron financiaciones para reforzar al PDC, al PN y a grupos disidentes. También se hizo un esfuerzo para generar una fractura de la coalición UP [Unidad Popular]. Los fondos de la CIA apoyaron a los partidos de la oposición en 3 elecciones en 1972, y en las elecciones al Congreso en marzo de 1973.

¿Proporcionó Unidos apoyo secreto a organizaciones terroristas del ala derecha durante 1970-73?

El más destacado grupo paramilitar del ala derecha fue Patria y Libertad, el cual se formó después de la elección de Allende el 4 de septiembre. La CIA suministró a Patria y Libertad $38,000 a través de un tercer partido, en un intento por crear tensión y un posible pretexto para una intervención de los militares chilenos.

”Durante la presidencia de Allende, Patria y Libertad fue la voz más estridente de la oposición a todos los esfuerzos de compromiso de los demócrata cristianos, con resistencia a las medidas gubernamentales, e instando a la insurrección a las fuerzas armadas.

”Las fuerzas de Patria y Libertad se hicieron fuertes en reuniones políticas como elaborado mecanismo de agitación. Durante la huelga general en octubre de 1972, Patria y Libertad se dedicaron a esparcir “miguelitos” (clavos de tres puntas) en las autopistas para conseguir llevar el sistema de transportes del país al paro.

”El 13 de julio de 1973 Patria y Libertad hizo una declaración en un periódico de Santiago reclamando la responsabilidad por un abortado golpe el 29 de junio y, el 17 de julio, Patria y Libertad liderada por Roberto Thieme anunció que sus grupos desencadenarían una completa ofensiva armada para derrocar al gobierno”.

A los medios de comunicación

“La Comisión 40 aprobó grandes sumas de dinero para sostener una oposición en medios de comunicación y así mantener una campaña de propaganda de censura dura. La CIA gastó $1.5 millón en dar apoyo a El Mercurio, el periódico de más tirada del país y el más importante medio de propaganda contra Allende. De acuerdo con documentos de la CIA, estos intentos jugaron un papel importante en la puesta en escena del golpe militar del 11 de septiembre de 1973.

”La libertad de prensa era el tema más importante en la campaña de propaganda internacional contra Allende. Al igual que en el periodo de 1970, la IAPA [Asociación de Prensa Interamericana] tildó a Chile como un país en el cual la libertad de prensa estaba amenazada”.

Al sector privado

“El modelo de las deliberaciones de los Estados Unidos sugiere una cuidadosa distinción entre apoyar a partidos de la oposición y financiar a grupos del sector privado intentando llegar a un golpe militar. Sin embargo, dadas las turbulentas condiciones en Chile, las interconexiones entre los partidos políticos apoyados por la CIA, las diferentes asociaciones de comercio y los grupos paramilitares propensos al terrorismo y al desorden violento eran muchas. La CIA estaba enterada que los lazos entre estos grupos y los partidos políticos hacían difícil establecer distinciones.

¿Suministraron los Estados unidos secretamente apoyo a la huelga de camioneros u otros huelguistas durante 1971-73?

”Con respecto a la huelga de camioneros, hay dos factores indiscutibles. Todos los observadores estuvieron de acuerdo en que las prolongadas huelgas (la segunda duró desde el 13 de julio, hasta el golpe el 11 de septiembre) no hubieran podido mantenerse con los fondos de los sindicatos. Permanece sin aclarar sí se hubiera mantenido y que parte de la financiación que la CIA dio a los partidos de la oposición pudiera haber sido desviada para apoyar a los huelguistas. Está claro que los huelguistas en contra del gobierno eran activamente apoyados por varios grupos del sector privado, los cuales recibían fondos de la CIA.

”Hubo extensos lazos entre estas organizaciones del sector privado y los grupos que coordinaban y llevaban a cabo las huelgas. En noviembre de 1972, llegó a oídos de la CIA que grupos del sector privado habían dado directamente $2,800 a los huelguistas, contrario a las reglas locales de la Agencia. La CIA reprendió al grupo, pero sin embargo le dio dinero adicional el mes siguiente”.

III. La diferencia entre el Chile de 1970-1973  la Venezuela de 2013-2017

Allende y el pueblo chileno fueron traicionados por la Fuerza Armada.

La Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) no solo ha demostrado ser patriota y profundamente leal al pueblo venezolano y a la Constitución. También ha demostrado ser antiimperialista y protectora de la Patria, de la independencia y de la soberanía. Además se encuentra en unión cívico-militar.

Los escenarios

1. Los grandes capitales financieros, mediáticos y militares, a través del gobierno de turno de Estados Unidos y de la mano de la Central de inteligencia (CIA), tal como lo hicieron en Chile, buscan, con el apoyo de los factores políticos locales de ultraderecha, derivar en una guerra civil. Al igual que el pueblo chileno, el venezolano, es pacífico y democrático. Por lo que la provocación de actos violentos, terroristas y fascistas protagonizado por grupos de paramilitares que muestran prácticas que no son propias de los venezolanos, no pareciera tener espacio en el territorio venezolano.

2. Las presiones a la FANB para que se levanten en armas contra el gobierno constitucional democráticamente electo y den un golpe de Estado militar tampoco parecieran tener cabida. La FANB es leal al pueblo venezolano.

3. No hay razones para pensar, que el Imperialismo, luego de 4 años de intensas agresiones contra el pueblo venezolano, vaya a desistir de sus intenciones. El escenario de hacer ver al mundo, con el apoyo de los monopolios de las comunicaciones, que en Venezuela hay una crisis humanitaria y por lo tanto la necesidad de una intervención extranjera, luce la más probable.

No está de más prepararse ante la eventual intensificación de la guerra económica que en el contexto internacional busca justificar la intervención del Consejo Permanente de los derechos humanos de la ONU. Simultáneamente, en el ámbito nacional y en el marco de los procesos electorales programados (la Asamblea Nacional Constituyente y elecciones Regionales) busca confundir a la población culpando al gobierno de la situación económica y por lo tanto, incidir sobre sus preferencias políticas.

4. La convocatoria del gobierno nacional ha sido, nuevamente, al diálogo. Un diálogo desde las bases, con el poder originario, con el pueblo. Se ha convocado una Asamblea Nacional Constituyente, la cual será elegida mediante el voto secreto, universal y directo. Asamblea en la que se encuentren todos los venezolanos para dialogar acerca de sus diferencias en democracia, sin violencia, en paz.

IV La apuesta

A LA PAZ…

 

Pasqualina Curcio Curcio
Profesora Titular
Departamento de Ciencias Económicas y Administrativas
Universidad Simón Bolívar-Venezuela

Fuente original: http://www.15yultimo.com/2017/05/28/de-las-democracias-a-las-dictaduras-made-in-usa/
*Fuente para piensaChile: AlaiNet

Notas y referencias:

[1] Covert Action in Chile. 1963-1973. Staff reportof theselect committeeto study governmental operationswith respect to intelligence activities United States Senate. 18 de diciembre de 1975.
https://www.intelligence.senate.gov/sites/default/files/94chile.pdf
[2] http://www.blest.eu/biblio/selser/1970.html
[3] Nos referimos al Manual de Gene Sharp, titulado De la dictadura a la Democracia, que aunque fue publicado en 1993, sistematiza las prácticas que se venían implementado y que posteriormente siguieron los pasos allí presentados.
[4] Los mil días de Allende. http://ciudadanoaustral.org/biblioteca/22.-Arturo-Fontaine-Los-mil-di%23…
[5] Covert Action in Chile. 1963-1973. Staff reportof theselect committeeto study governmental operationswith respect to intelligence activities United States Senate. 18 de diciembre de 1975.
https://www.intelligence.senate.gov/sites/default/files/94chile.pdf
[6] http://ciudadanoaustral.org/biblioteca/22.-Arturo-Fontaine-Los-mil-di%23…. p. 840.
[7] http://ciudadanoaustral.org/biblioteca/22.-Arturo-Fontaine-Los-mil-di%23…. p. 450.
[8] http://ciudadanoaustral.org/biblioteca/22.-Arturo-Fontaine-Los-mil-di%23…. p. 834.
[9] http://ciudadanoaustral.org/biblioteca/22.-Arturo-Fontaine-Los-mil-di%23… p. 842.
[10] http://ciudadanoaustral.org/biblioteca/22.-Arturo-Fontaine-Los-mil-di%23… p. 913
[11] http://ciudadanoaustral.org/biblioteca/22.-Arturo-Fontaine-Los-mil-di%23…. p. 814.
[12] http://ciudadanoaustral.org/biblioteca/22.-Arturo-Fontaine-Los-mil-di%23…. p. 835.
[13] http://ciudadanoaustral.org/biblioteca/22.-Arturo-Fontaine-Los-mil-di%23…. p. 814.
[14] http://www.blest.eu/biblio/selser/1970.html
[15] http://www.blest.eu/biblio/selser/1970.html
[16] http://www.blest.eu/biblio/selser/1970.html
[17] http://ciudadanoaustral.org/biblioteca/22.-Arturo-Fontaine-Los-mil-di%23…. PP:918
[18] Covert Action in Chile. 1963-1973. Staff reportof theselect committeeto study governmental operationswith respect to intelligence activities United States Senate. 18 de diciembre de 1975.
https://www.intelligence.senate.gov/sites/default/files/94chile.pdf

 

 

Artículo publicado en Análisis, Historia - Memoria, Pueblos en lucha y etiquetado , , , , , , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.
  • Patricia Lagunas

    La diferencia entre Chile y Venezuela es que las Fuerzas Armadas chilenas generales corruptos se vendieron a la CIA y al gobierno de Estados Unidos Nixon y Kissinger y CIA, les pagaron millones de dolares por el golpe de estadonearon, traicionaron la Constitucion chilena y al pueblo de Chile, las Fuerzas Armadas venezolanas no se vendieron y tambien les ofrecieron millones de dolares, pero ellos respetaron la Constitucion y la democracia venezolana.