Valdivia:  la justicia tarda pero llega

06 de abril de 2017

Una gran noticia nos llega  desde un  Tribunal  de la República  para  inundar de júbilo y emoción los círculos progresistas de la austral ciudad de Valdivia. Se trata de una sentencia judicial que logra una alta cuota de justicia en medio de un contexto socio-político difícil para nuestros anhelos. 

Los “humillados y ofendidos” de ayer han podido -44 años mediante- ser escuchados en los altos estrados de la Magistratura judicial de nuestro país, logrando que, al menos una parte de la verdad,  se imponga por sobre un largo periodo de mentira y de impunidad. En efecto, un 11 de Septiembre de 1973, fecha fatídica en  nuestra Historia nacional, una tropa de asalto se apodera, con las fuerza de las armas, del  local de la Intendencia de la Provincia de Valdivia para destituir al representante legal del Presidente Salvador Allende y dar inicio al cruento golpe de Estado cuyas secuelas todos conocemos.

Hoy día, cuando la sentencia del Ministro en Visita de la Corte de Temuco, Sr. Alvaro Meza, pone en primer lugar de los responsables sometidos  a proceso a quien fuera el Fiscal Militar de la época, Dn. Bernardo Puga Concha, se aprecia una línea lógica con lo que significó la criminal aberración de los Consejos de Guerra. Pero Fiscales como el Sr. Puga no solo prevaricaron al  torcer la ley, sino que, sobre todo, hicieron de la tortura una banalidad. “El análisis de los procesos revela que, actuando con sistemático descuido de la imparcialidad del debido proceso, los fiscales permitieron y aun propiciaron la tortura como método valido de interrogatorio”. La frase no es mía, procede de una sentencia de la Corte Suprema respecto del caso Fach, pero es aplicable enteramente a la actuación del Fiscal Sr. Puga. El es el principal responsable de la sentencia que, a través de un Consejo de Guerra, condenó a la pena de muerte –posteriormente conmutada- a dos dirigentes del Partido Socialista de Valdivia junto a otros cinco condenados a perpetuidad entre los cuales se encontraba el ex-Intendente suscrito.

Nuestro delito? Traición a la Patria, el invento del llamado Plan Z, cuya puesta en ejecución –soldados cubanos que desembarcaban en Corral- logró frustrarse, según ellos, “gracias a  la oportuna acción del pronunciamiento militar”! Hoy, la mentira que ayer significó torturas, cárcel, prisión y exilio cae estrepitosamente al  suelo. El plan Z es calificado como ”fantasioso” por la sentencia que hoy celebramos. La tarea no ha sido fácil, pero la responsabilidad demostrada por los testigos declarantes –antiguos prisioneros, conscriptos de la época, familiares nuestros, ex-militares y ex-funcionarios-  es un hecho que debemos resaltar como un hito mayor. Sin ellos el expediente no habría adquirido la fuerza que la Justicia supo reconocer. Pero a todo este voluminoso expediente había que conferirle una visión de conjunto, un marco jurídico, que solo un profesional talentoso podía asumir. Roberto Ávila Toledo, nuestro abogado, merece un muy especial reconocimiento por sus desvelos y por saber infundir paciencia a sus representados,  sin desmayar aun en los momentos difíciles de los vaivenes judiciales.
Desenmascarar, a través de la sentencia judicial del Ministro Sr. Alvaro Meza, la tergiversación imperante durante tantos años nos llena de inmensa satisfacción. No solo por el honor personal  restablecido para cada uno de nosotros -los querellantes, los testigos, los condenados- sino también por el éxito de una etapa de judicialización de la Historia, única manera para que las nuevas generaciones de chilenos no asuman un pasado tortuoso con verdades a medias. “No hay mañana sin ayer”. Las generaciones del mañana podrán construir el país que todos anhelamos en la medida en que el pasado, aunque cruel,  sea diáfano y transparente.
Entrego esta declaración a los medios de prensa hablados y escritos presentes en  un agradable rincón valdiviano, hoy 6 de Abril 2017, agradeciendo la deferencia de asistir a nuestro Punto de Prensa  y valorando, como siempre, el interés profesional con el cual Uds. han seguido nuestro accionar judicial iniciado en Septiembre 2002 en la Corte de Apelaciones de Valdivia y trasladado recientemente a su homóloga de Temuco.
Dr. Sandor Arancibia Valenzuela
Ex–Intendente de Valdivia
 
Hecho en Montpellier, Francia, el 5 de Abril 2017
*Fuente: El Clarin
Artículo publicado en Derechos Humanos, Historia - Memoria y etiquetado , , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.