Esperanzas…

YO…, EN LA NADA,

Y EL TIEMPO,

PASANDO FRENTE A MI VENTANA,

A CUESTAS DE UN JAMELGO

COJO, TUERTO, SORDO, VIEJO,

QUE NO SABE ADÓNDE VA…

(¿TIENE HORA, SEÑORITA?

SON LAS DIECINUEVE TREINTA.

GRACIAS…)

Y LA GENTE CAMINA

MÁS DE PRISA AHORA,

ARRASTRANDO LOS MINUTOS

EN SUS ESPALDAS ENCORVADAS

POR EL CANSANCIO;

VAN AGITADOS,

HOLLINESCO CETRINOS;

SON ENTES DE UNA CIUDAD

ATURDIDA POR EL TIEMPO.

¡ES NORMAL, DICES!,

DADA LA INFINITUD DE LAS TAREAS,

ASUMIDAS CÓMO RELIGIÓN …

¡ES NORMAL!

EL CANSANCIO DEL CONQUISTADOR,

DEL PIONERO Y DEL COLONIZADOR,

SE DESPLAZAN,

SIN GÉNERO,

POR LAS RUTAS DEL CEMENTO,

PERDIDOS Y MINÚSCULOS

ENTRE LAS SOMBRAS

DE LOS BOSQUES DE CONCRETO.

SON MEROS ENGRANAJES,

PRESAS INCONSCIENTES DE

ETAPAS INTERMINABLES

DE PROYECTOS CADA VEZ

MÁS DESHUMANIZANTES,

EN DONDE CADA LOGRO

ES UNA NUEVA METRALLETA

APUNTANDO HACIA EL FOGÓN

HUMILDE DE LOS NIÑOS

TRISTES Y SIN ESPERANZAS…

¡ES NORMAL, DICES!,

¡ASÍ ACTÚA LA BESTIA!

… ES LA FÁBRICA DE POBREZA,

LA MÁS RENTABLE

Y SUSTENTABLE

¡FÁBRICA DE POBREZA … ¡

 

Blog de la autora: http://janetdiz.blogspot.cl 

 

Artículo publicado en Cultura y etiquetado , , , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.