¿En qué país se llama «guardería infantil» a campo de concentración?. Respuesta: Estados Unidos

18 de mayo de 2016
Desde 2014 Estados Unidos ha encarcelado a decenas de miles de refugiados centroamericanos. Muchas son mujeres jóvenes con sus hijos, y hay muchos niños que llegaron solos. A esos refugiados, que no han cometido delito alguno, los han puesto en campos de concentración. ¡Ahora el gobierno de Obama, junto con los fascistas cristianos que administran el gobierno estatal de Texas, quiere darle una nueva etiqueta a uno de estos campos de concentración: ¡“Centro Residencial del Condado de Karnes”, un “proveedor de cuidado de niños” con licencia legal!

El abuso infantil sádico y sistemático

guarderia

Una celda con una cuna y juguetes infantiles alberga una familia inmigrante en un centro de detención de Taylor, Texas. Le han dado la etiqueta de «proveedor de cuidado de niños» con licencia legal a otro campo de concentración parecido en Texas, el «Centro Residencial del Condado de Karnes», donde encierran a mujeres y niños. Foto: AP

Entonces, miremos dicho “cuidado de niños”. He aquí dos ejemplos documentados por un grupo pro derechos de los inmigrantes: Echaron a una muchacha empapada de agua en una celda helada que se llama la hielera, en la cual el inodoro es la única fuente de agua. Registraron a un muchacho desnudo, frente a guardias que se burlaban de él, y amenazaron con violarlo porque un guardia afirmó que el muchacho mintió acerca de su edad. Un informe del grupo Common Dreams describe Karnes como “plagado de abusos de derechos humanos, incluidos la privación de comida y atención médica, la falta del debido proceso y acusaciones de asalto sexual”. Cuando las mujeres se pusieron de pie en una huelga de hambre hace poco, la administración de Karnes respondió colocando a las mujeres y sus hijos en “cuartos oscuros” de aislamiento. Un abogado describió esos cuartos: “… un cuarto de aislamiento con una cama, un inodoro, un lavabo donde hay que ahuecar las manos para tomar agua, y las luces apagadas hasta la hora de comer”.

En julio de 2015, un juez federal dictó que sólo se puede retener a los niños refugiados en guarderías autorizadas. Le dio al gobierno dos meses para cumplir con ese requisito. Pero el gobierno no hizo nada. El Departamento de Seguridad Nacional de Obama apeló y ha maniobrado para esquivar la decisión. Luego, en abril, el gobierno de Texas otorgó una licencia a la prisión de Karnes para que funcionara como guardería. (Los abogados que representan a los presos de Karnes apelaron esa decisión, y un juez bloqueó el cambio absurdo y criminal de la condición jurídica de Karnes. Pero la orden se vence en dos semanas).

Debe ser evidente que NO se trata en absoluto de cuidado de niños; es tortura.

El aparato estadounidense de muerte y deportación

Bob Avakian, «¿Por qué viene gente de todo el mundo?»

¿Por qué huyen las personas de Centroamérica para llegar a Estados Unidos, en particular cuando es casi seguro que terminarán encarcelados en estos campos de concentración?

Huyen de la violencia y la pobreza de sus países saqueados por el imperialismo yanqui. En los años 1980, Estados Unidos patrocinó guerras genocidas que mataron a cientos de miles de personas y dejaron sin casa a millones más; al menos 200.000 personas murieron sólo en Guatemala. En el siglo 21, los acuerdos de “libre comercio” impuestos por Estados Unidos han destruido los medios de vida de millones más. Hace poco Estados Unidos pagó $80 millones de dólares al ejército mexicano para que éste lanzara una “represión feroz” contra los centroamericanos que intentan llegar a Estados Unidos. Los que logran llegar encuentran una frontera repleta de armas, personal militar y policial, vigilantes armadas, la Patrulla Fronteriza, y un aparato carcelario y judicial creado para arrestarlos y deportarlos con rapidez.

El año pasado, Hillary Clinton dijo que Estados Unidos tiene que “mandar un mensaje claro: El solo hecho de que tu hijo cruza la frontera estadounidense, no implica que ese hijo pueda quedarse. No queremos enviar un mensaje contrario a nuestras leyes, porque hacerlo alentaría a más niños a emprender ese viaje peligroso… hay que mandarlos de vuelta”. Las medidas que Obama y Clinton implementan y defienden les niegan a las personas su derecho de solicitar el asilo, les obligan a firmar acuerdos en un idioma que no entienden, les privan de representación legal y las encarcelan por meses y años en condiciones de vida horriblemente inhumanas.

Deportar a los niños de vuelta al infierno del cual trataron de escaparse para “protegerlos”; declarar que un campo de concentración es una guardería: ésta es la falsa “compasión” de Clinton y Obama.

Un sistema que crea condiciones de vida tan pésimas que la gente arriesga su vida, el encarcelamiento y la tortura para escaparse…un sistema que construye prisiones para los niños de esos refugiados, y cuyos líderes luego designan cínicamente dicha prisión como “guardería”… si eso no demuestra que ese sistema es totalmente depravado e inservible, y que hay que derrocarlo y reemplazarlo tan pronto como sea posible, entonces ¿qué más pruebas se necesitan, carajo?


 

Recomiendan evitar el pánico ante el anuncio de las redadas de inmigración

Washington. Agencias. | 17 mayo de 2016

Tras el anuncio de las autoridades federales de inmigración de Estados Unidos sobre el inicio de una nueva serie de redadas, entre los meses de mayo y junio, para deportar a familias centroamericanas, que tienen órdenes de salir del país tras haber perdidos sus casos en las cortes de inmigración, se está generando una ola de pánico y pavor entre las comunidades inmigrantes de todo el país.

Sin embargo, algunos defensores de los inmigrantes aconsejan que las comunidades deban evitar el pánico, ya que no se tratará de redadas masivas, estar preparado para cualquier eventualidad y moverse de ubicación si es necesario.

El objetivo de la operación, de acuerdo a las autoridades de inmigración, será deportar a las madres centroamericanas y sus hijos a quienes, tras un proceso en las cortes de inmigración, se ha ordenado salir del país.

Y debido a que el anuncio del gobierno de Barack Obama desató fuertes críticas, procedentes incluso del propio Partido Demócrata al que pertenece el presidente, portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, trató de aminorar el impacto del anuncio, diciendo que las redadas están destinadas únicamente a expulsar del país a quienes hayan cruzado la frontera después del 1 de enero de 2014 y pretende tener un efecto disuasorio.

Centroamericanos los objetivos

“Nadie será expulsado si tiene una solicitud de asilo o apelación pendiente o en curso, o algún otro tipo de pedido de índole humanitario”, dijo Earnest en una conferencia de prensa. “Si esto sirve para desalentar a la gente a la hora de evaluar si hace el viaje (hacia Estados Unidos, para ingresar ilegalmente), eso será algo bueno”, sostuvo, en referencia a que los inmigrantes que serán el objetivo de las redadas provienes de Centroamérica.

Y el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE) admitió estar realizando redadas para detener y deportar a adultos.

Como se sabe, desde finales del 2013 emergió una ola de inmigrantes centroamericanos, mayormente menores no acompañados y madres con hijos pequeños, procedentes de El Salvador, Honduras y Guatemala. A la fecha, se calcula que alrededor de 180,000 personas procedentes de estos países ingresaron en los años 2014 y 2015, de acuerdo a las cifras oficiales del U.S. Customs and Border Protection (CBP). Y que pasaría largamente los 200,000 si se cuenta a los del presente año.

La 2da operación en el 2016

La cifra antes mencionada supera largamente al número de inmigrantes indocumentados de los mismos países que ingresaron entre el 2010 y el 2014, que fueron alrededor de 130,000 menores detenidos en la frontera, de los cuales más de 40,000 fueron deportados.

La operación anunciada la semana pasada sería la segunda realizada por el gobierno de Obama contras los inmigrantes centroamericanos este año, luego de la primera que se hizo en enero en los estados de Georgia, Texas y Carolina del Norte, arrestando a menores refugiados que no se presentaron a las cortes de inmigración y recibieron con órdenes de deportación.

Las redadas de enero, donde  fueron detenidas 121 personas, fueron criticadas fuertemente por defensores de los inmigrantes y algunos legisladores demócratas. Pero ahora, con los anuncios de las nuevas redadas, las críticas son mayores.

Es una crisis de refugiados

Como se indicó antes, las críticas contra el gobierno no se hicieron esperar, en particular porque los objetivos de estas redadas serán familias y menores que serán obligados a regresar a sus países de donde ellos, irónicamente, hay escapado de la violencia criminal.

“Hay una crisis de refugiados en Centroamérica y para lidiar con ella es necesario catalogarla precisamente como una crisis de refugiados. Los niños centroamericanos y familias jóvenes están huyendo de una violencia terrible. El Salvador, Honduras y Guatemala están entre los países más sangrientos del mundo”, dijo al respecto Frank Sharry, director ejecutivo de America’s Voice.

“Sin embargo, es increíble que el gobierno de Estados Unidos está utilizando la disuasión, la detención y la deportación como sus principales herramientas”, para crear pánico entre esta gente que, precisamente, “huye del terror”, agregó Sharry.

Una ley de ayuda

Por su parte, el líder demócrata del Senado, Harry Reid, al criticar el anuncio, espera que el gobierno de Obama reconsidere estas redadas.

“Estos niños y sus familias están huyendo de la extrema violencia en Centroamérica y merecen una oportunidad de buscar alivio.  Por eso presenté el proyecto de ley ‘Justicia para los niños en las cortes’, el cual requiere que estas familias vulnerables reciban representación legal”, dijo Reid en un comunicado de prensa.

“En lugar de separar a hijos de sus padres, la Administración debería seguir abordando la violencia e instabilidad en la región que está forzando la salida de estas familias”, agregó el senador.

No hay que caer ante el pánico, hay que prepararse

Los defensores de los inmigrantes creen que el Departamento de Seguridad Nacional llevará a cabo las redadas en forma limitada, pero con un gran despliegue en los medios de comunicación para recibir la máxima publicidad posible.

“La estrategia, al parecer, es sembrar el pánico para disuadir a las madres centroamericanas, juntos con sus hijos, continúen migrando” ilegalmente hacia Estados Unidos, de acuerdo a Patrick Young, Director Ejecutivo de Carecen, con sede en Hempstead, Nueva York.

“Mi consejo a los inmigrantes es no caer ante este plan cínico. Muy pocas personas serán el objetivo de estas redadas… que no se pueden generalizar. No habrá redadas en restaurantes o fábricas, o en las tiendas 7-11”, escribió Young en un artículo publicado en Long Island Wins.

“ICE no puede llevar a cabo redadas en iglesias o escuelas. Las pocas redadas que ocurran serán, en su mayoría, en las casas de las familias a quienes ya se les ordenó su expulsión, por lo que quedarse en casa para evitar el arresto es una mala estrategia”, agregó.

En este sentido, activistas de Alerta Migratoria de Carolina del Norte recomiendan a la gente que se sienta amenazada “mudarse de domicilio”, porque Inmigración “rompe sus propias reglas y nunca se sabe lo que puede pasar”.

Llame a Obama

De otro lado, Young dijo que es necesario que la comunidad inmigrante tome acción y “llame al Presidente Obama para decirle que abandone este plan de utilizar a niños inocentes para crear un estado de pánico”.

Llame al (202) 456-1111 y dígale al presidente Obama que detenga las redadas contra las madres y los niños refugiados de América Central, recomendó Young.

¿Qué hacer si llega la “migra”?

Sí la “migra” toca su puerta, esto es lo que debe saber:

1. Tiene el derecho de no abrir la puerta y pedir una orden de arresto.

2. Tiene el derecho de permanecer callado/a.

3. No firme ningún documento.

4. Prepare un plan de emergencia con instrucciones básicas en caso de una redada.

5. No importa a donde llegue ICE, ejerce tus derechos y recuerda que puedes pelear un caso de deportación.

Para obtener más información de ayuda, puede llamar a Carecen, al (516) 489-8330.

Artículo publicado en Derechos Humanos y etiquetado , , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.