Mission: “To kill Podemos”

EL PAÍS. EL PERIÓDICO GLOBAL

El PSOE ha gobernado España durante más de dos décadas, época en la que combatió a muerte a la izquierda, abandonó sus ideales fundacionales, se subió al tren del capitalismo, nos dejó altos niveles de pobreza extrema y, para más inri, el liderazgo de la desigualdad social en la UE. Por si fuera poco, esa formación se ha propuesto, con el apoyo de sus aliados de El País y el Grupo Prisa, la gran misión: To Kill Podemos.

Esa Troika hispana “PSOE, El País, Prisa” sabe que Podemos es un partido joven que aún no ha tenido tiempo de crear sólidas estructuras y, por eso, ha emprendido una guerra sucia sin cuartel contra el “diablo rojo” cuyo objetivo es acabar con Pablo Iglesias y con el 15-M, revuelta histórica de los indignados contra la injusticia y corrupción que, partiendo de la Puerta del Sol, tuvo una influencia de alcance planetario.

La derecha española nunca traicionó a los suyos, por eso merece todo el respeto. Sus políticos siempre fueron leales a sus principios, a la Iglesia, al Capital, a los poderes fácticos heredados del franquismo. La gran traición ideológica en España – ya en el siglo XX y XXI- es producto de la desastrosa metamorfosis del PSOE, agrupación que propició, junto al PP, la corrupción, la deshumanización de las conciencias, la satanización de la izquierda y la paulatina desintegración de los Derechos Humanos.

Ya en sus tiempos un jubiloso Alfonso Guerra se atrevía a decir: “A mi izquierda, el abismo”, sentencia que refleja la filosofía y el espíritu de ese rancio centro político que siempre se arrima a los poderes dominantes que construyen “fábricas de influencia”. Las tácticas y estrategias de la Troika hispana se dirigen a provocar la fractura de Podemos atacando y desprestigiando a los portavoces del 15-M que llevaron al Parlamento la voz de los indignados.

El movimiento del 15-M, que devolvió la esperanza a millones de españoles que ya no se tragaban las promesas del PP y PSOE, propuso un nuevo modelo de gobernar basado en la justicia social e hizo que descendiera la política a la calle y que los ciudadanos de a pie, generalmente ignorados, denunciaran la hipocresía de las elites que vienen rechazando desde tiempos ha la creación de una verdadera democracia.

Seria injusto afirmar que todas las abejas del PSOE bailan narcotizadas alrededor de su reina. En sus filas –me imagino- debe haber legiones de descontentos que no dan un paso a la izquierda “por miedo al abismo de Guerra”, o por comodidad, por el chollo de las prebendas. También seguro que hay un número importante de ellos que no ven con malos ojos regresar a sus principios fundacionales.

El abogado y activista Manolo Monereo[1] describe -en un reciente análisis publicado en SurAméricaPres-, como “las cloacas periodísticas del Estado y demás aparatos paralelos de los que mandan” planearon en su día “destrozar a IU y poner fin a la carrera política de Julio Anguita”.

Para eliminar a la izquierda –agrega- no hace falta unir a todas las elites reaccionarias ¡qué va! sólo se precisa juntar a los precisos, “a los cabales, a los determinantes en este tipo de operaciones… Hay que encontrar un medio que haga de vanguardia para salvar al PSOE: ese honor le toca a El País y al mundo mercenario de PRISA”.

Últimamente El País no deja de sacar en su primera página a su bulldog Felipe González para lanzar toda su artillería contra Pablo Iglesias, al que pide insistentemente, entre ladrido y ladrido, que denuncie la existencia de presos políticos en Venezuela. Aunque el líder de Podemos ha repetido mil veces que está en contra de que cualquier persona sea encarcelada por sus ideas políticas, eso al ex socialista no le basta.

¡Por Júpiter, F.G.! ¿Acaso alguien te pregunta si en tu condición de consejero de Gas Natural FENOSA – con un sueldo anual de 127.000 euros- y como miembro del Comité de Sabios de la UE proponías insistentemente que los más afectados por la crisis no sufrieran cortes de luz y agua para aliviar su descenso a los infiernos?¿Denunciaste alguna vez en el corazón de tu Europa los rescates a la banca a costa de machacar con impuestos al pueblo que dejaste de defender?

Y vuelve a cantar Quiquiriquí el Noble Gallo Beneventano para convocar a todos los que en su día estuvieron en la Puerta del Sol e invitarles a mantener viva, muy viva, la llama prometeica. ¡Que El País y su tropa mercenaria sigan haciendo el trabajo sucio de la derecha y poniendo “la alfombra roja” al PSOE! Eso no les bastará para enterrar al dragón que despertó el 15-M.

 

Notas:

[1] Su análisis lleva por título “Objetivo: Demoler a Pablo Iglesias y romper Podemos” .Manolo Monereo trabajó, junto a Julio Anguita, en el Consejo Político Federal de IU. Es autor de varias obras, entre ellas, “El socialismo en la obra y la vida de el Ché”, Ed. El Viejo Topo, 2001.

Artículo publicado en Opinión y etiquetado , , , , , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.