Carta abierta a PAPA FRANCISCO ante su llegada al Estado de Chiapas y México.

Con atención a Jefe de la Misión
Christophe Pierre, Nuncio Apostólico
Llega su santidad a un México que duele, desgarrado, profundamente herido,  y lleno de sangre inocente derramada. Llega usted a un México que le clama a gritos palabras de consuelo y paz, pero que también pide que por medio de su voz, la iglesia condene los atroces crímenes que se están cometiendo en México con total impunidad.
 
En México estamos viviendo un atroz escenario continuo de masacres y de limpieza social con formas de tortura inimaginables  dirigida contra miles de mexicanos y mexicanos cometida por supuestos grupos de la delincuencia organizada; sin embargo, la realidad va demostrando que lo que se vive en México es un crimen de Estado y el genocidio que está viviendo nuestro pueblo cuenta con el aval y la aquiescencia del gobierno mexicano. Ya no hay palabras para expresar el horror que vivimos día a día los mexicanos y miles de hermanas y hermanos migrantes que atraviesan nuestro país huyendo de la violencia y buscando una vida mejor en Estados Unidos: miles de fosas, desapariciones forzadas, ejecuciones sumarias, secuestros, tortura, trata, violaciones cotidianas de Derechos Humanos cometidas con total impunidad por elementos del ejército, marina, policías federales y estatales, gobiernos municipales y estatales y la delincuencia organizada.
 
Este horror es parte de una estrategia de violencia y de crímenes de lesa humanidad que tiene como objetivo generar las condiciones para apropiarse de tierras y territorios de comunidades y pueblos en donde existen recursos y que son ambicionados por el capital nacional y extranjero, ello mediante el uso de grupos de la delincuencia organizada, ejército, marina, policías federales y estatales. Las reformas estructurales impulsadas por el gobierno de Enrique Peña Nieto han legalizado el despojo y saqueo de las tierras y territorios campesinos e indígenas,  el agua, los bosques, selvas, minerales. Y ante quienes resistan o se organicen por defender su vida y territorios se usan grupos de la delincuencia, paramilitares y/o fuerzas armadas y policiales para destruirlos y desarticular su resistencia, siendo la desaparición forzada y la ejecución sumaria una de sus prácticas y que han sumido a México del horror, sangre y miles de fosas que no cesan.
 
La masacre de Iguala Ayotzinapa despertó el clamor nacional y mostró al mundo el horror de más de 50,000 desapariciones forzadas y más de 180, 000 ejecuciones sumarias cometidas en México desde el año 2006 justo cuando el gobierno mexicano decide que el ejército, marina  y federales asuman las tareas de vigilancia se dispararon las graves violaciones de Derechos Humanos. Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto y sus respectivos secretarios de Gobernación, Marina, Ejército, Policía Federal y de Seguridad Pública son los principales responsables de estos crímenes de lesa humanidad y de genocidio.
 
Gobierno trabajando junto a criminales, miles de denuncias de militares y marinos al servicio y protegiendo a la narcodelincuencia organizada que tiene protección y ha crecido al amparo de una clase política que tiene manchadas las manos de sangre, y que tienen como representante al gobierno de Enrique Peña Nieto. Guardar silencio en su visita a México sobre la grave crisis de Derechos Humanos que se vive en nuestro país que ha llevado a un escenario de más de 50,000 desparecidos, 180,000 ejecutados, persecución y asesinato de defensores de Derechos Humanos, sería una traición al pueblo mexicano creyente que pide su intermediación para que el horror que se vive en México sea conocido ante el mundo y para que la comunidad internacional se sume para parar esta barbarie contra un pueblo indefenso: el clamor de padres de normalistas de Ayotzinapa y de miles de familiares de desaparecidos no puede ser ignorados por usted en su visita a México. Guardar silencio y no recibir a los padres y normalistas de Ayotzinapa sería condenable.
 
Lamentamos que ante la grave situación de Derechos Humanos que se vive en México, el Consejo del Episcopado Mexicano y la orden de los Jesuitas están más preocupados en colocar una agenda fuera de lugar para que su santidad se pronuncie y respalde a la derecha venezolana que aspira a retomar el gobierno, mientras se anuncia que usted no se pronunciará sobre el horror que estamos viviendo millones de mexicanos y mexicanos y que alcanza una grave crisis de Derechos Humanos con epicentro en más de 27,000 personas con nombre desaparecidas forzadamente y 150,000 personas ejecutadas.
 
Lamentamos que la seguridad de su visita corra a cargo del Estado Mayor y del ejército quienes son responsables de atroces crímenes de lesa humanidad y que en voz de funcionarios del gabinete del gobierno de México es intocable y cuanta con total libertad sin rendición de cuentas para cometer actos de barbarie como se perfila en su participación en la masacre de Iguala y lo ha documentado el informe del GIEI-Ayotzinapa de la CIDH.
 
Quién anuncia y presume que le dará la bienvenida en el aeropuerto Ángel Albino Corzo y se apresta a capitalizar para su provecho su visita a Chiapas es quien como gobernador Manuel Velasco Coello le puso precio  a la vida de un bebé indígena y pobre muerto por una negligencia médica por la cantidad de 4,500 pesos. Es el precio que le puso a las decenas de bebés que sufrieron una reacción a una vacuna aplicada por instituciones de salud del gobierno y que costó la vida de dos bebés y que decenas de ellos aún sigan requiriendo atención médica. $ 4,500 pesos para que sus padres se callaran y dejaran de denunciar la muerte de bebés en la comunidad indígena de La Pimienta del municipio de Simojovel. Esta desgracia fue conocida en todo México gracias a la valiente denuncia del párroco de Simojovel Marcelo Pérez.
 
Miles de niños y niñas indígenas siguen sufriendo desnutrición y muriendo por la falta de medicinas y atención médica en comunidades. En Chiapas los niños y niñas indígenas siguen muriendo por una gripa o diarrea, o antes de nacer por la falta de médicos y hospitales que condenan a las mujeres a morir antes y durante el parto.
 
En Chiapas, el gobierno por intereses que tiene junto a empresas extranjeras para invertir en minería, represas, infraestructura, petróleo se ha concesionado y otorgado más de 100 permisos para minería a cielo abierto que por lo menos ocupan un 15% del territorio estatal.  Mientras que se persigue a quienes defiende la vida y el territorio y  ya han denunciado los graves daños a la vida, a la salud y a la madre tierra por las mineras extranjeras que ya operan en Chicomuselo,Escuintla e Ixhuatán.
 
En Chiapas, el gobierno de Manuel Velasco Coello alienta la violencia entre las comunidades y organizaciones y ha mostrado una gran negligencia para resolver los conflictos que se suscitan y que pueden tener consecuencias la pérdida de vidas. Bajo el actual gobierno existen señales graves de que se han reactivado y creado grupos paramilitares ligados a los partidos del PRI y PVEM principalmente y que aterrorizan en distintos municipios de Chiapas a los pobladores y han cometido crímenes con total impunidad alcanzando la violencia a sacerdotes de la iglesia católica como el párroco de Simojovel Marcelo Pérez quien ha sido amenazado de muerte y han puesto un precio que pagarán a quién lo ejecute. De igual forma, han corrido riesgos el sacerdote Heriberto Cruz Vera ante la violencia de grupos armados y paramilitares que incluso realizaron disparos hacia la parroquia de San Mateo en Tila;  y el párroco de San Dionisio en Pueblo Nuevo Solistahuacán, Fray Blas Alvarado Jiménez quien ha sido amenazado de muerte y han intentado desaparecer sujetos ligados a la delincuencia organizada y al Ayuntamiento Municipal, ello por su lucha valiente en defensa de los migrantes que transitan por esa región.
 
En Chiapas se protege y ampara a grupos cercanos a la delincuencia organizada con complicidad del gobierno de Chiapas actual para que trafiquen, secuestren, violen a hermanos migrantes que forzosamente tienen que transitar por Chiapas. En Chiapas se detiene y condena por trata sin ninguna posibilidad de defensa a las víctimas de este delito; mujeres centroamericanas recluidas y condenadas mientras que se protege y ampara a los victimarios que son funcionarios de alto nivel en instituciones de migración y del gobierno estatal.
 
El rostro del verdadero Chiapas que ha sido y continúa siendo agraviado por el gobierno de Manuel Velasco Coello se está mostrando mediante las distintas protestas de campesinos e indígenas en la plaza de la resistencia frente a la Catedral de San Cristóbal a tres días de su llegada. Llega usted a Chiapas en una grave crisis política y de Derechos Humanos ocasionada por el gobierno de Manuel Velasco Coello.
 
Le pedimos que no guarde silencio ante lo que ocurre en México y Chiapas, y que luego de su visita no cese de estar pendiente de lo que ocurre en Chiapas, ya que se espera una sistemática y agresiva criminalización y represión gubernamental ante el grave descontento de comunidades y pueblos que se multiplican en Chiapas y un clima preocupante de graves violaciones de Derechos Humanos.
 
Comité de Derechos Humanos de Base de Chiapas Digna Ochoa.
*Fuente: Movimientos
Artículo publicado en Declaraciones y etiquetado , , , , , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.