¡El Servicio Médico Legal simuló el peritaje de fotografías de la autopsia de Allende !

Los médicos del Servicio Médico Legal (SML) no tomaron fotografías al presidente Allende cuando le practicaban la autopsia la noche del 11 de septiembre de 1973 en el Hospital Militar, porque allí carecían de los medios para hacerlo, ni nadie, entre tanto, las habría tomado, según consta en la declaración judicial (1) del 19 de mayo de 2011 de uno de aquellos médicos (2).

Sin embargo, en el informe pericial del mismo Servicio, del 18 de julio del mismo año, divulgado en la Web del Poder Judicial como Análisis Integrado de peritos internacionales y del SML (3), se exhiben “fotografías disponibles en el expediente relacionadas con la Necropsia” de Allende, según reza en el encabezamiento del anexo 1 del mismo (4). Aunque en la leyenda del mismo anexo se precisa que aquellas no son en realidad fotografías, sino “fotocopias en blanco y negro de pobre calidad” de fotografías, esta deficiencia gráfica no impidió que aquellos peritos describieran la localización y extensión de las lesiones en la cabeza de aquel cadáver y dictaminaran la concordancia de éstas con las lesiones descritas en el informe de la autopsia del presidente Allende (4).

Nota 4 Anexo 1

“Las fotografías tomadas al cadáver del Presidente Allende en el pabellón de Otorrinolaringología del Hospital Militar de Santiago, disponibles en el expediente en fotocopias en blanco y negro de pobre calidad, muestran importantes lesiones a nivel de la cabeza. Las principales se encuentran a nivel submentoniano, en la región ciliar derecha y en la región fronto-parieto-occipital izquierda. Todas ellas compatibles con lesiones por proyectil balístico de alta velocidad y concordantes con los informes de la época, tanto en el protocolo de autopsia como en el informe del Sitio del Suceso de la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones de Chile y con los hallazgos actuales.” [Texto tomado del Informe de los Peritos Forenses Internacionales y del SML. Página 16. Ver Informe completo en formato pdf: http://www.lanacion.cl/noticias/site/artic/20110719/asocfile/20110719184050/analisis_integrado.pdf].

Hay que destacar que la trascendental información médico-legal recién reseñada no se puede verificar, porque las seis fotocopias de fotografías relacionadas con la autopsia de Allende, que para ilustrarla se reproducen en aquel anexo, paradójicamente, no muestran nada (4). Y aunque aquello pudo ser causado por un craso error técnico al reproducir las “fotocopias de pobre calidad” en dicho anexo, es increíble que aquellos diez peritos internacionales y del SML no lo hubiesen observado y actuado en consecuencia.

En cualquier caso, los peritos internacionales y del SML consignaron en la leyenda del citado anexo que aquellas “fotocopias de pobre calidad están disponibles en el expediente” (4). Y en el “expediente”, es decir, en el proceso de la Justicia Militar sobre la muerte del presidente Allende (5), constan trece fotocopias de pésima calidad gráfica (6), entre las que se encuentran las seis “fotocopias de pobre calidad” que aquellos peritos reprodujeron en el anexo 1 de su Análisis Integrado (7).

Aquellos peritos no explican por qué “las fotocopias de pobre calidad” disponibles en el proceso militar corresponden a fotografías que están relacionadas con la autopsia de Allende, a pesar de que en el mismo proceso, que ellos afirman haber consultado (3), existe información que permite concluir que no lo están. En efecto, aunque aquellas trece fotocopias (6) podrían corresponder a las “trece fotografías tomadas durante la autopsia” de Allende que son citadas en el Informe de Balística de febrero de 1974 (8), la información siguiente descarta esa posibilidad:

En el recién citado Informe de Balística aquellas “trece fotografías tomadas durante la autopsia” de Allende (8) son consideradas un “antecedente” que el Instructor del Proceso aportó junto con el correspondiente informe de aquella autopsia (8). Pero, curiosamente, en los antecedentes aportados por el Instructor del Proceso no consta que lo acompañe ninguna fotografía, ni tampoco se menciona que durante la autopsia se tomara alguna (9). Y resulta mas llamativo aún que en aquel informe de balística estén transcritas las principales lesiones descritas en el Informe de la Autopsia (8), pero que ninguna de aquellas “13 fotografías” se haya utilizado para ilustrarlas.

Y en el resto del proceso militar tampoco consta la identidad de la Institución que habría remitido aquellas “trece fotografías” a su Instructor, asi como tampoco se informa acerca de la identidad del fotógrafo que las tomó, ni el número del protocolo de la autopsia a la que pertenecen (5). La lectura del proceso militar permite concluir, pues, que durante la autopsia del presidente Allende no se tomaron fotografías, lo que concuerda, recordémoslo, con la declaración judicial de uno de los médicos del SML que estuvo presente en la autopsia y que firmó el correspondiente informe (2,9). En consecuencia, el dictamen de los peritos internacionales y del SML que se sustentaría en la observación de fotocopias de “fotografías relacionadas con la autopsia” de Allende (4) queda desmentido de raíz, por la simple y sencilla razón que durante la autopsia no se hicieron fotografías.

Dado que en el proceso militar consta, no solo, una orden escrita de su Instructor para que “dos peritos” fotografiasen el cuerpo de Allende en el Hospital Militar el 11 de septiembre de 1973, sino también un certificado de que ésta fue cumplida por “dos peritos fotográficos del Servicio de Inteligencia Militar” (5), hay que considerar la posibilidad de que aquellas “trece fotografías” hubiesen sido tomadas por “peritos” de la Dirección de la Inteligencia Militar (DINE).

Sabemos que en el proceso figura un escrito de la DINE para notificar al Instructor del mismo la remisión de 25 fotografías relacionadas con “el suicidio” del presidente Allende, identificadas numéricamente y detallando que las mismas fueron tomadas por el Laboratorio de la Policía Técnica (LAPOTEC) y remitidas por este Laboratorio a la DINE (5). Entonces, si los “peritos fotógrafos” de la DINE, cumpliendo la orden del Instructor del Proceso, hubieran sido los que tomaron las “trece fotografías” del cuerpo de Allende en el Hospital Militar, ¿por qué en el Proceso no figura el escrito del Instructor solicitando a la DINE su remisión ni el correspondiente escrito de la DINE notificándola? (5).

La hipótesis, acorde a la consideración que suscita la pregunta, es que los “peritos fotógrafos” de la DINE no tomaron aquellas “13 fotografías” porque el fiscal Erlbaum nunca dió la orden de tomarlas, aquel 11 de septiembre. Y esta posibilidad es reforzada por el hecho de que aquel Fiscal no inició el proceso por la muerte de Allende el mencionado día 11, sino ¡nueve días más tarde!, según consta en la edición del 21 de septiembre de 1973 del periódico El Mercurio (10).

Las serias dudas acerca de la autenticidad de la citada orden del Fiscal y, consecuentemente, del certificado de su cumplimiento, se refuerzan por el hecho de que la firma del “Secretario” que ahí figura no es la de José Jarpa Cortés (11), quien por entonces era el Secretario de la Primera Fiscalía Militar, según consta en la carátula del proceso (5). ¿De quién es, pues, aquella firma? Las respuestas que el señor Jarpa Cortés habría dado a por qué no consta su firma en aquella orden del Fiscal, ni en el certificado de su cumplimiento y de quién es la que ahí consta fueron abortadas por el Instructor del reciente sumario sobre la muerte de Allende, el magistrado Mario Carroza Espinosa. El juez Carroza ordenó que se citara al señor Jarpa Cortés a declarar en calidad de Secretario de aquella Fiscalía (12), pero unos días después dio otra orden, sin justificarla, para que su citación fuera anulada (13) , la que nunca más se activó.

En el presente trabajo se cita el proceso militar instruido por el fiscal Erlbaum Thomas, pero se debe precisar que se trata en realidad de una copia del mismo que aquel, siendo Brigadier (r) del Ejército, entregó al magistrado Carroza durante su reciente declaración (5).

Aquella copia está constituida por 291 “fojas” impresas en “papel fax”, las que fueron fotografiadas por peritos del Laboratorio de Criminalística Central (LACRIM), obteniendo así una secuencia fotográfica archivada digitalmente, donde se advierte que la calidad de las imágenes fotográficas no puede corregirse ni mejorarse por estar impresas en “soporte papel” (14).

En concreto, las fotografías que el LACRIM tomó de aquellas 13 fotocopias de fotografías del cuerpo de Allende están reproducidas en las respectivas páginas de la transcripción de la copia del proceso militar (5), en las que se constata la pésima calidad gráfica en que se encuentran (15). Y seis de aquellas trece reproducciones fotográficas se corresponden con las “fotocopias de pobre calidad” que están reproducidas en el anexo 1 del Análisis Integrado de los peritos internacionales y del SML, como se comprueba en la nota siguiente (16).

Nota 16

Luego de lo reseñado, en el presente trabajo se han analizado aquellas 13 fotocopias, de pésima calidad gráfica, disponibles en la copia del proceso militar, que según afirman los peritos internacionales y del SML, recordémoslo, corresponderían a fotografías relacionadas con la autopsia de Allende en el Hospital Militar (4). De ese análisis constatamos:

  1. Que ninguna de ellas corresponde a una fotografía tomada a una distancia que permita ilustrar con detalle las lesiones de la cabeza del cadáver descritas en el informe de la autopsia de Allende (9).
  2. Que ninguna de ellas corresponde a una fotografía en la que figure el número del protocolo de la autopsia practicada a Allende (9).
  3. Que ellas corresponderían a fotografías tomadas cuando el cuerpo yacía no sobre la mesa de autopsia, donde según el fiscal Erlbaum, le habría sido practicada al presidente Allende (5), sino sobre una camilla de transporte sanitario, como se muestra en la nota siguiente (17).

Las evidencias recién reseñadas corroboran la conclusión antes argumentada y documentada de que, las 13 fotocopias de pésima calidad gráfica que figuran en la copia del proceso militar, no corresponden a fotografías tomadas durante la autopsia de Allende.

Consideración aparte merece la pésima calidad gráfica de aquellas “13 fotocopias de fotografías” a la que habría contribuido, que duda cabe, que fueran impresas en “papel fax” (14). La consecuencia es que una gran parte del contorno de la cabeza del cadáver aparece desdibujada en un fondo grisáceo difuso con el que se confunden no solo el entorno, sino también partes de la misma (18). Este hecho –la pésima calidad de las imágenes- descarta totalmente la posibilidad que los expertos internacionales y del SML hayan podido constatar que las lesiones que las imágenes mostrarían, en la mitad izquierda de la bóveda craneana y por debajo del mentón de la cabeza del cadáver, concuerden con las descritas en el informe de la autopsia de Allende, según consta en la leyenda del Anexo 1 de su Análisis Integrado.

En efecto, la descripción que los citados peritos hacen de la lesión en la “región fronto-parieto-occipital izquierda” es cuestionada por el hecho de que, en aquellas fotocopias que muestran el perfil izquierdo de la cabeza del cadáver, ni se vislumbra la parte “occipital” de la misma, porque está confundida con aquel fondo grisáceo difuso, como queda evidenciado en la nota siguiente (19). Es imposible que vean lo que no se puede ver.

Dos de aquellas fotografías fueron tomadas de tal modo que debieron mostrar la región inferior del mentón, pero ésta apenas se vislumbra en las fotocopias de las mismas (20), porque aparece desdibujada, en un fondo grisáceo difuso, que impide incluso distinguir su continuidad anatómica con el resto del cuello. Así pues, es increíble que los peritos internacionales y del SML pudieran apreciar, en aquellas “fotocopias de pobre calidad”, una “lesión” bajo el mentón, y que, basados en esta conclusión, dictaminasen que concuerda con la lesión descrita bajo el mentón en el informe de la autopsia de Allende. Esta conclusión no podría calificarse sino como una falacia pericial. En efecto, en el recién citado informe se describe bajo su mentón el orificio de entrada del proyectil, del que ahí se detalla la forma, el tamaño, la presencia de sustancia negruzca tanto en sus márgenes, donde forma un halo cuya anchura está medida, como en sus bordes y sus seis desgarros (9), sin que ninguno de estos datos ni siquiera se vislumbre en “la lesión” que muestran las fotocopias de pobre calidad que aquellos peritos habrían observado (20).

La conclusión de lo que se denuncia en los tres párrafos anteriores es que las reproducciones de las “fotocopias de pobre calidad”, en el anexo 1 del Análisis Integrado, fueron manipuladas para que nada mostraran, porque la observación de lo poco que muestran desmiente lo que los peritos internacionales y del SML han dictaminado de las mismas en dicho anexo.


Acerca del autor

– El autor, Julián Aceitero Gómez (Córdoba -España-, 1955), es doctor en medicina y autor de dos artículos publicados en piensaChile que fueron incorporados a la Causa Rol No. 77/2011 sobre la muerte del presidente Allende por la parte querellante ADDHEE Ong & COGEMAR; asimismo, es co-autor del artículo “Lo que los lentes de Allende nos permiten ver”, relacionado con la misma causa judicial, también publicado en piensaChile. Su trabajo “Los residuos de disparo en la cabeza de Allende no se corresponden con el disparo a contacto bajo su mentón”, publicado por El Clarín de Chile, fue remitido por la misma parte querellante a la Corte Suprema para su consideración como antecedente en esta Causa. Además, ha publicado en piensaChile los artículos siguientes sobre la misma Causa: “La falsificación del informe de la autopsia de Allende”, “La versión oficial de la muerte de Allende el 11 de septiembre de 1973: I. La identidad de las autoridades que entonces la establecieron”,La Corte Suprema ante la falsificación del informe de la autopsia de Allende”, “La falsificación de los documentos médico legales de la muerte de Allende publicados en el libro La Conjura”, “La acreditación por el Poder Judicial del proceso militar sobre la muerte de Allende es una farsa”,Las falsedades del Informe del sitio donde se halló el cadáver de Allende”,La falsedad de la ilustración sumarial de la posición en que fue hallado el cadáver de Allende”, “El arma peritada por la Sección de balística de la Policía Técnica no fue la que se halló junto al cadáver de Allende”, “La representación sumarial de la posición del fusil y de la postura adoptada por Allende al momento del disparo es falsa” y “Las fotografías tomadas donde se encontraba el cuerpo de Allende no se han peritado en la investigación judicial sobre su muerte”.

 

NOTAS

(1) Causa Rol 77/2011 del 34º Juzgado del Crimen de Santiago de Chile. Instructor: Magistrado Mario Carroza Espinosa. Fecha de apertura: 25/01/2011. Fecha de Sobreseimiento Total y Definitivo: 13/09/2012.

(2) Declaración del médico legista José Luis Vásquez Fernández del 19 de mayo de 2011 en las fojas 802 y 803 de la Causa Rol 77-2011 (1). De la foja 803 se transcribe la respuesta del citado médico al Instructor del sumario: “A su pregunta, como médicos del Servicio Médico Legal no tomamos fotografías del cuerpo [de Allende], ya que no teníamos los medios para hacerlo, y no recuerdo que alguien hubiese tomado imágenes del cuerpo [de Allende] mientras estuvimos realizando el procedimiento.”

(3) Informe de Exhumación y análisis multidisciplinario del cadáver de Salvador Allende Gossens o Análisis Integrado, abreviadamente. En fojas 1359 a 1378 de la Causa Rol 77-2011 (1). Disponible en los vínculos:

http://www.poderjudicial.cl/noticias/File/Analisis%20integrado.pdf?opc_menu=&opc_item=

http://www.lanacion.cl/noticias/site/artic/20110719/asocfile/20110719184050/analisis_integrado.pdf

 

(4) Del Análisis Integrado (3) se reproduce el Anexo 1, en la foja 1374 de la Causa Rol 77-2011 (1):

 

Nota 4

“Las fotografías tomadas al cadáver del Presidente Allende en el pabellón de Otorrinolaringología del Hospital Militar de Santiago, disponibles en el expediente en fotocopias en blanco y negro de pobre calidad, muestran importantes lesiones a nivel de la cabeza. Las principales se encuentran a nivel submentoniano, en la región ciliar derecha y en la región fronto-parieto-occipital izquierda. Todas ellas compatibles con lesiones por proyectil balístico de alta velocidad y concordantes con los informes de la época, tanto en el protocolo de autopsia como en el informe del Sitio del Suceso de la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones de Chile y con los hallazgos actuales.” [Texto tomado del Informe de los Peritos Forenses Internacionales y del SML. Página 16. Ver Informe completo en formato pdf: http://www.lanacion.cl/noticias/site/artic/20110719/asocfile/20110719184050/analisis_integrado.pdf].                                                                                   NdR piensaChile: Pero estas fotocopias de fotografías aparecieron para ellos recién en junio del 2011, es decir, ¡41 años después de la muerte de Salvador Allende!. ¿Quién lo cree?

(5)  Copia del Proceso Rol No. 1032/1973 de la Primera Fiscalía Militar dependiente del Segundo Juzgado Militar de Santiago. Fecha de Inicio, ordenado por el general del Ejército Sergio Arellano Stark, el 28 de diciembre de 1973. Instructor: Mayor (J) Joaquín Erlbaum Thomas. Fecha de Sobreseimiento Total y Definitivo: 2 de abril de 1975 aprobado por el general del Ejército Julio Polloni Pérez y el auditor del Ejército José Horacio Ried Undurraga.

La copia del proceso, impresa en “papel de fax”, fue entregada por el brigadier (r) del Ejército Joaquín Erlbaum Thomas durante su declaración judicial de 3 de marzo de 2011 al Instructor de la Causa Rol 77-2011 (1) y se encuentra bajo custodia del Tribunal como Anexo No. 9-2011.

Sus 291 páginas fueron fotografiadas por el LACRIM, resultando el Anexo No. 31-2011. Estas 291 fotografías fueron transcritas por un perito documentalista del LACRIM (14), resultando el documento pericial Anexo No. 64-2011 que se encuentra bajo custodia del Tribunal: Transcripción de la copia del Proceso Rol No. 1032/1973 (Acompaña al Informe Pericial Documental 1350/2011 de 26/08/2011 del LACRIM. En fojas 1998 a 2003 de la Causa Rol 77-2011 (1).

(6) Las 13 fotocopias de fotografías del cuerpo del presidente Allende están disponibles en las fojas 74 a 78 de la copia del proceso militar (5).

(7) Véanse en la nota (16) y compárense con las imágenes reproducidas en la nota (4).

(8) Copia del Informe No. 88 que amplía el Pre Informe de 12 de septiembre de 1973, realizado por la Sección de Balística del Laboratorio de la Policía Técnica (LAPOTEC) el 25 de febrero de 1974: En las fojas 140 a 152 vta. de la copia del proceso Rol No. 1032/73 que corresponden a las páginas 183 a 196 de la Transcripción del LACRIM de aquel proceso (5).

(9) Copias del Informe de Autopsia 2449/73 correspondiente a Salvador Allende Gossens:

-En las fojas 6 a 9 del Proceso Rol No. 1032/73 que corresponden a las páginas 7 a 12 de la Transcripción del LACRIM de aquel proceso (5).

-En las fojas 1244 a 1249 de la Causa Rol 77/2011 (1). Esta copia fue remitida por el II Juzgado Militar de Santiago al Instructor de dicha Causa.

Una copia idéntica a las anteriores fue publicada por Archivos de Chile. Disponible en: http://archivoschile.org/wp-content/uploads/2012/01/730911-Informe-Autopsia-Allende.pdf

-En las fojas 18 a 23 de la Causa Rol 77/2011 (1). Esta copia fue remitida por el Servicio Médico Legal y es una falsificación de cualquiera de las dos anteriores o de su matriz, como se demuestra en el artículo La falsificación del informe de la autopsia de Allende, disponible en el vínculo siguiente:

http://piensachile.com/2013/12/la-falsificacion-del-informe-de-la-autopsia-de-allende/

 

(10)  Investigación de Fiscal determina suicidio de Allende, publicado el 21 de septiembre de 1973 por El Mercurio: En la foja 1813 de la Causa Rol 77/2011 (1) y su transcripción en las fojas 1822 a 1826 de la misma Causa.

(11)

Nota 11

(12) Oficio del magistrado Carroza a la Brigada de DD.HH. para ubicar y citar a declarar a José Olegario Jarpa Cortés. En la foja 2095 de la Causa Rol 77/2011 (1).

(13) Oficio del magistrado Carroza a la Brigada de DD.HH. para anular, sin motivar, el oficio anterior (12). En la foja 2094 de la Causa Rol 77/2011 (1).

(14) Informe Pericial Fotográfico de 28/04/2011 del Laboratorio de Criminalística Central (LACRIM). En las fojas 649 a 651 de la Causa Rol 77/2011 (1).

(15) Se reproducen conjuntamente aquí, indicando el número de la foja de la copia del proceso (6) donde están disponibles:

 Nota 15

 

(16)  Las imágenes corresponden a las seis fotocopias de fotografías del cuerpo de Allende que están reproducidas en el anexo 1 del Análisis Integrado (4). Las imágenes están tomadas de las Transcripción de la copia del proceso militar realizada por el LACRIM (5):

Nota 16
Compárese estas imágenes con las de la nota (4)

 

 (17)  Las tres imágenes reproducidas han sido tomadas de las fojas 78, 80 y 76,  respectivamente, de la copia del proceso Rol No. 1032/1973 (5).

Nota 17

 (18)  La imagen reproducida ha sido tomada de la foja 78 (inferior) de la copia del proceso Rol No. 1032/1973 (5).

 

Nota 18

(19) La imagen reproducida ha sido tomada de la foja 80 de la copia del proceso Rol No. 1032/1973 (5).

Nota 19

 (20)

Nota 20

Las dos imágenes reproducidas han sido tomadas de la foja 76 de la copia del proceso Rol No. 1032/1973 (5).

 

 

Artículo publicado en Análisis, Historia - Memoria y etiquetado , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.