El arma peritada por la Sección de balística de la Policía Técnica no fue la que se halló junto al cadáver de Allende

El hallazgo de un arma de fuego junto al cadáver del presidente Allende en el salón Independencia de La Moneda el 11 de septiembre de 1973 consta en el Pre-Informe que la Sección de Balística del Laboratorio de la Policía Técnica confeccionó al día siguiente (1), pero en el mismo no quedó consignado ningún dato identificatorio de aquella arma, es decir, ni su marca, ni su modelo, ni su calibre, ni el país fabricante, ni su número de serie, lo que en definitiva imposibilita su rastreo.

En el primero de los croquis y en la primera fotografía que acompañan al citado Pre-Informe se observa la posición del arma cuando los respectivos peritos del Laboratorio de la Policía Técnica, en adelante LAPOTEC, ingresaron en el sitio donde se hallaba el cadáver del presidente Allende (2), mientras que en el croquis siguiente y en otra fotografía se observa la posición “primitiva” de aquella arma luego de que aquel la disparase, según el médico Patricio Guijón Klein (3).

En las leyendas de aquellos croquis y de aquellas fotografías tampoco se especifica la marca/modelo del arma, a pesar de que se dibujaron y/o fotografiaron detalles de la misma, tales como el gran cargador curvo que caracteriza al fusil de asalto AK (Avtomat Kalashnikov), una “depresión” rectangular de pequeña extensión en la superficie del cajón de los mecanismos que caracteriza al fusil AKM(Modernizirovanniy), es decir, al modelo modernizado del fusil AK-47, y una culata plegable (Skladnoy). Todos estos detalles se observan en la fotografía del arma hallada junto al cadáver de Allende que fue tomada por el perito forense Contreras Riquelme (3) y permiten identificarla como un fusil AKMS,acrónimoen rusode Avtomat Kalashnikov Modernizirovanniy Skladnoy, que traducido al español significa [Fusil] Automático Kalashnikov Modernizado Plegable (4).

La burda omisión en aquel Pre-informe de los datos identificatorios del fusil relacionado con la muerte del presidente Allende, que fue suscrito por dos peritos balísticos, el Jefe de la Sección de balística y el Jefe del LAPOTEC (1), debe de ser examinada conjuntamente con los tres hechos siguientes:

El primero, que en el Informe Dactiloscópico de 20 de septiembre de 1973 consta que el experto en huellas que examinó el arma hallada junto al cadáver de Allende consignó su número de serie: PL-1651 (5).

   El segundo, que el Inspector Pedro Espinosa Valdés y el Detective Julio Navarro Labra de la Brigada de Homicidios, que también inspeccionaron el sitio donde se hallaba el cadáver de Allende, consignaron el número de serie del arma allí encontrada, pero de manera incompleta porque omitieron su prefijo PL, según consta en el Parte policial de 12 de septiembre de 1973 de aquella Brigada (6).

El tercero, que en el referido Parte policial de la Brigada de Homicidios se advierte que “por insinuación” de uno de aquellos peritos balísticos, Carlos Davidson Letelier, el arma tampoco fue descargada en el sitio donde fue hallada junto al cadáver de Allende y, en consecuencia, no se determinó el número de cartuchos que había en su cargador ni si había alguno en su recámara (6).

En el recién citado Parte policial consta también que aquella arma, con su cargador puesto, “quedó en poder del general Javier Palacios Ruhmann para su remisión a la Fiscalía Militar” (6). Sin embargo, este General, que instantes después exhibió aquel fusil en la puerta de Morandé 80 de La Moneda durante la entrevista que concedió al periodista Claudio Sánchez del Canal 13 (7), no remitió aquella arma al Fiscal militar, sino que la entregó al Servicio de Inteligencia del Ejército, según consta en su propia declaración de 22 de octubre de 1973 ante el fiscal militar Erlbaum Thomas (8), Instructor del Proceso militar sobre la muerte de Allende (9 y 10).

Hay que denunciar, pues, no solo que el citado fiscal Erlbaum no acudiese al sitio donde se halló el cadáver del presidente Allende para recoger y consignar aquella arma relacionada con su muerte, porque así lo establece el artículo 25 del Código de Justicia Militar (11), sino también que en la reciente indagatoria judicial sobre la misma muerte (12), su Instructor, magistrado Carroza, ni siquiera le haya preguntado por qué el general Palacios se quedó con aquella arma para entregársela, según informó la Brigada de Homicidios (6), pero no lo hizo (8).

Aquel Fiscal militar, un mes después de que ante él declarara el general Palacios, requirió al LAPOTEC su informe pericial definitivo sobre aquella muerte, pero la Sección de balística del citado Laboratorio, reiterando las consideraciones por las que las conclusiones de su Pre-Informe de 12 de septiembre de 1973 eran provisionales (1), respondió el 7 de diciembre del mismo año que no atendería su requerimiento porque no había recibido los antecedentes para practicar los peritajes correspondientes, entre los que especifica “el arma empleada” (13), la misma que con su cargador puesto, recordémoslo, quedó en poder del general Palacios (6) y éste entregó al Servicio de Inteligencia Militar (8).

El citado Fiscal solicitó entonces a dicho Servicio que le fueran remitidas todas las especies del presidente Allende recogidas en el sitio donde su cadáver fue hallado el 11 de septiembre de 1973, y el Director de la Inteligencia Militar, coronel Julio Polloni Pérez (14), le remitió, entre otras especies, 1 metralleta con placa que dice “A Salvador de su compañero de Armas. FIDEL CASTRO” y “1 cargador con 26 cartuchos completos” (15).

La Sección de balística del LAPOTEC constató en los antecedentes de su Informe de 25 de febrero de 1974 (16) haber recibido un escrito del fiscal militar Erlbaum de 27 de diciembre del año anterior instando a que confeccionara el “informe final” sobre la muerte del presidente Allende, al que acompañaban “unfusil ametralladora de fabricación soviética, calibre 7,62 mm, marca AK-47, No. 1651” y “un cargador curvo con 26 cartuchos del calibre 7,62 mm” (17).

Respecto de los datos balísticos recién expuestos hay que recordar que la Sección de balística en su Pre-Informe de 12 de septiembre de 1973 (1) no había consignado el país de fabricación del arma hallada junto al cadáver de Allende, ni su calibre, ni su marca/modelo, ni su número de serie, ni el número de cartuchos que había en su cargador, es decir, que todos aquellos datos fueron transcritos del escrito del Fiscal militar recién citado en los antecedentes de su Informe de 25 de febrero de 1974 (16 y 17). Sin embargo, la identidad del “perito” que obtuvo aquellos datos del arma y de su cargador no constan en el citado Informe de balística, y tampoco se ha podido establecer en el presente trabajo porque el referido escrito del fiscal Erlbaum no consta en la copia del Proceso que él, siendo Brigadier (r) del Ejército, entregó al magistrado Carroza.

No obstante, en dicha copia sí consta, recordémoslo: i) que el número de cartuchos del cargador del arma en el sitio donde fue hallada junto al cadáver de Allende no se estableció porque por insinuación de uno de los peritos balísticos el arma no fue descargada (6); ii) que el arma, con su cargador puesto, quedó en poder del general Palacios (6), quien no la entregó al Fiscal militar, sino al Servicio de Inteligencia Militar (8); y iii) que este Servicio remitió el “cargador con 26 cartuchos completos” al Fiscal militar (14 y 15), quien a su vez lo remitió a la Sección de balística afirmando del mismo que se trataba “un cargador curvo con 26 cartuchos del calibre 7,62 mm” (16 y 17). En consecuencia, cabe atribuir la autoría de aquellos datos de balística al Servicio de Inteligencia Militar, al menos los del cargador del arma hallada junto al cadáver de Allende.

Para ponderar los datos anteriores procedentes del Proceso instruido por el fiscal Erlbaum es necesario saber que éste, siendo Brigadier (r) del Ejército, declaró al magistrado Carroza que durante su instrucción ordenó el peritaje balístico del arma relacionada con la muerte de Allende, de la que recordaba “que fue un fusil AK-47” (18), echándose de menos que el Magistrado no le puntualizara que el arma que se iba a peritar ya estaba identificada como un fusil AK-47 en su orden (16 y 17).

Es ilustrativo subrayar los datos del arma del escrito del Fiscal militar transcritos en los antecedentes del referido Informe de la Sección de Balística, es decir, “fusil ametralladora de fabricación soviética, calibre 7,62 mm, marca AK-47, No. 1651” (16 y 17), porque hasta en tres ocasiones son reiterados textualmente en dicho Informe, incluso el incompleto número de serie del fusil. En efecto, en el Informe balístico consta que el proyectil encontrado junto al cadáver del presidente Allende fue disparado por el “fusil ametralladora marca AK-47, No. 1651”, que el arma que aquel empleó para suicidarse fue el “fusil ametralladora marca AK-47, No. 1651” y que se devolvía a la Primera Fiscalía Militar,siguiendo las instrucciones dadas por el Fiscal a cargo de la misma, el fusil ametralladora marca AK-47, No. 1651 (16).

El número de serie del fusil que consta en el escrito del Fiscal militar es incompleto porque el 1651 no va precedido del prefijo PL que, recordémoslo, fue consignado por el perito en huellas dactilares tras inspeccionarlo en el sitio donde se halló junto al cadáver de Allende (5). El hecho de que la Sección de Balística no enmendara el incompleto número de serie que identificaba al fusil remitido por el Fiscal militar, sino que lo reiterara hasta en tres ocasiones en su Informe, suscita la hipótesis de que el fusil peritado por aquella Sección no tuviera el número de serie PL-1651 y, en consecuencia, no fuera el fusil hallado junto al cadáver de Allende en el Salón Independencia.

La hipótesis de que el número de serie del fusil peritado por la Sección de balística no fuera PL-1651 no puede ser confirmada ni refutada por los dos motivos siguientes: Primero, porque la Sección de balística no tomó una fotografía de aquella parte del fusil donde su número de serie estuviera grabado, lo que constituye una omisión, que es realzada por el hecho de que en el mismo sumario consten las fotografías del número de serie correspondiente a cada uno de los ocho fusiles AK-47 peritados por la misma Sección de balística (19).

Segundo, porque aquel fusil AK-47 ha sido ocultado por la Primera Fiscalía Militar. En efecto, recordemos que en el Informe de la Sección de balística de 25 de febrero de 1974 consta que el fusil AK-47 allí peritado fue devuelto a la Primera Fiscalía Militar, cumpliendo así las instrucciones dadas por el Fiscal a cargo de la misma (16). Sin embargo, este Fiscal, en el Proceso que el instruyó, no consignó el destino de aquel fusil desde el día recién citado, por lo que el magistrado Carroza se lo preguntó en su segunda declaración judicial. El brigadier (r) Erlbaum le respondió que debía de tener presente que él no concurrió al sitio donde se halló el cadáver del presidente Allende y, en consecuencia, no tuvo “acceso” al arma relacionada con su muerte y añadió que aquella, luego de haber sido peritada, pudo haber sido devuelta a la Fiscalía, pero que desconocía tanto su ubicación como si de allí fue trasladada con posterioridad, apostillando al Magistrado que debía de tener presente que él dejó de estar a cargo de aquella Fiscalía en octubre de 1974 y, en consecuencia, no estuvo presente en la finalización del Proceso (20).

Esta respuesta del brigadier (r) Erlbaum no fue replicada por el magistrado Carroza a pesar de que no sólo elude explicar por qué omitió consignar en el Proceso el destino del fusil de Allende una vez que él lo recibió del LAPOTEC, sino que también desmiente su declaración anterior ante el mismo Magistrado. En efecto, apenas un mes y medio antes, el Sr. Erlbaum había declarado que tuvo la certeza de que el presidente Allende se había suicidado y, en consecuencia, sobreseyó o cerró aquel Proceso (18); en éste, efectivamente, consta su escrito de 20 de marzo de 1975 en el que él declara cerrado aquel Proceso (21)ysu dictamen, fechado el día siguiente (22), en el que solicita la aprobación de dicho cierre a la autoridad militar competente, al general Julio Polloni Pérez, quien doce días después, el 2 de abril de 1975, lo aprobó (23).

Así pues, el brigadier (r) Erlbaum mintió al afirmar en su segunda declaración judicial que no estuvo presente en la finalización del Proceso porque dejó de estar a cargo de aquella Fiscalía en octubre del año 1974 (20). Además, su afirmación en la misma declaración de que no tuvo “acceso” al arma relacionada con la muerte de Allende porque no acudió al sitio donde se hallaba junto a su cadáver y el hecho de que no consignase en el Proceso el destino del fusil AK-47 que le remitió el LAPOTEC (16), confirma lo anteriormente denunciado, es decir, que incumplió el artículo 25 del Código de Justicia Militar porque en el mismo se establecen como atribuciones del Fiscal en materia penal “recoger y consignar todas las pruebas” (11).

Sin embargo, ni el falso testimonio del brigadier (r) Erlbaum ni el incumplimiento de sus atribuciones de recoger y custodiar las pruebas cuando era el Fiscal a cargo de la Primera Fiscalía Militar que, obviamente, están relacionados con la ocultación del fusil AK-47 protagonizada por aquella Fiscalía, suscitaron que el magistrado Carroza ordenase una indagatoria para esclarecer el porqué de los mismos. En consecuencia, aquel fusil no ha sido incorporado al sumario instruido por dicho Magistrado ni, obviamente, ha sido peritado por el experto internacional en balística, David J. Pryor, que el mismo Magistrado seleccionó. Ello explica que el citado experto, en su Informe balístico de 18 de julio de 2011, afirme que las especificaciones y características del arma relacionada con la muerte del presidente Allende corresponden a las existentes en los dos informes balísticos que le fueron proporcionados (24).

Al primero de los informes balísticos allí aludidos, el Pre-informe de 12 de septiembre de 1973 de la Sección de balística del LAPOTEC, acompañan las fotografías tomadas al fusil hallado junto al cadáver de Allende en el salón Independencia, pero el experto Pryor señala en su informe que él no pudo “estudiar en detalle” una “imagen del fusil” debido a la “calidad deficiente de su reproducción”. En efecto, la “imagen del fusil” aludida correspondería a la Fotografía T que acompaña a aquel Pre-informe, cuya reproducción en la Transcripción Oficial de la copia del Proceso que el brigadier (r) Erlbaum entregó al magistrado Carroza es de una calidad técnica deplorable (25). Esta fotografía fue publicada en el libro La Conjura (26) y en el extremo del cañón del fusil allí mostrado se observa una bocacha o freno de boca (27), que es un mejora técnica incorporada tarde a los fusiles AKM (28), aunque se puede también atornillar en el extremo del cañón del modelo precedente, es decir, en el fusil AK-47 (29).

El experto Pryor analizó una “fotografía” del fusil que en su Informe, curiosamente, no reproduce ni acredita la procedencia de la misma. Afortunadamente, esta “fotografía” está reproducida en la página 19 del documento Estudio Pericial de Causa de Muerte (30) que fue entregado a la senadora Isabel Allende Bussi, hija del presidente Allende, por el magistrado Carroza, en la que se compendia de forma ilustrada el peritaje balístico del experto Pryor. Aquella “fotografía” se reproduce en la nota siguiente (31), donde se observa que no es tal, sino un montaje fotográfico que resulta de la superposición burda de tres imágenes captadas de una fotografía reproducida en el documental titulado Chile. Golpe de Estado, emitido por la Televisión Nacional chilena (32), que ya ha sido reproducida en el presente trabajo (3).

Al cotejar esta fotografía (3) con el montaje de la misma que el experto balístico Pryor analizó (31), se constata que en éste se ha omitido la reproducción del extremo del cañón del fusil, donde se vislumbra la bocacha o freno de boca (33) que se observa en la otra fotografía del fusil antes reproducida (27); ésta, recordémoslo, no fue analizada por el experto Pryor debido a la deficiente calidad de la reproducción que de la misma le mostraron (25). En consecuencia, el experto Pryor no observó en su “peritaje fotográfico” la bocacha o freno de boca, que es un detalle técnico que sugiere que el arma hallada junto al cadáver de Allende fuera un fusil AKMS (28 y 29).

Luego de que se divulgara el informe de 18 de julio de 2011 del experto en balística Pryor, donde éste asume que el fusil relacionado con la muerte de Allende fuera un AK-47 (24), el escritor chileno Hermes H. Benítez publicó un artículo que concluye que aquel fusil no era un AK 47, sino un AKMS, es decir, la versión modernizada del AK-47 dotado con una culata metálica plegable (34). Este craso error técnico del consultor en balística Pryor se denuncia e ilustra en un artículo del autor del presente trabajo (35) que fue asumido por la representante legal de la parte querellante ADDHEE ong, quien solicitó que fuera incorporado al sumario que entonces instruía el magistrado Carroza (36); éste, sin embargo, en su resolución de cierre o sobreseimiento del mismo concluyó, basándose en “las declaraciones prestadas por los testigos” reafirmadas “por la pericia balística desarrollada”,que “puede señalarse sin equivocación” que el presidente Allende portaba aquel 11 de septiembre “un fusil AK modelo 47” (37).

Esta conclusión del magistrado Carroza suscita las siguientes consideraciones: La primera es para desmentir que en el sumario exista un sólo testigo que el 11 de septiembre de 1973 viera a Allende portando un arma y sustentara en su declaración que fuera un fusil AK-47. Por el contrario, Luis Renato González Córdova, un GAP que combatió junto al Presidente aquel día, en su declaración ante el magistrado Carroza no sólo afirmó que el presidente Allende disparó su fusil «AKAMC» contra las Fuerzas Armadas y Carabineros de Chile que asaltaban La Moneda, sino que también respondió al mismo Magistrado que el Presidente podría haberse suicidado con aquel fusil “AKAMC” (38).

Teniendo en consideración que el fusil “AKAMC” no existe, el hecho de que así conste en aquellas declaraciones pudo deberse a un error de quien transcribiera el acrónimo que aquel GAP habría deletreado, probablemente AKMS. En cualquier caso, en esta transcripción del acrónimo consta la Mcorrespondiente a Modernizirovanniyen ruso-y, en consecuencia, el arma que Allende portaba, según el señor González Córdova, habría sido un fusil AKMS.

Por otro lado, el hecho de que el propio magistrado Carroza firmara aquella declaración en la que se evidencia el craso error de identificar un fusil inexistente, el “AKAMC” (38), evidencia su negligente instrucción del sumario.

La segunda consideración es para desmentir la afirmación del mismo Magistrado de que “la pericia balística desarrollada” haya “reafirmado” que el arma que Allende portaba el día de su muerte fuera “un fusil AK modelo 47” (37). En efecto, recordemos que la Sección de Balística anotó que el Fiscal militar había remitido para su peritaje un fusil ya identificado como un AK-47 y que tras peritarlo reiteró la misma identificación, pero sin aportar en su Informe ni una sola fotografía que la acreditara; asimismo, aquella Sección dejó constancia de que el fusil AK-47 fue devuelto el 25 de febrero de 1974 a la Primera Fiscalía Militar (16) que, recordémoslo, lo ha ocultado. En consecuencia, el experto Pryor ni siquiera en fotografías observó aquel fusil AK-47 y, en consecuencia, la conclusión del magistrado Carroza de que la pericia balística desarrollada hubiese reafirmado que el presidente Allende portara aquel 11 de septiembre fuera “un fusil AK modelo 47” es inválida.

La pericia balística desarrollada por el experto Pryor se realizó en un fusil AK-47 fabricado en Corea del Norte que la Policía de Investigaciones le entregó (24), del que hay que excluir cualquier posibilidad de que fuera aquel cuyo peritaje consta en el Informe de la Sección de balística de 25 de febrero de 1975 no sólo porque la Primera Fiscalía Militar lo ha ocultado, como ya se ha comentado con anterioridad, sino también porque en el Informe de su peritaje consta que su fabricación fue soviética (16).

La Fotografía No. 1 del Informe balístico del experto Pryor muestra parcialmente el lado derecho del cajón de los mecanismos del aquella arma norcoreana, en la que se observan dos detalles que la identifican como un fusil AK-47 (39); sin embargo, estos dos detalles que identifican al fusil AK-47 no se observan en el fusil fotografiado junto al cadáver de Allende, es decir, en la “fotografía del fusil” que el experto Pryor afirma haber analizado en su Informe de balística (24). Veámoslos (40):

El primer detalle es la culata fija de madera característica del fusil AK-47, pero la culata del fusil fotografiado junto al cadáver de Allende no es de madera ni fija, sino metálica y plegable (40).

En el Manual de Identificación y Trazabilidad de Material de Guerra publicado por el GIAT (Grupo Interinstitucional de Análisis Antiterrorista) del Gobierno de Colombia se ilustra fotográficamente el detalle que permite distinguir el fusil AK-47 del fusil AKM: Se trata de una “depresión” rectangular y poco profunda de la superficie de la caja de los mecanismos, a la altura de donde se introduce el cargador, que es mucho más larga en el fusil AK-47 que en el fusil AKM (41).

En el fusil norcoreano peritado por el experto Pryor, el segundo detalle, es decir, la depresión rectangular que se observa en el cajón de los mecanismos, por delante del extremo de la palanca del selector de disparo, es larga, lo que sustenta su identificación como un AK-47, pero es pequeña en el fusil que fue fotografiado junto al cadáver de Allende, lo que permite afirmar que éste era un fusil AKM (40).

La consideración conjunta de aquellos dos detalles en el fusil de la Fotografía No. 1 del Informe balístico del experto Pryor y en el fusil fotografiado junto al cadáver de Allende, los identifica como un fusil AK-47 y un fusil AKMS, respectivamente (40). Entonces, ¿cómo se explica que en el Informe de la Sección de balística del LAPOTEC de 25 de febrero de 1974 conste que el arma usada por el presidente Allende para suicidarse fuera un fusil AK-47? (16).

La respuesta es que el fiscal militar Erlbaum no remitió a la Sección de balística del LAPOTEC el fusil AKMS que fue fotografiado junto al cadáver de Allende (3 y 4), sino otro fusil que él ya había identificado como un AK-47 (16).

 

– El autor,  Julián Aceitero Gómez (Córdoba -España-, 1955), es doctor en medicina y autor de dos artículos publicados en piensaChile que fueron incorporados a la Causa Rol No. 77/2011 sobre la muerte del presidente Allende por la abogada María Cecilia Chinchón Canales en su calidad de representante legal de la parte querellante ADDHEE Ong & COGEMAR; asimismo, es co-autor del artículo “Lo que los lentes de Allende nos permiten ver”,relacionado con la misma causa judicial, también publicadoen piensaChile. Su trabajo “Los residuos de disparo en la cabeza de Allende no se corresponden con el disparo a contacto bajo su mentón”, publicado por El Clarín de Chile, fue remitido por la misma parte querellante a la Corte Suprema para su consideración como antecedente en esta Causa. Recientemente ha publicado en piensaChile los artículos siguientes sobre la misma Causa: “La falsificación del informe de la autopsia de Allende”, “La versión oficial de la muerte de Allende el 11 de septiembre de 1973: I. La identidad de las autoridades que entonces la establecieron”,La Corte Suprema ante la falsificación del informe de la autopsia de Allende”, “La falsificación de los documentos médico legales de la muerte de Allende publicados en el libro La Conjura”, “La acreditación por el Poder Judicial del proceso militar sobre la muerte de Allende es una farsa”,Las falsedades del Informe del sitio donde se halló el cadáver de Allende” y “La falsedad de la ilustración sumarial de la posición en que fue hallado el cadáver de Allende”.

 

NOTAS

[1]

Pre-Informe (Informe No. 2816). Inspección ocular de La Moneda de 12 de septiembre de 1973 de la Sección de Balística del Laboratorio de la Policía Técnica. En: Fojas 17 a 20 de la copia del Proceso Rol No. 1032/73 (9) que corresponden a las páginas 20 a 23 de la Transcripción del LACRIM de la copia de aquel Proceso (10).

Transcripción parcial de la página 20 de la Transcripción del LACRIM de la copia de aquel Proceso (10) en la que los peritos balísticos exponen los motivos por los que consideran que este documento debe de ser considerado un pre-informe:

“…El presente trabajo constituye solamente un pre-informe, por cuanto para realizarlo no se ha dispuesto de antecedentes indispensable para emitir conclusiones definitivas, tales como el Informe de Autopsia que determina lugares de entrada y salida de proyectil, el arma empleada, proyectiles, vainillas, etc…”

 

[2]

Croquis 15253

Croquis 15253

El croquis 15253. En la foja 65 de la copia del Proceso Rol No. 1032/73 (9), que corresponde a la página 81 de la Transcripción del LACRIM de la copia de aquel Proceso (10). Su imagen está distorsionada.

El croquis 15253 representado aquí está tomado de una publicación de Archivos de Chile disponible en:

http://archivoschile.org/wp-content/uploads/2011/07/Informe-balistico-Allende.pdf

La fotografía 1416/73-A del Cuadro Gráfico Demostrativo del Sitio del Suceso. En la foja 40 de la copia del Proceso Rol No. 1032/73 (9), que corresponde a la página 56 de la Transcripción del LACRIM de la copia de aquel Proceso (10). Tiene una calidad técnica deplorable.

La fotografía reproducida aquí está tomada del documental ¿Quién mató a Salvador Allende? del programa La noche temática de tve disponible en:

 

Una fotocopia de esta fotografía fue publicada por Archivos de Chile, disponible en:

http://archivoschile.org/wp-content/uploads/2011/07/Informe-autopsia-Allende.pdf

[3]

Croquis 15254

Croquis 15254                                                                         Fotografía1 1416/73-I

                    

Croquis 15254. En la foja 66 de la copia Proceso Rol No. 1032/73 (9), que corresponde a la página 82 de la Transcripción del LACRIM de la copia de aquel Proceso (10). La imagen está distorsionada.

El croquis 15254 reproducido aquí está tomado de una publicación de Archivos de Chile disponible en:

http://archivoschile.org/wp-content/uploads/2011/07/Informe-balistico-Allende.pdf

Fotografía1 1416/73-I del Cuadro Gráfico Demostrativo del Sitio del Suceso. En la foja 55 del Proceso Rol No. 1032/73 (9), que corresponde a la página 71 de la Transcripción del LACRIM de la copia de aquel Proceso (10). La imagen está distorsionada y la leyenda que acompaña es: “El arma en su posición original según versión del doctor Patricio Gijón Klein”.

La Fotografía I reproducida aquí es un montaje fotográfico resultante de la unión de tres imágenes captadas durante la exhibición de la fotografía 1416/73-I en el documental ¿Quién mató a Salvador Allende? del programa La noche temática de tve, disponible en:

 

Una fotocopia de esta fotografía está disponible en:

http://archivoschile.org/wp-content/uploads/2011/07/Informe-autopsia-Allende.pdf

[4]

Fotografía 1416/73-I (3) tomada por el perito forense Contreras Riquelme del arma hallada junto al cadáver de Allende en la que se observan tres detalles que la identifican como un fusil AKMS:

Nota 4

[5]

Informe sobre peritaje Dactiloscópico. Palacio de La Moneda. En fojas 11 y 12 de la copia del Proceso Rol No. 1032/73 (9), que corresponden a las páginas 15 y 16 de la Transcripción del LACRIM de aquella copia (10).

[6]

Parte Policial de la Brigada de Homicidios de 12 de septiembre de 1973: En las fojas 1532-1535 de la Causa Rol 77/2011(12). Está disponible en el vínculo:

http://www.bibliotecamuseodelamemoria.cl/gsdl/collect/textosym/archives/HASH0192.dir/00000134000007000017.pdf

El documento anterior es conocido también como:

Informe del Sitio del Suceso de la Brigada de Homicidios de 12 de septiembre de 1973: En las fojas 36 a 39 de la copia del Proceso Rol No. 1032/73 (9) que corresponden a las páginas 51 a 54 de la Transcripción de aquella copia (10).

La transcripción de este informe está publicada en:

http://www.centrohistoricoforense.cl/docs/sitiosuceso.pdf

[7]

Entrevista concedida por el general Javier Palacios Ruhmann al periodista Claudio Sánchez del Canal 13 en la puerta de Morandé 80 de La Moneda en la tarde del 11 de septiembre de 1973.

Transcripción de la entrevista reproducida en el documental Más fuerte que el fuego, disponible enhttp://es.arcoiris.tv/modules.php?name=Unique&id=1159:

General Palacios: “…..una metralleta parece, regalada por Fidel Castro directamente al Presidente, ignoro cuando, que fue con la que al parecer se suicidó…..

Periodista: ¿En qué lugar exacto apareció ésta?

General Palacios: “…..en las manos del Señor Allende en los momentos en que entramos en la oficina cuando ya estaba muerto.

Periodista: ¿Ésta es el arma con la cual se quitó la vida?

General Palacios: “Al parecer, no estamos seguros si fue suicidio. Eso lo va a investigar la Justicia Militar”.

[8]

Declaración del general Javier Palacios Ruhmann ante el fiscal Joaquín Erlbaum Thomas, Instructor del Proceso Rol No. 1032/1973 (9). En las fojas 72 y 73 de la copia del Proceso Rol No. 1032/73 (9) que corresponden a las páginas 88 a 90 de la Transcripción de aquella copia (10).

[9]

Copia del Proceso Rol No.1032/1973. Instructor: Fiscal Joaquín Erlbaum Thomas. Éste, siendo Brigadier (r) del Ejército, entregó esta copia al Instructor del Sumario Rol No. 77/2011 (12), donde consta como Anexo 9-2011 a su declaración de fojas 230.

[10]

Transcripción del LACRIM de la copia del Proceso Rol No. 1032/1973 entregada por el brigadier (r) del Ejército Joaquín Erlbaum Thomas (9). De la foja 2053 de la Causa Rol 77/2011 (12), se transcribe parcialmente:“Que bajo el No. 64-2011 se custodia en Secretaría del Tribunal un informe pericial documental del LACRIM de la Policía de Investigaciones de Chile que contiene la transcripción del proceso Rol Nº 1032-1973 de la Primera Fiscalía Militar de Santiago…”

Esta transcripción, en formato PDF -291 páginas-, ha estado disponible para la realización del presente trabajo.

[11]

Código de Justicia Militar de Chile. Disponible en:

http://www.wipo.int/wipolex/es/text.jsp?file_id=125927

[12]

Causa Rol 77/2011 del 34º Juzgado del Crimen de Santiago de Chile. Instructor: Magistrado Mario Carroza Espinoza. Fecha de apertura: 25/01/2011. Fecha de Sobreseimiento Total y Definitivo: 13/09/2012.

[13]

Respuesta de la Sección de balística del LAPOTEC al escrito del fiscal militar Erlbaum solicitando la confección del Informe balístico definitivo.

En: Foja 101 de la copia del Proceso Rol No. 1032/73 (9) que corresponde a la página 121 de la Transcripción de aquella copia (10).

[14]

Escrito del Director de la Inteligencia Militar, general Julio Polloni Pérez, en respuesta a la solicitud del fiscal militar Erlbaum para que le fueran remitidas las especies recogidas en el sitio donde se halló el cadáver del presidente Allende.

En: Foja 103 de la copia del Proceso Rol No. 1032/73 (9) que corresponde a la página 124 de la Transcripción de aquella copia (10).

[15]

Relación de especies halladas junto al cadáver del presidente Allende en el Salón Independencia. En: Foja 102 de la copia del Proceso Rol No. 1032/73 (9) que corresponde a la página 123 de la Transcripción de aquella copia (10).

[16]

Informe No. 88 de 25 de febrero de 1974, que amplía el Pre-informe (Informe No. 2816). Inspección ocular de La Moneda de 12 de septiembre de 1973 (1), de la Sección de Balística del Laboratorio de la Policía Técnica. En: Las fojas 140 a 152 vta. del Proceso Rol No. 1032/73 (9) que corresponden a las páginas 183 a 196 de la Transcripción del LACRIM de aquel proceso (10).

[17]

Reproducción parcial de la primera página del Informe anterior (16):

Nota 17

Entiéndase por “Tribunal” al Fiscal a cargo de la Primera Fiscalía Militar, Joaquín Erlbaum Thomas. Su oficio No. 1643 de 27-XII-73 ahí citado no aparece en la copia del Proceso que él, siendo Brigadier (r) del Ejército, entregó al magistrado Carroza.

[18]

Declaración judicial de 3 de marzo de 2011 del brigadier (r) del Ejército Joaquín Erlbaum Thomas. Consta en las fojas 230 a 232 de la Causa Rol 77/2011 (12).

Se transcribe parcialmente la foja 231:”… ordené diversos peritajes… y balístico en el caso del arma empleada en los hechos, recordando que fue un fusil AK 47…”

[19]

Informe pericial balístico del Laboratorio de Criminalística Central No. 33/2011 de 5 de agosto de 2011. En: Fojas 1875 a 1889 de la Causa Rol 77/2011 (12).

[20]

Declaración judicial de 26 de abril de 2011 del brigadier (r) del Ejército Joaquín Erlbaum Thomas. Consta en las fojas 393 y 394 de la Causa Rol 77/2011 (12).

[21]

Escrito del Fiscal militar Erlbaum decretando el cierre del Proceso Rol No.1032/1973. En: Foja 183 del Proceso Rol No. 1032/73 (9) que corresponde a la página 249 de la Transcripción del LACRIM de la copia aquel proceso (10).

[22]

Dictamen del Fiscal militar Erlbaum solicitando la aprobación del cierre definitivo y total del Proceso Rol No.1032/1973. En: Fojas 184 a 204 del Proceso Rol No. 1032/73 (9) que corresponden a las páginas 250 a 290 de la Transcripción del LACRIM de aquel proceso (10).

[23]

Resolución de cierre o sobreseimiento del proceso por el general Julio Polloni Pérez. En: La última foja (sin foliar) del Proceso Rol No. 1032/1973 (9) que corresponde a la página 291 de la Transcripción del LACRIM de la copia de aquel proceso (10).

[24]

Informe pericial balístico de 18 de julio de 2011 del experto inglés David J. Pryor. Disponible en:

http://www.poderjudicial.cl/noticias/File/Informe%20Balistico.pdf?opc_menu=&opc_item=

Su traducción oficial en las fojas 1434 a 1450 de la Causa Rol 77/2011 (12).

[25]

Fotografía 1416/73-T. En Foja 60 del Proceso Rol No. 1032/73 (9) que corresponde a la página 76 de la Transcripción del LACRIM de aquel proceso (10), debiéndose denunciar que aparece DISTORSIONADA:

Nota 25

[26]

González, Mónica (2000). Chile. La Conjura. Los mil y un días del Golpe, Santiago, Ediciones B / Grupo Z.

[27]

Nota 27

Reproducida del libro La Conjura (26)

Nota 27 A

Fotocopia de la Fotografía 1416/73-T tomada de Archivos de Chile, disponible en: http://archivoschile.org/wp-content/uploads/2011/07/Informe-autopsia-Allende.pdf

Se señala con una flecha la bocacha o freno de boca en el extremo del cañón del fusil y se ilustra esa pieza.

[28]

Modificaciones técnicas del fusil AK-47 que dieron lugar a su versión modernizada,

es decir, al fusil AKM. En: https://www.facebook.com/media/set/?set=a.784722898221015.1073742001.563207270372580&type=3

http://rostec.ru/es/research/project/91

[29]

Bocacha o freno de boca adaptable al fusil AK-47

En: http://centrodeartigos.com/articulos-noticias-consejos/article_127270.html

 

[30]

Estudio Pericial de Causa de Muerte. Dr. Salvador Allende Gossens. Protocolo 57-11F. Causa ROL. Nº 77-2011. Disponible en:

http://www.fundacionsalvadorallende.cl/wp/wp-content/uploads/2011/07/SAG.expo_.familia-Pdte-Allende.pdf

[31]

De la página 19 del documento anterior (30) se reproduce el burdo montaje de la fotografía 1416/73 que mostraron al experto Pryor.:

Nota 31

[32]

Documental Chile. Golpe de estado. Santiago Pavlovic. Emitido por la televisión pública (TVN) de Chile en 1993.

[33]

Comparación de montajes de la Fotografía 1416/73-I para evidenciar que en el observado por el experto balístico Pryor no se ha reproducido en extremo del cañón del fusil:

Nota 33

[Nota 34]

El fusil del presidente Allende no era un AK 47”, de Hermes H. Benítez, publicado el 26 de julio de 2011 por piensaChile. Disponible en el vínculo:

http://www.piensachile.com/secciones/opinion/8855-el-fusil-del-presidente-allende-no-era-un-ak-47

[Nota 35]

El hallazgo de un arma en las manos de Allende y su consideración como indicador de suicidio en el informe forense, de Julián Aceitero Gómez, publicado el 10 de diciembre de 2011 por piensaChile. Disponible en el vínculo:

http://piensachile.com/2011/12/el-hallazgo-del-fusil-en-las-manos-de-allende-como-indicador-de-suicidio-en-el-reciente-informe-forense/

[Nota 36]

Escrito de la representante legal de la ADDHEE ong. En: Foja 2238 de la Causa Rol No. 77/2011 (12). El artículo (35) fue incorporado a dicha Causa (12) en fojas 2222 a 2237.

[Nota 37]

Resolución de Sobreseimiento o cierre de Causa Rol 77/2011 (12). En: Fojas 2400 a 2488. Disponible en el vínculo:

http://www.poderjudicial.cl/noticias/File/SOBRESEIMIENTO%20ALLENDE.pdf?opc_menu=&opc_item=

De la foja 2482 se transcribe: “… Del trabajo señalado, fundamentado en las declaraciones prestadas por los testigos y reafirmado por la pericia balística desarrollada, puede señalarse sin equivocación que el arma utilizada por Salvador Allende Gossens el día 11 de septiembre de 1973, fue un fusil AK modelo 47…”

[Nota 38]

Declaración judicial de Luis Renato González Cordova de 14 de marzo de 2011 en fojas a 266 de la Causa Rol No. 77/2011 (12). De la foja 265 se reproduce:

Nota 38

[Nota 39]

Fotografía reproducida del Informe pericial balístico del experto David J. Pryor (24). En el fusil se señalan los detalles característicos de un AK-47:

Nota 39

[Nota 40]

Nota 40

[Nota 41]

Manual de Identificación y Trazabilidad de Material de Guerra publicado por el GIAT (Grupo Interinstitucional de Análisis Antiterrorista) del Gobierno de Colombia. Disponible en el vínculo:

http://www.ejercito.mil.co/index.php?idcategoria=285966

Se reproduce:

Nota 41

 

[Nota adicional]

Los dos detalles observables en el lado derecho del fusil fotografiado junto al cadáver del presidente Allende, es decir, la culata metálica plegable y la “depresión” rectangular pequeña en la superficie de la caja de los mecanismos, situada junto al extremo del selector de disparo, a la altura de donde se introduce el cargador, se han cotejado con los que se observan en las fotografías publicadas tanto de fusiles identificados como AK-47 como de fusiles identificados como AKMS y el resultado ha sido inequívoco: el arma fusil fotografiada junto al cadáver de Allende es un fusil AKMS:

Nota Adicional

Artículo publicado en Análisis, Opinión y etiquetado , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.