Argentina: XXI Encuentro Nacional de Mujeres en San Salvador de Jujuy

“Alerta, alerta que caminan, mujeres luchadoras por las calles argentinas”
Luego de tres días de debate, un escrache y una marcha multitudinaria, finalizó el XXI Encuentro Nacional de Mujeres en San Salvador de Jujuy. Allí se reunieron más de 15 mil mujeres de todo el país para discutir y accionar en torno a la situación actual de las mujeres, al papel del Estado y la sociedad en relación a los derechos de género. En ese marco se realizó un acto frente a la penitenciaría exigiendo la libertad de Romina Tejerina y luego, una movilización que contó entre sus reivindicaciones, una política clara de anticoncepción, el acceso al aborto libre y gratuito y la aparición con vida de Jorge Julio López.

El acto de apertura se llevó a cabo el sábado a la mañana en la vieja estación de trenes, con la presentación de las delegaciones de todo el país, y la presencia de mujeres de todas las edades, muchas de ellas integrantes de organizaciones sociales, políticas, feministas, de desocupados/as, estudiantiles, culturales.

Durante el sábado y el domingo se realizaron talleres sobre distintas temáticas puestas en relación con la mujer, entre ellas sexualidad, feminismo, trabajo, hábitat, salud mental, religión, violencia, prostitución, partidos políticos y lesbianismo. Como todos los años, el que generó las más violentas intervenciones por parte de fieles de la Iglesia Católica fue el taller de anticoncepción y aborto, en el que tuvo un papel relevante la discusión en torno al caso de Romina Tejerina.

Mientras que la mayoría de las mujeres participantes exigían al estado políticas de anticoncepción reales, acceso al aborto libre y gratuito y libertad para Romina, devotas del catolicismo esgrimieron el dogma de la virginidad, la castidad y la sumisión femenina a su función “natural” de madres. Luego del cierre de uno de los talleres con esa temática un cántico de un grupo católico desató un enfrentamiento: varias damas puestas en cordón encararon al resto de las mujeres gritando: “Videla y Viola, el pueblo los perdona”, afirmación que desató la indignación de la mayoría que vio impedida la posibilidad de acercarse a las católicas debido al cordón humano realizado por la organización del encuentro.

Desde los días previos al encuentro, la capital de Jujuy estuvo firmemente custodiada por personajes vestidos de traje negro, apostados, al igual que el personal policial en cada esquina céntrica, frente a escuelas y edificios públicos y fundamentalmente frente a la Catedral. Con handies en mano perseguían a cualquier grupo que tuviera la intención de escribir alguna pared o arrojar un petardo. A pesar del enorme operativo de disuasión, a lo largo de todo el encuentro se llevaron a cabo intervenciones artísticas en la Plaza Belgrano, en el centro de San Salvador: obras de teatro, espectáculos musicales, exposiciones de fotos y dibujos, grafittis y stencils. En este sentido y enfrentando las amenazas de los “cuidadores de veredas y paredes”, varias mujeres que integramos el Frente Popular Darío Santillán, entre las que se contaron las muralistas de Convergencia, Córdoba, realizamos un mural dedicado a Romina Tejerina y el reclamo por su libertad.

Como en los encuentros anteriores, como cierre de los talleres se realizó una movilización que en esta oportunidad reunió a 15 mil mujeres. Las consignas que más se cantaron fueron:

Para los violadores la cárcel ya, para Romina la libertad”,
“Anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”,
“azo, azo, azo, se viene el clitorazo” y
“si el Papa fuera mujer el aborto sería ley”,

intercaladas con cánticos que abordaban la complicidad de la Iglesia con la Dictadura y exigían la aparición con vida de Jorge Julio López.
A medida que la marcha avanzaba las paredes fueron tiñéndose de pintadas y dibujos que reclamaban el derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo y repudiaban el papel de la Iglesia como antiabortista y represora de la sexualidad y los derechos de las mujeres.

Mujeres del equipo de Educación Popular “Pañuelos en Rebeldía” marcharon con disfraces que caracterizaban las distintas opresiones a las que son sometidas las mujeres: violencia, discriminación, prostitución. Sobre sus cabezas flotaba una mano de plástico gigante con la inscripción de “sistema capitalista patriarcal” y en los dedos podía leerse: opresión, desempleo, autoritarismo, machismo, explotación.

La marcha al Penal, por Romina
El sábado marchamos más de 8 mil mujeres hasta un lugar clave: el penal donde Romina está detenida injustamente desde hace tres años. En la manifestación participaron la madre y la hermana de la joven, organizaciones de mujeres, políticas y sociales, sindicatos, agrupaciones estudiantiles, barriales y culturales de distintos puntos del país que realizaron un corte de la ruta frente a la cárcel.

“Olé olé / olé olá / a los violadores la cárcel ya / para Romina, la libertad”, fue el grito conjunto que la compañera escuchaba detrás de los muros de la cárcel. Los guardias le impidieron ver la movilización y más temprano, recibir la visita de su familia. Como parte de la acción de reclamo por la libertad, se leyó la carta que Romina nos envió agradeciendo que este año el Encuentro se hiciera en su provincia..

Romina Tejerina es un caso testigo que muestra la violencia y opresión a los que están sometidas las mujeres de clases populares en nuestra sociedad. Muestra, con mucha claridad como actúa la Justicia de un Estado patriarcal, liberando al violador y culpando y encerrando a la víctima.

Romina fue abusada sistemáticamente de las peores formas: fue violada, socialmente acusada, se le negó el derecho a decidir sobre el embarazo producto de esa violación, se la condenó a 14 años de prisión y, ya en la cárcel, no recibió atención médica ni psicológica y el Estado le sigue negando el derecho a estudiar.

Como Romina, millones de mujeres sufrimos en nuestro cuerpo la violencia propia del patriarcado, por eso nosotras, como Mujeres del Frente Darío Santillán y las mujeres que nos reunimos en los Encuentros Nacionales de Mujeres, decimos que todas somos Romina porque reivindicamos el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos.

Escrache a la Catedral
Las escalinatas de la Catedral se encontraban custodiadas por una tropa de fervientes católicos cuando una parte importante de las manifestantes rodearon la Iglesia. Los fieles rezaban cadenas de oración apretando sus rosarios y estampitas y arrojando hacia las mujeres manifestantes gotas de agua bendita. Estaban comandados por autoridades de Jujuy, principalmente el Ministro de gobierno Justicia y Educación Armando Cavadini. De su mismo lado estaban las fuerzas policiales y los guardianes de veredas y paredes. De más está decir que la primeras filas estaban formadas por hombres y que las damas católicas elevaban sus rezos, sin levantar la vista y desde atrás de sus espaldas. El canto más escuchado fueIglesia, basura, vos sos la Dictadura”, en referencia a la complicidad de las cúpulas eclesiásticas con el genocidio en nuestro país.

Las mujeres peligrosas, “malas”, “representantes de satán”, les cantaron sus consignas y realizaron el popular “tetazo” frente a escandalizadas miradas. Y de repente se arrodillaron y repartieron sus estampitas para rezar su oración por el derecho al aborto. La movilización finalizó con gritos y consignas que, en un mismo reclamo contra la Iglesia y el gobierno, reclamaron por la aparición con vida del testigo contra el genocida Etchecolatz, Julio López.

http://www.prensadefrente.org

Artículo publicado en Noticias. Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.